"Maidan" sudanés. ¿Quién lo necesita y qué es peligroso para Rusia?

El periódico británico The Times publicó material que los combatientes de la llamada compañía militar privada (PMC) Wagner se vieron a principios de enero en 2019 en las calles de la capital sudanesa, Jartum. Esta información fue entregada a los periodistas británicos por opositores sudaneses que parecían haber visto a decenas de hombres blancos armados con uniformes de camuflaje hablando en ruso.

En principio, la situación no es tan sorprendente: en todo el mundo hoy en día hay compañías militares privadas, cuyos combatientes hablan inglés, alemán y chino. Pero en Occidente, afirman que los combatientes rusos llegaron a Sudán para participar en la represión de las protestas contra el gobierno. Después de todo, a fines del año pasado, la situación en el país se calentó. La oposición se dirigió a las protestas callejeras contra el régimen del presidente Omar al-Bashir, que ha gobernado Sudán durante casi treinta años.


"Maidan" sudanés. ¿Quién lo necesita y qué es peligroso para Rusia?


Omar al-Bashir en Occidente, especialmente en los Estados Unidos de América, es muy disgustado. Naturalmente, ha sido incluido de forma prolongada e irrevocable en la lista de los "dictadores más terribles del mundo", en la que Washington una vez clasificó al fallecido Saddam Hussein y Muammar Gaddafi, y ahora al saludable Bashar Assad, y Robert Mugabe, recientemente depuesto en Zimbabwe.

El presidente sudanés, por cierto, es el único jefe interino de un estado africano, cuya extradición es solicitada por la Corte Penal Internacional en La Haya. En 2015, hubo incluso un escándalo entre La Haya y Sudáfrica, cuando el liderazgo de la República de Sudáfrica no cumplió con la demanda de la CPI de arrestar a un presidente sudanés que se encontraba en el país en una visita oficial. ¿Cuáles son las razones de un odio tan feroz?



Omar al-Bashir llegó al poder en Sudán en el lejano año 1989 como resultado de un golpe militar. El brigadier de un año de 45 comandaba una brigada de paracaídas estacionada en Jartum. Por encima de los hombros fue un largo servicio en el ejército sudanés, la participación en la Guerra del Juicio Final como parte de las fuerzas armadas egipcias. El ejército ha desempeñado tradicionalmente un papel muy importante en la vida política de Sudán. De los ocho líderes poscoloniales de Sudán, cuatro eran militares profesionales. Las fuerzas armadas gobernaron el país: de 1958 a 1964, de 1969 a 1986 y de 1989 al presente.

Así, a partir de los sesenta años de existencia de un estado sudanés independiente, el país ha estado gobernado por los militares durante más de cincuenta años. El primer golpe militar ocurrió en 1958, cuando el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas de Sudán, el teniente general Ibrahim Abbud derrocó al gobierno civil. En 1969 año historia repitió: el mayor general Jafar Nimeiri llegó al poder, quien fue derrocado en 1985 por el teniente general Abdel Rahman Sivar al-Dagab, quien se trasladó un año después al gobierno civil. En el año 1989, un nuevo golpe de estado, elevado al poder olímpico sudanés por el general Omar al-Bashir.

A diferencia de muchos otros regímenes militares del Medio Oriente, Omar al-Bashir, por el contrario, contribuyó a la islamización de Sudán. Orientándose rápidamente durante el difícil período de cambio de los 1980-1990-s, prefirió tomar un curso sobre valores religiosos tradicionales y comenzó a recibir apoyo de Arabia Saudita y otras monarquías "petroleras" del Golfo Pérsico. Los estadounidenses afirman que Osama bin Laden vivió en Sudán en la primera mitad de 1990, y cuando los militantes atacaron las embajadas de Estados Unidos en Kenia y Tanzania en 1998, Washington respondió de la manera más radical y en violación de todas las reglas internacionales.

El presidente Bill Clinton ordenó la huelga de misiles de crucero en una fábrica farmacéutica en Al-Shifa en Sudán. Por supuesto, la razón fue expresada - la producción de productos químicos armas Para las necesidades de los terroristas. Pero no hubo pruebas de que la empresa realmente produjera armas químicas, ni se presentó ni ahora ni ahora.

