Proyecto "ZZ". Déjame solo, psicópatas, de Rusia: mira en tu propio manicomio.

Alejándose de Rusia, ella misma morirá: aquí está el nuevo hilo conductor de la prensa occidental, que ha aparecido en los últimos días. Mientras algunos analistas piden el fin de la histeria y el "macartismo" hacia Rusia, otros señalan cuatro factores que en el año 2017 llevarán a Moscú a una catástrofe económica y política.


Kremlin en la noche. Foto: WM WM WM, fuente



Según Katrina Vanden Hyuvel, las pasiones de "McCarthy" alrededor de Rusia son "contraproducentes" para los Estados Unidos. Este periodista escribe en Washington Post.

Confía en que la Casa Blanca no necesita "repetir la histeria de la Guerra Fría". Este tipo de comportamiento político parece ser algo poco saludable, porque a partir del debate, algunas personas recurren a la difamación, y cualquier esfuerzo por estudiar posibles acuerdos con Rusia dirigidos al bien de los intereses nacionales de los EE. UU. Se ve "socavado".

El reciente despido de Michael Flynn, ex asesor de seguridad nacional de los Estados Unidos, se ha convertido en un escándalo. En The New York Times, incluso compararon la confusa situación de Flynn con Watergate. El periódico escribe sobre "shock e incredulidad". Dicen que la gente de Trump "al más alto nivel" casi trabaja contra Estados Unidos, tratando de "impedir la política exterior estadounidense". En este contexto, la CIA y el FBI (y luego otras agencias de inteligencia) continúan asegurando al público que los oficiales de inteligencia rusos realizaron una operación encubierta para piratear y publicar cartas del Comité Nacional del Partido Demócrata y Hillary Clinton. Sin embargo, la evidencia no estaba allí.

Rusia, enfrentándose a esta histeria, se comporta racionalmente: Putin, señala el artículo, no responde a Estados Unidos en el Antiguo Testamento, es decir, diente por diente. Si al final de su reinado, el Sr. Obama expulsó a los diplomáticos rusos de los Estados Unidos, el Kremlin no respondió con las medidas apropiadas.

El periodista nos recuerda que las esperanzas de Trump de cooperar con Rusia han sembrado el pánico en los Estados Unidos. Es por esto que muchos en los Estados Unidos están preocupados por la "seguridad nacional". Todo es simple: inflar la "amenaza rusa" ayuda a los hombres de negocios militares a justificar los presupuestos de defensa inflados y tranquilizar a "más y más aliados en problemas". Según Robert Hunter, ex embajador de Estados Unidos en la OTAN, ha habido acusaciones recientes sobre la interferencia rusa en la campaña electoral estadounidense, y pueden convertirse en un "instrumento" para imponer una política restrictiva (si no prohibirla) al presidente Trump. Esto se refiere a bloquear sus intentos de cambiar el curso "a la baja" de los Estados Unidos y todo el Oeste en las relaciones con Rusia.

Desafortunadamente, el sentido común está completamente perdido aquí. Apuntando a la figura de Trump, muchos liberales se unieron para incitar a las pasiones neo-MacCarthy. Sus actividades, afirma Katrina Vanden Hyuvel, tienen como objetivo desacreditar a quienes buscan disminuir las tensiones entre Estados Unidos y Rusia. Su punto de vista es claro: expulsar de la Casa Blanca a todos aquellos que expresen al menos alguna duda sobre la línea del halcón. Cualquier persona sospechosa de “colusión” o cualquier persona considerada como “apologista de Putin” debe ser destituida. La verdad no le interesa a nadie.

Pero después de todo, de hecho, "mejorar las relaciones con Rusia es de nuestro interés nacional", escribe el periodista. Aquí y la cooperación en el campo de las armas nucleares, y el control de armas, y la lucha contra el terrorismo, y otros temas. Esto es "vital" para la seguridad de los Estados Unidos. Además, Rusia, este productor de petróleo líder, debe ser parte de un esfuerzo global para abordar el cambio climático. Pero hasta ahora, en lugar de cooperación, hay provocaciones sólidas: un barco espía ruso frente a la costa estadounidense o un provocativo ejercicio de la OTAN en la frontera con Rusia. Pero todavía hay siria. Y la situación "puede salirse de control fácilmente", el periodista está convencido.

Mientras que algunos analistas insinúan que es hora de que Washington deje de enloquecer y ponga fin a la histeria hacia Rusia, otros señalan cuatro factores que en el año 2017 llevarán a Moscú a la desestabilización económica y política final. Probablemente, tal punto de vista sugiere una nueva estrategia: deja de preocuparte por los rusos, pronto se extinguirán.

Cuatro factores que ya están destruyendo a Rusia hoy fueron descubiertos por expertos en Futuros Geopolíticos. Brevemente sobre ellos contaron la revista. "Forbes" J. Moldin.

Los expertos dicen que 2017 será "un punto de inflexión en la desestabilización a largo plazo de Rusia". Ya hay signos claros de tal fractura.

Aquí hay cuatro áreas de la "volatilidad" rusa crónica: atrasos salariales territoriales, presión sobre el sistema bancario, bajos niveles de agitación social y económica, y "limpieza" del gobierno.

