Operaciones Especiales: Incursión en Pebble Island

Este año se cumple el X-aniversario de uno de los conflictos armados más emblemáticos de la segunda mitad del siglo XX: la guerra argentino-británica por las Islas Malvinas (Islas Malvinas). En el curso de la Guerra de las Malvinas, el comando británico utilizó activamente unidades de fuerzas de operaciones especiales, el Servicio Especial de Aviación (SAS) y sus, si se puede llamar las contrapartes navales, el Servicio Especial de Barcos (SBS). La Operación Prelim, realizada por SAS en Pebble Island y enumerada en la categoría de operaciones militares clásicas de un servicio de aviación especial, está dedicada a este material.

Operaciones Especiales: Incursión en Pebble IslandLa Operación Prelim (Operación Prelim, que puede traducirse del inglés como el "Examen de ingreso") fue parte de una Operación Sutton más grande. Fue planeado por el comando británico para llevar a cabo una operación anfibia en el área de las bahías de San Carlos y Ajax y un pueblo llamado Puerto de San Carlos en la costa oeste de East Falkland desde 16 a 25 en mayo 1982.

La Operación Prelim fue la primera desde la Segunda Guerra Mundial, la operación de combate de las fuerzas especiales británicas con la tarea de atacar el aeródromo del enemigo y la primera operación a gran escala de un servicio de aviación especial, después de una operación en Omani Jebel Akbar en 1956.


La idea de la Operación Prelim pertenece al comandante de un grupo de portaaviones liderado por el portaaviones Hermes (grupo de trabajo 317.8), el Contralmirante John Forster Sandy Woodward. El comandante de la operación fue el comodoro Michael Clapp, el comandante de las fuerzas anfibias del OS 317 (Grupo de trabajo 317.0), y el brigadier Julian Thompson, el comandante del Comandante Real del Real Cuerpo de Marines del Reino Unido. El plan de operación fue aprobado directamente por el comandante del complejo operacional de 3, el almirante Sir John David Eliot Fieldhouse, y el director y brigadier de SAS Peter de la Bille.

El principal objetivo de la Operación Prelim fue la destrucción de aviones enemigos desplegados en un pequeño aeródromo creado por argentinos en la isla Pebble. Más concretamente, se creó una base operativa avanzada en la isla como parte de un aeródromo, un pequeño punto fortificado y una guarnición de marines. Consistía en unidades del Batallón 3 de la Infantería de Marina que tomó su nombre de Ilizar Videla, y contaba con hombres de 100, armados con ametralladoras de gran calibre y cañones sin retroceso de 75 mm.

La base argentina llevaba la designación "Base aérea de aviación naval de elefantes" o también la base aérea "Calderón" (Estación Aero Calderón) o se llamaba "Base de aviación naval de Calderón" según la variante argentina del nombre de la aldea en la isla Pebble - Puerto Calderón. A menudo, la designación "La Payanca" (La Payanca) se usó en los distintivos de llamada, y el comando de los marines argentinos designó a la base como "el aeródromo de la aviación naval de la isla de Borbón". La isla de Borbón es la versión argentina del nombre de la isla en honor a la famosa dinastía de los Borbones, que no debe confundirse con el mismo nombre que se usa - Isla de Borbón - en relación con la isla de la Reunión.

Caza de aviación

En el libro "Tropas fantasmas: secreto. historia SAS, publicado en 1998, el ex soldado de SAS Ken Connor señaló que la tarea más importante de los grupos de reconocimiento y sabotaje de SAS en las Islas Falkland era monitorear de cerca cualquier movimiento de aviones y helicópteros argentinos. “Una de las razones de esto fue que el comando argentino basó en gran medida su estrategia defensiva en el uso de grandes reservas de tropas y equipo militar concentrado en el área de Port Stanley. Rápidamente, el mismo personal de las áreas más amenazadas debió haber sido helicópteros, incluidos los del tipo Chinook. "Tal táctica, en opinión del comando militar argentino, fue asegurar el rechazo exitoso y efectivo de cualquier ataque enemigo y la interrupción de sus operaciones aéreas y marítimas de anfibios".