Como resultado de la destrucción de la fábrica que produjo 90% de los medicamentos sudaneses, el país quedó virtualmente sin medicamentos. Por lo tanto, las víctimas del bombardeo de la fábrica pueden ser consideradas no solo como los trabajadores muertos, sino también los miles o incluso decenas de miles de sudaneses que murieron de tuberculosis, malaria y otras enfermedades sin tener acceso a medicamentos.

Pero incluso después de estas travesuras bárbaras, los Estados Unidos no abandonaron sus intenciones de tratar con el régimen de al-Bashir. Se dirigía al desmembramiento del estado sudanés. Para ser justos, los motivos para dividir el país estaban realmente presentes. Al igual que muchos otros países del cinturón del Sahel (Burkina Faso, Nigeria, Chad), Sudán estaba a la altura de su "mitad" antes de su división. La parte norte del país estaba habitada por árabes y nubios que profesaban el islam y culturalmente cerca de otros pueblos del norte de África, mientras que el sur estaba habitada por los pueblos nilóticos Negroid, que se consideran formalmente cristianos, pero de hecho una parte significativa de ellos son creencias tribales tradicionales.

Naturalmente, siempre hubo conflictos entre grupos tan diferentes de la población. Dado que el poder en Sudán siempre perteneció a la élite árabe-musulmana, los sureños se sintieron privados y lucharon en una guerra de guerrillas contra el gobierno central. Esta situación se produjo en un momento oportuno para los Estados Unidos, que rápidamente puso en circulación a los líderes políticos de Sudán del Sur y comenzó a proporcionarles una asistencia financiera y financiera integral.

Al final, bajo la presión internacional, Omar al-Bashir se vio obligado a hacer concesiones, y en julio 9, la independencia del nuevo estado africano, la República de Sudán del Sur, se proclamó en julio 2011. Pero las guerras civiles en el territorio de Sudán no cesaron después de la separación del sur étnicamente ajeno. Continuaron en Darfur, hogar de grupos étnicos que profesaban el Islam, pero también pertenecientes a la raza Negroid.


Sin embargo, durante algún tiempo los Estados Unidos perdieron su interés anterior en Sudán, centrándose en la dirección de Medio Oriente. En 2017, incluso se levantaron las sanciones de Sudán. Sin embargo, en el otoño de 2018, Washington volvió a recordar el objeto de odio de larga data de Omar al-Bashir. ¿Qué causó la nueva oleada de interés?



Para empezar, encaja perfectamente en la dirección general del aumento de la actividad estadounidense en el continente africano. Después de decidir sobre la retirada de las tropas de Siria y pensar en la factibilidad futura de una presencia militar en Afganistán, Washington volvió su mirada hacia África. Los recursos naturales del continente africano son colosales, y sus depósitos son explotados en su mayor parte pobremente o en absoluto. "Habiendo hecho cosas en Libia, los estadounidenses decidieron prestar atención a África tropical". Especialmente porque los países militarmente africanos son débiles, los regímenes políticos son inestables y pueden ser derrotados fácilmente mediante golpes controlados o "revoluciones democráticas".

Otra razón - un miedo elemental de no tener tiempo. En los últimos años, ha habido un creciente interés en África, no solo por parte de China, que ha invertido mucho y activamente en el desarrollo de muchos países del continente, sino también de Rusia. Tanto Pekín como Moscú están interesados ​​en desarrollar ricos yacimientos africanos de oro, diamantes, platino, bauxita, cobalto y muchos otros recursos naturales valiosos. Pero los intereses económicos necesitan apoyo militar. Por lo tanto, China ya ha acordado establecer su primera base naval en el extranjero en Djibouti pequeño. Rusia no se queda atrás. Ahora nuestro país está restaurando la cooperación militar-política y militar-técnica con los países de África tropical, que se ha visto sacudida tras el colapso de la Unión Soviética y la década de los "noventa".



Entre los nuevos y prometedores socios de Rusia en África está la República Centroafricana, cuyos líderes vienen regularmente a Moscú, y los instructores rusos están entrenando a personal militar del ejército centroafricano. El invitado frecuente en Moscú es el mariscal de campo de Libia Khalifa Haftar, quien es considerado el candidato más aceptable para el papel del "unificador" libio. Ampliando la cooperación militar con Egipto. Finalmente, Sudán también está en la lista de las prioridades militares rusas en el continente africano.

