Military Review

Puesto de avanzada indio de washington

6



La visita del jefe del gobierno indio a los Estados Unidos aseguró una asociación estratégica entre los dos países. El rápido acercamiento entre Delhi y Washington está dirigido principalmente contra China. Con la ayuda de India, el liderazgo estadounidense está tratando de detener la propagación de la influencia china y complicar la implementación de la estrategia One Belt - One Way.

Incidente de doble fondo

Las relaciones chino-indias difícilmente pueden llamarse ideales. En las décadas que han pasado desde la fundación de la República Popular China y la independencia de la India, ambos estados no han podido resolver las disputas fronterizas. En 1962, estalló un conflicto armado a gran escala entre Pekín y Delhi, y se reanudaron las escaramuzas en la frontera. Sin embargo, desde 1990-ies, la intensidad de la confrontación ha disminuido. Los países promovieron activamente la cooperación económica, con el resultado de que China se convirtió en el mayor socio comercial de la India. Las disputas territoriales también han avanzado. En 2005, Delhi finalmente reconoció al Tíbet como parte de China, Pekín hizo varias concesiones.

Tanto más inesperada fue la agravación actual de la situación. A fines de junio, las agencias de asuntos exteriores de la República Popular China y la India intercambiaron casi simultáneamente declaraciones enérgicas. Según el funcionario de Delhi, los trabajadores chinos han comenzado la construcción de una carretera en el paso Doka-La, donde se encuentran las fronteras de India, China y Bután. Al mismo tiempo, presuntamente violaron la línea fronteriza, como resultado de lo cual las fuerzas del ejército indio obligaron a los constructores a abandonar el área.

La parte china presentó su versión. Según ella, a principios de junio, los militares indios cruzaron ilegalmente la frontera y levantaron dos refugios. Después de repetidas advertencias, un destacamento del Ejército Popular de Liberación de China (EPL) demolió edificios, pero el ejército indio se negó a abandonar el territorio de otros. Según lo declarado por el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Gen Shuang, en 3 en julio, la propiedad del área en China fue asegurada por el acuerdo 1890 del año. En este sentido, Beijing hizo una presentación de Delhi y exigió que los militares se retiraran de inmediato. Sin embargo, todavía no es posible resolver el conflicto. China e India reunieron a varios miles de militares en el territorio en disputa.

Además del conflicto en sí, los eventos concomitantes llaman la atención sobre sí mismos, así como el momento en que estalló. Unos días antes del incidente, la revista estadounidense The Strategist (estratega) publicó un artículo en el que, sin ninguna evidencia seria, se afirma que el PLA hace todos los días (!) Ataques a través de la frontera y está metro por metro en el territorio indio. Durante la última década, dice la revista, India ha perdido casi 2 miles de kilómetros cuadrados de territorio. Por lo tanto, los autores aconsejan a Delhi "mostrar sus propios dientes".

El hecho de que la edición estadounidense esté interesada en las relaciones bilaterales entre China e India, no tiene nada de extraño. En la política de los Estados Unidos, Asia y el Pacífico, Delhi desempeña el papel de un aliado estratégico. Esto se debe a la importancia del objetivo: la contención de Beijing, en la que Washington ve al principal rival. El incidente en el Paso Doka-La, por lo tanto, es parte de la estrategia de llevar a China a sus conflictos.

Abrazos aliados

La participación de Washington en los eventos recientes no solo está indicada por la "preparación de artillería" en los medios estadounidenses. El incidente fue precedido por una visita del primer ministro de la India, Narendra Modi, a los Estados Unidos. Sus resultados han consolidado la convergencia de los dos países durante varios años. Aparentemente, la India recibió ciertas garantías, lo que le permitió hablar con el PRC de manera mucho más resuelta.

La esencia de estas garantías queda clara si nos fijamos en los resultados de la visita que tuvo lugar en 25 - 26 en junio. Modi tomó un nivel marcadamente alto. El jefe del gobierno indio se convirtió en el primer líder extranjero con quien Donald Trump tuvo una cena de trabajo en la Casa Blanca. Las salidas de los dos líderes a la prensa fueron acompañadas por sus fuertes abrazos, aunque es imposible decir que el presidente estadounidense es generoso con tales expresiones de sentimiento. Todos estos detalles pueden parecer insignificantes, pero en la diplomacia, a estas “tonterías” se les da una importancia bastante seria.

En la conferencia de prensa conjunta, Modi y Trump tampoco se limitaron a hacer cumplidos mutuos. "Las relaciones entre India y Estados Unidos nunca han sido más fuertes, nunca han sido mejores", dijo el jefe de la administración estadounidense. "Los intereses de la India son que Estados Unidos sea fuerte, próspero y exitoso", le dijo Modi. "Estoy convencido de que bajo su liderazgo, la asociación estratégica mutuamente beneficiosa de nuestros países ganará nueva fuerza y ​​alcanzará nuevas alturas".

