Military Review

Autopilot Wars

7



Piensa, si quieres, sobre dos hechos innegables. Primero, los Estados Unidos de hoy, de manera más o menos permanente, participan en hostilidades no en un país distante, sino en al menos siete. Segundo: a la gran mayoría de los estadounidenses no les importa.

Y no puedes decir que no nos importa porque no sabemos nada acerca de estas guerras. Sí, las autoridades guardan silencio sobre ciertos aspectos de las operaciones militares, o anuncian solo aquellos detalles que consideran convenientes para ellos mismos. Pero la información sobre lo que hacen las Fuerzas Armadas de los EE. UU. Y dónde están disponibles está fácilmente disponible, incluso si ha sido eclipsada por el flujo de tweets presidenciales en los últimos meses. Para aquellos que estén interesados, aquí están los comunicados de prensa emitidos por el Comando Central de los Estados Unidos en una semana reciente.

Septiembre 19 (http: //www.centcom.mil/MEDIA/PRESS-RELEASES/Press-Release-View/Article/1 ...): Continúan los ataques aéreos contra terroristas IG (prohibidos en la Federación Rusa. - SD) en Siria e Irak;

Septiembre 20 (http: //www.centcom.mil/MEDIA/PRESS-RELEASES/Press-Release-View/Article/1 ...): Continúan los ataques aéreos contra terroristas de IS en Siria e Irak;

Las fuerzas de seguridad iraquíes lanzan un ataque contra Havija (http: //www.centcom.mil/MEDIA/PRESS-RELEASES/Press-Release-View/Article/1 ...);
Septiembre 21 (http: //www.centcom.mil/MEDIA/PRESS-RELEASES/Press-Release-View/Article/1 ...): Continúan los ataques aéreos contra terroristas de IS en Siria e Irak;

Septiembre 22 (http: //www.centcom.mil/MEDIA/PRESS-RELEASES/Press-Release-View/Article/1 ...): Continúan los ataques aéreos contra terroristas de IS en Siria e Irak;

Septiembre 23 (http: //www.centcom.mil/MEDIA/PRESS-RELEASES/Press-Release-View/Article/1 ...): Continúan los ataques aéreos contra terroristas de IS en Siria e Irak;

Operación determinación inquebrantable: pérdida (http: //www.centcom.mil/MEDIA/PRESS-RELEASES/Press-Release-View/Article/1 ...);
Septiembre 25 (http: //www.centcom.mil/MEDIA/PRESS-RELEASES/Press-Release-View/Article/1 ...): Continúan los ataques aéreos contra terroristas de IS en Siria e Irak;

Septiembre 26 (http: //www.centcom.mil/MEDIA/PRESS-RELEASES/Press-Release-View/Article/1 ...): Continúan los ataques aéreos contra terroristas de IS en Siria e Irak.

Desde que Estados Unidos comenzó la guerra contra el terrorismo, se han derramado océanos de comunicados de prensa. Y esto es solo para semilla. Para actualizar las diversas campañas militares actuales de los EE. UU., Generales, almirantes y altos funcionarios de la defensa dan testimonio regularmente a los comités del Congreso o celebran reuniones informativas de prensa. Casi directamente desde el campo de batalla, los periodistas ofrecen. noticiasque complementan en detalles algo sobre las pérdidas de la población civil, por ejemplo, que las autoridades prefieren no divulgar. Los autores de los artículos editoriales y los "expertos" pagados por los canales de televisión y los programas de noticias por cable, incluido un grupo de oficiales militares retirados, dan su análisis. Les siguen libros y documentales que ofrecen una visión más amplia de las cosas.

Pero qué es lo que pasa. Nada de esto hace ninguna diferencia.

Al igual que los atascos de tráfico o las conversaciones telefónicas con los contestadores automáticos, la guerra se inscribe en la categoría de cosas que los estadounidenses pueden no aceptar, pero a las que se han acostumbrado. En América, el siglo XXI, la guerra no es algo especial.

Durante su mandato como ministro de defensa en 60, Robert McNanamar dijo una vez que la "mayor contribución" de la guerra de Vietnam podría ser la posibilidad de que Estados Unidos "haga la guerra sin la necesidad de incitar a la ira en la sociedad". Medio siglo después, sus sueños se hicieron realidad.

¿Por qué los estadounidenses muestran hoy tan poco interés en las guerras que se libran en su nombre? ¿Por qué no nos importa?
No hay respuesta a esta pregunta.