Sin embargo, el comando argentino entendió que concentrar las principales fuerzas de la aviación en un aeródromo es someterlas a una amenaza muy real y mortal. Un ataque aéreo masivo y la resistencia activa de las guarniciones en las Islas Falkland serían imposibles. Como resultado, todas las noches, helicópteros argentinos y, si es posible, aviones fueron dispersados ​​alrededor de Puerto Stanley para reducir la posibilidad de su detección y destrucción. Las ubicaciones temporales se guardaron en el más estricto secreto y se cambiaron todos los días.

Uno de los grupos de reconocimiento y sabotaje de la compañía "G" del servicio especial de aviación supervisó el movimiento de helicópteros en las áreas al oeste de Port Stanley, haciendo muchos kilómetros de tiros. Dos veces los scouts británicos lograron encontrar bases temporales para los helicópteros argentinos. Llamaron a su aeronave, pero en ambos casos, los británicos esperaban un fracaso: los argentinos tuvieron tiempo de reubicar los helicópteros. Y solo la tercera vez que los británicos esperaban la suerte: los helicópteros fueron descubiertos y sometidos a ataques aéreos. Como resultado, cuatro libélulas argentinas, incluyendo dos Chinooks, fueron destruidas. Esto causó un daño muy significativo a la agrupación de tropas argentinas: la reserva móvil en realidad se quedó sin sus "caballos".

Sin embargo, el comando británico estaba interesado no solo en los helicópteros. En la víspera de la operación de aterrizaje en el Golfo de San Carlos, en la agenda estaba la cuestión de la necesidad de neutralizar el avión de ataque del enemigo estacionado en los aeródromos más cercanos. Además del aeródromo principal en el área de Port Stanley, había muchos sitios de aterrizaje de respaldo en otras islas, la mayoría de los cuales eran campos o prados ordinarios. Además, hubo información de inteligencia sobre la presencia de una estación de radar en la isla.

“Nadie sabía cuánto de una amenaza para nuestras naves o para las tropas que se suponía que aterrizarían en la Bahía de San Carlos en Falkland del Este, el campo de aviación en la Isla Pebble. Pero cuando se sugirió que hay una estación de radar en la isla, el peligro de este lugar era, sin duda, muy grave. El almirante Woodward creía que el radar podía detectar las principales fuerzas de la flota británica mientras estaban fuera de la vista del radar en el continente o en Falkland Este, mientras que el aeródromo estaba a solo unos minutos de vuelo, desde la tierra de aterrizaje planeada fuerzas de asalto ”, escribe Peter Ratcliffe, un participante directo en la Operación Prelim en el libro Eye of the Storm. Veinticinco años de servicio en SAS ".

Los comandantes británicos y el avión de ataque ligero "Pukar" IA-58 y el avión de entrenamiento "turbo mentor" T-34 C, que, como sugería la inteligencia británica, podrían estar estacionados en la isla Pebble, estaban preocupados. Por supuesto, los Pukars, y había cinco o seis de ellos en Pebble Island, no pudieron resistir a los "harriers" británicos en combate aéreo, pero tenían armamento suficiente para llevar a cabo poderosos ataques contra las tropas aerotransportadas: bombas, NAR, contenedores de napalm, dos Pistolas 20-mm y cuatro ametralladoras 7,62-mm. Sí, y los "mentores de turbo" también representaron una buena "máquina de contraataque". Cuatro vehículos basados ​​en Pebble tenían un alcance de al menos 1200 km y podían llevar unidades NAR LAU-6 / 68 para 70-mm NAR y dos ametralladoras 7,62-mm. Por lo tanto, la aeronave necesitaba ser destruida, y el aeródromo - para inhabilitarlo.

Se decidió confiar esta tarea a la compañía "D" del regimiento 22 S. Las fuerzas asignadas a la Operación Prelim incluyeron el portaaviones Hermes, el portaaviones de escolta - la fragata de la URO Brodsward del mismo tipo, y también la nave de apoyo contra incendios del grupo de fuerzas especiales - el destructor de la URO de tipo Glamorgan. Para coordinar el apoyo de artillería, se dieron fuerzas especiales al Capitán Christopher Charles Brown de la batería de artillería 148 del regimiento de artillería 29 del comando.


