Fusil automatico CB-52 (España)

En 1951, el armero español, el teniente coronel Joaquín de la Calsada-Bayo, junto con sus colegas del arsenal de La Coruña, desarrollaron dos variantes del avanzado fusil automático Fusil Asalto CB-51. Pronto, los nuevos rifles pasaron las pruebas, cuyo resultado principal fueron recomendaciones para mejorar aún más los proyectos. El desarrollo de la línea automática. armas Pronto condujo a la aparición del proyecto CB-52 y un cartucho completamente nuevo, diseñado específicamente para este rifle.


La aparición del rifle CB-51 fue precedida por un programa lo suficientemente largo para estudiar el cartucho intermedio alemán 7,92x33 mm Kurz. El ejército español ha mostrado interés en esta munición, y también inició el desarrollo de sus propias armas al usarla. Se ofrecieron diferentes versiones de armas, y una de ellas fue un rifle automático del diseñador H. De La Calzada-Bayo llamado CB-51. En cierta medida se parecía a los diseños alemanes existentes, aunque tenía diferencias notables.


Rifle piloto CB-52, vista izquierda


La primera versión del rifle Fusil Asalto CB-51 se diseñó para el cartucho Kurtz 7,92x33. Además, pronto apareció una nueva modificación de esta arma, que consistía en utilizar la munición 7,92x40 mm de su propio diseño español. Ambos rifles se basaron en ideas comunes, pero diferentes municiones llevaron a algunas discrepancias en el diseño, principalmente relacionadas con el tamaño del cartucho.

En el 1951-52, se probaron dos variantes del rifle CB-51, durante el cual mostraron características ambiguas. Algunos de los parámetros podrían cumplir los requisitos, mientras que otros fueron insuficientes. En particular, dejó mucho que desear rango de fuego efectivo. Incluso con el cartucho “largo” 7,92х40 mm, que se distinguió por un mayor peso de pólvora, el rifle no pudo golpear objetivos a una distancia de 1 km, como quería el cliente. Por lo tanto, ambos rifles automáticos CB-51 no tenían ningún interés para el ejército español y no tenían ninguna posibilidad de ponerse en servicio.

Teniendo en cuenta las deficiencias identificadas de las armas de su propio diseño y los deseos de los militares, el teniente coronel H. De La Calzada-Bayo volvió al trabajo de diseño. De acuerdo con los resultados del estudio de las oportunidades disponibles, el diseñador llegó a la conclusión de que era necesario utilizar un cartucho completamente nuevo que pueda mostrar el cumplimiento de los requisitos. Los principales aspectos de las armas para tales municiones, sin embargo, podrían permanecer sin cambios. En este caso, el rifle debería haberse finalizado de cierta manera para obtener algunas ventajas sobre sus antecesores.

Los cartuchos disponibles 7,92x33 mm y 7,92x40 mm diferían en una caja de cartuchos insuficientemente grande en la que no se podía colocar la carga de polvo deseada. Además, el tamaño de tales municiones impuso restricciones en la longitud y la masa de la bala. Para su próximo rifle, H. De La Calzada-Bayo decidió desarrollar un cartucho completamente nuevo, caracterizado por las características requeridas. Sin embargo, al mismo tiempo, dicho producto se basaba en algunos desarrollos de los cartuchos existentes.

El cartucho, denominado CB-52 o "Tipo 52", recibió un manguito de botella sin brida con una longitud de 51 mm. Si ciertos motivos asumen que la caja del cartucho para el cartucho español fue un elemento reelaborado de la munición alemana 7,92x57 mm. En particular, los diámetros exteriores de las dos mangas coincidieron con una precisión de varias centésimas de milímetro. Se propuso colocar una bala puntiaguda con un diámetro de 8,17 mm y una longitud de 30 mm en una caja de funda. Para las características de la bisagra y el combate, el cartucho resultante 7,92x51 mm CB-52 debería haber ocupado una posición intermedia entre el 7,92x57 mm alemán y el 7,92x40 español mm.