El autor considera que los "atrasos salariales" son un "término elegante" característico de Rusia. Esta es una situación en la que la gente trabaja, pero no se les paga, explica a los lectores estadounidenses. En diciembre, el 2016 del año, según Rosstat, los atrasos salariales totales ascendieron a 2,7 mil millones de rublos (aproximadamente 46,4 millones de dólares estadounidenses). Dos áreas donde este estado de cosas presenta un gran problema: Primorsky Krai (la ciudad de Vladivostok es el puerto más grande de Rusia en el Pacífico) es el peor caso con atrasos salariales: representa el 21,2% del monto total de dichas deudas en el país. La segunda región es Siberia. Y este no es solo un territorio donde los trabajadores rusos no reciben su salario, esta situación "indica un problema más grave".


El autor escribe que la economía rusa está "fuertemente regionalizada". Más de una quinta parte de la riqueza nacional de Rusia pertenece a Moscú y sus alrededores.

Las zonas portuarias e interiores (Siberia) se oponen a la acumulación de riqueza en manos de Moscú: para los puertos, el comercio es lo mismo que el oxígeno para respirar, y el petróleo se produce en Siberia, el principal producto de exportación de Rusia. Y el petróleo está ahora en el mundo precios relativamente bajos. Por lo tanto, las regiones internas no están satisfechas con la situación cuando el centro les asigna cada vez menos dinero.

Moscú tiene todas las opciones, perder: ya sea para presionar a las regiones o para recortar el presupuesto militar.

El segundo factor. La caída en los precios del petróleo tuvo un impacto negativo en el sistema bancario ruso. Los inversores rusos están reclamando cada vez más los pagos de seguros. Algunas regiones ya están "sufriendo de crisis bancarias". En Tatarstán, por ejemplo, el banco líder de la región en diciembre, 2016 suspendió sus actividades. Esto privó a inversionistas individuales y empresas de acceso a fondos. Los trabajadores no recibieron salarios, el número de quiebras aumentó.

A más de cien bancos se les revocaron sus licencias. Los bancos rusos pueden estar bajo una fuerte presión, sugieren los analistas. Moscú también puede participar en la "limpieza" del sistema bancario (cierre de bancos involucrados en actividades ilegales o irresponsables). Los expertos dudan de la segunda.

Factor número tres. Las dificultades económicas pueden llevar al descontento social, los autores creen que el estudio. Ya se han observado "pequeñas protestas" en las provincias rusas. "Pequeños incidentes" ocurrieron en las principales ciudades (Moscú y San Petersburgo). Es cierto que ninguna de estas protestas reveló una "organización nacional amplia". Además, las protestas fueron relativamente pequeñas (el número de participantes a menudo no excedía unos pocos cientos de personas). Son importantes, pero no tiene sentido sobrestimarlos.

Por otro lado, es ingenuo ignorar el hecho del descontento. Hay signos claros de descontento de las bases que "salen a la superficie". La gente está decepcionada con la reducción en los salarios, la falta de pago, la reducción por parte del Kremlin de los servicios sociales. Estos eventos aún son pequeños, pero prometen en el futuro "un problema para el gobierno ruso".

Finalmente, el cuarto factor - la "limpieza" de Putin. Los medios rusos describen estos pasos como "cambios políticos", pero esto es un eufemismo. El Kremlin solo "se deshace de competidores potenciales y pone en puestos de leales". Ejemplo: en febrero, dos gobernadores, el Perm Krai y Buriatia, fueron obligados a renunciar. A diferencia de los atrasos salariales, dicha "limpieza" no se limita a ninguna área geográfica.

Las purgas no se limitan a los gobernadores.

Putin también sacó del poder a los generales del Ministerio del Interior y al Ministerio de Emergencias. Estos ministerios "son responsables de las fuerzas que se utilizan para controlar el orden público interno y reprimir las protestas", señala el autor. Un total de generales de 16 fueron despedidos.

No, no se trata del colapso completo de Rusia. Sin embargo, los expertos han identificado todas las principales debilidades de Rusia y explicaron por qué Putin, quien solo unos pocos meses "forzando el escenario mundial", de repente se quedó callado, señala Moldin.

* * *


Podemos ofrecer nuestro "análisis FODA" a la fraternidad de Estados Unidos.

El sistema político en los Estados Unidos es inestable y asombroso: con la llegada del Sr. Trump a la Casa Blanca, la sociedad estadounidense y el establecimiento se dividieron en dos. Hoy, incluso están hablando sobre el plan para el "derrocamiento" legítimo de Trump.

Los estadounidenses están tan enredados en su sistema electoral que muchos creen: Trump fue elegido por hackers del GRU.

La deuda nacional de los Estados Unidos bajo los presidentes Obama y Bush Jr. ha alcanzado magnitudes astronómicas. Pronto, alguien esperará el impago de los salarios en la propia Casa Blanca ...

Las protestas en los Estados Unidos, que recogen a "varios cientos de personas", en general, nadie se sorprende. A las autoridades les resulta más difícil protestar, de manera similar a lo que ocurrió en los terrenos raciales de Baltimore. Aquí incluso se requiere la Guardia Nacional.

En cuanto a las purgas, el Sr. Flynn salió de la Casa Blanca hace poco. Y, a juzgar por la oposición activa de los congresistas al Sr. Trump, esto es solo el comienzo de la "purga". El último en volar la cabeza de Trump a sí mismo.

¡Bienvenidos al mundo inestable, caballeros liberales!
autor:
Oleg Chuvakin
Ctrl entrar

Notó un error Resalta texto y presiona. Ctrl + Enter

46 comentarios
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe para registrarse.

Уже зарегистрированы? iniciar la sesión