Cabe destacar que, como reconocieron los propios británicos, una redada en el aeródromo de Pebble Island fue un evento de riesgo, y por varias razones a la vez. Primero, la mayoría de los helicópteros de transporte del grupo británico en el Atlántico Sur estaban involucrados en la operación. En segundo lugar, de hecho, un tercio de todas las fuerzas especiales británicas, ubicadas en el área de las Malvinas, tomaron parte en el ataque. En tercer lugar, a un miembro de las fuerzas asignadas a la operación se le asignó un oficial superior de control de fuego de artillería naval y uno de los cinco observadores avanzados para ajustar el fuego de artillería naval en ese momento "en todo el Atlántico Sur". Finalmente, en cuarto lugar, entre los barcos de combate asignados al grupo operacional también había un "diamante en la corona" de la formación operativa de la flota británica dirigida a las Islas Falkland, el portaaviones Hermes. El barco tenía que entrar en la zona costera, donde había una alta probabilidad de su ataque por parte de aviones argentinos y, que los almirantes británicos temían especialmente, por los submarinos de la marina argentina.

Pebble Island

Pebble Island (Pebble Island - nombre geográfico inglés) es parte de las islas Falkland Islands (Malvinas - para argentinos) y se encuentra justo al norte de West Falkland Island, una de las dos islas principales de este archipiélago del Atlántico Sur. Los primeros residentes permanentes aparecieron en la isla en el año 1846. Su principal atractivo era una gran granja de ovejas. "Mundialmente famosa", la isla se convirtió, en general, solo durante la guerra de las Malvinas 1982 del año. Al principio, 15 de mayo, se convirtió en el lugar de celebración de una de las operaciones clásicas del SAS británico. Y en mayo, 25, en 10 millas al norte de la misma, fue destruido el destructor del sistema antimisiles de tipo Coventry Sheffield. En ese día, los "skyhawks" argentinos con dos bombas se enviaron al fondo de los no servidos y durante diez años el barco valió 37,9 millones de libras.

Pebble Island es un cuadrado pequeño, solo 103,36. km: en dirección de oeste a este, se extiende aproximadamente 30 km, y en su parte más ancha solo tiene 7 km. El punto más alto de First Mountain en la isla es 277 metros sobre el nivel del mar, también hay otras dos alturas dominantes en la isla: Middle Mountain, 214 metros sobre el nivel del mar y Marble Mountain, 237 metros sobre el nivel del mar. En el este, los guijarros del oeste de Malvinas están separados por los estrechos de Tamar e Inner, y en el sur por los estrechos de guijarros y Keppel. La forma de la isla: dos partes grandes, como si estuvieran conectadas por un istmo estrecho. En este último, en realidad, existe el único asentamiento en la isla, llamado Pebble Island Settlement - literalmente "Pebble Island Settlement". A partir de abril 1982, el residente de 22 vivía allí.

Los argentinos llaman a este asentamiento Calderón, y junto a él construyeron un aeródromo desde una pista de tierra. Más precisamente, el aeródromo estaba allí antes de la ocupación de la isla por parte de las tropas argentinas, esta última simplemente expandió sus capacidades y construyó posiciones defensivas. Hubo un total de cuatro pistas de servicio con una longitud de metros 533,4, metros 381 y dos metros 228,6. La parte occidental de la isla es montañosa y la parte oriental está repleta de pantanos y pequeños lagos. Al norte del asentamiento y el istmo hay una gran bahía de elefantes, en la costa de la cual se extiende la "playa de arena blanca" más grande del mismo nombre en las islas, a unos 5 km. Este último fue elegido por los argentinos para el desembarco de tropas y la entrega de armas, municiones y equipos para la expansión del aeródromo.

