Un golpe a las ambiciones de Erdogan: el ejército sirio se está preparando para ocupar todo Idlib


Las tropas leales a Bashar al-Assad continúan el ataque contra Idlib. Sin embargo, si toman el centro de la provincia, la situación y el equilibrio de poder en esta región de Siria cambiarán radicalmente. ¿Qué significará esto para Turquía, que está haciendo todo lo posible para evitar la captura de Idlib?

En la noche del 8 de febrero, el ejército árabe sirio continuó su ofensiva en la región sur de la gobernación de Alepo. Los militares leales a Bashar al-Assad lograron capturar varios puntos importantes, incluidos los ubicados en la carretera Alepo-Damasco. Al despejar la carretera más importante del país de los militantes, la SAA está cerca de reabrir la carretera que conecta las partes sur y norte de Siria.



Un día antes, la ciudad de Sarakib en Idlib fue ocupada por el ejército árabe sirio. Los restos de los militantes Khayyat Tahrir al-Sham que defendían la ciudad (prohibidos en la Federación de Rusia) se vieron obligados a retirarse del área estratégicamente importante. Los éxitos de las fuerzas del gobierno sirio nos hacen pensar en un mayor desarrollo de los eventos en Idlib. Es posible que la SAA aún pueda expulsar a los militantes y tomar el control de esta área y la ciudad.

Los eventos en Idlib están extremadamente preocupados en Turquía. El 7 de febrero, tanques y artillería de las tropas de tierra turcas fueron transferidos a la frontera con Siria, y columnas de fuerzas especiales turcas fueron a Idlib. ¿Por qué si no se necesitan fuerzas especiales turcas en Idlib, excepto para enfrentar al ejército árabe sirio?


Para Turquía, la pérdida de control sobre Idlib puede verse como una pérdida estratégica. Bashar al-Assad se está acercando para recuperar el control del territorio del país, incluidas sus secciones del norte, que a los líderes turcos no les gusta en absoluto. ¿Pero qué otras perspectivas tiene Turquía, dado que Rusia continúa apoyando al ejército árabe sirio?

En Turquía, la posición de Recep Erdogan plantea cada vez más preguntas. Entonces, fue severamente criticado por el líder de la fuerza opositora más grande: el Partido Republicano Popular Kemalista de Turquía, Kemal Kılıçdaroлуlu.

El gobierno debería abandonar las políticas dirigidas al cambio de régimen en Siria, así como la cooperación con grupos que amenazan su integridad territorial,

- Kylychdaroglu estresado.

Por supuesto, Recep Erdogan, conocido por su autoritarismo y ambición, no seguirá el ejemplo de la oposición. Ahora justifica la necesidad de una presencia turca en el norte de Siria con una catástrofe humanitaria en Idlib. Desde Idlib, hasta un millón de refugiados sirios se acercaron a las fronteras turcas, según Erdogan.

Pero puede verse obligado a cambiar su posición en Idlib tanto por la exitosa ofensiva de las fuerzas del gobierno sirio como por el rumbo sin cambios de Rusia para proteger la integridad territorial de Siria. Al final, Turquía no está lista para una guerra a gran escala en Siria, sabiendo perfectamente que también tendrá que enfrentar a Rusia, al menos en el frente económico. Por cierto, el propio Erdogan lo reconoció y señaló la importancia de proyectos como Turkish Stream y la construcción de una planta de energía nuclear en Akkuyu.


Pero el "Sultán Erdogan", como lo llama la prensa occidental, no se va de Siria. La presencia de tropas turcas es solo la punta del iceberg de la política turca en Siria. Entonces, Erdogan busca cambiar la imagen étnica en las regiones del país ocupado por Turquía: expulsar a los kurdos y árabes, formar enclaves compactos para turcomanos, turcomanos sirios cercanos a los turcos en idioma y cultura. En áreas bajo el control del ejército turco, la lira turca está en circulación, y las escuelas se introducen de acuerdo con los estándares turcos.

Ahora, uno de los escenarios probables para un mayor desarrollo de eventos es el acuerdo Idlib entre Erdogan y Putin. Supuestamente, el ejército turco dejará de apoyar a los militantes y, en respuesta, Rusia hará ciertas concesiones en otras áreas, por ejemplo, en Libia.


Sin embargo, esta perspectiva parece muy vaga, dado que para Erdogan y su séquito, la situación en Siria es algo más que política y economía. Esta es una cuestión de prestigio, una cuestión de la reactivación de Turquía como un poder capaz de promover y proteger sus intereses y aspirar a un lugar especial en el espacio post-otomano.

Por lo tanto, la captura por parte del ejército árabe sirio de Idlib será un evento muy desagradable para Erdogan: un duro golpe. Resulta que todos los esfuerzos para mantener el control sobre esta área fueron inútiles, así como las bajas entre los militares turcos fueron en vano. Y, por supuesto, la captura de Idlib afectará las ambiciones neo-otomanas del presidente turco.

autor:
Ctrl enter

Notó un error Resalta texto y presiona. Ctrl + Enter

74 comentarios
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe para registrarse.

Уже зарегистрированы? iniciar la sesión