¡Bienvenido a ninguna parte!

¡Bienvenido a ninguna parte!


El orden mundial se está desmoronando: año 2017: el período de transición a "ninguna parte". Algunos expertos mundiales señalan importantes cambios geopolíticos: la crisis de la UE, Brexit, una crisis migratoria a gran escala, el gobierno del extravagante Trump en los EE. UU. Y la creciente influencia de Rusia en Siria. Pero, ¿qué cambios vienen para todo esto?


Victor Chauvet es un autor que colabora con varios centros analíticos (por ejemplo, el Instituto Ipse y Hudson). Este experto se especializa en consultoría de gestión de riesgos. Sus principales intereses de investigación: el proceso de integración regional y globalización, los problemas de geoestrategia. Chauvet es el autor de una monografía sobre los problemas del Ártico, Rusia y Europa.

Nuevo artículo Chauvet fue publicado en el portal. "Correo diplomático".

El orden mundial "tradicional" está colapsando, según el experto. Y aquí está la evidencia de esta destrucción: la elección inesperada de Donald Trump, la crisis general de la UE debido a Brexit, la crisis de inmigración, etc. En Rusia, la influencia de Rusia ha aumentado en Siria, lo que llevó a cambios en el Medio Oriente. ¿Para qué se mueve el mundo?

Los acontecimientos recientes muestran que la población de Europa y las partes interesadas políticamente ya no están divididas en la oposición tradicional de "izquierda" y "derecha". En los Estados Unidos, lo mismo: los demócratas no pueden ser separados de los republicanos sobre una base política. La frontera ahora se encuentra entre los "internacionalistas" y los "nacionalistas", y tal "división" existe en ambos lados del Atlántico.

Brexit encarnó el cambio de la UE del conservadurismo al nacionalismo. Al mismo tiempo, el referéndum correspondiente "cortó" el Reino Unido casi a la mitad. Los votantes de Escocia y las prósperas áreas metropolitanas del sur de Inglaterra (incluyendo Londres) decidieron quedarse en la UE (48%), mientras que las ciudades pequeñas y las regiones postindustriales del norte de Inglaterra y Gales votaron por la salida (52%). Este resultado puede compararse con la elección de Donald Trump en los Estados Unidos, que dividió a Estados Unidos en dos.

Los movimientos nacionalistas también son fuertes en otros países europeos: Holanda, Dinamarca, Hungría, Suecia, Francia. Marine Le Pen, el único político francés que apoyó la victoria de Trump, ahora está completamente perdido en el populismo: lidera una campaña populista y pide lazos cercanos con Rusia.

Dos razones explican este cambio en Europa.

La crisis financiera y de deuda en los países del sur (Grecia y España) provocó la espuma del populismo, hablando en contra de las medidas de austeridad (Podemos en España y Syriza en Grecia).

Crisis migratoria: la UE ha adquirido la mayor afluencia de inmigrantes en el último medio siglo (principalmente debido al caos en Siria). El tema de la inmigración ha adquirido una importante dimensión política en los últimos dos años. Los líderes europeos expresan opiniones opuestas; Algunos ya están cuestionando la propia zona de Schengen. Incluso los estados más liberales como Suecia se dieron cuenta de este problema.

En cuanto a los Estados Unidos, el presidente local, Donald Trump, criticó duramente la política de Alemania (el principal estado de la UE) hacia los migrantes.

Hungría se opone a la política de Alemania: Budapest está a favor de cerrar las fronteras de la UE.

Después de que las relaciones entre Rusia y la Unión Europea se “deterioraron” (debido a la crisis en Ucrania y la anexión de Crimea, los analistas recuerdan) y se impusieron sanciones, la diplomacia tradicional cambió radicalmente. Al mismo tiempo, Rusia ha intensificado su diplomacia en varios asuntos internacionales.


Los movimientos nacionalistas observados en Europa y Estados Unidos "sedujeron a Vladimir Putin", escribe el autor. Moscú y Occidente representados por la UE y la OTAN tienen la visión opuesta del mundo y las prioridades estratégicas polares.

La OTAN se considera a sí misma como la encarnación del concepto de seguridad supranacional de la seguridad colectiva, y Rusia considera que la seguridad nacional y la soberanía del estado son la base de su cosmovisión. Donald Trump no discute con eso. Como resultado, Rusia está nuevamente "ganando reconocimiento internacional". Rusia participa en el Consejo de Seguridad de la ONU y tiene el derecho de veto, que utiliza activamente.

El ex primer ministro François Fillon, el "candidato serio" a la presidencia francesa, apoya oficialmente la alianza entre Rusia y la estrategia siria de Putin. Su elección en Francia creará nuevas palancas de influencia europeas para Rusia.

Como saben, Trump dijo recientemente que la OTAN es una organización "obsoleta". Esto ha complicado y complicará incluso la diplomacia entre la UE y los Estados Unidos.

Además, Trump cree que la Unión Europea perderá no solo el Reino Unido, sino también otros estados.

Una división en la cooperación internacional militar europea puede llevar a una variedad de "trampas de seguridad". Por ejemplo, un socio puede retirar sus tropas, y entonces el país tendrá que actuar solo, o cualquier estado no podrá participar en una operación militar, ya que un socio con fuerzas militares importantes no deseará participar en la guerra.

Existe una obligación legal y moral de actuar, de una forma u otra que limita la soberanía nacional. Sin embargo, el analista considera el año 2017 como "transicional": será un nuevo orden mundial.

La transición se verá afectada por muchos factores, incluidos los resultados de las elecciones en Europa, la evolución del Estado Islámico (prohibido en Rusia), las acciones de Trump y Putin. Son los dos últimos líderes los que "confirmarán o negarán" la forma del "nuevo orden mundial", escribe el experto.

"Combinando" las cifras de los analistas Trump y Putin, agregamos, apenas tienen al menos algún sentido geopolítico, porque las diferencias entre los dos líderes son mucho más que lo general. Con respecto a Rusia, el Sr. Trump no persigue una política nueva, sino una vieja: la que desarrolló Obama. Con las mismas sanciones, los requisitos "para devolver Crimea" y así sucesivamente, hasta el costo de la carrera de armamentos. Aquí, el experto llegó al punto solo en una cosa: realmente no hay diferencia política entre los republicanos y los demócratas en los Estados Unidos.

Como lo vemos, el factor decisivo para el cambio será la situación en Europa este año, especialmente en Francia y Alemania, los dos países líderes de la UE. Si los llamados nacionalistas llegan al poder (es decir, aquellos cuyas políticas pueden al menos ser opuestas arbitrariamente a las políticas de Angela Merkel, orientadas hacia el liberalismo y la tolerancia tradicionales europeos), entonces, obviamente, Europa estará, en cierta medida, fuera de la influencia de los Estados Unidos. Y Donald Trump, quien en ese momento estará ocupado levantando su economía nativa, no se opondrá a esto. Por cierto, la ocupación más adecuada para el presidente. Los camaradas en el Kremlin podrían adoptar experiencias útiles.

Observado y comentado por Oleg Chuvakin
- especialmente para topwar.ru
Ctrl entrar

Notó un error Resalta texto y presiona. Ctrl + Enter

38 comentarios
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe para registrarse.

Уже зарегистрированы? iniciar la sesión