Formación

Inicialmente, un grupo de reconocimiento aterrizó en la isla Pebble, en la cual se suponía que debía basar un grupo de aviones y helicópteros argentinos. En la noche de 11 a 12 en mayo, un grupo de reconocimiento de la Compañía D, comandante del capitán del grupo Timothy William Burles, fue desembarcado en la isla Keppel, al sur del extremo oriental de la isla Pebble. Al día siguiente, el grupo con la ayuda de kayaks de "fuerzas especiales" superó un pequeño estrecho y se encontró en el área del objeto de interés.

Cabe señalar que el tamaño del grupo del Capitán Burles en diferentes fuentes se da de diferentes maneras. Por ejemplo, en el libro de Francis McKay y John Cooksey, "Pebble Island: Operation Prelim" indica que el grupo incluía a luchadores de 17, mientras que en el libro de Peter Ratcliff "El ojo de una tormenta". Veinticinco años de servicio en el autor de SAS, un participante directo en el evento (fue parte del grupo de Movilidad de Tropa), indica que el grupo del capitán Burles era gente de 8, dos grupos de combate de cuatro combatientes. Los combatientes del grupo formaban parte del llamado "grupo de barcos", Boat Troop, compañía D del regimiento 22 SAS y eran especialistas especialmente entrenados en asuntos marítimos, la principal forma de desembarcar en tierra es por agua. Por qué los combatientes reciben entrenamiento avanzado en el uso de equipos de buceo y varias embarcaciones, como los kayaks Klepper.

El grupo logró organizar varios puntos de observación, incluso en las inmediaciones del aeródromo. Durante la observación, las fuerzas especiales británicas reconocieron los objetos del campo de aviación y también determinaron las coordenadas de las posiciones defensivas de la guarnición argentina. Además, durante el reconocimiento del distrito de Philips Cove, los británicos descubrieron que un "estanque" suficientemente grande ubicado a cierta distancia de la costa no estaba marcado en sus mapas. En el caso de las operaciones especiales planificadas, esto podría ser una sorpresa muy desagradable, ya que fue en esta playa donde se planeaba aterrizar el escuadrón SAS.

En la noche de 13 en 14 en mayo, el comandante del grupo de reconocimiento, el Capitán Burles, llamó por radio al cuartel general: “Once, repito, once aviones. Lo considero real (es decir, no diseños. Nota del autor). Empresa de ataque - la noche siguiente.

Después de recibir el radiograma de 14 en mayo, toda la operación se desarrolló en detalle literalmente en una hora. El futuro general y comandante de las fuerzas de operaciones especiales de Gran Bretaña, y luego el comandante del regimiento 22 de SAS y el jefe de las operaciones de todas las fuerzas de operaciones especiales durante la guerra de las Malvinas, el teniente coronel Hugh Michael Rose, el comandante de la compañía S "D" mayor Cedric Norman George Delves en Hereford, donde se ubicó la sede del servicio especial de aviación, discutió rápidamente los detalles de la operación y aprobó el plan propuesto. Después de eso, Michael Rose comenzó a organizar el apoyo necesario de la flota.

La tarea principal era destruir el avión enemigo, así como los pilotos y guardias en el campo de aviación. Al mismo tiempo, se creía que la guarnición argentina era más numerosa que los atacantes al menos dos veces. Naturalmente, los almirantes después de la terrible lección de "Sheffield" no intentaron volver a acercar sus barcos a las islas, poniéndolos en peligro. Por lo tanto, los helicópteros asignados para desembarcar y evacuar grupos de reconocimiento y sabotaje, tenían que operar casi al límite de su alcance.

El plan fue desarrollado originalmente de la siguiente manera:
- el primer grupo, la Tropa de Movilidad, fue destruir directamente la aeronave, los tanques de combustible, los equipos del aeródromo, así como los vehículos y otros equipos allí;
- Se suponía que el segundo grupo, Air Troop, tomaría el control de la aldea;
- el tercer grupo, Mountain Troop (comandante - capitán John Hamilton, quien murió 10 el 1982 del año en junio, durante una operación especial en la Isla Falkland Occidental - tenía solo 29 años), formó un equipo de apoyo y respuesta rápida, incluido un equipo de morteros;
- El comandante Delves y el capitán Brown, un oficial de avistamiento de artillería de barcos, debían ubicarse en un punto entre la aldea y el extremo este del campo de aviación, manteniendo contacto con todas las fuerzas especiales, el cuartel general y la nave de apoyo contra incendios, el destructor de la URO Glamorgan.

