El presidente de Bolivia contó toda la verdad sobre la diplomacia estadounidense.

El presidente de Bolivia contó toda la verdad sobre la diplomacia estadounidense.En los discursos públicos, el presidente de Bolivia, Evo Morales, trata con cuidado el vocabulario utilizado, la precisión de los pensamientos y la observancia de la corrección política. Tal autocontrol es necesario, ya que Morales tiene bastantes enemigos. En la guerra de información de Estados Unidos contra el presidente indio de Bolivia, todo se usa para recordar una vez más que "no corresponde a" su alto cargo. Los ataques particularmente feroces se llevan a cabo a través de los canales de la "propaganda negra" con un énfasis en la "inferioridad racial" del líder boliviano.

Recientemente, hablando en La Paz con un discurso con motivo del Día de la Descolonización, como se llama la fecha del descubrimiento de América en Bolivia, Evo Morales finalmente respondió a los ataques constantes de los civilizadores de Washington con toda la franqueza india: "Anteriormente, aquellos que tenían buenas conexiones ( Embajada de los Estados Unidos) eran omnipotentes, admirados, y muchos oficiales del ejército y de la policía fueron allí para establecer buenas relaciones (con los estadounidenses). Pero hoy, perdón por la expresión, tener conexiones con la embajada de EE. UU. Es lo mismo que sumergirse en excrementos ". Hoy, según Morales, tanto la policía como los militares temen que los contactos con la embajada de Estados Unidos, dado que los bolivianos perciben negativamente tal proximidad, es un factor comprometedor. Los diplomáticos estadounidenses son vistos cada vez más como enemigos del pueblo y del estado. Los gobiernos anteriores dependían de la embajada de los Estados Unidos, que "designaba prácticamente a los ministros y autorizaba el nombramiento de oficiales de la policía y del ejército para ocupar cargos". Con esta práctica, el gobierno de Morales se termina para siempre.

Al día siguiente, hablando en la ciudad de Santa Cruz en una reunión ceremonial en la reunión 630 de jóvenes médicos que completaron sus estudios en Cuba, Morales volvió a la cuestión de la relación entre los Estados Unidos y Bolivia. "A lo largo de los años, 50", dijo, "Estados Unidos ha podido imponernos a nosotros, a nuestro país, vínculos asimétricos, irrespetuosos, maliciosos, dominantes y hegemónicos". Según Morales, Washington nunca se preguntó sobre el desarrollo de Bolivia y ofreció programas de "cooperación" que impedían el progreso, perpetuando la dependencia del país. Morales abordó el tema de la lucha contra el narcotráfico. El Presidente cree que Washington nunca ha buscado realmente asegurar que los carteles de la droga sufrieron la derrota en Bolivia. La estrategia de la Administración de Control de Drogas de los Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés) en el país se basó en el principio "cuantas más drogas, más razones para intervenir", "subordinación ideológica y política (a Washington) del ejército y la policía boliviana". Los Estados Unidos hicieron todo lo posible para convertir al país en un "peón político" que opera en el marco de la doctrina imperial de "seguridad global". En estas condiciones, los recursos naturales de Bolivia estarían a disposición de los Estados Unidos.


La perspectiva de las relaciones con los Estados Unidos, según Morales, no promete nada bueno: nunca perdonarán la nacionalización de los depósitos de hidrocarburos. Anteriormente, los gringos prestaban dinero y exigían seguir sus prescripciones políticas. Desde 2006, cuando Morales ganó por primera vez las elecciones presidenciales, esta tradición negra ha terminado. La restauración de la soberanía, la independencia genuina, la política económica y financiera independiente, el curso hacia la construcción de un estado multinacional socialista, todo esto contradice los intereses de los Estados Unidos. Morales está seguro de que por esta razón comenzaron las represiones de Washington, la política permanente de conspiraciones y conspiraciones: “A Estados Unidos nunca le interesó que Bolivia se convirtiera en un estado democrático, socialmente justo y con una alta actividad ciudadana. Por el contrario, Estados Unidos hizo todo lo posible para dividir (a nuestra gente), unirnos ". Según Morales, Philip Goldberg, un experto en desestabilización, fue enviado a Bolivia para implementar este plan: “Llegó al país después de la escisión de Yugoslavia, incitando al odio racial y las guerras civiles con miles de víctimas. Goldberg quería que Bolivia se convirtiera en Yugoslavia, y por lo tanto personalmente dirigió (estimulando) la confrontación interna ".

