Una mirada desde Occidente: se puede confiar en una alianza con Rusia, con EE. UU.

Después de que Donald Trump tomó la decisión de retirar las tropas de la UAR, la comunidad internacional se sorprendió por el inesperado acto del jefe de la Casa Blanca. Las dudas sobre la confiabilidad de la asociación militar con Washington se deslizaron en el campo de los aliados de Estados Unidos. Muchas publicaciones salieron con materiales críticos en este momento. Entre ellos esta el americano El Correo de Washington, que presentó el artículo "La decisión de Trump de abandonar Siria marca la victoria de Putin".

Según los materiales del Washington Post:


Cuando se trata de Trump, el Kremlin tiene [dos opiniones]: odia la imprevisibilidad y la falta de coordinación que emana de la Casa Blanca, pero le encanta el caos que Trump desata. Todo lo que perjudica a las alianzas de Estados Unidos y la imagen de un socio estable y confiable es una clara victoria para Moscú.

- dice Andrew Weiss, de la Fundación Carnegie.

A muchos de los aliados más importantes de los Estados Unidos, desde Europa hasta Asia, se les aseguró la promesa del Secretario de Defensa James Mattis de hacer del fortalecimiento de las alianzas estadounidenses la tarea central de su estancia en el Pentágono. Pero la repentina decisión de esta semana de dejar Siria le dejó pocas oportunidades para tranquilizar a sus compañeros. Su declaración el jueves de que renunciará probablemente suscitará inquietudes sobre el compromiso de la administración de Trump con la seguridad y los intereses de los aliados.



Existe el riesgo de que las consecuencias de esta decisión dañen la lucha contra ISIL [* organización terrorista prohibida en la Federación de Rusia] y pongan en peligro el progreso realizado.

- Dijo el jefe de la cancillería alemana Heiko Meuse.

ISIS * no se borró del mapa y, para el caso, sus raíces no se borraron. Los últimos bolsillos de esta organización terrorista deben finalmente ser rematados por medios militares.

- explicó la ministra de Defensa francesa, Florence Parley, y agregó que su país tiene la intención de dejar en Siria su número contingente de personas 1000.

Su homólogo británico, Gavin Williamson, refutó la afirmación de Trump de que la batalla contra ISIS se ganó, diciendo que "todavía hay mucho trabajo por hacer para asegurar nuestra victoria en la guerra".

La confusión que ha surgido entre los Estados Unidos y sus aliados más cercanos refuerza el mensaje que Putin envía a sus socios rusos en el Medio Oriente: Rusia es un aliado en el que se puede confiar y que luchará hasta el final.



Rusia se aferró a Assad, a pesar de la creciente presión internacional y numerosos partidos de sanciones, considerando al gobierno sirio como su cliente en el Medio Oriente. Rusia ayudó a cambiar el rumbo de la guerra civil en Siria después de intervenir en 2015, infligiendo ataques aéreos en apoyo de Assad. Por primera vez después del colapso de la Unión Soviética, la Federación de Rusia lanzó una guerra a gran escala fuera de las antiguas fronteras soviéticas.

Los analistas argumentan que para Putin esta guerra es de importancia multilateral. El apoyo de Assad fue una señal para Occidente de que los líderes [de los países] no podían ser derrocados por la fuerza externa. La campaña militar también se convirtió para Rusia en una forma de recuperar influencia en el Medio Oriente, mostrar su poder militar restaurado y ayudar a presentarse como una gran potencia resurgida.

Rusia se ha convertido en un mediador importante y poderoso en el Medio Oriente. Es el único poder que mantiene un diálogo con los estados chiítas, los países sunitas, Israel, Hamas, Hezbollah y los kurdos. La única diferencia entre los tiempos actuales y soviéticos es que Rusia aborda la solución de problemas sin sesgos ideológicos.



- Considera a Angela Stent, experta en la Federación Rusa de la Universidad de Georgetown. En BV, notan que es posible confiar en una alianza con la Federación Rusa, pero que ya no es con los Estados Unidos.



El colapso de la alianza estadounidense en este contexto debido a la decisión de retirar las tropas es consistente con el objetivo a largo plazo de Putin. En su discurso en Munich en 2007, condenó al mundo unipolar, liderado por los Estados Unidos, como injusto y calificó la arena geopolítica con un propietario destructivo para las naciones. Desde entonces, el líder ruso ha buscado restaurar Moscú como una potencia global y socavar la fe en los ideales democráticos y las alianzas que le han dado a Washington el poder económico y militar desde la Guerra Fría.

Un estado, y, por supuesto, sobre todo Estados Unidos, en todos los aspectos ha ido más allá de sus fronteras nacionales. Esto es evidente en las políticas económicas, políticas, culturales y educativas que imponen a otros países.
-
Putin declarado en 2007 año.
Fotos utilizadas:
MO RF
Ctrl entrar

Notó un error Resalta texto y presiona. Ctrl + Enter

46 comentarios
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe para registrarse.

Уже зарегистрированы? iniciar la sesión