El cartucho 7,92x51 mm CB-52 se diferenció del producto 7,92x57 mm existente en tamaños más pequeños y características reducidas, lo que, en teoría, hizo posible atribuirlo a una clase intermedia. Sin embargo, los autores del proyecto han designado su nuevo cartucho como rifle.

Experiencia probando dos rifles arr. El 1951 del año mostró que el diseño de armas existente, en general, cumple con los requisitos y, por lo tanto, no necesita ser alterado radicalmente. Como resultado, al crear un nuevo rifle CB-52, fue necesario modificar las unidades existentes para un nuevo cartucho más grande, así como cambiar algunos detalles. El resto de los dos modelos "Fuzil asalto" podrían ser idénticos.


Cartucho de dibujo "Tipo 52"


El diseño de las muestras anteriores se guardó en el nuevo proyecto. Todas las partes principales deben colocarse en un receptor desmontable. El cañón y el tubo del pistón de gas estaban fijos en la parte delantera, había un cargador en la parte inferior y la parte trasera estaba diseñada para instalar un extremo de madera. Los resultados de las pruebas de los rifles CB-51 permitieron descartar algunas de las piezas, pero el nuevo cartucho exigía que se introdujeran otros dispositivos.

El nuevo proyecto de armas, que fue un desarrollo del anterior, recibió la designación Fusil Asalto CB-52 - “Rifle de asalto Calsada Bayo arr. 1952. ”Dado que este proyecto creó solo una arma, no hay riesgo de confusión.

La caja del cañón del rifle CB-52, como antes, consistía en dos partes grandes. La unidad superior era un dispositivo en forma de caja para montar el barril, el motor de gas y la compuerta. También en su parte inferior delantera había un gran receptor de una tienda con un eje corto. Con la ayuda de pasadores transversales con la parte superior del receptor sujeta más abajo. Ella sirvió como la carcasa del mecanismo de disparo. Además, su parte trasera alta era la tapa del receptor y tenía accesorios para montar la culata.

El nuevo rifle automático recibió un calibre de cañón de rifle relativamente largo 7,92 mm con cámara para mangas 51 mm. El cañón fue equipado nuevamente con aletas en la recámara. Cerca del hocico estaba el cuerpo de la cámara de gas con los canales internos necesarios. El proyecto de innovación CB-52 era un gran freno de boca cónico con un conjunto de ranuras transversales en la parte superior. Es curioso que el nuevo rifle no estuviera equipado con una cubierta de cañón tubular. Al mismo tiempo, ella también perdió su antebrazo, que protegía las manos del tirador del cañón y la carcasa con calefacción.

Directamente sobre el cañón se colocó un tubo de pistón de gas, facilitado por los valles en la superficie exterior. Según los informes, se usó un pistón de larga duración, que se conectó a la parte superior del soporte del perno. Así, el rifle utilizó el principio de carrera larga.

Dentro de la parte superior del receptor había un portador de pernos con todos los dispositivos requeridos. Delante de su perno fijo y pistón de gas, detrás de los cuales había dispositivos para comunicarse con una manija de amartillado separada. En el nuevo proyecto, el asa se conectó a la placa de la cubierta moviéndose en la ranura del receptor y protegiendo al receptor de la suciedad. Rifle anterior arr. 1951 no tenía tal protección.

Los detalles exactos sobre el diseño de la puerta no están disponibles. Las fotografías disponibles sugieren que el obturador no estaba equipado con lengüetas radiales para bloquearlo girándolo. Por lo tanto, el cañón y el perno se pueden conectar sesgando este último o por otros medios correspondientes a las características del arma y el cartucho. Dentro de la puerta había un canal para un baterista accionado por resorte controlado por un gatillo.

Directamente detrás de la puerta había un muelle de retorno. Cabe señalar que la apariencia característica de los rifles de Joaquín de la Calzada-Baya es la razón de las suposiciones sobre el préstamo de ideas de los proyectos alemanes de "rifles de asalto". En este caso, sin embargo, algunos problemas de diseño se resolvieron de una manera diferente. En particular, el resorte de retorno se pudo colocar completamente en el receptor, sin colocarlo en el extremo.


