Cachemira está privada de autonomía. India y Pakistán están al borde de una nueva guerra

En el futuro cercano, puede comenzar otra guerra entre India y Pakistán. Es posible que sea aún más feroz que los conflictos armados anteriores, porque la independencia de Cachemira está en juego.




India decide poner fin a la independencia de Cachemira


El gobierno de Narendra Modi, con el apoyo de los nacionalistas hindúes, decidió eliminar el estatus especial de Jammu y Cachemira. El presidente de la India, Ram Nath Kovind, firmó un decreto, y el ministro del Interior de la India, Amit Shah, presentó un proyecto de ley al parlamento del país, que presupone la privación de un estatus especial. Según Amit Shah, la situación en Cachemira requiere la adopción de ciertas medidas para reorganizar el estatus político de este territorio.

La iniciativa para revisar el estado de Jammu y Cachemira fue hecha por el nacionalista indio Bharatiya Janata Party (BJP, Indian People's Party), que actualmente es el partido gobernante en la India. Fue ella quien apoyó incondicionalmente la decisión de las autoridades de cancelar el artículo 370 de la Constitución de la India sobre la autonomía y el estado especial del estado.


¿Entrará Narendra Modi? historia ¿Cómo está el primer ministro de India privando a Cachemira de autonomía?


En Cachemira, el partido Bharat Janatha creó la situación más conveniente para la toma de decisiones: dejó el gobierno estatal, después de lo cual el gobierno dejó de existir y ahora Jammu y Cachemira son controlados por el centro federal a través del gobernador. Anteriormente, la aprobación de un cambio en el estado requeriría el consentimiento del gobierno de Cachemira, pero como no hay gobierno, no hay nadie a quien pedir. La situación es muy conveniente para Nueva Delhi.

De acuerdo con la decisión del gobierno indio, Jammu y Cachemira deben perder el estado de un estado y convertirse en un territorio sindical. El territorio de la Unión, según la ley india, tiene menos derechos que el estado. Ahora India incluye los estados 29 y los territorios de la unión 7.

El estado de los territorios de la unión está en manos del área metropolitana nacional de Delhi, las islas Andaman y Nicobar, Dadra y Nagar-Haveli, Daman y Diu, Lakshadwip, Puducherry, Chandigarh. Ahora, según la decisión de los líderes del país, el estado de Jammu y Cachemira también debería unirse a esta lista, probablemente el estado indio más problemático, la situación en la que ha provocado repetidamente guerras con el vecino Pakistán.

A diferencia de los estados, los territorios de la Unión no tienen gobernadores y se administran directamente desde el centro federal. Por lo tanto, el gobierno indio afirma que cambiar el estado de Jammu y Cachemira requiere consideraciones de seguridad, supuestamente en el territorio de la unión es más fácil mantener el orden público y combatir la actividad terrorista.

Curiosamente, las autoridades indias decidieron no solo cambiar el estado de Jammu y Cachemira, sino también dividir el territorio estatal actual: de Jammu y Cachemira, se asignará el territorio aliado de Ladakh. Además, Ladakh no tendrá su propio parlamento, pero Jammu y Cachemira aún abandonarán la asamblea regional. Naturalmente, Nueva Delhi entiende que la población de Cachemira aceptará las innovaciones sin entusiasmo. Por lo tanto, fuerzas policiales y unidades adicionales del ejército indio se despliegan apresuradamente en el estado.

En la noche de agosto de 5, Mehbub Mufti y Omar Abdullah, influyentes políticos musulmanes de Cachemira que se permitieron criticar las iniciativas del gobierno, fueron detenidos bajo arresto domiciliario. El estado apagó las comunicaciones móviles e Internet, y 8 de miles de fuerzas de seguridad de otros estados indios llegaron a su territorio. Por lo tanto, las autoridades del país se están preparando para un posible aumento del descontento público.

Eterna disputa sobre Cachemira


La decisión del gobierno indio ya ha provocado una reacción muy dura de parte de Pakistán. Islamabad tiene la intención de plantear la cuestión de privar a Jammu y Cachemira de su condición autónoma en la Corte Internacional de Justicia de las Naciones Unidas. Pero esto es solo una pequeña cantidad de lo que las autoridades pakistaníes son capaces de hacer.