La complacencia de Trump es comprensible. El actual liderazgo indio está tratando de complacer a todos los aliados en el extranjero. Así, el jefe de los Estados Unidos elogió públicamente a su colega por la política hacia Corea del Norte: en mayo, la India, el segundo socio comercial más grande de Corea del Norte, dejó de comerciar con ella. La excepción es el suministro de productos alimenticios y medicamentos a Pyongyang. Además, Delhi acordó comprar gas natural licuado de los Estados Unidos por 32 mil millones de dólares, lo cual es muy importante para la industria estadounidense de petróleo y gas que está explorando activamente los mercados mundiales.

Además de Trump, el Primer Ministro de la India mantuvo conversaciones con el Secretario de Estado Tillerson y el Jefe del Pentágono, Mattis. Esto no es sorprendente, dado que durante la visita, los temas de cooperación político-militar se discutieron activamente. Según la Casa Blanca, Estados Unidos considera que India es un socio clave en la industria de la defensa y está interesado en fortalecer el papel principal de Delhi en la región de Asia y el Pacífico. En apoyo de esta tesis, se firmó un contrato entre países para el suministro de drones Guardian a 22. Estos dispositivos están diseñados para vuelos sobre la superficie del mar, para rastrear buques de guerra y submarinos del enemigo.

Otro contrato estipula la venta a la India de un avión de transporte militar C-17 equipado con un sistema para eliminar contramedidas electrónicas. También firmó un acuerdo preliminar sobre la producción en la India del caza estadounidense F-16. Este acuerdo es difícil de llamar a cualquier cosa menos sensacional, porque Trump construyó su campaña electoral sobre los requisitos del regreso de la producción a los EE. UU. Esa hinchazón se convierte en la importancia atribuida a las autoridades estadounidenses de la India.

Estos contratos fueron posibles gracias al estado de un socio clave asignado por las autoridades estadounidenses en la India. Delhi ahora tiene los mismos derechos para recibir tecnología y equipos militares de los Estados Unidos, que solo los miembros de la OTAN e Israel tienen. Tal pacto tiene varias implicaciones. Primero, Washington saca a Rusia del mercado indio, anteriormente un proveedor casi monopolio. armas en esta direccion Como parte del programa de rearme, Delhi reemplaza los aviones y helicópteros rusos Tu-142, Il-76, Mi-26, Mi-35 con Apache, Chinook, Poseidon, Hercules, Mirage-2000 estadounidenses y franceses. y Rafale.

La represión se produce en el ámbito de la armada. Un acuerdo para vender las tres fragatas rusas de la India del proyecto 11356 (el almirante Istomin, el almirante Butakov y el almirante Kornilov) fracasó. Pero se está discutiendo la cuestión de la transferencia de uno de los portaaviones estadounidenses retirados pero operativos a las fuerzas navales indias. Este movimiento puede cambiar el equilibrio de poder en la región: ahora India, al igual que China, tiene dos portaaviones.

Esta es la segunda razón por la que Estados Unidos está interesado en una cooperación técnica y militar integral con Delhi. Washington está hablando abiertamente de convertir a India en un puesto de avanzada anti-chino. En este camino, los estadounidenses lograron resultados tangibles. El memorando concluido el año pasado permite a los Estados Unidos usar bases navales indias. Y en febrero de este año, Delhi proporcionó el puerto de Pipavav (Gujarat) para reparar los barcos del séptimo estadounidense flota. Anteriormente, los Estados Unidos tenían tales bases solo en Japón y Singapur.

La escala de ejercicios militares conjuntos se está expandiendo. Durante varios años seguidos, se llevaron a cabo las maniobras Malabar estadounidense-indio-japonés. Comenzaron de nuevo en 10 julio, convirtiéndose en el más ambicioso de todos los tiempos. Si agregamos a esto el acuerdo sobre el intercambio de información de inteligencia y sobre la lucha conjunta contra el terrorismo firmada en Washington, la imagen de la alianza entre los Estados Unidos y la India estará completa.

Tras recibir dicho apoyo, el funcionario de Delhi comenzó a aplicar una política más estricta hacia la República Popular China y Pakistán, a través de la cual se está construyendo el corredor económico chino-pakistaní, una parte integral del proyecto "One Belt - One Way". Hace unos meses, el nuevo jefe del Estado Mayor General de la India, Bipin Rawat, declaró abiertamente que Delhi se estaba preparando para la guerra en dos frentes, lo que claramente implicaba al mismo tiempo Pekín e Islamabad. A su vez, Narendra Modi anunció la asignación de miles de millones de dólares para la modernización del ejército 250.

"Cinturón" bajo ataque

La estrategia de "contención" de China no se limita a los preparativos militares. Se está trabajando activamente en el frente diplomático. El objetivo principal de la huelga es la iniciativa del PRC "One Belt - One Way". Si, al llegar al poder, el gobierno de Modi apoyó la creación del corredor económico de Bangladesh - China - India - Myanmar, y decidió unirse al Banco Asiático de Inversión en Infraestructura de Beijing, luego dieron un giro brusco. Las autoridades indias se opusieron a la colocación del corredor económico chino-pakistaní, ya que pasa por el norte de Cachemira, que en Delhi se considera parte de la India. El gesto demostrativo fue la negativa de Modi a participar en el foro "One Belt - One Way", celebrado en Beijing.

