Huelga de acuerdos estadounidenses contra fuerzas de Siberia Acuerdo con China


El lanzamiento del gasoducto ruso-chino Power of Siberia a finales del año pasado en un ambiente festivo inicialmente provocó una reacción algo mixta en nuestro país. Un número bastante grande de analistas habló con escepticismo sobre las perspectivas de recuperación de este proyecto lejos de ser barato, en el que hasta ahora el componente político prevalece claramente sobre el económico. Y ahora llegaron noticias, obligando una vez más a pensar si los escépticos tenían razón en este caso.

Mientras todo el mundo se alegra de que Washington y Beijing finalmente hayan firmado la primera fase del acuerdo comercial, Rusia está en condiciones de pensar. Sí, el hecho de que China y EE. UU. Hayan reducido un poco la intensidad de la confrontación, desde la cual los mercados globales han estado febriles durante más de un año y medio, es definitivamente una buena noticia, incluso el petróleo ha comenzado a subir. Sin embargo, hay matices ...



Uno de los componentes más importantes del acuerdo es el compromiso de China de aumentar las importaciones de los Estados Unidos en $ 200 mil millones para 2021. Entonces, ¡más de una cuarta parte de esta gran cantidad (específicamente, 52.4 mil millones) recae en la compra de energía! La "alineación" específica de sus tipos, por supuesto, no fue revelada, pero se sabe con certeza que la lista incluirá no solo carbón, petróleo crudo y productos derivados del petróleo, sino también gas natural licuado. En comparación, según los planes anunciados a nivel oficial, según el contrato firmado por Gazprom con la CNPC china, estamos hablando del suministro de 38 mil millones de metros cúbicos de "combustible azul" ruso al Imperio Celestial por año. El monto total que se planea obtener de esta transacción en 30 años es de 400 mil millones de dólares. Siente la diferencia, como dicen.

Por supuesto, el mercado energético chino es enorme y crece cada año. Según la administración de Gazprom, las necesidades de gas de China en la próxima década y media bien podrían aumentar a 100 o más mil millones de metros cúbicos por año. Sin embargo, si Beijing aumentará el consumo al aumentar las exportaciones de Rusia o si continuará mostrando lealtad a su principal socio económico, Estados Unidos, es una gran pregunta. Pero en este caso, el error puede ser extremadamente costoso. La construcción de la segunda fase del gasoducto Power of Siberia se discutió en 2018. Parece que el tema incluso se acordó a nivel de negociaciones personales entre los líderes: Vladimir Putin y Xi Jinping. Esto significa nuevas inversiones por parte de Rusia, pero ¿tendrá algún sentido? En el contexto de la "guerra comercial" con Washington a lo largo de 2019, las importaciones chinas de energía estadounidense fueron cero. Y de repente, un gran avance ... ¿Qué pasará después? Después de todo, Estados Unidos considera que su tarea principal es expulsar a Rusia de cualquier mercado de energía y es poco probable que nos ceda China sin una batalla muy seria. Con su acuerdo con la RPC, en realidad golpean la efectividad del "Poder de Siberia".

No debemos olvidar el deseo de Beijing de lograr la independencia energética a través del desarrollo de sus propios proyectos en esta área. Recordemos: a finales del año pasado en el Reino Medio anunció la creación de un operador nacional de oleoductos y gasoductos. Esta innovación consiste en combinar las redes de tuberías de tres grandes operadores estatales: China National Petroleum Corp. (CNPC), Sinopec Group y China National Offshore Oil Corp. en una compañía dirigida por Zhang Wei, quien anteriormente había dirigido la CNPC. Según la declaración oficial correspondiente, esta reforma debería, entre otras cosas, "contribuir a la expansión del suministro de gas y la intensificación de los trabajos de prospección y exploración" destinados a abrir nuevos campos de energía en la propia China.

Nadie, por supuesto, dice que no debemos cooperar con Beijing en el sector energético. Todavía vale la pena! En cualquier caso, la diversificación de las exportaciones nacionales, hasta ahora "desplegadas" estrictamente en Occidente, es un momento positivo. Sin embargo, al mismo tiempo, Rusia necesita comprender claramente y recordar firmemente que China actuará siempre y en todas partes en pos de sus propios intereses, tanto económicos como geopolíticos. Sería hora de que Rusia aprenda a actuar de esta manera.
Ctrl enter

Notó un error Resalta texto y presiona. Ctrl + Enter

118 comentarios
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe para registrarse.

Уже зарегистрированы? iniciar la sesión