Military Review

Como Estados Unidos no le dio a la URSS para unirse a la OTAN

12
En abril, la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN, también conocida como Alianza del Atlántico Norte) fue fundada por 1949. Durante muchos años, esta estructura político-militar se convirtió en el principal bloque militar que se oponía a la URSS y luego a la Rusia post-soviética. Para contrarrestar las amenazas del agresivo bloque de la OTAN, como se llamó a la Alianza del Atlántico Norte en la época soviética, se construyeron estrategias defensivas soviéticas y rusas. Los ejércitos de los países de la OTAN siempre han sido estudiados entre los posibles adversarios. Pero la relación entre la OTAN y la URSS no fue tan clara. Interesante, pero en diferentes periodos de su historias La Unión Soviética más de una vez estuvo "en equilibrio" de unirse a la alianza del Atlántico Norte.


Como Estados Unidos no le dio a la URSS para unirse a la OTAN


Posteriormente, Anders Fogh Rasmussen argumentó que la OTAN fue creada para contrarrestar la agresión soviética en Europa. El período de la posguerra fue, efectivamente, la época de la expansión real de la Unión Soviética y el modelo socialista en la Europa posterior a Hitler. Al mismo tiempo, toda una serie de países de Europa oriental y central han caído completamente en la órbita de la influencia soviética: Polonia, Hungría, Checoslovaquia, Rumania, Bulgaria, Yugoslavia y Albania. La segunda mitad de 1940 fue la guerra civil en Grecia, donde la llegada al poder del fuerte movimiento comunista también fue bastante real. En estas condiciones, Occidente, que tenía un miedo mortal a la amenaza soviética, comenzó a formar un bloque de la OTAN.

Inicialmente, la OTAN incluía países 12: Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, Canadá, Islandia, Dinamarca, Noruega, Bélgica, Países Bajos, Luxemburgo, Italia y Portugal. El decimotercero en esta lista podría ser ... la Unión Soviética. Al menos, esta posibilidad fue discutida por representantes de alto rango de los líderes soviéticos. De vuelta en 1949, el ministro de Asuntos Exteriores soviético Andrei Yanuarevich Vyshinsky en una de sus notas expresó interés en la propuesta del jefe del departamento diplomático británico Ernst Bevin sobre el establecimiento de la Organización de Defensa de la Unión Occidental (el antecesor inmediato de la OTAN). Se propuso discutir la posibilidad de cooperación con esta estructura de la Unión Soviética, e incluso la participación de la URSS en ella. En realidad, no había nada sorprendente aquí, incluso cuatro años antes de la creación de la OTAN, la Unión Soviética y las potencias occidentales eran aliados y lucharon juntos en los frentes de la Segunda Guerra Mundial contra Hitler, Alemania y luego Japón.

La primera vez después del final de la Segunda Guerra Mundial, tanto las potencias occidentales como la Unión Soviética temían un resurgimiento de los estados de ánimo agresivos en Alemania. Fue con este propósito que Alemania permaneció bajo el control de las fuerzas de ocupación, se dividió en zonas de ocupación, no se trató de la reactivación de las fuerzas armadas alemanas. En este contexto, la participación conjunta de la Unión Soviética y los países occidentales en el bloque político-militar, dirigida contra el resurgimiento del fascismo, sería bastante lógica. Esto, por cierto, fue reconocido en 1951 por el Primer Viceministro de Relaciones Exteriores de la URSS, Andrei Andreevich Gromyko. Sin embargo, pronto quedó claro que el verdadero propósito de crear un bloque de la OTAN era oponerse a la Unión Soviética, no al resurgimiento del nazismo y el fascismo.

El hecho de que la Unión Soviética no tenía intenciones agresivas hacia los países miembros de la OTAN se evidencia por el hecho de que el paso de respuesta, la creación de la Organización del Pacto de Varsovia, fue realizado por los países socialistas solo en 1955, seis años después de la creación de la OTAN. Hasta ese momento, la URSS contaba con la normalización de las relaciones e incluso consideraba la posibilidad de su entrada en la Alianza del Atlántico Norte. Pero Occidente ni siquiera quería escuchar que la URSS se convertiría en miembro de la OTAN, ya que el hecho mismo de esto privó a la Alianza del Atlántico Norte de cualquier significado.

