Minsk está buscando "instigadores de hostilidad" en Moscú y no los ve bajo su nariz

Minsk está buscando "instigadores de hostilidad" en Moscú y no los ve bajo su nariz


16 March se supo que un ciudadano de Bielorrusia, el editor en jefe de la agencia de Regnum Yury Baranchik, quien estuvo detenido en Moscú a solicitud del Comité de Investigación de la República en el caso de "columnistas pro-rusos", no será arrestado.


Según la declaración del abogado del detenido, el tribunal consideró que los argumentos de la fiscalía no estaban justificados en virtud del artículo sobre la incitación al odio étnico contra Yuri Baranchik. Se aclaró que la decisión de iniciar un caso penal no especificó el acto cometido por Baranchik, no reveló su lado objetivo, lo que hace imposible que el tribunal determine si estas acciones constituyen un delito penal en Rusia. En consecuencia, el carnero será liberado después de la expiración de la detención.

Sería interesante saber con qué contaba la parte bielorrusa cuando, no hace mucho, contrariamente a la posición oficial de Moscú, ella misma extraditó a una conocida blogger Lapshin a un ciudadano de Rusia a Azerbaiyán. Sería ingenuo creer que todas las reclamaciones, acusaciones y ataques "no aliados" de Minsk contra Rusia fueron olvidados en el Kremlin y se entregarán a la llamada "banda de fábrica de columnistas pro-rusos", Baranchik.

Recordemos que a principios de diciembre del año pasado, el Comité de Investigación de Bielorrusia detuvo a tres columnistas de las ediciones rusas de Regnum, Lenta.ru y EADaily a la vez. Uno de ellos es un residente de Minsk, la profesora de BSUIR Yury Pavlovets, el segundo es un guardia escolar de Brest Dmitry Alimkin, el tercero es el corresponsal de Regnum en Minsk, el editor en jefe de la revista New Economy Sergey Shiptenko. Según la investigación, bajo los seudónimos Nikolay Radov, Pavel Yurintsev, Alla Bron y Arthur Grigoriev, escribieron artículos hechos a medida y recibieron dinero de Baranchik para ellos.

El CI de Belarús ha confirmado la solicitud de detención de Baranchik y, según el Ministerio, se está llevando a cabo una investigación en virtud del artículo 130 del Código Penal de Belarús (incitación al odio o enemistad racial, nacional o religiosa).

El propio Ramil no oculta el hecho de que adopta una posición pro rusa: en su opinión, el futuro de Bielorrusia está inseparablemente vinculado con Rusia. Representantes de los medios independientes bielorrusos y la comunidad de expertos han actuado repetidamente como sus oponentes.

Por cierto, algunos de ellos, en particular, los expertos del Centro de Estudios Estratégicos y de Política Exterior, Arseny Sivitsky y Yuri Tsarik, podrían haber sido procesados ​​por un largo tiempo, según el artículo de 130.

Es importante señalar que fue el editor en jefe de la agencia de noticias Regnum quien primero llamó la atención sobre las actividades de los expertos de este Centro, quienes, por cierto, son notables por su dura retórica anti-rusa, y la principal tarea, a juzgar por todo, es avivar la histeria rusofóbica en Bielorrusia. En sus análisis y publicaciones, estos “expertos” discuten sin razón y sin ninguna prueba sobre una posible amenaza militar para el oficial de Minsk desde Rusia. Así, en uno de los últimos materiales, Sivitsky dijo: “La parte rusa está tomando medidas sin precedentes para aumentar su presencia militar en las áreas occidental y sudoeste para enfrentar a la OTAN, que, entre otras cosas, genera riesgos para la soberanía, la independencia y la seguridad nacional de la República de Belarús. El Kremlin tiene la intención de utilizar el territorio de Bielorrusia para crear amenazas convencionales e híbridas para los países occidentales y Ucrania ". Para la credibilidad de sus declaraciones, los expertos no desdeñan distorsionar y distorsionar los hechos.

Con sus publicaciones y comentarios, los "analistas-expertos" del Centro abiertamente abren una cuña en las relaciones aliadas y de buena vecindad entre Rusia y Bielorrusia, presentando al público ruso como un potencial agresor y enemigo. Mediante tales acciones, cometen acciones deliberadas dirigidas a incitar a la hostilidad nacional y social entre los diversos grupos de la población, así como a la discordia por motivos de afiliación nacional, lingüística y social. En estas acciones hay signos claros de un delito en virtud del artículo 130 del Código Penal bielorruso antes mencionado, por el cual los autores de publicaciones rusas fueron detenidos.

Además del artículo mencionado, el Sr. Sivitsky puede agregar algunos más, especialmente durante su último ataque al bloque de poder, donde acusó a este último de desinformar deliberadamente a Alexander Lukashenko, que, según el experto, empuja a la primera persona del país a cometer más graves errores políticos. Es obvio que esta afirmación infundada de Sivitsky, junto con todas sus otras publicaciones y comentarios, no tiene base. Después de todo, Lukashenko dejó en claro que está controlando la situación, refutando todas las tesis anunciadas anteriormente, incluida la amenaza rusa en forma de varios miles de vagones de ferrocarril, representantes del Centro de Estudios Estratégicos y de Política Exterior durante una conferencia de prensa para medios bielorrusos y extranjeros en marzo de este año.

Siguiendo la lógica de Sivitsky, resulta que el joven Lukashenko (Victor), que es el curador de la unidad de poder de Bielorrusia, está desinformando al más viejo. Solo queda recordar las famosas palabras de Taras Bulba: "Te di a luz, te mataré".

Entonces, ¿quién realmente está cambiando la situación en el país? ¿Y durante cuánto tiempo Minsk buscará a los instigadores e instigadores del odio étnico y no los verá bajo su nariz?
Ctrl entrar

Notó un error Resalta texto y presiona. Ctrl + Enter

48 comentarios
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe para registrarse.

Уже зарегистрированы? iniciar la sesión