Al segundo grupo, Air Troop, se le dio el comandante del desembarco de la flota británica, el teniente comandante Roger Edwards, que había estado anteriormente en estos lugares y estaba bien versado en el terreno. De las memorias de Edwards: “Estuve aquí en 1973, llegué en el bote patrulla de Endurance y viajé mucho con mi esposa, nativa de las Islas Falkland. En particular, visitaron la isla Pebble y otras islas en el norte, donde estaba la granja familiar de mi esposa. Ayudé a SAS con la evaluación del terreno. Según datos de inteligencia, la isla era 300 - 400 militar argentina. Resultó que SAS será menos de diez a uno en número ". De hecho, por supuesto, había menos argentinos, solo personas de 144, incluidos marines, pilotos y personal de apoyo.

Los oficiales de las Fuerzas Especiales debían desembarcar con la ayuda de los helicópteros especiales HC4 del Rey de Mar del escuadrón 846 reconfigurado para respaldar las acciones de las fuerzas de operaciones especiales. Cada helicóptero de este tipo podría llevar a bordo aviones de combate 27 y entregarlos a una distancia de aproximadamente 150 millas (aproximadamente 240 km). Y en la versión spetsnaz, la tripulación del helicóptero incluía dos pilotos, y no uno, como de costumbre. Esto hizo posible resolver más eficazmente los problemas durante el aterrizaje / evacuación del grupo de reconocimiento, así como en vuelo a altitudes muy bajas y de noche.

Como resultado, para la operación "Prelim" identificó tres helicópteros que debían entregar a la isla las fuerzas especiales de 42, Major Delves, el Capitán Brown y el Teniente Comandante Edwards, con un personal armas, un mortero 81-mm L16 (peso 40 kg) y más de contenedores de plástico 30 con minas de mortero - dos minas en cada recipiente, una fragmentación altamente explosiva, la otra - con relleno de fósforo blanco. El peso del contenedor - 8 kg, cada miembro de las fuerzas especiales llevó uno de esos contenedores. Los oficiales de las Fuerzas Especiales fueron enviados a la misión con las siguientes armas: 5,56-mm automático, fusil M16 (algunos con el lanzagranadas de granadas ametralladoras XUMAUM mm-40-mm) o ametralladora 203-mm. granadas de mano, cargas explosivas, tres cargadores de repuesto para el M7,62 y numerosas correas de ametralladoras. Estas últimas fueron todas fuerzas especiales, no solo ametralladoras, - para 9 - cartuchos 66 por persona. Todos tenían kits individuales de primeros auxilios.

Comienza la operación

La primera fase de la parte activa de la operación Prelim comenzó en las horas 20 00 de los minutos 14 de mayo. El destructor URO "Glamorgan" abandonó la orden de conexión operativa y se dirigió a Pebble Island. Media hora más tarde, el portaaviones Hermes y la fragata ERO Brodswold lo siguieron. El destructor armado con el sistema de defensa aérea Sea Dart desempeñó el papel de un barco de defensa antiaéreo, y una fragata armada con el sistema de defensa aérea de rango cercano Sy-Wolfe desempeñó el papel de un barco patrullero antisubmarino y un barco de defensa aérea. Los británicos tuvieron suerte: en ese momento los argentinos no tenían un solo avión de combate Neptuno utilizado para el reconocimiento de larga distancia. La maniobra de las tres naves pasó desapercibida.

