"Guerra olvidada". Cómo los españoles fueron expulsados ​​de Marruecos

Hoy Marruecos es uno de los países más prósperos del norte de África. A diferencia de otros países de la región, logró preservar no solo la estabilidad política, sino también la forma tradicional de gobierno, la monarquía. Como sabemos, como resultado de la colonización de Marruecos, en algún momento se dividió en partes francesas y españolas.

Después de la Segunda Guerra Mundial, los discursos anticoloniales se intensificaron tanto en el Marruecos francés como en el español. En última instancia, en 1956, Francia se vio obligada a reconocer la independencia política de Marruecos. En abril, 1956 ganó la soberanía y el Marruecos español. Ambas partes del país se unieron bajo el gobierno del rey. Pero el país tuvo que hacer un gran esfuerzo para recuperar el control sobre varios enclaves coloniales en el país, que eran cuando España se declaró independiente.


"Guerra olvidada". Cómo los españoles fueron expulsados ​​de Marruecos


El régimen de Francisco Franco, obligado a reconocer la independencia del Marruecos español, resistió obstinadamente los intentos de descolonizar varios enclaves. Madrid veía a los territorios marroquíes bajo su control como baluartes de su influencia política y económica en África occidental. Después de la descolonización de Marruecos, el sector de Tarfaya en el sur de Marruecos, el Sáhara Occidental y la ciudad de Sidi Ifni con el área circundante, ubicada en la costa atlántica del país, permanecieron bajo el control de España.

El primer asentamiento español llamado Santa Cruz de la Mar Pequena apareció en el lugar de Sidi Ifni en el año 1476. Se convirtió en un punto de tránsito de la trata de esclavos. Los esclavos atrapados en África occidental fueron enviados a través de Santa Cruz de la Mar Pequena a las Islas Canarias, donde los españoles crearon plantaciones de caña de azúcar. Sin embargo, el asentamiento español no existió durante demasiado tiempo: en el año 1524, las tribus bereberes que vivían en estas áreas de Marruecos obligaron a la pequeña guarnición española a evacuar. El asentamiento fue destruido.

A mediados del siglo XIX, cuando Francia y España comenzaron la colonización del norte de África, Madrid utilizó el hecho de la existencia de un asentamiento como un argumento para justificar sus derechos sobre esta parte de Marruecos.
La razón formal para la captura de Ifni fueron los numerosos ataques de las tribus marroquíes en las ciudades gobernadas por los españoles de Ceuta y Melilla.

En agosto, 1859, los marroquíes atacaron nuevamente al ejército español, luego de lo cual el entonces primer ministro de España, el general Leopoldo O'Donnell y Horis, lanzó un ultimátum al sultán marroquí para exigir el castigo a los perpetradores del ataque. Pero el sultán no percibió realmente la amenaza del primer ministro español y no castigó a los culpables. Por lo tanto, en la caída de 1859, España comenzó los preparativos para la invasión de Marruecos.

Para la operación, se formó un ejército expedicionario de 36 con miles de militares. Fue dividido en tres cuerpos bajo el mando de los generales Ramón de Echago, Juan Sával de la Puente y Antonio de Ros Alano. La flota española del barco 41 bajo el mando del almirante Secundo Díaz Herrero fue enviada a las costas de Marruecos.

La guerra comenzó en diciembre 17 1859 del año, y ya en marzo 23 del año 1860, después de la batalla de Wad Ras, Marruecos pidió una tregua. De conformidad con el tratado de paz Wad-Rassky, Marruecos reconoció los derechos eternos de España sobre Ceuta y Melilla y transfirió el territorio de Sidi Ifni a España con el derecho de pescar. En el año 1912, después de otro tratado con Marruecos y con Francia, se confirmó la soberanía española sobre Sidi Ifni. Sin embargo, España no mostró especial atención al lejano territorio de ultramar. Esto se evidencia por el hecho de que el gobernador general español apareció en Sidi Ifni solo en el año 1934. La ciudad en sí estaba en ese momento habitada por bereberes, judíos marroquíes y militares y funcionarios españoles. El número de estos últimos creció gradualmente y a mediados de 1950-s ascendió a 60% de la población total de Sidi Ifni.

Curiosamente, a fines del siglo XIX, las autoridades españolas impidieron el asentamiento de los territorios marroquíes ocupados por parte de los colonos españoles. Por lo tanto, muchos españoles que esperaban comenzar una "nueva vida" en las colonias, se mudaron a la vecina Argelia francesa, donde tarde o temprano se fusionaron en las comunidades franco-argelinas. Si hablamos de matrimonios mixtos, dada la inaccesibilidad de la mayoría de las mujeres árabes y bereberes, los colonos españoles se casaron con judíos locales marroquíes y argelinos.