Justo el otro día, el Primer Ministro Dmitry Medvedev aprobó el proyecto de acuerdo especial presentado por el Ministerio de Defensa de la Federación de Rusia con Sudán. El documento ofrece la posibilidad de un procedimiento simplificado para ingresar a los buques de guerra en los puertos de ambos países. Está claro que es poco probable que tengamos que esperar a los barcos sudaneses en Vladivostok, Murmansk o incluso Sebastopol, por lo que este acuerdo se desarrolla exclusivamente "para Rusia" y sus intereses en el noreste de África.

En un momento, la Unión Soviética tenía bases militares en la costa del Mar Rojo, primero en Somalia y luego en Etiopía. ¿Por qué no volver a esta tradición ahora? Pero Etiopía, después de declarar la independencia de Eritrea del mar, fue interrumpida, Somalia fue confundida al azar durante casi treinta años de guerra civil, en el pequeño Djibouti y tan repleta de bases militares desde estadounidenses y franceses hasta japoneses y chinos, pero Sudán podría haber sido considerado. Además, ahora el presidente sudanés, Omar al-Bashir, está más interesado que nunca en apoyar a los poderes fuertes.

En diciembre, 2018 estalló en Sudán en protestas masivas contra al-Bashir. Manifestantes protestan contra el aumento del precio del pan y el combustible. Pero Sudán no es Ucrania, y Omar al-Bashir no es Viktor Yanukovich. Por lo tanto, el gobierno y las fuerzas de seguridad no dudan en usar la fuerza contra los manifestantes. La prensa informa que ya ha muerto de 10 a 40 personas (cuanto más "opositiva" y más medios pro-occidentales, más muertes provoca). 22 Diciembre 2018, 14 líderes de la oposición fueron arrestados. Pero el malestar continúa.

Mientras Bashir intenta suprimir discursos, el mismo 2018 de diciembre del año, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, decide enviar tropas a Gabón. Sí, este es el otro extremo de África, pero la transferencia demostrativa de un pequeño contingente estadounidense subraya el nuevo espectro de intereses del Tío Sam.

Omar al-Bashir 1 Enero 2019 tenía 75 años. La edad es respetable, aunque por algunos años más el general puede gobernar: la salud parece permitir. Pero EE. UU. Quiere derrocar al odiado presidente sudanés mientras pueda transferir el poder a un sucesor que continuará el mismo camino político. Además, ahora Washington está muy preocupado por la interacción intensificada de Sudán con Rusia.

El asesor del presidente sudanés, Faisal Hassan Ibrahim, argumenta que los disturbios claramente tienen todas las señales de acciones coordinadas de los manifestantes y argumenta que hay celdas de saboteadores especialmente entrenados en la multitud de personas que salen a las calles. Nada como



También se unió la propaganda occidental, que pretende enfatizar que el régimen de Omar al-Bashir se basa únicamente en el apoyo de China y Rusia. Al parecer, China ha introducido una línea de crédito especial para Sudán, y Rusia envía aviones con alimentos a Jartum y arroja combatientes de compañías militares privadas allí.

Sea lo que sea, pero la remoción de Omar al-Bashir del poder ahora es completamente inútil para nuestro país. Al menos en la forma que ofrecen los manifestantes en las calles de los manifestantes de Jartum. Los ejemplos de Libia, Siria y Ucrania indican que los "juegos de democracia" bajo la supervisión de los Estados Unidos no terminan con nada bueno para los estados; esto es un caos completo y la destrucción real de un solo estado (Libia), o una guerra sangrienta a largo plazo (Siria), o un empobrecimiento final. población, la creación del modo opereta bajo el control externo del Departamento de Estado de los EE. UU. y, por cierto, los mismos conflictos armados (Ucrania).

Para Rusia, el derrocamiento de al-Bashir podría significar la pérdida de un importante socio militar y económico en el continente africano. Económicamente, los contratos de ingresos de Russian Railways y Rosatom se pueden interrumpir. En términos militares y políticos, Rusia bien puede perder las perspectivas de crear una base naval en el Mar Rojo, que es una importante arteria de transporte entre los países de Oriente Medio, Europa y China. Está claro que esto se está logrando en Washington, pero tal desarrollo de Moscú es absolutamente inútil.
autor:
Ilya Polonsky
Fotos utilizadas:
parstoday.com, middleeastmonitor.com
Ctrl entrar

Notó un error Resalta texto y presiona. Ctrl + Enter

21 comentario
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe para registrarse.

Уже зарегистрированы? iniciar la sesión