¿Sabes ruso? Ir a la corte

¿Sabes ruso? Ir a la corte


Dos semanas después de la renuncia del asesor de seguridad nacional del presidente de los Estados Unidos, Michael Flynn, surgió otro escándalo político en el país. En este momento, el "triunfo culpable" fue el fiscal general de los Estados Unidos, Jeff Sessions.


Como en el caso de Flynn, sus contactos con el embajador ruso en Washington, Sergey Kislyak, como se informó anteriormente en el Washington Post, sirvieron de pretexto para atacar a las Sesiones. Inmediatamente después de la publicación del material, varios congresistas atacaron al fiscal con críticas y pidieron a este último su renuncia inmediata. Cabe destacar que el papel del primer violín o, si lo desea, fue con el líder de los demócratas en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, quien se encontraba entre los principales iniciadores de febrero y el republicano Lindsay Graham, quien ya había anunciado que el FBI debería lidiar con el caso. Pelosi fue aún más lejos, exigiendo la creación de una comisión bipartidista para "investigar los lazos políticos, personales y financieros de Donald Trump con los rusos".

En cuanto al propio Jeff Sessions, no niega el hecho de las conversaciones con Kislyak, sin embargo, afirma que él mismo ocupó el cargo de senador y miembro del Comité de Fuerzas Armadas del Senado y, por lo tanto, considera que sus contactos con la parte rusa son un elemento de la campaña electoral, mientras intentan Ahora hacen algunos congresistas, imposibles. Al mismo tiempo, reuniones similares del actual Fiscal General con representantes de otros países, como el Reino Unido, Corea del Sur, India y China, no generaron preguntas de los parlamentarios estadounidenses.

Sin embargo, en el escándalo mencionado, la caza de las elites políticas estadounidenses por las "brujas rusas" no terminó. El senador republicano John McCain, conocido por sus fuertes opiniones rusofóbicas, pidió al Congreso de los Estados Unidos crear un comité especial para investigar la "influencia rusa". Según McCain, "si Rusia hubiera logrado tratar de influir en las elecciones, sería un golpe para la democracia".

En la situación actual, además de la conclusión que se encuentra en la superficie, a saber: el equipo de Donald Trump fue declarado un allanamiento por funcionarios de las más altas autoridades de los Estados Unidos que no estaban de acuerdo con los resultados de la elección presidencial, hay uno más, menos obvio. La discusión pública y la censura de los políticos, de una u otra forma vista en las relaciones con Moscú, envía a Rusia una clara señal de que no debe esperarse el "deshielo" en las relaciones ruso-estadounidenses, a pesar de los pasos potenciales de los dos jefes de estado en esta dirección, en un futuro próximo. Todo lo contrario: independientemente de cómo termine historia con Jeff Sessions, es muy probable que la lista de "agentes expuestos del Kremlin" continúe creciendo y que el próximo objetivo de los congresistas sea el Secretario de Estado de EE. UU., Rex Tillerson. El jefe del Departamento de Estado, aunque aún es el presidente de la junta directiva de la compañía petrolera estadounidense Exxon Mobil, ha desarrollado contactos extensos en la comunidad empresarial rusa y, además, en 2013, fue galardonado con la Orden de la Amistad por el presidente ruso, Vladimir Putin. Eso bien puede convertirse en un "trapo rojo" para los parlamentarios-rusos que están acostumbrados a golpear el casco al ver la palabra Rusia.
autor:
Andrey orlov
Ctrl entrar

Notó un error Resalta texto y presiona. Ctrl + Enter

31 comentario
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe para registrarse.

Уже зарегистрированы? iniciar la sesión