Cuando Marruecos se independizó en el año 1956, surgió inmediatamente la pregunta sobre Sidi Ifni. Pero Francisco Franco se negó obstinadamente a transferir este territorio bajo el control de Marruecos. Además, para evitar las críticas de la ONU, Madrid le dio a Sidi Ifni el estatus de una provincia de ultramar. Sin embargo, las autoridades marroquíes insistieron en el traslado de la ciudad y sus alrededores a Marruecos. Con el fin de presionar a España, Marruecos organizó discursos antihispánicos en el propio Ifni, donde los berlineses beréberes marroquíes constituían una parte significativa de la población. En agosto, 1957, el acuerdo entre España y Marruecos, celebrado en 1912, se declaró inválido.



En respuesta, Francisco Franco decidió enviar las unidades Ifni de la Legión Española, diseñadas para llevar a cabo operaciones de combate en las colonias africanas. Marruecos, a su vez, 23 de octubre, el 1957 del año envió un milésimo contingente de 1,5 en las cercanías de Sidi Ifni. Los soldados marroquíes ocuparon las aldeas de Gülmen y Bou-Isargen. Así comenzó el conflicto armado entre España y Marruecos, que entró en vigor. historia como "guerra olvidada".

21 Noviembre 1957, las unidades españolas en Sidi Ifni recibieron información sobre la preparación del ejército marroquí para atacar el enclave desde Tafraut. De hecho, dos días después, se cortaron las comunicaciones españolas en las cercanías de Ifni, después de lo cual el destacamento marroquí 2 número mil comenzó a asaltar la ciudad y los almacenes de armas del ejército español ubicados en sus proximidades. La guarnición de Ifni logró repeler el ataque de los marroquíes, pero este último logró desalojar a los soldados españoles de dos puestos defensivos.


Comenzó el asedio de Sidi Ifni, al que, además del ejército marroquí, se unieron las tribus bereberes locales. Simultáneamente comenzó el asedio y Tilvina. Solo había un pequeño escuadrón de colonos españoles 60 y algunos oficiales. Pero lograron frenar el avance del destacamento marroquí de varios cientos de soldados. Para salvar a los colonos de Tiluin, el comando español envió paracaidistas 75 para ayudarlos. 3 Diciembre 1957, unidades de la Legión Española atravesaron el sitio de Tiluina y capturaron el aeródromo. Todo el personal militar y civil fue transportado por tierra a Sidi Ifni.

El ejército marroquí asaltó a Sidi Ifni por las unidades de infantería, ya que Marruecos todavía tenía muy poco equipo. Naturalmente, el asalto a la ciudad fracasó, luego de lo cual el comando marroquí decidió comenzar su sitio. En dos semanas, los marroquíes lograron establecer el control sobre las aldeas circundantes, y las milicias tribales de los bereberes locales lanzaron ataques contra puestos de avanzada y patrullas españolas. Pero no fue posible tomar la ciudad. El principal error de cálculo de los marroquíes fue que Sidi-Ifni, que tenía acceso al mar, tenía barcos de la Armada española. Desde la tierra, la ciudad estaba protegida por trincheras de un kilómetro de largo, lo que también obstaculizaba las acciones de los atacantes. Además, la guarnición de Sidi Ifni contaba con soldados y oficiales de 7500.



En enero, 1958, al darse cuenta de que Sidi Ifni no había tomado fuerzas tan modestas, el comando marroquí decidió transferir unidades adicionales a la ciudad. El número de tropas marroquíes concentradas para el asedio de Sidi Ifni se ha duplicado. Al mismo tiempo, todas las formaciones marroquíes y tribales en los territorios controlados por las autoridades coloniales españolas se consolidaron en el Ejército de Liberación de Marruecos, que también operaba en el Sáhara Occidental, que seguía bajo el control de Madrid.

12 de enero 1958, las fuerzas marroquíes atacaron a las fuerzas españolas en El Aaiún, pero el ataque fue rechazado. Sin embargo, ya en enero 13, las tropas marroquíes decidieron vengarse de la región de Echera, donde se encontraron con dos compañías del batallón de la Legión Española 13, que patrullaba el territorio. Los legionarios españoles, de los cuales había mucho menos que los marroquíes, pudieron enfrentar adecuadamente al enemigo y obligarlo a retirarse. Los marroquíes sufrieron graves pérdidas y se vieron obligados a huir, abandonando sus posiciones. La batalla de Echerch demostró una vez más la superioridad de la Legión española sobre las formaciones marroquíes, aunque grandes.

