Military Review

Ahora djibouti suena beligerante.

10
Ahora djibouti suena beligerante.En el territorio de este pequeño estado en el este de África, en el Cuerno de África, Arabia Saudita ha desplegado su primera base militar extranjera. Al controlar el estrecho de Bab el-Mandeb, que conecta las aguas del Mar Rojo y al este del Golfo de Adén, Djibouti resultó ser el centro de los tránsitos marítimos entre tres continentes: Europa, Asia y África.


En el mar rojo

Geográficamente, la República de Djibouti, ubicada a la entrada del Mar Rojo desde el Océano Índico, se encuentra en una región de muchos años de inestabilidad político-militar, que tiene una gran importancia estratégica para muchos estados del mundo. Hace algún tiempo, bases militares de Alemania, Italia y España aparecieron en el territorio de Djibouti. En el mismo lugar, Japón y China están desarrollando el territorio para sus misiones militares. Y esto a pesar del hecho de que Francia y los Estados Unidos han desplegado durante mucho tiempo importantes contingentes militares en Djibouti. La Unión Europea, que abrió la sede de las operaciones navales de Atalanta en Djibouti, está tratando de mantenerse al día.

Djibouti - un país con pobres recursos minerales. A menudo se le llama literalmente un estado pobre. El interés de las potencias mundiales, los estados europeos y los vecinos, tanto lejanos como cercanos, está asociado casi exclusivamente con su posición geográfica. Djibouti, en el norte, limita con Eritrea, al oeste y al sur con Etiopía. En el sureste, el vecino de Djibouti resultó ser la comunidad mundial no reconocida de Somalilandia, oficialmente considerada parte de Somalia.

La mayoría de la población de Djibouti no es étnicamente árabe, sino musulmana sunita. Después de obtener la independencia de Francia en 1977, el país se unió a la Liga de los Estados Árabes. Simultáneamente con la independencia, los enfrentamientos armados entre las dos principales etnias, las tribus Afar e Issa, comenzaron en el país. Durante el período del mandato colonial, la administración estuvo dominada por la lejanía, y después de que el país obtuvo su independencia, Issa. En 1992 - 2000, hubo una guerra civil en Djibouti, que terminó en un acuerdo para compartir el poder.

Hoy todavía no se ha plegado del todo. armas “Frente para la restauración de la unidad y la democracia, FEDD”, el grupo militar de Afar establecido en 1991 ahora Ali Mohamed Daud, de 67. Y esto a pesar del hecho de que una de las facciones de la FED intentó hacer las paces con las autoridades y en marzo, 1996 del año fue legalizado como parte.

Durante el conflicto fronterizo entre Djibouti y Eritrea (de 10 a 12 de junio 2008) de tres días, solo tres personas murieron. Pero en Djibouti, este conflicto se considera una guerra corta o de tres días. De hecho, tan pronto como las tropas eritreas cruzaron la frontera de Djibouti, el Presidente de la República, Ismail Omar Gelle, anunció la movilización de todos los oficiales militares y policiales. Las fuerzas armadas del estado, que habían recibido entrenamiento serio principalmente con especialistas franceses, no permitieron a los eritreos avanzar a las profundidades de su país. El conflicto se terminó gracias a la intervención de Francia. Un contingente de tropas de mantenimiento de la paz de Qatar fue desplegado en la frontera entre Djibouti y Eritrea. Sin embargo, la sección en disputa de la frontera fue tomada por las tropas de Eritrea.

El número total de militares franceses estacionados aquí se acerca a 3 mil. Los barcos de la Marina francesa atracan regularmente en el puerto de Djibouti. París transfiere anualmente a Djibouti 70 millones de dólares para alquilar una base.

En 2001, los estadounidenses arrendaron el campamento de Lemonnier a Djibouti, donde previamente se había entrenado a soldados de la Legión Extranjera Francesa. Después de poco tiempo, este campamento se convirtió en una importante base militar, la única en la zona de operaciones estadounidenses en el continente africano. El comando estadounidense utiliza a Lemonier para entrenar a sus soldados en operaciones de combate en el desierto.

Dada la hostilidad del vecino del norte, Djibouti "mantiene la pólvora seca": compra las últimas armas para su milésimo ejército 10, ha formado nuevas unidades en la Guardia Republicana y en los batallones de respuesta rápida. Las fuerzas terrestres tienen obuses, sistemas de cohetes de lanzamiento múltiple soviéticos BM-21 "Grad", morteros, instalaciones antiaéreas, transportes blindados de personal, varios tipos de vehículos blindados. Los DIU están representados por al menos barcos patrulleros 10.

