Rusia y los talibanes: ¿qué es la asociación?

El material apareció en uno de los principales canales de propaganda de origen oriental, en el que se acusa a Rusia de llevar a cabo una nueva estrategia en Afganistán. Dicen que los moscovitas intentan nuevamente "expandir" su influencia en Afganistán, pero no lo hacen por el camino soviético, sino por el contrario.

Rusia y los talibanes: ¿qué es la asociación?



El actual Kremlin está tratando de cantar con extremistas, dice Najib Sharifi, analista político, miembro del grupo de expertos de Kabul, Análisis y conciencia de Afganistán. Habla de esto en un artículo para el canal. Al Jazeera.

Se ha abierto un nuevo capítulo "en el gran juego en el corazón de Asia", dijo Najib Sharifi. Una Rusia resurgida va a Afganistán nuevamente, pero ya "no de la forma en que lo hizo la antigua URSS". Ahora Moscú ha visto socios en algunos de los "más extremistas cuyos líderes estuvieron involucrados en el fracaso de los diez años de invasión de la Unión Soviética a Afganistán".

En diciembre, un analista escribe 2016, Moscú "reveló sus contactos con los talibanes", un grupo que tiene la intención de derrocar al gobierno afgano. El Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia anunció, según el artículo, que comparte información y colabora con los talibanes en la lucha contra el "estado islámico" (prohibido en la Federación de Rusia) en Afganistán. Moscú también ha declarado en repetidas ocasiones su "preocupación" contra los militantes del "EI", en muchos casos "exagerando su presencia e influencia en Afganistán", señala el experto.

Mientras tanto, los "funcionarios" de Afganistán afirman que Rusia "suministró оружие los talibanes ". Estas acusaciones "fueron rechazadas por los funcionarios rusos".

Las nuevas actividades de Rusia en Afganistán abrieron un nuevo capítulo en el "gran juego en el corazón de Asia". Muchos países participan en el juego, incluidos Rusia, Estados Unidos, China, India, Pakistán y otros. La ofensiva diplomática de Rusia, combinada con el apoyo del movimiento talibán, sorprendió a los observadores que estudian la estrategia de Rusia hacia Afganistán.

Najib Sharifi afirma que se trata de "ideales expansionistas" nacidos en el Kremlin.

"La invasión rusa de Afganistán podría convertirse en parte de los ideales expansionistas del presidente Vladimir Putin para restaurar la posición de Rusia como un jugador geopolítico", cree el analista.

Y aquí está la evidencia: desde que llegó al poder en 1999, Putin ha estado persiguiendo el objetivo de una "política intervencionista" aplicada "a través de conflictos armados, ciberataques y guerras de propaganda". Ejemplos ilustrativos: la segunda guerra de Chechenia en 1999, el conflicto en Georgia en 2008, la anexión de Crimea en 2014, la participación militar en Siria en 2015 y las operaciones cibernéticas en EE. UU. En 2016, enumera el autor de Al Jazeera. En su opinión, el presidente ruso Putin "utilizó con éxito estas guerras" para mejorar el prestigio de Rusia en el ámbito internacional y fortalecer sus propias posiciones en el país.

Entonces, la pregunta es: ¿qué está buscando Rusia en Afganistán?

Probablemente, los rusos tienen varios objetivos. La cooperación con los talibanes podría darle a Moscú la oportunidad de fortalecer su posición en las negociaciones con Washington. La inestabilidad en Afganistán está aumentando, lo que amenaza directamente la supervivencia del gobierno afgano, apoyado por los Estados Unidos, y también representa un gran peligro para la misión de los Estados Unidos y la OTAN. Según las estimaciones rusas, que escribe Sharifi, la desestabilización del contingente estadounidense podría ser la mejor forma de obtener concesiones para aliviar la presión estadounidense sobre Rusia a causa de Crimea.

Además, es probable que Rusia tenga la intención de "recopilar piezas adicionales sobre el futuro de Afganistán" y luego ocupar un lugar destacado en la diplomacia regional y mundial dedicada al futuro de Afganistán.

Al apoyar a los talibanes, Rusia se asegura contra la creciente "fatiga" política de los estados occidentales, preparándose para manejar el panorama político en Afganistán e incluso "moldear el futuro gobierno si solo el gobierno actual se derrumba".


"Al inflar la amenaza de IG, Rusia no solo está tratando de crear la" legitimidad de su connivencia "con los talibanes, sino que, quizás, tenga la intención de preparar el terreno para su presencia militar ampliada e influencia política en Asia Central, según el analista.

Como los estados de Asia Central caen bajo la creciente influencia económica de China, el autor señala que Rusia ve que está perdiendo su antiguo papel de hegemon en esta región.

El nuevo juego de Rusia puede tener motivos económicos. Las repúblicas de Asia Central tienen las reservas más ricas de gas natural y petróleo. Los líderes de las repúblicas buscan nuevos mercados, especialmente en el sur de Asia, que "anhelan la energía". Y si los países de Asia Central pueden diversificar sus mercados de gas natural, esto reducirá aún más el control de Rusia sobre los mercados de energía de la región.