El presidente Morales recuerda constantemente a los compatriotas los hechos de las actividades subversivas de la Embajada de los Estados Unidos. La Asamblea Constitucional fue saboteada, se fomentó el separatismo en las cinco provincias de Bolivia, donde se encuentran las principales reservas de hidrocarburos y se produce el 75-80% del PIB. A pesar de los resultados del referéndum, ¡dos tercios de los bolivianos apoyaron el curso político y social de Evo Morales! - Los diplomáticos y agentes estadounidenses, siguiendo instrucciones de Washington, llevaron a cabo una labor metódica, sin precedentes en escala, para dividir el país. Millones de dólares se gastaron en estos objetivos. A través de la USAID, se crearon grupos juveniles de "shock", se organizaron mítines y manifestaciones, se incitó a las ONG a radicalizar las acciones. El avión de la embajada estadounidense se utilizó para transportar a los opositores a los departamentos de Beni y Pando para bloquear los aeropuertos e impedir la llegada de Evo Morales, que estaba tratando de normalizar la situación. En septiembre, 2008, el presidente de Bolivia anunció la expulsión del Embajador Goldberg, acusándolo de asistir a los movimientos separatistas en el país. También fueron expulsados ​​por empleados de la DEA, quienes, al igual que la CIA, reclutados entre los militares y la policía, supervisaron los movimientos del presidente Morales. El servicio de seguridad evaluó la intensificación de esta vigilancia como un signo de la preparación del asesinato. "Fue solo después de la expulsión del embajador de los Estados Unidos", dijo Morales, "que logramos frenar estas maniobras profundas y resueltas, la conspiración contra el proceso de cambio. Quiero confirmar que no me arrepiento (de la decisión tomada) y estoy orgulloso de que en nombre de la dignidad y soberanía de Bolivia, el embajador fue expulsado ".

Sin embargo, las operaciones destructivas de la embajada de Estados Unidos continúan. Datos de transferencia conocidos armas En los vehículos con números diplomáticos estadounidenses, se documentaron episodios de incitación a las comunidades indígenas para protestar contra el gobierno y se intentó infiltrarse en el territorio de Bolivia, un grupo terrorista formado por la CIA por parte de sus agentes en varios países de Europa oriental y occidental. Casi todos los miembros de este grupo fueron "enfrentamientos" en los Balcanes. Algunos de los terroristas fueron eliminados como resultado de una operación especial de la policía boliviana, otros, después de tres años de investigación, fueron juzgados. Cabe señalar que, de los miembros del grupo 39, militantes y cómplices, 17 logró escapar de Bolivia y se encuentra actualmente escondido en los Estados Unidos. Los acusados ​​reciben apoyo financiero y de propaganda a través de varios "canales de influencia". La Embajada de los Estados Unidos supervisa de cerca el juicio, tratando de presentarlo como "políticamente beneficioso" para el gobierno de Morales "en escena".