Como parte de la Fuerza Aérea - escuadrones de transporte y helicópteros. Los yibutianos están armados con helicópteros de combate Mi-24 y Mi-35М de fabricación rusa, helicópteros multipropósito Bell 412 de fabricación rusa, dos aviones de transporte militar turbohélices Y-12 de dos motores chinos, así como aviones ligeros estadounidenses de varios tipos. Un papel importante en la defensa del país es la gendarmería y las fuerzas paramilitares de las fuerzas de seguridad nacional. Cuando se anuncia una movilización, es la gendarmería la que se convierte en la reserva base para la formación de nuevas unidades del ejército.

Sin embargo, los vecinos de Djibouti no pueden considerarse militarmente débiles. Por lo tanto, Ismail Omar Gelle se acercó a un acercamiento no solo con los Estados Unidos y los países europeos, sino también con Arabia Saudita, el reino, tratando de "tocar el primer violín" en el mundo sunita. En enero, 2011, Djibouti rompió oficialmente las relaciones con la República Islámica de Irán (IRI) después de que Teherán intervino en la guerra civil en Yemen. Poco antes de este paso, Omar Gelle acusó a los ayatolás iraníes de interferir en los asuntos de estados árabes como Siria, Irak, Yemen y Bahrein. En respuesta a estas acusaciones, el ministro de Relaciones Exteriores iraní, Bahram Kasemi, aconsejó al presidente Gelle que se abstuviera de acusaciones sin fundamento. El estado de Djibouti fue uno de los primeros en unirse a la coalición formada por Arabia Saudita para combatir a los rebeldes husitas en Yemen. Los husitas pertenecen a las tribus chiítas en el norte del país en el área de Saad. Adoptaron este nombre con el nombre de su ideólogo Hussein al-Husi, quien fue asesinado por el ejército yemení en septiembre 2004. Este conflicto entró en una fase activa en 2009, cuando estalló la lucha entre los husitas, por un lado, y los ejércitos de Yemen y Arabia Saudita, por el otro. Riad justificó su intervención con la muerte de dos guardias fronterizos saudíes a manos de los rebeldes. El presidente de Yemen, Abu-Rabbu Mansour Hadi, huyó de la capital de Saná, primero a la segunda ciudad más grande del país, Adén, y luego a Djibouti.

Los saudíes tienen que enfrentarse no solo a los houthis, sino también a los militantes de la organización más peligrosa de Al Qaeda en la Península Arábiga ”(AQAP), creada a principios del año 2009 por parte de los partidarios afganos-pakistaníes de Al Qaeda, pero actuando en gran medida de forma autónoma. Y aunque el líder de AQPA, nativo de Yemen, Nasser al-Wahayash y su diputado, nativo de Arabia Saudita, Abu Sayyad al-Shihri, fue eliminado respectivamente en julio de 2015 y en septiembre de 2012, los militantes de este grupo no dejaron ninguna esperanza de derrocar la actual dinastía gobernante. El Estado Islámico, que está prohibido en Rusia y en varios otros países, persigue los mismos objetivos en la península.

EN LOS EEUU YA NO ESPERANZA

Es imposible ignorar el hecho de que Riad había confiado en Estados Unidos y Francia durante décadas y no había pensado en construir bases militares más allá de las fronteras del reino. Sin embargo, durante la presidencia de Barack Obama, las relaciones aliadas entre la Casa Blanca y el palacio real de los saudíes se debilitaron. En la confiabilidad de París, que a menudo no manifestaba su propia voluntad política, sino que estaba en la estela de Washington, también había dudas. En Riyadh, entendieron que confiar únicamente en la asistencia del exterior era incorrecto y podía costarle caro al país.

Los saudíes empezaron a actuar independientemente. Riad llevó a cabo su primera operación importante en Bahrein, trayendo allí su contingente militar para rescatar el poder real sunita. El Reino de Bahrein es, por territorio, el estado árabe más pequeño del mundo (para comparación: aproximadamente como la ciudad rusa de Perm), en el que la gran mayoría de la población está representada por musulmanes chiítas, y el rey Al Khalifa y su familia son musulmanes sunitas. La intervención de las tropas sauditas ayudó a Al Khalifa a permanecer en el trono. Manama está convencido de que Teherán ha apoyado en secreto y continúa apoyando a los grupos de oposición chiítas en Bahrein.

