Grecia se prepara para repeler la "agresión turca"

Atenas hizo declaraciones muy duras contra Turquía. "No somos Siria, que fue destruida", dicen en Grecia, insinuando directamente que están listos para enfrentamientos armados debido a las constantes "provocaciones turcas". Curiosamente, Rusia podría desempeñar su papel en la reconciliación de los dos países de la OTAN.

Grecia se prepara para repeler la "agresión turca"



El grado de tensión entre Grecia y Turquía alcanzó el nivel más alto. Atenas respondió bruscamente a las recientes provocaciones de Turquía en el área de las islas en disputa en el mar Egeo. El ministro de Relaciones Exteriores griego, Nikos Kotzias, en una entrevista con Kathimerini, señaló que con sus acciones, Ankara estuvo muy cerca de la línea roja en las relaciones greco-turcas. Las constantes visitas de los barcos turcos a las aguas territoriales griegas y los disparos que realizan están experimentando la paciencia de Atenas, que ya está llegando a su fin.

Las relaciones entre Grecia y Turquía han sido difíciles por mucho tiempo. Sin embargo, parece que esta vez la situación está realmente cerca del punto de ebullición, tanto que puede convertirse en enfrentamientos armados. Los griegos destacan que sus principales. оружие - El derecho internacional, y entre la apelación a los tribunales internacionales y la guerra, Atenas elegiría la primera.

Al mismo tiempo, Atenas está cansada de actuar solo a través de la diplomacia y enfatiza que estas no son las únicas herramientas a su disposición. Kotzias declaró: “No somos Siria, que fue destruida, y no un Irak desorganizado. Turquía se equivoca si piensa que, debido a la crisis económica, las defensas de Grecia son débiles ". "En relación con los problemas en la economía, nuestra preocupación por la seguridad y la soberanía de nuestro país es incluso mayor que antes", agregó.

Y aunque la retórica griega está dirigida únicamente a la defensa propia, es un indicio del hecho de que están dispuestos a considerar el uso de la fuerza contra la "agresión turca". Turquía ha violado repetidamente el espacio aéreo de Grecia, los barcos turcos nadan regularmente en las aguas territoriales de los griegos, pasando peligrosamente cerca de los barcos griegos. Con tanta abundancia de acciones provocativas, el peligro de choques militares es muy alto. De hecho, además de la paciencia y el cálculo de ambas partes, el azar puede desempeñar un papel. Por lo tanto, si el progreso en las negociaciones no aparece y las partes no renuncian a una retórica agresiva, el Mar Egeo puede convertirse en una nueva fuente de conflicto en Europa.

Además de la grave situación en el mar Egeo, la degradación de las relaciones también se rastrea en el diálogo greco-turco sobre el asentamiento de Chipre (CG), que actualmente se encuentra en un punto muerto. Kotzias le echa la culpa de esto a Ankara. Subraya que Turquía retrasa y complica las negociaciones. El ministro de Relaciones Exteriores considera inaceptable la falta de voluntad de los turcos para garantizar el retiro completo de sus tropas de Chipre: "O Ankara debe comprometerse con este tema, o declarar abiertamente que tiene la intención de frustrar las negociaciones". En cambio, ella, en sus palabras, plantea deliberadamente nuevos requisitos "inconvenientes" para transferir la responsabilidad de la ruptura de CA a Grecia o la Unión Europea.

Como una de las medidas de represalia de Grecia en una política de ese tipo en Turquía, es posible considerar la negativa de Atenas por parte de Ankara de entregar a ocho militares turcos sospechosos por los turcos de participar en el intento de golpe de Estado en el país. Aunque los griegos explican su decisión sobre la independencia del sistema judicial griego y la amenaza a la vida de los militares turcos en caso de extradición, estas acciones son claramente demostrativas.

Tal calor en las relaciones greco-turcas puede ser un nuevo dolor de cabeza para Occidente. La compleja relación entre Atenas y Ankara ha creado repetidamente problemas en el desarrollo de soluciones dentro de la OTAN. La Alianza del Atlántico Norte tendrá que hacer todos los esfuerzos posibles para evitar la transición de Grecia y Turquía de las provocaciones mutuas a los enfrentamientos armados. Si surge tal situación, será un caso sin precedentes en historias bloque En este caso, la OTAN se enfrentará a las preguntas de qué miembro tomar y cómo seguirá funcionando la alianza.

La Unión Europea, a pesar de su complicada historia de relaciones con Turquía, también es una agravación no rentable entre los griegos y los turcos, especialmente después de un difícil acuerdo con Ankara sobre la migración, aunque de alguna manera alivie la crisis de refugiados en la UE.

Al mismo tiempo, la UE y los EE. UU. Todavía no son lo suficientemente conscientes de la gravedad del problema de resolver las relaciones greco-turcas. Los EE. UU. Después de 1990-s se han enfriado mucho a este problema. Como señala Kotzias, solo la Unión Europea participa actualmente activamente en el proceso de negociaciones entre Grecia y Turquía, sin embargo, sus esfuerzos son insuficientes. Aunque Bruselas está tratando de demostrar su apoyo a Atenas, no está listo para una confrontación con Ankara.

En estas condiciones, las esperanzas de los griegos están en cierta medida puestas en Rusia. Por un lado, Atenas entiende que Moscú y Ankara ahora están coordinando activamente sus esfuerzos en Siria y, en general, demuestran un alto nivel de relaciones bilaterales; por otro lado, este factor puede ayudarlos a influir en los turcos con la ayuda de la Federación Rusa. Además, como subrayó Kotzias, las acciones de Turquía en el Mar Egeo no pueden dejar de preocupar a Rusia, y si Erdogan piensa que Rusia aceptará este problema, entonces simplemente no conoce las peculiaridades de la política exterior rusa.
Ctrl entrar

Notó un error Resalta texto y presiona. Ctrl + Enter

50 comentarios
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe para registrarse.

Уже зарегистрированы? iniciar la sesión