Al final de 2011, Bolivia decidió restablecer las relaciones diplomáticas con los Estados Unidos en su totalidad. Después de consultas, aprobaciones, ajustes al proyecto, se firmó un acuerdo marco. También se planeó el regreso de los embajadores a Washington y La Paz. En enero, 2012 firmó un acuerdo para combatir el narcotráfico. En febrero - un acuerdo de cooperación bilateral. Sin embargo, en 7 de marzo 2012, el proceso de convergencia se interrumpió: los Estados Unidos en su documento de certificación sobre la lucha contra el narcotráfico calificaron los esfuerzos de Bolivia como "fracasos". En marzo, 2012, después de su discurso ante la Comisión de Drogas de la ONU en Viena, Morales, en una conferencia de prensa, acusó a la DEA de actividades ilegales en Bolivia. A pesar de los éxitos en exponer a las organizaciones de drogas, interceptar a los traficantes de drogas, detener a los delincuentes, la DEA una vez más "no certificó" a Bolivia. Morales lo tomó como un flagrante intento de presión: “Los estadounidenses siempre están menospreciando nuestros éxitos en esta área, aunque la ONU reconoce nuestros logros. La DEA es una herramienta política de los Estados Unidos, siempre dispuesta a divulgar información negativa. Las operaciones de la DEA sirven para comprometer a políticos y dirigentes sindicales antiimperialistas. Es por esta razón que expulsamos a la DEA ".

Bolivia tiene la intención de poner fin a sus relaciones con USAID y su Fundación Nacional para la Democracia y el Instituto Republicano Internacional. Estimulan campañas hostiles al gobierno y financian a organizaciones no gubernamentales. Entre los más hostiles se encuentran la Asociación de Jóvenes para el Desarrollo, el Instituto para el Desarrollo y la Gestión, la Organización para la Formación de Defensores de los Derechos Humanos y otros. A lo largo de los años de actividad en el país, USAID ha creado una "quinta columna" activa de la élite intelectual, periodistas y estudiantes. USAID tiene laboratorios analíticos en Bolivia en los que los expertos "importados" y locales desarrollan escenarios para atacar al gobierno. El director de USAID en Bolivia es Vane Nilsesthueen, quien realiza funciones de representación, pero un equipo de agentes de la CIA con pasaportes diplomáticos opera bajo su cobertura. La residencia de la CIA en sí se llama la "sección política" de la embajada. La contrainteligencia boliviana es muy consciente de quién es quién en este equipo. Geoffrey Schadrak es el residente; los empleados, que son políticos y económicos, son en su mayoría jóvenes: Richmond Blake, Robert Crotty, Eric Kamus, Eric Whittington y otros. La embajada tiene representantes de los principales servicios especiales de los Estados Unidos, incluida la inteligencia militar.

El encargado de negocios en Bolivia desde julio de este año. Es Larry Memmot. Su carrera diplomática comenzó en 1987: se desempeñó como vicecónsul en La Paz. Además Memmot se especializa principalmente en América Latina. En 2008 - 2011 Sucedió a trabajar en las capitales de las antiguas repúblicas soviéticas: en Uzbekistán y Kirguistán, donde el conocimiento de la lengua rusa era útil. Por supuesto, Memmot, sin ninguna simpatía, pertenece al "régimen populista" del presidente de la India, pero es un hombre romántico, se parece a aquellos de Tsereushnikov que torturan a personas en prisiones secretas de todo el mundo. Es más común que (rara vez) tenga tiempo libre desde el espionaje diplomático para viajar por todo el país y hacer reportajes fotográficos. Incluso dirige un blog para compartir sus impresiones del país.

La pregunta es si Memmot y sus colegas podrán completar el viaje de negocios hasta el final sin serios conflictos con el gobierno de Bolivia. Evo Morales advirtió recientemente: “Bolivia es un país antiimperialista, anticapitalista y antiliberal. Si la embajada de los Estados Unidos molestará a Bolivia, como lo ha hecho hasta ahora, le advierto que no tendremos más remedio que cerrarla en absoluto ". El presidente Morales no está en desacuerdo con el asunto, especialmente porque ahora sabemos bien qué percepción de Evo está inspirada en la diplomacia de los Estados Unidos.
Ctrl entrar

Notó un error Resalta texto y presiona. Ctrl + Enter

34 comentarios
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe para registrarse.

Уже зарегистрированы? iniciar la sesión