Para los saudíes, el Reino de Bahrein es un aliado estratégico importante. En Riad, no quieren, una vez que se despierten, ver "cerca", a 25 km de sus fronteras, en una región rica en petróleo, soldados iraníes no invitados. tanques y vehículos blindados de transporte de personal. Riad no permitirá que Bahrein o Yemen se conviertan en satélites de los ayatolás de Teherán.

Más recientemente, la corte real de Arabia Saudita no tenía dudas de que, en caso de una intervención militar de Irán, los ayatolás locales tendrían que tratar seriamente no solo con el ejército saudí, sino también con el estadounidense. Pero la guerra en Siria e Irak ha cambiado las prioridades. Y, sin embargo, no se sabe a dónde irá la primavera de los pueblos árabes.

La base militar en Djibouti es un intento de los saudíes por tomar la iniciativa de los iraníes. Es significativo que la firma del acuerdo entre Riad y Djibouti tuvo lugar unos días después del anuncio de Muhammad Hussein Bakri, el jefe del Estado Mayor del ejército iraní, sobre la posibilidad de crear bases navales iraníes en otros países. En Riad, las palabras de los militares iraníes de alto rango fueron tomadas muy en serio. Además, hasta ahora Irán no ha tenido bases militares en el extranjero.

Es importante señalar que otros estados árabes del Golfo Pérsico están mostrando interés en construir bases militares en Djibouti. Sin lugar a dudas, bajo la presión de Riad, los Emiratos Árabes Unidos están pensando en crear su base en Djibouti. Los yibutianos tienen una relación difícil con los emiratos. Los Emiratos crearon una base militar en Eritrea (en el área del Aeropuerto Internacional de Asmara), que acorta la ruta de los ataques aéreos contra los husitas de Yemen. Pero los yibutianos se refieren a los eritreos, con quienes tuvieron una guerra de tres días, con una sospecha comprensible. Ofendido por los Emiratos Árabes Unidos, Djibouti ha cerrado el consulado de los Emiratos. Otros eventos se desarrollaron rápidamente.

De repente, Asmara expresó su apoyo a los husitas yemeníes. El ultrajado Riad exigió que Abu Dhabi se reconciliara de inmediato con Djibouti. Al comienzo de 2016, se llevó a cabo una reconciliación.

Financieramente, Djibouti es apoyado no solo por los saudíes. Recientemente, se construyeron edificios de apartamentos, una escuela y una mezquita para los pobres de 200 con fondos de Kuwait en Djibouti. Los turcos, por cuyo dinero en Djibouti, construyeron una mezquita en 4 miles de fieles, también fueron generosos. Es significativo que esta mezquita fue nombrada después del otomano Sultán Abdulgamid el Segundo, el último autócrata absoluto del imperio. Este sultán promovió la idea del pan-islamismo, que el actual líder turco adhiere. Está claro que Ankara no hace nada por nada. A cambio de la mezquita, los turcos recibieron los derechos para construir su base militar en Djibouti. Turquía construyó la primera base militar extranjera en Qatar. Tras la base en Djibouti, Ankara planea construir una base en Somalia.

SUFICIENTE DZHIBUTI PARA TODOS

Sin embargo, la posición estratégica de Djibouti es tal que es en su territorio donde China y Japón forman sus bases. Para ambos países, estas son las primeras misiones militares extranjeras. Sin lugar a dudas, Beijing espera aumentar su penetración, tanto militar como económica, en África Oriental a través de una base en Djibouti. En 2015, los chinos firmaron un contrato de 10 por un año para construir una base y ya lograron abrir una sucursal bancaria en Djibouti como parte del proyecto Great Silk Road, que sirve a los intereses financieros de varios países. Beijing planea invertir miles de millones de dólares en sus proyectos 60. En 2015, China firmó un contrato de 10 para construir una base logística en Djibouti para que sus fuerzas navales protejan y lleven a cabo operaciones humanitarias y de rescate en el Golfo de Adén, en la costa de Somalia. La construcción, que ya ha entrado en su fase activa, debe completarse al final de 2017. Los expertos no dudan de que la presencia militar china permanente en Djibouti ampliará la influencia militar, política y económica de Beijing, no solo directamente en África, sino también en el mundo en general.