En 1952, se llevó a cabo la primera expansión de la OTAN: dos países estratégicamente muy importantes, Turquía y Grecia, se incorporaron al bloque (en este último, para este momento, se suprimió la resistencia armada comunista). En el mismo año, agosto 25, Joseph Stalin recibió al embajador francés, Louis Jox. El diplomático le contó al líder soviético sobre la actitud del general Charles de Gaulle, quien fue respetado por Stalin, hacia la Alianza del Atlántico Norte. Jox destacó que en Francia, la OTAN se considera únicamente como una organización pacífica, cuya creación y actividades no contradicen la Carta de las Naciones Unidas y no son contrarias a las normas del derecho internacional. Estas palabras causaron la ironía del líder soviético.

Stalin se dirigió a Andrei Vyshinsky con la pregunta de si, en este caso, la Unión Soviética no debería unirse también al bloque de paz de la OTAN. Sin embargo, en cada broma hay algo de verdad, y las palabras de Stalin no fueron una excepción: el Generalísimo realmente podría pensar en la posibilidad de que la Unión Soviética se una a la OTAN. Este movimiento habría obstaculizado los planes agresivos de los Estados Unidos y Gran Bretaña y negó sus esfuerzos para consolidar a los países europeos con el fin de contrarrestar a la Unión Soviética.

En 1953, Joseph Vissarionovich Stalin murió, y ya en 1954, la Unión Soviética volvió a la discusión sobre la posibilidad de su entrada en la OTAN. En febrero, 1954, en una conferencia de ministros de asuntos exteriores en Berlín, representantes de la Unión Soviética propusieron concluir un acuerdo paneuropeo sobre seguridad colectiva, por su parte, que ofrece garantías para la unificación de Alemania Occidental y Oriental bajo la condición de establecer su estatus neutral en la constitución del país. Así, en realidad, fue la Unión Soviética, y no Occidente, incluso 36 años antes del colapso del Muro de Berlín, inició la reactivación de un estado alemán unificado. Y solo los países occidentales no aceptaron la propuesta de Moscú, porque iba en contra de sus intereses políticos y militares directos.

La propuesta del Ministro de Relaciones Exteriores de la URSS, Vyacheslav Mikhailovich Molotov, sobre la creación de un tratado europeo de seguridad colectiva por parte de sus homólogos occidentales fue rechazada. Formalmente, los representantes de las potencias occidentales estaban descontentos con la excepción de los Estados Unidos y China de entre las partes en el tratado. En principio, esto era bastante lógico, ya que uno difícilmente podría llamar a los Estados Unidos de América un estado europeo. Moscú quería tratar con los países europeos de seguridad con respecto a la seguridad europea. En segundo lugar, la parte británica acusó a la dirigencia soviética de intrigas políticas con el objetivo de destruir el bloque de la OTAN.

Sin embargo, Vyacheslav Molotov no rechazó los planes para concluir un tratado de seguridad colectiva, esto demuestra la gran paciencia de los diplomáticos soviéticos. Moscú ha vuelto al refinamiento de los principios de la conclusión del contrato. Ya 10 March 1954, Andrei Gromyko, le dio a Vyacheslav Molotov para familiarizarse con el borrador de nuevas propuestas para la conclusión de un tratado de seguridad colectiva en Europa. En este proyecto, y habló sobre la posibilidad de ingresar a la Unión Soviética en la Alianza del Atlántico Norte en condiciones especiales.

Vyacheslav Molotov, el proyecto comenzó a reciclar. En particular, subrayó que la Unión Soviética no se opone a la participación de Estados Unidos en un tratado de seguridad colectiva en Europa, sino solo si Estados Unidos y la OTAN persiguen una política neutral y amante de la paz hacia el resto de los países europeos. 26 marzo 1954 Nikita Khrushchev y George Malenkov aprobaron el texto final del borrador, que hablaba sobre la condición principal para la membresía de la Unión Soviética en la OTAN: la negativa de la Alianza del Atlántico Norte a cualquier manifestación de agresión contra cualquier estado del mundo.

Así, la Unión Soviética expresó una genuina disposición para una cooperación honesta con Occidente en nombre de la paz en la Europa de posguerra. 31 marzo 1954, la Unión Soviética, la RSS de Ucrania y la RSS de Bielorrusia solicitaron la membresía en la Alianza del Atlántico Norte (como en el caso de la membresía de la ONU, las solicitudes de Ucrania y Bielorrusia fueron un movimiento táctico para obtener más votos en la OTAN ).