Pero lo principal es que Delhi está tratando de interceptar esta idea. Mayo 23 en la reunión anual del Banco Africano de Desarrollo Modi presentó un borrador del corredor marítimo de crecimiento asiático-africano. La iniciativa, apoyada por Japón, prevé la integración de los mercados asiáticos y africanos en el bloque económico. Este es un desafío directo para China, que durante casi una década ha sido el principal socio comercial y la principal fuente de inversión para el Continente Negro.

El liderazgo de la India claramente no deja de tener los consejos de otra persona que decidieron reanimar la idea del corredor de transporte Norte-Sur. El plan presentado desde 1990 está orientado al tránsito de mercancías desde puertos en la costa oeste de la India a través de Irán y el Cáucaso del Sur hacia Rusia y más hacia Europa. También se extrajeron otros proyectos de la tela, como la construcción del Ferrocarril Transasiático desde Dhaka (Bangladesh) a Estambul o la carretera India-Myanmar-Tailandia.

Bajo el liderazgo del gabinete, Modi Delhi se está desviando rápidamente hacia los Estados Unidos y los aliados de Washington. 4 - 6 Julio fue la visita del Primer Ministro de la India a Israel, la primera historia Relaciones de dos estados. Al mismo tiempo, Modi se negó a visitar la Autoridad Palestina, lo que equivale al apoyo de las autoridades israelíes en el conflicto palestino.

Las relaciones aliadas se construyen con Delhi y Tokio. El volumen de la inversión japonesa en la economía india casi se ha duplicado en el último año. Tokio no solo construye ferrocarriles de alta velocidad en la India y colabora con ella en el campo nuclear (el parlamento japonés ratificó un acuerdo sobre la exportación de tecnologías atómicas y equipos a principios de junio), sino que también participa en proyectos de desarrollo en las áreas fronterizas con China. La gran política dicta sus propias reglas ...

En los medios rusos, todavía hay evaluaciones de la India como un aliado de Moscú y uno de los "pilares" del orden mundial alternativo. Esto es una falacia. Los resultados de la reciente visita de Modi a Rusia no pueden compararse con los resultados de su viaje a los Estados Unidos. No debemos exagerar la finalización del procedimiento para que la India se una a la Organización de Cooperación de Shanghai. Sin ejercer ninguna influencia seria en los procesos regionales y especialmente globales, esta organización sirve a Delhi para demostrar el enfoque de múltiples vectores, que en realidad se está desvaneciendo.

En este sentido, vale la pena escuchar la opinión de los comunistas indios. La declaración del Politburó del Partido Comunista (Marxista) habla de la transformación de la India en un "aliado subordinado de los Estados Unidos", que abrió las fronteras a las corporaciones estadounidenses. Así, Delhi se convierte en un rehén de intereses ajenos. Este estado no puede salir bien para el país.
autor:
Fotos utilizadas:
http://www.militarytimes.com/articles/trump-and-modi-exchange-hugs-herald-stronger-us-india-ties
6 comentarios
Anuncio

Suscríbase a nuestro canal de Telegram, regularmente información adicional sobre la operación especial en Ucrania, una gran cantidad de información, videos, algo que no cae en el sitio: https://t.me/topwar_official

información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe login.
  1. Teberii
    Teberii 11 julio 2017 07: 15
    +2
    India busca apoyo donde puedan ayudar en la confrontación entre China y Rusia, en este caso no es un asistente.
  2. Vladimirvn
    Vladimirvn 11 julio 2017 09: 04
    +3
    En este mundo, cada uno es para sí mismo. Cada uno tiene su propia verdad y su propia justicia. Y no hay aliados permanentes, hay intereses permanentes.
  3. bratchanin3
    bratchanin3 11 julio 2017 12: 56
    +1
    Por tal ilegibilidad india, Estados Unidos los castigará. En la India, la sangre de los esclavos fluye, por lo que corren de maestro en maestro en el alma sin reconocer a este maestro.
  4. Holoy
    Holoy 11 julio 2017 23: 13
    0
    Pakistán tiene mejor ejército!
  5. vinipuh
    vinipuh 12 julio 2017 14: 11
    0
    El primer ministro indio ha estado recientemente en Israel.
    Es bueno establecer relaciones con un país tan grande. Pueden ayudar en la lucha contra los terroristas islámicos.
  6. Monster_Fat
    Monster_Fat 13 julio 2017 09: 18
    0
    Estados Unidos tiene fondos casi ilimitados para atraer a cualquiera a sí mismo: desde una palmadita amistosa en el hombro hasta infusiones en dólares casi ilimitadas (si realmente lo necesita) ... y no hay nada que decir sobre las armas ...