Entonces la situación se complicó. Debido al clima tormentoso y una serie de fallas técnicas (por ejemplo, la tripulación de Broadsworth tuvo que abandonar el curso para reparar el fallido sistema de misiles de la defensa aérea Sea Wolk, y uno de los helicópteros Sea King falló, tuvieron que preparar el reemplazo con urgencia) Llegar al punto designado. Los radares argentinos, ubicados en la isla Falkland del Este, encontraron un grupo de tres barcos separados de las fuerzas principales. Al teniente Marege le enviaron una radiografía del contenido relevante.

Los comandantes de Hermes y Glamorgan no calcularon con precisión el tiempo que necesitarían para ocupar las posiciones asignadas. Como resultado, los barcos tuvieron que tomar posiciones a un "ritmo acelerado", pero no lograron preparar adecuadamente los helicópteros para la salida. En última instancia, todo esto condujo a una demora en el inicio de la operación en una hora y media, lo que acercó la hora de salida al amanecer. El plan de operación tuvo que ser corregido. Ahora su objetivo era sólo la destrucción de aviones enemigos. "La guarnición argentina ni siquiera sabía cuán afortunados eran y cuán peligrosos escaparon", escribió Ken Connor en sus memorias. "El grupo de la Tropa Aérea, que originalmente tenía que atacar el asentamiento, ahora tenía que tomar una posición entre el campo de aviación y el pueblo y, si fuera necesario, repeler los ataques de los marines argentinos".

Como resultado, en horas 2 00 minutos 15 en mayo, el portaaviones Hermes redujo la velocidad, y después de 25 minutos, tres helicópteros se dirigieron a la isla. Después de eso, el portaaviones y la fragata se retiraron, y Glamorgan tomó posición en 6 millas al noroeste del campo de aviación en preparación para abrir fuego de artillería en objetivos reconocidos y posiciones del enemigo. Los pilotos de helicópteros que aterrizaron en las fuerzas especiales estaban a una altitud extremadamente baja. Además, los helicópteros no estaban equipados con estaciones de radar siguiendo el terreno. Los pilotos ayudaron a las nuevas gafas de visión nocturna. El equipo de ataque llegó a 3 horas de 50 minutos a unas cinco millas del destino, en el área de Philips Cove, y luego se unió al grupo de reconocimiento de la isla. Los combatientes de este último recogieron y equiparon la posición para el mortero 81-mm, con el que se planeó "resaltar" el área con minas de iluminación, y luego - para brindar apoyo contra incendios. Además, el apoyo de fuego del grupo de reconocimiento durante la operación fue proporcionado por el destructor URO "Glamorgan". Exactamente a las 4 horas 00 minutos, el Capitán Brown recibió de la radio del destructor que el barco estaba en posición y listo para proporcionar apoyo de artillería. Los helicópteros, que llevaban las fuerzas especiales a la isla, regresaron al Hermes para repostar y estaban listos para despegar para la evacuación del destacamento.

Aviones destruidos

Después de conectarse con el grupo del Capitán Burles, el destacamento se movió hacia el objetivo de la operación. El primero fue el Capitán Burles, que desempeñó el papel de "guía", junto con él: el Mayor Delves y el Capitán Brown, luego la tripulación del mortero, el grupo de la Tropa Aérea, los combatientes del grupo del Capitán Burles, el grupo de la Tropa de Montaña y, finalmente, el grupo de la Tropa de Movilidad.

6 horas 10 minutos: el equipo llegó a la posición en la que tenían que instalar un mortero 81-mm. La cuadrilla de mortero estaba lista para abrir fuego en 6 horas 15 minutos. Un poco más tarde, Air Troop y Mountain Troop tomaron sus posiciones, pero el tercer grupo ... se perdió. Salió de la zona de aterrizaje por última vez, y no tenía suficiente "guía". Al final, en la oscuridad, ella se desvió del curso. Sin embargo, esto no afectó el curso de la operación. El grupo Mountain Troop era una copia de seguridad, por lo que cambió de posición y comenzó a prepararse para una nueva tarea.