La apelación de la Unión Soviética con una declaración acerca de unirse a la OTAN provocó una fuerte reacción en Europa occidental. Muchas figuras políticas y públicas, partidos y movimientos apoyaron esta iniciativa, y vieron con razón el paso de la URSS en el camino hacia la seguridad colectiva europea. Si la URSS se convirtiera en miembro de la OTAN, la amenaza de guerra en Europa se reduciría al mínimo. Pero el liderazgo de los Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia tomó la idea soviética en hostilidad.

En primer lugar, este rechazo se debió al hecho de que los Estados Unidos tarde o temprano tendrían que abandonar las filas de la OTAN y, en consecuencia, no participar en el tratado de seguridad paneuropeo. La ausencia de Estados Unidos en el tratado significaría el predominio de la Unión Soviética, ya que Gran Bretaña y Francia ya no podrían considerarse un serio contrapeso al estado soviético. Pero también aquí, Moscú expresó su disposición a nuevas concesiones: la Unión Soviética acordó incluir a los Estados Unidos de América en el proyecto de tratado sobre seguridad europea como un socio pleno y permanente.

Sin embargo, los líderes de los países occidentales ni siquiera querían escuchar que se crearía una sola organización en Europa como parte de la Unión Soviética. Vieron esto como una amenaza para sus posiciones dominantes y creyeron que esto llevaría a un aumento en el sentimiento pro-soviético dentro de los estados europeos, a una gradual "sovietización" de Europa. Por lo tanto, 7 May 1954, los Estados Unidos, el Reino Unido y Francia respondieron oficialmente a la declaración soviética de unirse a la OTAN con un rechazo.

El informe oficial enfatizó que la propuesta de la Unión Soviética no es realista y, por lo tanto, ni siquiera merece discusión. Naturalmente, era necesario explicar por qué Occidente se niega a la Unión Soviética. Por lo tanto, los requisitos para unirse a la OTAN eran obviamente inaceptables para la parte soviética: retirar las tropas soviéticas de Austria y Alemania, abandonar las bases militares en el Lejano Oriente, firmar un acuerdo sobre desarme general.

Pero Moscú no perdió la esperanza de llegar a un consenso. Por lo tanto, los departamentos diplomáticos de la URSS y los países occidentales continuaron manteniendo correspondencia y negociando sobre este tema hasta la próxima conferencia de ministros de relaciones exteriores, que tuvo lugar en octubre-noviembre 1955 en Ginebra. En el mismo año, al darse cuenta de que los planes para concluir un tratado paneuropeo siguen siendo irrealizables, el liderazgo de la Unión Soviética siguió creando su propio bloque político-militar.



14 de mayo 1955, una reunión de los estados europeos sobre paz y seguridad en Europa se celebró en Varsovia. Concluyó el Tratado de Amistad, Cooperación y Asistencia Mutua, firmado por la Unión Soviética, Polonia, Checoslovaquia, Hungría, la República Democrática Alemana, Bulgaria, Rumania y Albania. La firma del documento marcó el comienzo de la historia de la Organización del Pacto de Varsovia, la unión político-militar de los estados enumerados. El Consejo Consultivo Político y el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas se establecieron para coordinar acciones. El mariscal de la Unión Soviética Ivan Stepanovich Konev fue nombrado el primer comandante del OKVS.

Por lo tanto, los intentos de concluir un tratado de seguridad paneuropeo, que la Unión Soviética estaba llevando a cabo con diligencia, de hecho se vieron frustrados precisamente por iniciativa de las potencias occidentales, que perseguían sus estrechos objetivos políticos. Contrariamente a los sellos de la propaganda occidental, es Occidente, no la Unión Soviética, quien tiene toda la responsabilidad de la Guerra Fría y de todos los eventos relacionados con ella. Curiosamente, en el año 1983, con Yu.V. Andropov, la Unión Soviética, una vez más, planteó el tema de una posible entrada en la Alianza del Atlántico Norte, pero desapareció por sí sola después del notorio incidente con el Boeing de Corea del Sur.

Si en los 1950-1980-s, Occidente tenía por lo menos motivos formales para no permitir que la Unión Soviética se uniera a la OTAN, apelando a las enormes diferencias en los sistemas políticos y económicos de la Unión Soviética y los estados occidentales, luego del colapso de la Unión Soviética y la transición de la Rusia post-soviética a completamente diferente Modelo político y económico, prestado en Occidente, esta razón, al parecer, ya no. Sin embargo, nadie en Rusia quería ver a nadie obstinadamente. Incluso en los 1990, cuando los "demócratas" estaban en el poder en el país, Occidente nuevamente "rechazó" a Boris Yeltsin y su séquito, quienes tenían planes de integrar a Rusia en la OTAN.