Pero lo intentaré. Aquí hay ocho explicaciones diferentes, pero cada una de las cuales se refuerzan, expuestas en orden desde cegadora y hasta más o menos especulativa.

Los estadounidenses no prestan atención a las guerras estadounidenses actuales porque:

1. El nivel de pérdidas estadounidenses es bajo. Usando sus combatientes secuaces y contratistas mercenarios, confiando fuertemente en AviaciónLos gerentes de las guerras estadounidenses controlaron el nivel de pérdidas. Durante todo 2017, por ejemplo, 11 soldados estadounidenses murieron en Afganistán, casi lo mismo que por un disparo. armas muere en Chicago en promedio por semana (https://www.dnainfo.com/chicago/2017-chicago-murders). Mientras tanto, en Afganistán, Irak y otros países donde Estados Unidos participa en las hostilidades, directa o indirectamente, muchas personas mueren o resultan heridas, que no son estadounidenses. El número de civiles iraquíes muertos este año se estima en más de 12 miles de personas (https://www.iraqbodycount.org/database/). Pero estas pérdidas para los Estados Unidos no tienen importancia política. No se tienen en cuenta, ya que no interfieren con la conducción de las operaciones militares.

Autopilot Wars2. Los costos reales de guerra de Washington no pueden ser calculados. En su famoso discurso, * el presidente Eisenhower dijo: "Cada arma producida, cada barco de guerra lanzado, cada misil lanzado, significa en última instancia un robo de aquellos que están desnutridos y hambrientos, que se están congelando y no están vestidos". Los dólares que se gastaron en armamentos, insistió Eisenhower, se transfirieron directamente a escuelas, hospitales, hogares, autopistas y centrales eléctricas no construidas. "Esta no es en absoluto una forma de vida en ningún sentido de la palabra", continuó. "La humanidad está colgada en la cruz de hierro". Durante más de seis décadas, los estadounidenses se han acostumbrado a estar en esta cruz de hierro. De hecho, muchos lo ven como una bendición, una fuente de ganancias corporativas, empleos y, por supuesto, contribuciones a la campaña electoral. Por lo tanto, apartan sus ojos de nuestras guerras sin fin. Los dólares gastados en nuestros conflictos después de 11 septiembre ascenderán a muchos billones (http://watson.brown.edu/costsofwar/). Imagínese si estas cantidades se invirtieran en la infraestructura obsoleta (https://www.infrastructurereportcard.org/) del país. Pero simplemente no espere que los líderes del congreso y otros políticos marquen una conexión tan lógica.

3. En temas relacionados con la guerra, los ciudadanos estadounidenses "entraron en negación". Los estadounidenses ya han definido su obligación de "apoyar a las tropas" en las formas más directas, en el entendimiento de que el apoyo anterior no está conectado con ninguna víctima de su parte. Los miembros del Congreso alientan esta apatía cívica, a la vez que se aíslan de cualquier responsabilidad. En la práctica, los ciudadanos y sus representantes en Washington están de acuerdo en una cosa: "apoyar a las tropas" significa colocar la responsabilidad en los hombros del comandante en jefe. Pero al mismo tiempo, los estadounidenses no se preguntan si el sentido más pequeño es lo que están haciendo las tropas. Bebiendo una cerveza, aplaudimos a los que usan uniformes militares, y los hacemos a los que se niegan a participar en los rituales patrióticos obligatorios. Lo que no hacemos no es exigir algo que incluso se parezca remotamente a la responsabilidad genuina.

4. El terrorismo aviva cada vez más. Si bien el terrorismo internacional no es un problema trivial (y no fue una década antes del 11 de septiembre), ni siquiera tuvo una importancia cercana a lo que podría llamarse una amenaza existencial para los Estados Unidos. De hecho, otras amenazas, como el cambio climático, representan una amenaza significativamente mayor para el bienestar de los estadounidenses. ¿Está preocupado por los riesgos de seguridad de sus hijos y nietos? Así que la epidemia de opioides es una amenaza infinitamente mayor que el "radicalismo islámico". Pero cuando, bajo la etiqueta "guerra contra el terror", venden un conjunto de bienes necesarios para "preservar la seguridad de Estados Unidos", es fácil convencer a los ciudadanos comunes de la necesidad de difundir las fuerzas armadas estadounidenses en todo el mundo islámico y llevar a cabo atentados con bombas contra quienes fueron nombrados villanos. Ponerlo en duda es como dudar de que Dios le dio la Tabla del Pacto a Moisés.