En el destructor URO "Glamorgan" la orden estaba empezando a ponerse nerviosa. Para no caer bajo un posible bombardeo desde la costa o un ataque de la aviación argentina, el barco debía abandonar la posición ocupada al máximo con los primeros rayos del sol, a más tardar 7 horas 30 minutos. Esto fue informado por el barco a Major Delves y al Capitán Brown, quienes respondieron que los grupos aún no habían tomado posiciones para atacar. Al mismo tiempo, a la nave se le transmitió por radio que, en primer lugar, sería necesario "colgar" proyectiles de iluminación sobre el objetivo ZJ5007, es decir, la ubicación de las posiciones supuestamente ubicadas de los marines argentinos, y no golpear proyectiles de fragmentación altamente explosivos en el puesto de observación en la cima de la Primera Montaña (objetivo ZJ5004), según lo previsto inicialmente
El Capitán Brown solicitó la radio al "Glamorgan" a las 7 horas 19 minutos en un walkie-talkie - después de tres minutos, los proyectiles de luces salieron de la isla, volando fuera del cañón del arma del destructor a intervalos de 15. En los primeros proyectiles, las fuerzas especiales británicas discernieron claramente que había aviones 11 en el aeródromo: cuatro "turcomentores" del 4 th escuadrón de asalto de la Armada Argentina (A-401, A-408, A-411 y A-412), seis "Pukar "(A-502, A-520, A-523, A-526, A-529 y A-552) del escuadrón de asalto 3 de las Fuerzas Aéreas Argentinas que fueron reubicadas desde el campo de aviación de Gus Green como parte de la operación para dispersar fuerzas de aviación , y un Skyvan de la aviación de la Guardia Costera (RA-50, llegó a Pebble Island en abril 30).

El cabo Armstrong y el capitán Hamilton se involucraron en "Pukar", colocándolos explosivos plásticos. Los aviones "turbo mentor" también socavaron las cargas de explosivos plásticos. Se colocaron dos cargas en cada automóvil: una debajo del estabilizador izquierdo, la segunda debajo del motor, en el nicho del tren de aterrizaje delantero.

Interesante es la descripción de uno de los argumentos presentados en el libro de Francis MacKay y John Kuksi, "Pebble Island: Operación Prelim", y relacionado con las acciones de los argentinos: "Un cabo y dos marines se trasladaron al campo de aviación, subieron la pendiente y vieron una imagen: numerosas figuras oscuras corrían rápidamente Aviones, deteniéndose por un momento solo para dar un giro o lanzar una granada. Los infantes de marina se mudaron silenciosamente a la estación de bomberos, fueron notados por dos centinelas (estos últimos estaban en la estación de bomberos y no tomaron ninguna acción desde el inicio del ataque. - Aprox. Ed.), Quienes los dejaron entrar. Todos cayeron rápidamente al suelo, porque las balas silbaban alrededor.

En unos pocos minutos, la luz del avión en llamas se hizo más brillante que la de las minas de iluminación: llegó un día hecho por el hombre. Pronto, todos los aviones 11 fueron destruidos, así como barriles de combustible y cajas de municiones. El enemigo hizo un "tímido" intento de resistir, pero en los primeros disparos, Major Delves le pidió a la radio Glamorgan que abriera fuego con proyectiles de fragmentación altamente explosivos en el objetivo de ZJ5007, y que destacara a sus artilleros de mortero.

"Asalto de combate"

Las pérdidas entre los "comandos" británicos fueron mínimas, tres heridos:
- El cabo Davie del grupo Mountain Troop recibió un fragmento de granadas 40-mm en la pierna (inmediatamente fue atado por un colega - el sargento Philip Karras, un médico ordenado en el calendario de combate);
- El cabo Armstrong fue herido por la metralla de demasiado cerrar una explosión de minas controladas por radio - el comandante del teniente guarnición argentina Marega, llegó al lugar y logró organizar, con la ayuda de su resistencia esclava desmoralizada, la orden de volar el sistema de cargos precocinados de autodestrucción, y el cabo Armstrong, que estableció las cargas explosivas en el sexto "Pukaru", A-523, resultó estar "en el momento equivocado en el lugar equivocado". Los historiadores británicos sugieren que el teniente Marega podría haber imaginado que los británicos capturaban el aeródromo y que los aviones de transporte militar con las principales fuerzas de aterrizaje aterrizarían al amanecer, lo que, por cierto, destruyó Skyvenn;
- Finalmente, con la explosión de minas argentinas, Corporal Bunker (Corporal Bunker) recibió una conmoción cerebral, y tuvo mala suerte por segunda vez, ya que recibió su primera herida durante una operación en el sur de Georgia, cuando estaba en un helicóptero Wessex caído.

