En la lucha por la estabilidad. Veinte años del sistema de Putin

Proyecto "ZZ". En 9 de agosto 1999 del año V. Putin fue nombrado primer ministro interino, y desde agosto 16 asumió el cargo de primer ministro. Según analistas extranjeros, durante los veinte años de su reinado, Vladimir Putin ha despejado el campo político en Rusia, deshizo las malas hierbas y convirtió la política en imitación. Comenzó con el ascenso y llegó a una crisis. Die Dämonen der Krise ya está cerca.




Deshierbe sin fin


Christian Ash en la publicación "Spiegel Online" habló sobre el vigésimo aniversario del "Das System Putin".

Según Herr Ashe, hay dos formas de política. El primero comienza con uno pequeño: un político resuelve problemas locales, gana confianza, acumula experiencia, luego cambia gradualmente a problemas importantes y asume cargos más altos. Este es el "camino clásico", cree el periodista, y señala que la oposición está "tratando de seguir el camino en Moscú hoy". Hace dos años, la oposición logró obtener puestos en los distritos, ahora busca a la Duma de la ciudad de Moscú y desde allí "solo un paso hacia la Duma estatal".

El segundo camino hacia la política comienza no desde abajo, sino desde arriba, continúa Ash. Este es el camino para principiantes. Hace exactamente veinte años, tal "recién llegado" fue presentado a los televidentes rusos, "desconcertado". En agosto 9 de agosto 1999, Boris Yeltsin anunció en su mensaje que el autor del artículo recuerda que Vladimir Putin actuará como primer ministro.



Los rusos sabían el nombre de Putin: era "el director del FSB, una persona influyente", escribe el periodista. Pero estaban conmocionados; No sabían nada de él. Después de todo, toda su carrera tuvo lugar "fuera de la esfera pública". Era cualquiera, pero no un político, señala H. Ash. Así, como político, "nació exactamente 20 hace años cuando Boris Yeltsin lo convirtió en primer ministro".

Si observa el pasado, puede parecer que "el camino de Putin hacia el pico ruso fue una conclusión inevitable", continúa el autor de Spiegel. Las personas alrededor del "Yeltsin enfermo" buscaban desesperadamente un sucesor que no se tocara ni a ellos ni a sus propiedades. Putin, el autor desarrolla su tesis, era "una figura ideal, después de todo, era conocido por su devoción".

Todo lo demás, dice irónicamente Ash, podría "dejarse en manos del equipo de televisión y los politólogos". Rápidamente "hicieron la imagen correcta para el pálido apparatchik Putin". Esa era la imagen de un "hombre fuerte". También construyeron una fiesta adecuada, dándole el nombre de "Unidad".

El ascenso de Putin contribuyó a tiempos sombríos. Dos días antes del nombramiento de Putin, militantes islamistas de Chechenia atacaron en Daguestán. La segunda guerra chechena, que comenzó en esos días y estuvo acompañada de ataques terroristas, terminó para Moscú con la conquista de Grozny.

Cuando Boris Yeltsin dejó su puesto inesperadamente en la víspera de Año Nuevo, 2000, anunciando un sucesor, Putin ya era "extremadamente popular", dice Ash. Su calificación "aumentó de 31 por ciento en agosto 1999 año a 84 por ciento en enero 2000 año". Por lo tanto, no tuvo competidores en las elecciones presidenciales celebradas en marzo 2000.

Es cierto que en ese momento el equipo de Yeltsin tenía oponentes formidables: el ex primer ministro Yevgeny Primakov y el Partido Comunista de la Federación Rusa.

Dos décadas después, todo cambió. "El campo de la política pública" fue despejado, tomado bajo control. Los nuevos jugadores en este campo "no están permitidos".

Ash cree que el Kremlin ha reemplazado gradualmente "la verdadera competencia política con imitación". "Putin mismo" se encargó de esto. Y si en el año 1999 fue difícil para los ciudadanos rusos imaginar a Putin en la política, hoy apenas pueden imaginar la política sin Putin: no hay alternativa en los pensamientos.