Francia acudió en ayuda de España en el conflicto con Marruecos, que en ese momento luchaba en Argelia contra los rebeldes locales. En febrero, el 1958 del año lanzó un ataque conjunto franco-español contra las posiciones del ejército marroquí. Francia y España enviaron fuerzas aéreas combinadas desde aviones 150, así como fuerzas terrestres combinadas a 9 miles de españoles y 5 miles de militares franceses al área de combate.

Las fuerzas aéreas de Francia y España bombardearon los campamentos militares marroquíes en las montañas en el área de Tan-Tan. 150 soldados marroquíes murieron en los bombardeos. Febrero 10 en la región de Echery, tres batallones motorizados españoles derrotaron a los marroquíes y pudieron ingresar en el área de Tafurdata. En El Aaiún, las tropas españolas también lanzaron un ataque contra las posiciones marroquíes. 21 de febrero 1958 fue golpeado por posiciones marroquíes entre Bir-Nazaran y Auzert por ataques de las fuerzas españolas, y las unidades marroquíes que los defendían se vieron obligadas a retirarse.



Al darse cuenta de la imposibilidad de oponerse a las acciones conjuntas de España y Francia, las autoridades marroquíes decidieron concluir un armisticio. En abril, se firmó el acuerdo español-marroquí en Angra de Sintra, 1958. De acuerdo con este documento, el territorio del sector Tarfai (Cabo Hubi) pasó bajo el gobierno de Marruecos, pero España mantuvo el control de Sidi Ifni y el Sahara Occidental.

Por lo tanto, uno de los objetivos principales de Marruecos, la liberación de Sidi Ifni de los colonialistas españoles, no se logró como resultado de la "Guerra Olvidada". La lucha demostró la imposibilidad de confrontar el ejército del país del Tercer Mundo con las fuerzas armadas de los estados europeos. Aunque, por supuesto, la intervención en el conflicto francés, que poseía fuerzas mejor armadas y mejor entrenadas, se convirtió en una ayuda importante para España. También vale la pena señalar que las tropas marroquíes no se retiraron de las posiciones que ocupaban en las cercanías de Sidi Ifni, por lo que después de la guerra solo la ciudad y algunos objetos circundantes quedaron bajo el control del ejército español.

Los partidarios de la victoria de Francisco Franco en la guerra de Ifni se percibieron de manera muy positiva, como indica que España no ha perdido sus oportunidades anteriores. Pero la situación política mundial claramente no estaba a favor de los colonialistas. Las potencias coloniales más antiguas del mundo, España y Portugal, sufrieron fuertes presiones de las Naciones Unidas. En este momento, no solo la Unión Soviética, China, los países del campo socialista, sino también muchos estados occidentales hablaron en apoyo de la descolonización. En 1960 y 1965 La ONU adoptó resoluciones pidiendo a España que resuelva la descolonización de Ifni y el Sáhara Occidental. Aunque en general, Franco no escuchó especialmente la opinión de los llamados. "Comunidad mundial", la creciente presión de Occidente lo obligó a entrar en nuevas negociaciones con las autoridades de Marruecos.

Sin embargo, la discusión sobre el futuro destino de Sidi Ifni se retrasó durante toda una década. Solo 4 de enero 1969, hace exactamente medio siglo, España transfirió oficialmente la ciudad de Sidi Ifni a Marruecos. Otro trampolín de España en suelo africano ha dejado de existir.

Naturalmente, el traslado de Sidi Ifni Marruecos llevó a un éxodo masivo desde la ciudad de dos grupos de personas. Primero, los militares y funcionarios españoles, empresarios, colonos abandonaron Sidi Ifni. No había muchos, no para comparar con los franceses en Argelia, pero aún en los 1950-s, representaban más de la mitad de la población de la ciudad. En segundo lugar, casi todos los miembros de la gran comunidad judía de la ciudad fueron evacuados de Sidi Ifni. Al igual que otros judíos marroquíes y judíos de otros países árabes del Magreb y el Medio Oriente, en su mayoría se repatriaron a Israel. En tercer lugar, los marroquíes que sirvieron en la administración española o que eran dueños de una empresa también se fueron.

Hay que decir que la situación económica y social de la descolonización de Sidi-Ifni no se reflejó de la mejor manera. La ciudad, que había perdido a la parte más educada y activa de la población, estaba significativamente empobrecida y desolada.
autor:
Ilya Polonsky
Ctrl entrar

Notó un error Resalta texto y presiona. Ctrl + Enter

7 comentarios
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe para registrarse.

Уже зарегистрированы? iniciar la sesión