De todos modos, el problema estaba resuelto. El destacamento comenzó a retirarse a la zona de evacuación, y se informó a Hermes sobre la finalización completa de la operación y se llamó a los helicópteros.

De las memorias del Capitán Christopher Charles Brown: “Destruimos todos los aviones, comenzamos a retirarnos, mientras los aviones explotaban y ardían. El enemigo no intentó contraatacar desde el pueblo o tomar el control del campo de aviación. Si tuviéramos más tiempo, trataríamos de eliminarlos, pero había un peligro real de dañar la propiedad de los residentes locales o incluso matar a algunos de los colonos. Pero en realidad, simplemente no teníamos tiempo, así que se dio una señal para el retiro, porque decidimos establecer la tarea. La destrucción de estos aviones eliminó la amenaza de una futura operación de aterrizaje. Nos retiramos a un lugar seguro, fuimos recogidos en helicópteros de Sea King y entregados a Hermes para el desayuno ".
Según fuentes británicas, en horas 7 45 minutos el destructor "Glamorgan" envió el último proyectil al objetivo. En las últimas descargas, los artilleros "pusieron", colocando un muro de fuego entre las fuerzas especiales en retirada y el pueblo, donde se encontraba la guarnición argentina. El comandante Ian Inskip de la tripulación del EM URO Glamorgan recordó más adelante a este respecto: "Necesitábamos abandonar la posición de disparo; cuanto más aumentaba el peligro, más tiempo estábamos aquí. Sin embargo, el Capitán Barrow (comandante del destructor. - Comm. Aut.) Decidió que estamos aquí para apoyar a SAS, y por lo tanto nos mantuvimos en posición ". Finalmente, el barco abandonó las aguas costeras a toda velocidad, por lo que permaneció allí 15 minutos más tiempo de lo previsto. En ese momento, las fuerzas especiales ya estaban abordando a cuatro "Sea King", quienes los recogieron en millas 2 (aproximadamente 3,5 km) desde el campo de aviación.

De las memorias de Peter Ratcliff: “Dos horas y media después del primer disparo, estábamos nuevamente a bordo del Sea King y nos dirigimos de regreso al mar. Detrás de nosotros, en la pista, se encuentran los restos de seis Pukar, un avión de transporte ligero Short Skyven y cuatro aviones de entrenamiento Mentor. La artillería de la nave procesó todas las otras posiciones del enemigo, pero con tanta eficacia que parecía como si toda la Isla Pebble estuviera en llamas. Debe haber estado más caliente aquí de lo que ha sido durante varios millones de años ".

En general, la redada en Pebble Island se incluyó en la colección de operaciones clásicas del Servicio de Aviación Especial Británico. Junto con aquellos que estuvieron subordinados a David Stirling durante la Segunda Guerra Mundial, crearon SAS en 1941 durante el año y comandaron al "grupo de largo alcance en el desierto" durante una operación contra las tropas italianas en el norte de África. La misión se llevó a cabo con delicada precisión y, como resultado, el riesgo para todo el grupo británico se redujo significativamente antes de la operación de aterrizaje en la Bahía de San Carlos. Queda por añadir que uno de los aviones de ataque rotos "Pukar", A-529, fue retirado después de la guerra a Port Stanley, donde se exhibe en el museo local. Y uno de los "mentores turbo", señor. El número 0729, literalmente fue salvado de "análisis de recuerdos" por niños locales y transferido al Museo de Aviación de la Armada Británica en Yeovilton.
Ctrl entrar

Notó un error Resalta texto y presiona. Ctrl + Enter

13 comentarios
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe para registrarse.

Уже зарегистрированы? iniciar la sesión