Enfrentamiento impredecible: Presidente de los Estados Unidos contra la inteligencia estadounidense

El presidente de Estados Unidos prometió no retirar el contingente estadounidense de Corea del Sur, pero dijo que planea mantener una segunda reunión con el líder norcoreano Kim Jong-un en un futuro cercano. Estas opiniones han llevado a un claro conflicto entre el presidente estadounidense y sus asesores.

Enfrentamiento impredecible: Presidente de los Estados Unidos contra la inteligencia estadounidense



Recientemente, el Director de Inteligencia Nacional, Dan Coates, y la Directora de la CIA, Gina Haspel, declararon ante el Congreso que Estados Unidos continúa enfrentando serias amenazas, incluso de Corea del Norte e ISIS. Trump, en una tradición que ya se ha familiarizado, tuiteó en su página: "¡Tal vez la inteligencia debería volver a la escuela!" Sus subordinados pretendían ser citados incorrectamente (aunque, nuevamente, estas eran audiencias en el Congreso, simplemente no podían ser citadas incorrectamente).

A primera vista, parece razonable sugerir que Trump tiene diferencias ideológicas con la comunidad de inteligencia. Pero el presidente de los Estados Unidos, sobre todo, mostró una falta de confianza en la información proporcionada por los jefes de los servicios especiales. Más bien, prefiere confiar en su propia intuición.

Es necesario aclarar: el actual jefe del estado norteamericano no es un pacifista. Anhela un cambio de régimen en Venezuela. Él quiere derrocar al gobierno legítimo de Irán, aunque sus líderes de inteligencia insisten en que Teherán está cumpliendo con los términos del acuerdo nuclear, que Trump anunció el año pasado. Continuando aumentando el gasto del Pentágono, el presidente quiere lograr el dominio militar de Washington en el mundo.

Por supuesto, Trump es un halcón, le gusta el sentimiento de poder absoluto, tanto el suyo como el país que dirige. Y sabe que el poder absoluto no es un concepto teórico. Hay que demostrarlo. Por esta razón, Trump trata a su comunidad de inteligencia con desdén. Y lo hizo para promover su propia agenda, que en algunos aspectos parece progresista.

Por ejemplo, al presidente no le gustan las malas guerras. La guerra en Afganistán aparentemente fracasó: la búsqueda de un contingente de tropas estadounidenses fue prolongada, costosa y no permitió obtener resultados positivos obvios. La guerra en Siria también terminó en un fracaso: Bashar Asad controla la situación en el país, y el papel de Estados Unidos en derrotar a los militantes de organizaciones terroristas es mínimo. La guerra inconclusa en Corea debe considerarse un conflicto congelado. El objetivo de Estados Unidos de derrocar al régimen de Corea del Norte no se logró, y Washington tampoco logró intimidar a la RPDC y forzarlo a abandonar su propio programa nuclear.

La comunidad de inteligencia está descontenta con este estado de cosas. La máquina hinchada de los servicios especiales ha invertido años (en el caso de Siria), casi dos décadas (Afganistán) y más de medio siglo (Corea del Norte) en estos conflictos. Las carreras de miles de personas se construyeron gracias a la participación de Estados Unidos en los eventos en estos países. No es fácil para estas personas admitir que todo el mecanismo de formulación de políticas de los Estados Unidos fue incorrecto.

Esta situación no puede considerarse una conspiración secreta, ya que los políticos y los funcionarios nombrados por él se oponen a Trump. Y esto no es un "ataque a la derecha" de los halcones más agresivos y los llamados neoconservadores, ya que algunos de los críticos más rabiosos del presidente estadounidense están en el Partido Demócrata.

La brecha entre el jefe de estado y los servicios de inteligencia subordinados a él se debe a la indiferencia del anfitrión de la Casa Blanca. A él simplemente no le importa lo que se le dice "lo mejor de lo mejor". Los mismos gracias a los cuales la sociedad mundial estadounidense se libró de las guerras en Afganistán y Vietnam. Y continúan justificando los sacrificios humanos y los gigantescos costos en efectivo, porque de lo contrario tienen que admitir que se encontraban en el origen de la política destructiva de los Estados Unidos, cuyas consecuencias aún no se han dado cuenta.
autor:
Arkady Neuman
Fotos utilizadas:
mic.com
Ctrl entrar

Notó un error Resalta texto y presiona. Ctrl + Enter

10 comentarios
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe para registrarse.

Уже зарегистрированы? iniciar la sesión