Afganistán es el camino más corto para transportar gas natural desde Asia Central al sur de Asia. Las relaciones de "alineación" con los talibanes habrían permitido a Moscú frustrar los intentos de llevar gas natural de Asia Central al sur de Asia, forzando así a los estados de Asia Central a mantener su dependencia de Rusia y China.

No hay duda de que a Rusia le preocupa el aumento del extremismo en la región. Un número significativo de combatientes de la IG provienen precisamente de los países de Asia Central, y esta región no deja de ser una razón que Rusia considera su patio trasero como su seguridad.

Al mismo tiempo, el experto señala que "apoyar a un grupo terrorista para derrotar a otro grupo terrorista" no es una "estrategia geopolítica viable". Esto es especialmente cierto para el complejo paisaje de Afganistán, donde historia Se demostró la inexactitud de muchos cálculos políticos y militares, recuerda Najib Sharifi.

Y, en general, es difícil permitir que los talibanes se conviertan en los "socios estratégicos" de Rusia: son ideológicamente hostiles a este país.

Según el experto, el mejor enfoque es cooperar con el gobierno afgano, así como con socios regionales e internacionales. Los esfuerzos conjuntos deberían eliminar la creciente amenaza del extremismo en la región.

Una asociación con "una agrupación peligrosa e impredecible para un juego de suma cero" puede convertirse fácilmente en un aliado que se convierta en un adversario. "El apoyo de los talibanes de Rusia ya ha ayudado al grupo militante a tener éxito en el campo de batalla", escribe Sharifi, "y ha fortalecido su legitimidad". La única pregunta es hasta qué punto Rusia apoyará a los talibanes y si el apoyo seguirá siendo "puramente táctico". El analista concluye que lo más probable es que esto esté determinado por las relaciones del estado de Putin con la administración del presidente estadounidense Trump y el enfoque de este último en la lucha contra el terrorismo en Afganistán. A la larga, agrega, el apoyo de Rusia a los militantes talibanes solo "desatará una nueva ola de terrorismo en la región", lo que podría ser interminable y "poner en peligro la seguridad y la estabilidad de la propia Rusia".

En febrero, recordamos, en Moscú, refutó las afirmaciones del general John Nicholson, comandante de las fuerzas armadas estadounidenses en Afganistán, sobre el hecho de que el Kremlin apoya a los talibanes, que buscan socavar la influencia de los Estados Unidos y la OTAN en la región. Las acusaciones fueron refutadas a nivel del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia. Escribió sobre ello en internet. "Voz de América" Con referencia a los medios de comunicación y al Representante Especial del Presidente de la Federación de Rusia para Afganistán, Director del Departamento de Asia del Ministerio de Relaciones Exteriores, Zamira Kabulov.

También es conocida la opinión de expertos.

Alexander Shumilin, director del Centro de Análisis de Conflictos del Medio Oriente en el Instituto de los Estados Unidos y Canadá, sugirió que si Rusia está tratando de cooperar con los talibanes, no tiene el objetivo de socavar las posiciones de Occidente.

"Quizás estos sean objetivos secundarios", dijo el experto a Voice of America. - Lo principal en esta etapa es tratar de llegar a algún tipo de acuerdo en el proceso de paz en Afganistán. Con la participación activa de Moscú, por supuesto, y con el fin de reunir las posiciones de los lados opuestos, al mismo tiempo expandir sus contactos con los talibanes, como me parece a mí ".

Shumilin cree que los talibanes no pretenden crear un "califato" bajo su propio mando y, por lo tanto, el Kremlin lo considera como un socio potencial en las negociaciones y un contrapeso al "Estado Islámico".

El omnipresente John McCain también declaró sobre los intentos de "socavar" las posiciones estadounidenses de Rusia en Afganistán.

El famoso senador republicano acusó directamente a Moscú de interferir en el conflicto afgano y apoyar a los talibanes para socavar los esfuerzos de Estados Unidos para resolver el conflicto regional. "Rusia actualmente interfiere en la situación en Afganistán, claramente tratando de apoyar a los talibanes y socavar a los Estados Unidos", cita McCain. RIA "Noticias". En el camino, el senador atacó a Irán, diciendo que también ayuda a los talibanes con los rusos.

Bueno, los ataques de McCain y Nicholson son claros: Washington se ha embarcado en una demarcación artificial de Irán y Rusia. Además, la política de Trump hacia Moscú es lo suficientemente dura. Si Obama tenía flores, este presidente promete bayas.

Observado y comentado por Oleg Chuvakin
- especialmente para topwar.ru
Ctrl entrar

Notó un error Resalta texto y presiona. Ctrl + Enter

22 comentarios
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe para registrarse.

Уже зарегистрированы? iniciar la sesión