Bielorrusia y la unión europea. Amistad, no estropeada por el dinero.

Bielorrusia y la unión europea. Amistad, no estropeada por el dinero.


Una reunión de los coordinadores de la organización de la Iniciativa de Europa Central (CEI) se celebró en Minsk el otro día, por primera vez la República de Belarús se convirtió en el presidente.



Como parte del evento, el país presidente determinó que una de las prioridades del CEI para los próximos meses de 12 sería promover la idea de compatibilidad en una "gran" Europa. En declaraciones a los participantes de la reunión, el Ministro de Relaciones Exteriores de la República de Belarús, Vladimir Makei, subrayó que la política de bloque apoyada por los estados del Viejo Mundo no contribuye a la normalización de la situación en la región. El diplomático señaló que la tarea principal para el país hoy es preservar los procesos de integración en el espacio post-soviético. Al mismo tiempo, el jefe del Ministerio de Asuntos Exteriores de Belarús dijo que Minsk consideraba que la Iniciativa de Europa Central era una oportunidad única para establecer una cooperación más estrecha con la UE.

Recuerde que el CEI es una asociación subregional que incluye dieciocho países, quince de los cuales son participantes o candidatos a la membresía en la Unión Europea. La decisión sobre la presidencia de Bielorrusia en la organización se tomó a mediados del año pasado.

Al analizar la situación, es imposible no notar cambios bruscos en el estado de ánimo de la comunidad europea. Como se sabe, después del golpe de Estado en Ucrania, la mayoría de los países del CEI llevaron a cabo una lucha de sanciones contra la República de Bielorrusia, pero a principios de 2016, la actitud de Occidente hacia Minsk experimentó cambios significativos, como lo demuestra la abolición en febrero de las medidas restrictivas. Obviamente, la decisión sobre la presidencia del vecino ruso en una organización regional puede verse como un gesto simbólico.

Cabe señalar que el formato de la Iniciativa de Europa Central es de carácter comunicativo y no implica la implementación de grandes proyectos en el ámbito económico y político. También es necesario decir que la participación del país en la asociación no requiere que cumpla con las obligaciones internacionales que Bruselas impone a cada candidato para ser miembro de la UE.

Rechazando todo lo superfluo, la presidencia de Minsk del CEI puede considerarse como una ocasión informativa, no respaldada por el estado real de las cosas. No hay duda de que el liderazgo de la Unión Europea, las fuerzas de oposición y los pocos políticos pro-europeos de Bielorrusia usarán esta circunstancia regularmente bajo una luz favorable. Al mismo tiempo, se ignorará que la participación en la organización no traerá al país los beneficios esperados.

Por lo tanto, la decisión de los estados europeos de nombrar al presidente de la CEI de la República de Bielorrusia puede verse como un gesto simbólico de Occidente, que Bruselas no debe pagar. Pero ¿por qué pagar? Como ha demostrado la experiencia ucraniana, para alcanzar los objetivos establecidos, a veces es suficiente hacer señales de atención intangibles.
Ctrl entrar

Notó un error Resalta texto y presiona. Ctrl + Enter

21 comentario
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe para registrarse.

Уже зарегистрированы? iniciar la sesión