Ver en el lado derecho del rifle.


Rifle automático USM arr. 1952 se basó en agregados de productos anteriores, pero tenía algunas diferencias. Se propuso controlar el fuego con la ayuda de un disparador colocado en la pared posterior del receptor. Los mecanismos de bloqueo o la elección del modo de disparo todavía se llevaron a cabo utilizando una bandera rodante. Al mismo tiempo, se transfirió de la pared izquierda de la caja a la derecha y se hizo avanzar notablemente. Debajo de la bandera desplazada se instaló una nueva placa circular con etiquetas. La casilla de verificación, en función de su posición, garantiza el bloqueo de los mecanismos, el disparo único o las ráfagas de fuego.

El sistema de municiones se basó en almacenes desmontables con capacidad de munición 30. Se les ofreció colocarlos en el eje receptor debajo del receptor. En su lugar, la tienda se fijó con la parada delantera y el pestillo trasero. La manga vacía fue lanzada hacia arriba con el puré. La ventana para la expulsión de mangas se cubrió con una tapa con resorte. Durante el disparo, ella se recostaba, mientras que en la posición de transporte tenía que cerrar y proteger el arma de la contaminación.

Rifle Fusil Asalto CB-52 recibió vistas actualizadas. El cuerpo de la cámara de gas ahora servía de base para la instalación de una mira delantera móvil, colocada dentro de la protección en forma de U. En la parte central de la parte superior del receptor se abrió la vista mecánica con la capacidad de ajustar el rango y la enmienda al viento.

El arma actualizada, en general, retuvo la ergonomía de los modelos anteriores. En la pared trasera del receptor había una parte sobresaliente para montar la culata del rifle de madera. Sostener el arma que se propuso para el cuello de la culata, equipado con una protuberancia de pistola. Fue la forma del tope la que causó la ubicación del gatillo y su protector. A diferencia de la base CB-51, el nuevo rifle CB-52 no tenía un vástago. Aparentemente, los armeros propusieron sostener el arma para la tienda y el frente del receptor.

En el curso del desarrollo del proyecto original, los armeros decidieron abandonar la bayoneta. Los rifles CB-51 podrían estar equipados con una cuchilla montada en el hocico del cañón y el influjo debajo del cuerpo de la cámara de gas. El nuevo producto CB-52 ha recibido un nuevo freno de boca grande, que excluye la instalación de la bayoneta. En este sentido, la parte inferior de la carcasa del motor de gas se hizo lisa, sin proyecciones.

Se sabe que en 1952, el arsenal de La Coruña produjo varios rifles automáticos CB-52 experimentados. Además, la planta estatal de cartuchos en Palencia recibió un pedido para la producción de un lote de cartuchos originales 7,92x51 mm "Tipo 52". Todos estos productos fueron entregados a la fábrica y pruebas estatales. Lamentablemente, no hay información detallada sobre las inspecciones realizadas por el arsenal del fabricante y el ejército. Sin embargo, el resultado del proyecto es conocido: el rifle no recibió recomendaciones para su adopción.

Hay razones para creer que el rifle mejorado, creado sobre la base de no ser los predecesores más exitosos, todavía tuvo la oportunidad de mostrarse en el mejor rango. En particular, el cartucho reforzado permitió obtener las características de disparo deseadas, como el alcance efectivo del fuego. La presencia de varios modos de fuego incrementó el potencial de combate, permitiendo resolver todas las tareas existentes.


El cartucho de recuerdo 7,92x51 mm CB-52, lanzado en 2010 en la parte del 1-Congreso de coleccionistas de armas españoles. Para los participantes del evento, se lanzó 40 de dichos productos.


Al mismo tiempo, el rifle CB-52 podría tener algunas deficiencias técnicas, tecnológicas u operativas que podrían afectar el resultado del proyecto. Sin embargo, se puede suponer que el arma no cayó en el ejército no por sus defectos, sino por las decisiones de principio del comando. A principios de los años cincuenta del siglo pasado, los comandantes españoles trabajaron en planes para la modernización de las fuerzas armadas, y el rifle de H. de la Calzada-Bayo podría no corresponder a las decisiones tomadas.

