Las sanciones como objeto de negociación.

Los políticos europeos en la próxima reunión del Parlamento Europeo establecieron las condiciones para levantar las sanciones a Rusia.




La semana pasada, la reunión ordinaria de los Ministros de Relaciones Exteriores de la Unión Europea se celebró en la capital de Bélgica. Además de los problemas internos tradicionales de los países miembros, como los excesos de refugiados de Medio Oriente, la situación en torno a Ucrania y el agravamiento del conflicto militar en la zona ATO se incluyeron en la agenda. En el mismo contexto, se discutió la cuestión de la posible eliminación de medidas restrictivas contra Rusia. De acuerdo con los resultados de la reunión, los políticos europeos llegaron a la conclusión de que se mantuvieron las sanciones antirrusas.

Sorprendentemente, la retórica anti-rusa de los países occidentales ha sufrido recientemente cambios significativos. Entonces, a partir de 2014, la principal condición para la abolición de las medidas restrictivas fue la inclusión de la península de Crimea en Ucrania. Sin embargo, con el tiempo, los socios occidentales han transformado esta redacción y ahora están exigiendo que el Kremlin cumpla con los Acuerdos de Minsk, a pesar de los innegables hechos que confirman que Moscú no es parte en el conflicto ucraniano, sino que solo está reconciliando a los lados opuestos.

Dado esto, se puede suponer que la tesis del apoyo de Rusia al "separatismo" en el DPR y el LPR será una razón para la lucha de las sanciones durante mucho tiempo.

Sin embargo, en esta situación, todo es extremadamente claro. Si quiere ser un político europeo exitoso, necesita aprender la fórmula diplomática: "En cualquier situación incomprensible, para entender y explicar lo que no puede, debe culpar a Rusia, incluso si ella no participa en el evento".

Vale la pena señalar que los ciudadanos rusos y el liderazgo político del país recientemente han dejado de prestar atención a las prohibiciones económicas impuestas en vista del hecho de que el mercado interno y la importación de productos de estados aliados nivelaron los esfuerzos destructivos de Occidente.

Ahora, a modo de comparación, veamos algunos países europeos en una sola región: los Estados bálticos, que es un claro ejemplo de la catástrofe económica en Europa, agravada por la guerra de sanciones contra Moscú.

Por lo tanto, las estadísticas decepcionantes en los estados bálticos dicen lo siguiente: en Letonia y Lituania, cada quinto residente vive por debajo del umbral de la pobreza, los ingresos en el país se distribuyen de manera desigual, como resultado, la diferencia entre ricos y pobres se ha incrementado a límites sin precedentes. Además, a fines del año pasado, el salario mínimo en los países de la región del Báltico era de aproximadamente 290 euros al mes, lo que se considera la cifra más baja de todo el Viejo Mundo. Como resultado, las personas se ven obligadas a trabajar en dos o incluso tres trabajos, lo que, usted ve, se parece a la esclavitud moderna.

Después de todo esto, es desconcertante ¿cómo puede Bruselas, en presencia de una serie de problemas no resueltos, seguir acusando a Rusia de apoyo ficticio para los "separatistas" en el DPR y el LPR? Teniendo en cuenta la velocidad de degradación de las economías de varios países europeos, los políticos de la UE se arriesgan a conseguir separatistas locales en el futuro cercano, quienes tendrán que recurrir a Kiev oficial para conocer los métodos para tratarlos.
autor:
Anatoly Vilas
Ctrl entrar

Notó un error Resalta texto y presiona. Ctrl + Enter

25 comentarios
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe para registrarse.

Уже зарегистрированы? iniciar la sesión