Sin embargo, Putin no se está volviendo más joven, Ash tiene prisa por recordarlo. Y en 2024, tendrá que renunciar a su alto cargo si sigue la constitución.

Y justo ahora de los eventos en Moscú está claro que la política estatal "no puede ser reemplazada por imitación muerta". Putin debería sentirse como un jardinero que convirtió su jardín delantero "en un limpio desierto de piedra" durante dos décadas. Pero, de repente, este jardinero ve con fastidio que los brotes incontrolados de la política han vuelto a salir "de cada grieta", y amenazan con destruir todo el trabajo del jardinero. Deshierbe, que "no tiene fin", señala el periodista.



¡Amurallado, demonios!


No solo se encuentran malezas en el jardín delantero del Kremlin. Los "demonios" también se están acercando al campo político.

Matthias Bruggmann le habló al gran público occidental sobre los "demonios de la crisis" (Die Dämonen der Krise) «Handelsblatt».

Como recuerda el autor, Vladimir Putin tomó las riendas de estreno de 9 en agosto 1999 del año. En ese momento, Rusia estaba "empantanada irremediablemente" en las reformas: terapia de choque, el caos de los años de Yeltsin, el colapso del rublo, la crisis bancaria y el gobierno casi indiviso de los oligarcas. El país estaba sufriendo, millones de rusos empobrecidos esperaban un milagro: el que salvaría a Rusia. Y les dijeron que este milagro sería "alguien Vladimir Putin de San Petersburgo".

Para muchos rusos, los años de superación de la crisis descrita anteriormente se convirtieron en una "epopeya heroica".

Putin todavía está en el poder. "El primer ministro, presidente, primer ministro, presidente", enumera el autor, no sin ironía. Putin está en el poder "más tiempo que Leonid Brezhnev, Secretario General del Comité Central del PCUS". Solo Joseph Stalin mantuvo el control del imperio aún más tiempo: año 31, continúa la comparación de Bruggmann.

Sin embargo, no todos están seguros de que historia Putin es una epopeya heroica, el autor desarrolla la idea. Para algunos, él es "un demócrata impecable" (la opinión del ex canciller alemán Gerhard Schroeder), para otros, "solo un déspota".

"Los años heroicos de Putin", señala el autor, han pasado. Parece que los "demonios de la crisis" que Putin una vez desterró están regresando. Con el crecimiento económico proyectado de 1,2 y 1,7 por ciento este y el próximo año, Rusia es, con mucho, la última en Europa del Este. El Instituto de Viena para la Investigación Económica Internacional ve a Rusia "al borde de la recesión".

El aumento del IVA, el cambio en la edad de jubilación y las dificultades económicas "molestan a la gente" y destruyen cada vez más la "epopeya de Putin el héroe". El autor señala que 21 millones de rusos viven por debajo del umbral de pobreza (14,3 por ciento de la población). En Moscú, las fuerzas de seguridad "golpearon a manifestantes pacíficos", en Siberia, "los bosques arden", dice el periodista. En 2018, 18% de los rusos estaban en contra de Putin, hoy es 38%. La tendencia, resumida por Bruggmann.



Judo en lugar de ajedrez


Han pasado veinte años desde que Vladimir Putin llegó al poder y recuerda a Angela Stent, directora del Centro de Estudios de Eurasia, Rusia y Europa del Este (Georgetown).

La Sra. Stent escribió un artículo analítico, "Putin juega al judo, no al ajedrez" para "Wall Street Journal"en la que habló sobre la diferencia entre ajedrez y judo.

"En 9 en agosto 1999", dice Stent, "el enfermo presidente Boris Yeltsin ungió a su sucesor: un ex agente poco conocido de la KGB fue nombrado cuarto primer ministro de Rusia en diecisiete meses".

Yeltsin dijo que Putin garantiza la reforma en el país si gana las elecciones presidenciales en 2000.