Siguiendo a los chinos, los japoneses llegaron a Djibouti. Varios expertos militares consideran este tipo de desarrollo fuera de lo común. Después de todo, oficialmente las Fuerzas de Autodefensa japonesas son una organización civil, es decir, no militar. En relación con ellos, incluso el término "ejército" se evita. Tokio durante siete décadas después de la Segunda Guerra Mundial no realizó ninguna operación militar en el extranjero. Sólo 19 de septiembre 2015, el parlamento japonés permitió el uso de Fuerzas de Autodefensa para participar en conflictos militares en el extranjero.

Los líderes de la Tierra del Sol Naciente explican la creación de una base naval en Djibouti por la necesidad de proteger la exportación de hidrocarburos desde el Medio Oriente a Japón. Tan pronto como se conocieron las intenciones de Beijing con respecto a Djibouti, Tokio anunció planes para expandir su base en Djibouti. Aparentemente, los japoneses construirán sus propios cuarteles y aeródromos en Djibouti como parte de la misión antipiratería en la costa de Somalia. Para alquilar las hectáreas de tierra 12 utilizadas para la base, las autoridades locales solicitaron significativamente menos a los japoneses que a los franceses, solo 40 millones de dólares al año.

La creación por parte de chinos y japoneses de bases militares en el continente africano lejos de ellos es difícil de explicar únicamente por los planes para la participación de estos estados en operaciones antiterroristas en las regiones de Oriente Medio y África del Norte. Pero incluso de acuerdo con esta explicación, la conclusión se sugiere de esta manera: tanto China como Japón se ven a sí mismos en la cohorte de poderes responsable del "orden mundial". Hoy en día es imposible decir inequívocamente, “bueno” o “malo”. Lo principal es que los creadores de políticas mundiales encuentren un lenguaje común. Literalmente y figurativamente.

En el mismo lugar, en el puerto de Djibouti, se establece la conexión operativa número 152 del quinto. flota La Marina de los Estados Unidos, que participa en operaciones de combate en Afganistán, Irak y en las partes central y meridional del Golfo Pérsico con las unidades de combate de los estados que participan en la coalición antiterrorista: Gran Bretaña, Francia, Alemania, España y varios otros países.

De vuelta en 2010, Djibouti expresó su disposición a proporcionar su puerto para la base de los buques de guerra rusos que lideran la lucha contra la piratería marítima en la región. Y aunque se han establecido ciertos contactos entre los militares rusos y de Djibouti, no está en discusión un programa de acción a largo plazo.

Hoy en día, Djibouti por el número de bases militares extranjeras y, en consecuencia, el personal per cápita no local es el estado más militarizado del mundo. Está claro que las autoridades de este país pobre están tratando precisamente de alquilar su territorio a bases militares para aumentar su presupuesto. Parece que no ven ninguna otra forma de ganar dinero.

El columnista israelí del Jerusalem Post Michael Ashkenazi cree que el éxito de Singapur ha convertido a los jefes de Djibouti. "El presidente Ismail Omar Guelle se ve a sí mismo como el yibuti Lee Kwan Yu", escribe Ashkenazi, "pero el primer primer ministro de la República de Singapur, el arquitecto del milagro económico de Singapur, nunca esperó ayuda". Y el territorio de la pequeña ciudad-estado de Singapur, a la derecha y a la izquierda, en alquiler en bases militares extranjeras no se distribuye. En la única base militar en Sembavang, el extremo norte de Singapur, hay instalaciones para el apoyo material de la flota 7 de la Armada de los EE. UU. Y varias instalaciones para la Fuerza Aérea de los EE. UU.

En cuanto al número sin precedentes de bases militares extranjeras en Djibouti, tal desarrollo de eventos conlleva el peligro de una mayor desestabilización no solo en la región del Medio Oriente, sino también en otras partes del mundo.
autor:
Originador:
http://nvo.ng.ru/gpolit/2017-02-03/1_935_jbuti.html
10 comentarios
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe para registrarse.

Уже зарегистрированы? iniciar la sesión

  1. talgat
    talgat 4 archivo 2017 16: 54 nuevo
    +1
    El régimen saudí no inspira ninguna simpatía, es el oscurantismo medieval. Y es una pena que el ingenuo estado africano haya sido halagado por su dinero, para servir a sus intereses.

