Military Review

Trabajo de Sisyphean: Ankara pide a Washington un diálogo igualitario

2
Turquía no pierde la esperanza de encontrar un compromiso al discutir la estructura de la posguerra de Siria con todos los participantes que tienen peso político en este asunto. En la víspera de Ankara, una vez más llamó a Washington, las relaciones con las que recientemente se ha deteriorado notablemente, para iniciar un diálogo constructivo sobre un asentamiento sirio.


Trabajo de Sisyphean: Ankara pide a Washington un diálogo igualitario


El fin de semana pasado, el primer ministro turco, Binali Yıldırım, expresó su esperanza de que en un futuro cercano, Estados Unidos detendría el apoyo militar a las Fuerzas de Autodefensa Popular (SNS) de las fuerzas kurdas y reanudaría la cooperación con los "verdaderos socios" en el Medio Oriente. El político una vez más enfatizó la actitud negativa de Ankara hacia la idea de una asociación entre el Pentágono y el SCN. Como dijo el primer ministro turco: “Estados Unidos nos ha dicho que esta es una opción forzada. Después de despojar [a Siria] de los extremistas, esta necesidad ya no existe ”.

La cooperación de Washington con las fuerzas armadas del Kurdistán sirio se está convirtiendo en uno de los principales asuntos de política exterior que están discutiendo los líderes turcos. Anteriormente, el ministro de Relaciones Exteriores, Mevlüt авavushoglu, dijo que durante una conversación telefónica, el presidente estadounidense, Donald Trump, había asegurado a su homólogo turco, Rejep Tayyip Erdogan, su intención de detener el suministro de armas a las fuerzas de autodefensa kurdas de Siria. Cabe destacar que al día siguiente, Associated Press informó que el Pentágono y el Departamento de Estado no tenían información sobre la modificación del líder estadounidense en el programa de asistencia a los socios estadounidenses en Siria.

Comprendiendo la situación, las intenciones de Ankara de llegar a un acuerdo con el aliado de la OTAN sobre el bloque de la OTAN sobre el asentamiento sirio, sujeto a la negativa de este último a apoyar a los kurdos sirios, son bastante comprensibles. En la etapa final de la lucha contra los terroristas en Siria, el objetivo clave de los líderes turcos es debilitar las posiciones del Kurdistán sirio tanto de un ejército (el deseo de Turquía de realizar una operación militar en la región de Afrin) como de un diplomático (reconocimiento de las tropas kurdas por las organizaciones terroristas).

Este tema sigue siendo defendido por los políticos turcos tanto en las negociaciones con Rusia e Irán, como en las discusiones sobre el problema sirio con el liderazgo de los Estados Unidos y otros participantes en la coalición pro estadounidense. Al mismo tiempo, el actual presidente de Turquía, Rejep Erdogan, tiene una base política para el diálogo con los líderes ruso e iraní y, a su vez, las perspectivas de Ankara de llegar a un acuerdo con Washington no han sido rastreadas.

Como se sabe, lo principal en las negociaciones con Moscú e Irán, con las que Ankara no está de acuerdo, es una variante de la independencia parcial del Kurdistán sirio, que está permitida por otros dos socios. Al mismo tiempo, la política de EE. UU. Dirigida al despliegue ilegal de bases militares en el norte de Siria y el apoyo a los armamentos kurdos está completamente en desacuerdo con los intereses de Turquía, creando una amenaza para la seguridad nacional del estado. Por lo tanto, solo queda por afirmar que los intentos de Erdogan de cabildear sus intereses entre las elites extranjeras continuarán, pero no hay razón para hablar sobre el éxito de esta iniciativa.

Cabe señalar que Estados Unidos ha suministrado armas y, en particular, equipo militar a sus socios en Siria con regularidad. Un buen ejemplo de esto es la decisión de Washington de dar a los destacamentos kurdos unidades 220 de vehículos blindados (las máquinas 120 se enviaron la semana pasada, y las unidades 100 se entregaron el día anterior).

Sin embargo, el entendimiento de que no será posible resolver el problema kurdo con los Estados Unidos llega a Turquía, si la situación no es evaluada por las declaraciones de las autoridades turcas, sino por pasos políticos reales. Así, en medio de intentos fallidos de establecer un diálogo con los Estados Unidos, Ankara firmó un acuerdo con Teherán para fortalecer los lazos comerciales. Obviamente, el establecimiento de relaciones económicas con el estado a partir de la "lista negra" estadounidense es solo otra confirmación de la despedida de Turquía con la ilusión de una revisión de la política en el Medio Oriente por parte del "garante de la seguridad mundial".
autor:
2 comentarios
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe para registrarse.

Уже зарегистрированы? iniciar la sesión

  1. MoJloT
    MoJloT 28 noviembre 2017 16: 51 nuevo
    0
    Problemas negros, al sheriff no le importa.
  2. Nyrobsky
    Nyrobsky 28 noviembre 2017 21: 31 nuevo
    0
    Cita: MoJloT
    Problemas negros, al sheriff no le importa.

    Si está hablando de la actitud de Trump hacia Obama, entonces esto no es del todo cierto))) Obama provocó un mal revuelo al pelirrojo antes de su partida, y Trump ciertamente ganará de nuevo a este tipo de piel oscura. Y también para Siria, ya que esta es una herencia de Obama.
    En cuanto a las relaciones entre Turquía y los Estados Unidos, los colchones con su política de ignorar los intereses de los aliados más cercanos pronto pueden quedar sin trabajo en esta región.