Actualmente, la membresía de la OTAN para Rusia ya no tiene ningún sentido. La propia Alianza del Atlántico Norte está a punto de estallar, como lo demuestra, por ejemplo, el deterioro de las relaciones entre Turquía, uno de los participantes clave de la OTAN, los Estados Unidos y la Unión Europea. Además, la insatisfacción con las aventuras también está creciendo en la propia Europa, en la que, debido a las ambiciones políticas de los Estados Unidos, los países de la OTAN están participando.
autor:
12 comentarios
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe login.
  1. Gorila
    Gorila 13 marzo 2018 06: 31
    + 16
    Tal vez tenía sentido liderar a la OTAN al comienzo de un bloque
    Stalin zril en la raíz
    Y ahora ...
    Las extensiones 7 de la OTAN sobrevivieron
    Y la bestia gradualmente se acercó a nuestras fronteras.
    1. Vend
      Vend 13 marzo 2018 10: 11
      +3
      Cita: gorila
      Tal vez tenía sentido liderar a la OTAN al comienzo de un bloque
      Stalin zril en la raíz
      Y ahora ...
      Las extensiones 7 de la OTAN sobrevivieron
      Y la bestia gradualmente se acercó a nuestras fronteras.

      EE. UU. Aparentemente también. Entendió que la URSS en la OTAN es un signo negativo de la hegemonía estadounidense. Aunque la historia iría al revés.
  2. Olgovich
    Olgovich 13 marzo 2018 06: 52
    +3
    Después del discurso de Churchill en Fulton, no se pudo hablar de ningún miembro de la OTAN.
    por La Unión Soviéticay no Occidente, 36 años antes del colapso del Muro de Berlín, inició Renacimiento alemán categoría de estado. Y solo los países occidentales no aceptaron la oferta de Moscú,

    Un flagrante error: ¿por qué renació el monstruo? sí mismo en tu cabeza ?! engañar Aquí hoy hay una poderosa Alemania-OTRA VEZ contra Rusia. ¿Quería lo mismo en la década de 1950?  solicitar
  3. parusnik
    parusnik 13 marzo 2018 07: 31
    +3
    La OTAN no fue creada para la URSS.
    1. Cosaco 471
      Cosaco 471 13 marzo 2018 18: 23
      +2
      VELERO Aquí hay un pensamiento interesante. "y para quien?" Anécdota.; El policía de tránsito exige al conductor dinero por la violación. 1000 rub el conductor está listo para dar solo 500. negociado durante mucho tiempo. entonces el conductor dice: "Está bien. Vamos. Ni a ti. ni a mí -700 rub. Hashnik;" ¿Y a quién? "
  4. Gardamir
    Gardamir 13 marzo 2018 08: 30
    +1
    Autor, ¿qué pasa con la operación impensable?
  5. Monárquico
    Monárquico 13 marzo 2018 08: 52
    0
    Cita: Gardamir
    Autor, ¿qué pasa con la operación impensable?

    ¿Qué quieres decir cuando hablas de lo impensable?
    1. BAI
      BAI 13 marzo 2018 09: 44
      +2
      El plan de los ataques estadounidenses y británicos contra la URSS, desarrollado en la primavera y el verano de 1945.
  6. Monárquico
    Monárquico 13 marzo 2018 09: 04
    0
    Gracias a Svetlana al autor por su trabajo. No sabía sobre el primer intento de unirse a la OTAN. Tuve que leer sobre el proyecto de 1954. No sabía que el EBN había sido dejado de lado. Aunque en ese momento el Ministro de Asuntos no Rusos, Kozyrev, incluso allí dijo que los EE.UU. OFRECE, pero lamentablemente no tenemos una situación política estable. Tal vez recuerdes que el MÁS deseado papá Zu una victoria, y él ...
  7. BAI
    BAI 13 marzo 2018 09: 37
    0
    La creación de la Organización del Pacto de Varsovia fue emprendida por los países socialistas solo en 1955, seis años después de la creación de la OTAN.

    Y el conferenciante de MGIMO en televisión afirma que fue la OTAN la que se creó en respuesta a la creación del ATS.
    1. dzvero
      dzvero 13 marzo 2018 10: 46
      0
      O el plan de MGIMO es bueno, o los analistas de la OTAN también fueron videntes en combinación ...
  8. Curioso
    Curioso 13 marzo 2018 14: 07
    0
    Impresionante descubrimiento. El tema ha estado caminando por la red durante cinco años. Hasta los escaneos de las respuestas oficiales de la OTAN.