5. La charla desplaza la esencia. Cuando se trata de política exterior, el discurso público de los Estados Unidos se vuelve vacío, sin vida y sin pensarlo repetitivo. William Safire, del New York Times, una vez describió la retórica política estadounidense como un BLOG (Hermandad de la gente y la paternidad de Dios). Y pregunte a cualquier político, un republicano o un demócrata, sobre el papel de los Estados Unidos en el mundo y recibirá el EESPCD (el único SuperHard con derecho a distribuir la libertad y la democracia). Se presentan términos como "liderazgo" e "insustituible", así como advertencias sobre los peligros del "aislacionismo" y el "apaciguamiento" con sugerencias del "Acuerdo de Munich". Quien ha tomado una postura tan presuntuosamente pomposa no necesita profundizar demasiado en las verdaderas causas y objetivos de las guerras estadounidenses, pasadas o presentes. No es necesario evaluar la probabilidad de una finalización exitosa de las guerras actuales. El fanatismo derrocó el pensamiento.

6. Además, estamos muy ocupados. Considere esto como un corolario del número de artículo 5. Incluso si hay figuras como William Fulbright ** en la arena política estadounidense, que advirtieron sobre el peligro de la militarización de la política estadounidense, los estadounidenses no pueden percibirlos. Al final resultó que, la respuesta a los requisitos de la Era de la Información no contribuye a la reflexión profunda. Vivimos en una era tal (como se nos dice), cuando tener una enorme cantidad de tareas se ha convertido en un tipo de deber, y un horario sobrecargado es un deber. El alcance de nuestra atención se reduce, y con ello el horizonte temporal. Los problemas que resolvemos surgieron hace apenas unas horas o minutos. Y olvidado más tarde al mismo tiempo. Serán eclipsados ​​por otros que absorban nuestra atención de manera inmediata y completa. Como resultado, cada vez menos estadounidenses, aquellos que no saquean en Facebook o Twitter, tienen el tiempo o la inclinación para hacer tales preguntas: "¿Cuándo terminará la guerra en Afganistán?", "¿Por qué duran los años 16?", "Por qué" son los mejores en historias Las fuerzas armadas "no pueden ganar?", "¿Es posible empaquetar una respuesta seria a una pregunta seria en caracteres 140 o segundos de televisión 30?". ¿No hay suficientes caracteres 140 y segundos de TV 30? Entonces eres estúpido. Bueno, lento, entonces no esperes que alguien preste atención a lo que dices.

7. Y en general, el próximo presidente nos salvará. A intervalos regulares, los estadounidenses se permiten que si colocamos a la persona adecuada en la Casa Blanca, todo estará bien. Los políticos ambiciosos responden rápidamente a estas expectativas.
Los candidatos presidenciales están luchando para diferenciarse de sus competidores, pero todos ellos de una u otra forma se ofrecen para deshacerse de la carga de los viejos errores: hacer que Estados Unidos vuelva a ser grande. Y los presidentes no son dioses en absoluto, sino mortales viciosos. Ignoran el historial histórico del país y sus promesas: solo esos datos, que ya están rotos. Y los estadounidenses, sobre todo los periodistas, pretenden tomárselo todo en serio. Las campañas electorales son cada vez más largas, más caras y menos significativas. Uno podría pensar que la elección de Donald Trump reduciría las expectativas de que los presidentes corrijan todo. En cambio, especialmente en el campo antitump, el deseo de deshacerse del propio Trump (¡colusión! ¡Corrupción! ¡Obstrucción de la justicia! ¡Impugnación!) Se ha convertido en un imperativo unificador. A nadie le importa restablecer el equilibrio de poder, que los padres fundadores una vez se preocuparon por. La amarga ironía es que una vez Trump criticó las guerras interminables, y ahora las entregó por completo a los generales, que no tienen idea de cómo detener estas guerras.

8. Nuestras fuerzas armadas "culturales y progresistas" recibieron inmunidad contra las críticas. De vuelta en 90, el establecimiento militar de los Estados Unidos pertenecía a los degenerados. ¿Quién puede olvidar toda esta controversia sobre los homosexuales en el ejército durante la época de Bill Clinton? Todo ha terminado hace tiempo. En un respeto "cultural", las fuerzas armadas se movieron hacia la izquierda. Hoy, las Fuerzas Armadas de los EE. UU. Están saliendo de su piel para apretar la máscara de la tolerancia y la devoción a las ideas de igualdad en cuestiones de raza, sexo y sexo. Por lo tanto, cuando el presidente Trump anunció con Tweete su desacuerdo con la presencia de personas transgénero en el ejército, los líderes de los tipos y ramas de las fuerzas armadas estaban en desacuerdo cortés pero firmemente con su Comandante Supremo. La disposición militar para "absorber la diversidad" les ayuda a aislarse de las críticas. En pocas palabras, aquellos críticos que previamente pudieron haber crucificado a los militares por su incapacidad para llevar las guerras actuales a una conclusión exitosa simplemente no "abren fuego". La liberación de mujeres cadetes de la escuela de guardabosques o la admisión de mujeres a la gestión de operaciones marciales compensa la incapacidad de las fuerzas armadas para ganar.