En la primera mitad de los años cincuenta, los armeros de los Estados Unidos desarrollaron un nuevo cartucho de rifle 7,62x51 mm T65. En 1954, fue adoptado por el ejército estadounidense y recomendado para su uso como munición estándar de las fuerzas armadas de los países de la OTAN. La promoción de este cartucho dentro de la Alianza ha llevado a algunas consecuencias específicas en el contexto de una serie de proyectos de armas pequeñas.

Bajo la presión del liderazgo de la OTAN y del lado estadounidense, el comando español decidió adoptar un nuevo cartucho de rifle de desarrollo extranjero. Al mismo tiempo, el producto CB-7,92 mm 51x52 se abandonó. Las consecuencias de tal decisión fueron obvias. Los diseñadores españoles deben abandonar parte de los proyectos existentes o volver a trabajar con el nuevo cartucho T65.

Aparentemente, el fusil Fusil Asalto CB-52 fue la "víctima" de tales circunstancias y decisiones del comando. En su forma original, no correspondía a los planes de los líderes militares y, por lo tanto, no era de interés para el ejército. La situación podría rectificarse con la ayuda de un proyecto actualizado que involucra el uso del cartucho NATO 7,62x91 mm.

Algunas fuentes mencionan el diseño del CB-52 actualizado para el cartucho estadounidense. Sin embargo, no hay información sobre la finalización de dicho trabajo. Aparentemente, un proyecto similar, si se desarrolló, ni siquiera llegó a la etapa de prueba. Además, durante este período, la industria española trabajó en nuevos proyectos de armas pequeñas que tenían ciertas ventajas sobre CB-52. Un rifle del arsenal de A Coruña tendría que enfrentar una seria competencia que impide el flujo de tropas.

Por una razón u otra, el comando no comenzó a adoptar el rifle CB-52 y ordenó su producción en masa. Después de unos años, el rearme del ejército comenzó a usar otras armas. Los militares prefirieron comprar diseños modernos desarrollados por los diseñadores del centro CETME.

Se fabricaron varios rifles de prueba CB-52 para su uso en pruebas. Después de completar los controles y el rechazo por parte del cliente principal, la mayoría de estos productos aparentemente fueron eliminados. Por el momento, solo se conoce un rifle superviviente de este tipo. Ahora este producto está almacenado en el museo de historia militar del Museo Histórico Militar de A Coruña (La Coruña). Además del único CB-52 sobreviviente, hay dos prototipos de CB-51 en las salas de almacenamiento de esta organización, uno para cada cartucho.

El Teniente Coronel Joaquín De La Calzada Bayo hizo una gran contribución al desarrollo de armas pequeñas modernas en España. Participó en el desarrollo de varias ametralladoras, rifles, cartuchos, etc. Sin embargo, no todas sus creaciones tuvieron éxito en términos de comercio y explotación. Sin embargo, sin tales éxitos, los fusiles Calzada Bayo representan una gran técnica y histórico interesar.


En los materiales de los sitios:
http://forgottenweapons.com/
http://claus.espeholt.dk/
http://modernfirearms.net/
http://municion.org/
http://karelmilitary.livejournal.com/
autor:
Fotos utilizadas:
Forgottenweapons.com, Municion.org
Ctrl enter

Notó un error Resalta texto y presiona. Ctrl + Enter

2 comentarios
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe para registrarse.

Уже зарегистрированы? iniciar la sesión

  1. 32363 8 noviembre 2017 15: 06 nuevo
    • 1
    • 0
    +1
    otro inconveniente
  2. Gato de mar 9 Mayo 2018 01: 43 nuevo
    • 1
    • 0
    +1
    Allí, en general, todo "huele" a Stg44, y si recuerdas el Setme español, a cualquiera. cualquiera que esté un poco interesado en las armas es comprensible de dónde crecen las "orejas".