Recordemos que el estado de Jammu y Cachemira, ubicado en el extremo noroeste de India, ha sido el principal obstáculo entre los dos estados desde los primeros años de la existencia de India y Pakistán independientes. La cuestión es que tanto Nueva Delhi como Islamabad afirman ser territorios en disputa de Cachemira. Para los hindúes, las montañas de Cachemira son sagradas, y Pakistán los considera como su territorio, ya que una gran cantidad de musulmanes viven allí.

De 1846 a 1947, el principado indígena de Jammu y Cachemira existió como parte de la India británica. Cuando tuvo lugar la partición de la India británica, se acordó que los principados indígenas tendrían la oportunidad de elegir de forma independiente, unirse a la India o Pakistán y, en casos extremos, seguir siendo países independientes. Maharaja Jammu y Cachemira Hari Singh (en la foto), mal dispuestos tanto al Congreso Nacional de la India como a la Liga Musulmana, decidieron no unirse a nadie y hacer de su principado un estado independiente.

Pero los musulmanes, que constituían más del 90% de la población de Jammu y Cachemira, soñaban con formar parte de Pakistán, ya que la dinastía que gobernaba en Jammu y Cachemira era musulmana hindú y oprimida en todos los sentidos. Un levantamiento armado comenzó en el principado. Y Maharaja Hari Singh no tuvo más remedio que acudir a la Unión India en busca de ayuda. De hecho, pedir ayuda para reprimir el levantamiento musulmán de Pakistán sería una decisión extremadamente extraña. En respuesta, las autoridades indias exigieron que Maharaja reconociera a Jammu y Cachemira como parte de la India, lo que Hari Singh hizo. Así comenzó la Primera Guerra Indopaquistaní, que condujo a la división de Cachemira.

Actualmente, India controla 60% del territorio del antiguo principado de Jammu y Cachemira. Fue allí donde se creó el estado de Jammu y Cachemira. Pakistán controla el 30% del territorio del antiguo principado, que formó la provincia de Gilgit-Baltistan (anteriormente el Territorio del Norte) y el Azad-Cachemira "temporalmente independiente" (Cachemira libre). El 10% del territorio de Jammu y Cachemira (la región de Aksaychin, que es de importancia estratégica, ya que el camino del Tíbet a Xinjiang lo atraviesa) ha estado bajo control chino desde 1962 del año.

Durante más de setenta años, India y Pakistán han estado discutiendo sobre las regiones del norte de Jammu y Cachemira. Los musulmanes constituyen la mayoría de la población en el estado. Además, si en conjunto 67% de musulmanes vive en Jammu y Cachemira, entonces en el valle de Cachemira los musulmanes constituyen la gran mayoría: 97% de la población. Además, el estado también incluye regiones con una población diferente. En Jammu, 65% de la población son hindúes, y los musulmanes solo 31%, en Ladakh 46% son budistas.

El estado especial de Jammu y Cachemira sugiere que ninguna ley federal de India está en vigor en el estado sin la aprobación de su parlamento regional. Al mismo tiempo, los ciudadanos indios que viven en otros estados no tienen derecho a comprar tierras y bienes inmuebles en Jammu y Cachemira. Por lo tanto, el estado se protege de la expansión de la población hindú, porque de lo contrario el gobierno indio no habría valido la pena organizar un reasentamiento masivo de hindúes en Jammu y Cachemira y lograr la superioridad numérica de este último sobre los musulmanes.

Cachemira está privada de autonomía. India y Pakistán están al borde de una nueva guerra


Los desacuerdos etnoconfesionales en Jammu y Cachemira son una de las principales razones para la intensificación de los grupos extremistas en la región que utilizan métodos de lucha terroristas. Los radicales de Cachemira tienen su sede en Azad Cachemira, controlada por Pakistán, y gozan del pleno apoyo de los servicios secretos paquistaníes. Por lo tanto, las autoridades indias después de casi todos los ataques terroristas acusan a Islamabad de participar en la financiación y el armamento de grupos terroristas.

En Pakistán, estas acusaciones son, por supuesto, rechazadas y afirman que los musulmanes de Cachemira están luchando por sus derechos e intereses por su cuenta. Pero también está claro que sin el apoyo de un estado vecino fuerte, los radicales de Cachemira no habrían podido existir durante tanto tiempo y se opondrían a las autoridades indias. Por otro lado, fue precisamente la actividad terrorista la que se convirtió en una de las principales razones por las que en Nueva Delhi decidieron limitar la autonomía de Jammu y Cachemira y privar a este territorio del estado.

¿Pakistán comenzará una guerra?