La indiferencia colectiva a la guerra se ha convertido en el emblema de la América moderna. Pero no espere que su vecino o los editores del New York Times pierdan el sueño debido a esto. De hecho, incluso para notar esta indiferencia, se requiere que ellos, y nosotros, no debamos ser indiferentes.

* Extractos del discurso de D. Eisenhower "Chance for Peace" Abril 16 1953, traducido por S. Dukhanov
** James William Fulbright (ing. James William Fulbright; 9 Abril 1905 - Febrero 9 1995) - Senador de los EE. UU. Fundador del Programa Fulbright. En 1942, fue elegido para el Congreso de los Estados Unidos. En 1944, se convirtió en senador. En 1949, es miembro del Comité Senatorial de Relaciones Exteriores. De 1959 a 1974, el año fue el presidente de esta comisión. Votado para enviar tropas a Vietnam
autor:
Originador:
https://vpk-news.ru/node/39392
7 comentarios
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe para registrarse.

Уже зарегистрированы? iniciar la sesión

  1. rotmistr60
    rotmistr60 22 de octubre 2017 07: 15 nuevo
    +3
    Continuos ataques aéreos contra terroristas de ISIS en Siria e Irak

    Cuando el estadounidense escucha todos los días (lee) "continuó ... continuó", naturalmente, se vuelve mundano y deja de causar interés y emociones. Pero hasta que su pariente (hijo, esposo) murió allí.
    Nuestras fuerzas armadas "culturales y progresistas" recibieron inmunidad de la crítica

    Y no solo las Fuerzas Armadas de los EE. UU., Sino también cualquier acción de los EE. UU. En el escenario mundial. Y la impunidad provoca un deseo aún mayor de "exclusividad".
  2. Hurricane70
    Hurricane70 22 de octubre 2017 08: 04 nuevo
    +1
    Como dice el refrán: ¡la impunidad da lugar a la anarquía! ¡Qué puñado que gobierna América, higos en leyes internacionales, acuerdos, tratados, vimos en Yugoslavia e Irak!
  3. igordok
    igordok 22 de octubre 2017 08: 36 nuevo
    0
    ¿Por qué en la foto del título, la tercera bandera, en contraste con las banderas de Estados Unidos e Irak, en un caso?
    1. Monster_Fat
      Monster_Fat 22 de octubre 2017 11: 27 nuevo
      0
      Esta es la bandera de ISIS (Prohibido en la Federación de Rusia) .....
  4. Monster_Fat
    Monster_Fat 22 de octubre 2017 08: 40 nuevo
    +4
    Un montón de "Bukovokf" ... y para ser honesto, a nadie le importan los estadounidenses que no le conciernen personalmente. Esta es una nación de los egoístas más salvajes, últimamente todo solo ha empeorado: ni siquiera ven sus noticias internas, excepto las noticias sobre su béisbol, baloncesto, clima, crimen, la situación en las carreteras y las ventas favoritas, todo lo demás que no tienen interesante.... triste
  5. Winnie76
    Winnie76 22 de octubre 2017 11: 09 nuevo
    0
    Leí un pequeño libro interesante aquí: "Cool America" ​​- la conclusión de los kapets a este país. Tal vez no en el futuro cercano, pero seguro que después de una generación. A quién le importa http://www.e-reading.club/bookreader.php/1000432/
    Dimiev _-_ Klassnaya_Amerika.html
  6. raw174
    raw174 24 de octubre 2017 07: 26 nuevo
    +2
    Ciertamente no soy economista, pero me parece que estas acciones militares van a mantener la economía y el dólar ...
    Como argumento, la economía y la moneda deben estar respaldadas por algo, a saber, el oro o la fuerza. El oro en los Estados Unidos no es tanto (no satisface las necesidades), necesita la influencia del poder. Para mantener esta influencia, es necesario escalonar al mundo y luchar en todas partes, manteniendo bajo control las cabezas de puente estratégicas en todo el mundo ...