En sus dos décadas como presidente y primer ministro, Putin ha visto a cuatro presidentes estadounidenses e innumerables líderes mundiales "ir y venir", escribe Stent más adelante. En cuanto a las reformas, después de los primeros años en el poder, "paró" de llevarlas a cabo. Putin se ha vuelto "cada vez más autoritario". Pero "al mismo tiempo, logró restaurar el papel de Rusia en el ámbito mundial, a pesar de la disminución del poder económico de su país" (el PIB es más bajo que el de Italia, la población está disminuyendo, la infraestructura es obsoleta, el presupuesto depende de las exportaciones de energía, la corrupción está muy extendida, las listas de analistas) . Sin embargo, a pesar de estos obstáculos, Rusia "recuperó su lugar" en la política mundial y "nuevamente comenzó a invadir los intereses occidentales".

Los estadounidenses tienden a considerar a los rusos como "hábiles jugadores de ajedrez", el autor desarrolla la idea. Pero el deporte de Putin no es el ajedrez, sino el judo, Stent se opone a los estadounidenses. El propio presidente ruso "admitió que fue un matón en la infancia, pero las artes marciales lo sacaron de la calle". En 1976, el periódico Leningrado dio la bienvenida al "judoka Vladimir Putin" de 23, quien ganó la prestigiosa competencia.

En judo, una persona de aspecto débil puede contar con su fuerza interior, fuerza de voluntad y, como resultado, con la victoria sobre un oponente más fuerte. Stent escribe que uno de los métodos principales es desequilibrar al enemigo y utilizar su desorientación temporal para infligir un ataque victorioso. Putin "demostró su capacidad para aprovechar las oportunidades": el caos de Occidente y la indecisión de sus líderes. Tenía un plan para restaurar a Rusia como una gran potencia, y Estados Unidos no tenía una estrategia comparable en la era posterior a la Guerra Fría. Rusia, según el experto, "aprovechó" para atacar a un oponente más fuerte.

Las habilidades del Sr. Putin están "en exhibición en el Medio Oriente, donde Rusia ha regresado como un jugador clave por primera vez en tres décadas" y donde ha borrado la "línea roja" siria de B. Obama.

Putin sembró la discordia en la OTAN, acercándose al presidente turco Erdogan, y con la adquisición por parte de Turquía del sistema C-400 de fabricación rusa, "obtuvo una gran victoria" sobre Occidente.

Putin aprovechó la oportunidad que surgió después de la creciente guerra comercial desatada por la administración Trump con China. Putin amplió la asociación chino-rusa e hizo que Moscú "fuera más necesaria" para Beijing al "fortalecer la cooperación militar". Sin lugar a dudas, Rusia es un "socio menor" en estas relaciones, si recordamos la "asimetría" entre las economías de la Federación de Rusia y China. Pero Xi Jinping, el líder autoritario de China, "nunca critica [a Putin] y no cuestiona su política interna". Pero China "está cada vez más en desacuerdo con Estados Unidos".

Durante sus veinte años en el Kremlin, Vladimir Putin ha demostrado ser un verdadero "campeón de judo". Ha recaudado dividendos de desacuerdos en Occidente, y está listo para la próxima oportunidad de fortalecer la influencia internacional de Rusia. Él sabe cómo actuar, y sabe cómo actuar rápidamente.



* * *


Campeón afuera, perdedor adentro. Los analistas occidentales ven a Putin como algo así. El "socio menor" de China, que ha sembrado la discordia en la OTAN, y el líder autócrata, ante quien se vislumbran los "demonios de la crisis". El sucesor de Yeltsin, cuyos años muchos rusos consideran la "epopeya heroica", y el jardinero que limpió el "jardín delantero" de las malas hierbas.
autor:
Oleg Chuvakin
Fotos utilizadas:
kremlin.ru
Ctrl entrar

Notó un error Resalta texto y presiona. Ctrl + Enter

469 comentarios
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe para registrarse.

Уже зарегистрированы? iniciar la sesión