Para la población de Cachemira, profesando el Islam, la presencia en la constitución india de un artículo sobre el estado autónomo del estado fue la única explicación de la ubicación del territorio dentro de la India. Ahora los musulmanes prácticamente han perdido su autonomía. Solo tienen esperanza: la intercesión de Pakistán, que en Cachemira siempre ha sido considerada como el principal defensor de los derechos de los musulmanes indios.


Mehbuba Mufti


Mehbuba Mufti, ex jefe del gobierno estatal, enfatiza explícitamente que después de revisar el estado del estado en Jammu y Cachemira, puede comenzar un movimiento armado contra el gobierno federal. Si bien Islamabad se limita a declaraciones críticas, no hay duda de que las consecuencias de la decisión de las autoridades indias serán muy graves.

Se puede predecir, en primer lugar, el aumento de los actos de violencia en Jammu y Cachemira. Como suele suceder en el sur de Asia, la agresión se dirigirá contra representantes de la minoría hindú, los peregrinos hindúes que visitan lugares sagrados en Cachemira, así como contra turistas extranjeros. Uno puede esperar disturbios y actos terroristas.

En segundo lugar, los grupos radicales que operan desde el territorio de Azad-Cachemira están intensificando sus actividades. Miles de militantes tienen su base en Azad Cachemira, nadie puede nombrar su número exacto. La decisión de las autoridades indias puede atraer a cierta parte de la juventud musulmana de Cachemira a las filas de los radicales. Por cierto, los militantes de Cachemira están usando cada vez más atentados suicidas, con los objetivos principales como personal militar y policial en la India, así como peregrinos.



En tercer lugar, no se descartan los enfrentamientos en la frontera entre India y Pakistán. El riesgo de una guerra con Pakistán obliga a la India a mantener más de 300 mil soldados en Jammu y Cachemira. Casi un tercio del personal del ejército indio está desplegado aquí. Pero el gran contingente militar no es una garantía del 100% contra las hostilidades: Pakistán también tiene la mayor parte de su ejército terrestre en la frontera india.

En febrero 27 en febrero 2019, ya había un conflicto armado en la frontera, durante el cual no solo hubo escaramuzas entre las unidades terrestres, sino también batallas aéreas entre las fuerzas aéreas indias y pakistaníes. 30 Julio 2019 año en los sectores de Sunderbani, Tangdhar y Keran, el ejército pakistaní violó el alto el fuego. Durante el tiroteo, un indio y dos soldados pakistaníes murieron.

Riesgos de conflicto para el medio ambiente global.


Por supuesto, a primera vista, el problema de Jammu y Cachemira está muy lejos de Rusia y es incomprensible para muchos ciudadanos. Pero vale la pena recordar que tanto India como Pakistán son potencias nucleares y que una guerra en toda regla entre los países puede tener las consecuencias más impredecibles. Pero si nadie aplica оружие destrucción masiva, incluso un conflicto militar ordinario puede cambiar seriamente la situación en la región. No solo los residentes de Jammu y Cachemira sufrirán: el conflicto afectará la situación en Asia meridional y central en su conjunto, y las repúblicas de la antigua Asia central soviética pueden verse afectadas.

También vale la pena señalar que Rusia ahora no es rentable para apoyar a ninguna de las partes en el conflicto. Como, por cierto, los Estados Unidos. Si hablamos de India, las relaciones ruso-indias desde la era soviética se han desarrollado bastante bien. Hoy, India es uno de los mayores compradores de armas rusas, que, por cierto, vence con éxito a los opositores paquistaníes. Pero también con Pakistán, después de muchas décadas de relaciones tensas, Rusia también coopera muy activamente. Además, Pakistán es un aliado de China. Del mismo modo, Estados Unidos es el principal socio político y militar de Pakistán; en los últimos años, ha sido amigo de Nueva Delhi, no menos, si no más, que con Islamabad.

La solución óptima son las negociaciones entre las dos potencias del sur de Asia con la mediación de tres grandes países: Rusia, China y Estados Unidos. Además, cada uno de estos países tiene sus propios intereses en la región y está interesado en prevenir una nueva guerra indo-pakistaní.
autor:
Ilya Polonsky
Fotos utilizadas:
edition.cnn.com
Ctrl entrar

Notó un error Resalta texto y presiona. Ctrl + Enter

51 comentario
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe para registrarse.

Уже зарегистрированы? iniciar la sesión