    También quería agregar que las esperanzas de los sauditas de vivir sin el "techo de amerovskaya" eran ingenuas, es decir, enojaron tanto a todos sus vecinos, si no fuera por el oeste, se acabaron de inmediato. Ayudaron a romper la URSS, luego patrocinaron a hombres con barba y la guerra en Asia Central y el Cáucaso, y todos nuestros pueblos recuerdan y odian. Ayudaron a Occidente a hacer un acto negro en Libia e Irak, Afganistán y ahora en Siria, y todos lo recordamos.

    Irán, una potencia regional, que, bajo las condiciones del bloqueo y las sanciones, mostró aproximadamente el mismo PIB que Turquía (un aliado de Occidente) odia a los sauditas y tan pronto como Estados Unidos se debilita o Rusia "fortalece su techo" - Eurasia - no dejarán de aplastar el nido del terrorismo. Rusia y las repúblicas de Asia Central tampoco sienten simpatía por los Saud.
  2. Freeman
    Freeman 4 archivo 2017 17: 30 nuevo
    +6
    En el territorio de este pequeño estado en el este de África, en el Cuerno de África, Arabia Saudita desplegó su primera base militar extranjera.

    En la foto del título, claramente no es "sauditas", sino "japas" - "Más cuidadoso".

    Sin embargo, la posición estratégica de Djibouti es tal que es en su territorio donde China y Japón crean sus bases.
    .
    1. Rayo
      Rayo 4 archivo 2017 18: 46 nuevo
      +1
      Cita: Freeman
      En la foto del título, claramente no es "sauditas", sino "japas":

      Un hombre vestido de civil con papá es sorprendentemente similar a Bruce Lee, por cierto)))
      1. Freeman
        Freeman 4 archivo 2017 18: 55 nuevo
        +1
        Stormbreaker Hoy, 18:46
        Un hombre vestido de civil con papá es sorprendentemente similar a Bruce Lee, por cierto)))

        Bueno, todos los asiáticos para los europeos son "una persona", así como nosotros lo somos para ellos. guiñó un ojo
        1. El líder de los Redskins.
          El líder de los Redskins. 4 archivo 2017 22: 15 nuevo
          +2
          Una vez, la escena no entró en la película "Mimino" - Mkrtchan, Kikabidze y dos japoneses van al ascensor. Los japoneses se comunican entre ellos: - ¡Todos estos RUSOS se parecen! ...
    2. bbss
      bbss 5 archivo 2017 00: 16 nuevo
      0
      Los sauditas son como los sauditas. Entrecerró los ojos un poco ...
  3. Sergey-8848
    Sergey-8848 4 archivo 2017 17: 41 nuevo
    +2
    Saddam decidió tratar de inmediato con el núcleo, es decir con Kuwait y Arabia Saudita. A esto lo impulsaron los problemas monetarios. Es difícil e ingrato aconsejar algo en el este, pero sería mejor si sacara al sultanato, imamat, etc. de esta provincia todos los años sin guerra sin guerra. En general, cada general hambriento tiene su propio pozo. Sin embargo, esto no sucedió y, al final, no hay Saddam, no hay Irak, pero hay un montón de solicitantes de regalos frenéticos que se esconden detrás del nombre del Profeta. Y todo esto es por orden directa, con la ayuda material e ideológica de los socios occidentales de voz dulce.
  4. Rayo
    Rayo 4 archivo 2017 18: 56 nuevo
    0
    Hablar sobre el debilitamiento de la KSA solo será posible después de que los soldados estadounidenses abandonen las bases militares sauditas.
    Mientras tanto, vemos que a Estados Unidos no le gusta Irán, y los sauditas son la piedra angular de la coalición de estados árabes contra el gigante persa. Además, el veneno híbrido que proviene de los saudíes da vida a todos estos IG, Qaeda, etc. (y esto no es el Pentágono y ni siquiera CIA ...)., Y los sauditas están tratando de mantener el equilibrio, porque no solo China depende de su suministro estable de petróleo, sino muchos que necesitan estabilidad en esta estación de servicio.
  5. Robert Nevsky
    Robert Nevsky 4 archivo 2017 20: 27 nuevo
    0
    ¡Sería bueno tener una base militar rusa en Djibouti!
    1. user3970
      user3970 6 archivo 2017 23: 09 nuevo
      0
      Desde un punto de vista militar, si un petrolero se ahoga y se extrae en caso de que se eleve el estrecho de Babel Mandeb en el punto más estrecho, es decir, para que el estrecho sea intransitable, la SGA morirá por la escasez de petróleo de los Emiratos Árabes Unidos a Qatar.