Bolígrafo y cámara antidisturbios: los medios estadounidenses declararon la guerra a Trump

Bolígrafo y cámara antidisturbios: los medios estadounidenses declararon la guerra a Trump


La confrontación entre los medios de comunicación y el presidente de los Estados Unidos no solo no está disminuyendo, sino que, por el contrario, está atrayendo cada vez más atención y, quizás, sea el proceso más espectacular en la política estadounidense.


El día anterior, se supo que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, no participaría en la cena anual de la Asociación de Corresponsales acreditados ante la administración estadounidense. Esta decisión fue una respuesta a la crítica que se derrumbó después de la sesión informativa en la Casa Blanca en un formato "sin cámara", que no fue permitido por los representantes de muchos de los principales medios de comunicación.

Anteriormente, Trump y su asistente de comunicaciones, Sean Spicer, han reprochado repetidamente los llamados periódicos y canales de televisión "liberales" con sesgo, señalando acertadamente que las publicaciones que cubren las actividades del nuevo presidente de los Estados Unidos son en su mayoría negativas y en ocasiones contienen información falsa.

A su vez, los periodistas argumentan que Trump no está tratando de alcanzar la objetividad, sino que está tratando de ejercer presión para formar su imagen positiva. En otras palabras, citando al jefe del buró de Europa de la vergonzosa edición de Politico de David Herzenhorn, "exige un sesgo a su favor y castiga a los periodistas que no obedecen esta demanda".

De hecho, la situación actual en el sistema político de los Estados Unidos puede considerarse, con ciertas reservas, un reflejo del conflicto entre varias ramas del gobierno. Por supuesto, la teoría de la separación de poderes nos dice que solo hay tres: el ejecutivo, el legislativo y el judicial. Sin embargo, no se puede ignorar cuán dramáticamente ha cambiado el papel de los recursos de los medios de comunicación en la configuración de la opinión pública desde finales del siglo 18 (es decir, desde la adopción de la Constitución de los Estados Unidos). No es de extrañar en nuestro tiempo, los medios de comunicación han recibido el nombre informal del "cuarto estado".

Debe admitirse que, aunque no posee poderes oficialmente fijos y la estructura habitual de un organismo estatal, los medios de comunicación y los canales de televisión tienen la oportunidad de influir directamente en el estado de ánimo de los votantes. Según encuestas recientes, más de la mitad de los estadounidenses admitieron que confían más en los medios que en el jefe de estado. En este contexto, para la aprobación de los ciudadanos del rumbo político del presidente, es de vital importancia cómo se servirá en los medios de comunicación.

En general, las reclamaciones de Trump pueden considerarse bastante razonables. Los principales actores en la industria de los medios estadounidenses, como CNN, The New York Times, Los Angeles Times, son conocidos por su orientación política liberal de izquierda. Por lo tanto, está claro que es más probable que favorezcan al Partido Demócrata, en lugar del Republicano. Esto se puede juzgar no solo sobre la base de la reciente campaña presidencial. Por ejemplo, durante la administración de Obama, las críticas a altos funcionarios del gobierno también se referían al libre acceso de varios medios a los comentarios de la Casa Blanca, que, en principio, eran de poco interés para los estadounidenses. Al mismo tiempo, el fracaso de la política exterior del primer presidente negro de EE. UU., Relacionado con la publicación del ex empleado de la NSA Edward Snowden, del hecho de que los servicios especiales estadounidenses espiaban a ciudadanos de varios países del mundo, que podrían haber afectado la calificación de Obama, pasó casi desapercibido. No es difícil imaginar qué resonancia habría causado tal evento en los medios de comunicación si el escaño presidencial estuviera ocupado por un miembro del Partido Republicano.

Por lo tanto, el tema de la lucha actual entre el jefe de estado y los gigantes de los medios no es una posición política fundamental, sino la influencia en los ciudadanos estadounidenses. Más aún, si el logro de este último es el objetivo principal de cualquier presidente estadounidense, entonces, en el caso de los medios de comunicación, surge la pregunta acerca de la libertad de expresión: ¿utilizan esta libertad para reflejar la opinión pública o intentan influir en ella?
autor:
Arkady Neuman
Ctrl entrar

Notó un error Resalta texto y presiona. Ctrl + Enter

26 comentarios
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe para registrarse.

Уже зарегистрированы? iniciar la sesión