¿Quién ordenó a Mattei? La historia de un hombre que desafió el dominio energético de los Estados Unidos.

Desde el día de la muerte de Enrico Mattei, el creador del consorcio de energía Eni, 50 han pasado años. Fue llamado "el último príncipe del Renacimiento", "el romano más poderoso después del emperador Augusto".
Octubre 27 El avión 1962, en el cual regresaba de Sicilia a Milán, se estrelló cerca de la ciudad de Bascapa (Pavia), marcando el final no solo de una era completa del desarrollo económico de Italia, sino también del orden mundial de la energía.

Recientemente, un gran interés se ha mostrado de nuevo en el "caso Mateo". Por último, pero no menos importante, la película del mismo nombre de Francesco Rosi, recientemente renovada y mostrada en el último Festival de Cine de Venecia, donde el director, quien tiene 90 años en noviembre de este año, ganó el premio Golden Lion por su carrera.


A pesar del último medio siglo desde la trágica muerte del fundador de Eni, todavía se plantean muchas preguntas. No hay duda de que en esa noche lejana de octubre, Enrico Mattei fue víctima de un intento de asesinato: gracias a una nueva investigación realizada en 90-s por la oficina del fiscal de la ciudad de Pavía, se descubrió que un cargo de trofeo explotó a bordo cuando el avión aterrizó.

Algunos mafiosos arrepentidos, como Gaetano Yianni y Tommaso Buschetta, confirmaron que los explosivos en el avión de Mattei fueron plantados por la mafia siciliana, a la que la mafia le pidió este "favor".

Para responder a esta pregunta, quien se vio obstaculizado por Enrico Mattei, es necesario regresar hace cincuenta años y seguir el camino de la vida de un hombre que se “hizo a sí mismo”, lo cual no es fácil en Italia, el país de las citas y el amiguismo.


Enrico Mattei nació en 1906, en la pequeña ciudad de Asqualanya, no lejos de Pesaro, en la familia de un brigadier carabinieri. Comenzó su carrera muy temprano, trabajando en una fábrica, y en 20 años ya se había convertido en el jefe de un laboratorio químico que producía barniz para recubrimientos metálicos. Durante la guerra, participó en la Resistencia, donde conoció a Luigi Longo, futuro jefe del Partido Comunista Italiano, quien más tarde lo ayudó a concluir contratos económicos con la Unión Soviética.

El verdadero despegue en la carrera de Mattei tuvo lugar inmediatamente después del final de la Segunda Guerra Mundial, cuando obtuvo el puesto de director de la compañía Agip, creado durante el régimen fascista, que estaba involucrado en la búsqueda de depósitos de gas y metano en el norte de Italia.

En algún momento, Mattei debería haber cerrado Agip, ya que las compañías angloamericanas querían asumir la tarea de proporcionar energía al país. Pero Mattei mostró una sorprendente firmeza e independencia: entendiendo que el futuro depende de la energía, no solo no cerró la empresa sino que amplió la búsqueda de metano, que se vio coronado por el éxito.

En esas condiciones, solo un hombre de extraordinaria voluntad, inteligencia, eficiencia y cualidades diplomáticas pudo cambiar la situación. Mattei logró infectar con sus ideas al primer ministro italiano, Alchide De Gasperi, quien estaba bajo la presión constante de las compañías angloamericanas, quienes se sentían amenazados por su monopolio. Pero Enrico Mattei obstinadamente siguió adelante.

Para evitar una burocracia innecesaria, se embarcó en todo tipo de aventuras: a menudo los habitantes de las ciudades italianas se despertaban el domingo por la mañana, contemplando con asombro las tuberías de gas tendidas durante la noche, métodos tan peculiares se usaban para "gasificar a todo el país".

Más tarde, Mattei comenzó a buscar petróleo en territorio italiano y compró un reactor nuclear de Inglaterra (el programa nuclear se cerrará en Italia al final de los 80 bajo una fuerte presión de los mismos estadounidenses).

Confiaba en que solo la independencia energética ayudaría a Italia a ser competitiva en el mercado mundial y ser un país económicamente desarrollado.


Y en 1953, se creó el consorcio energético Eni. Esta fue su creación, y para muchos, Eni y su cabeza eran uno e inseparables. La preocupación era estatal: Mattei creía que, en ningún caso, el sector energético debería caer en manos de comerciantes privados, que ven la meta solo en beneficio inmediato.

Como no era posible encontrar suficiente petróleo en Italia para satisfacer las crecientes necesidades de la industria, Mattei comenzó a buscarlo fuera del país, y en esta búsqueda se hizo muchos enemigos por sí mismo.


Siete de las principales compañías angloamericanas tomaron una posición particularmente irreconciliable, las llamadas "siete hermanas", que estaban irritadas por el método de la cabeza de Eni: en África y Oriente Medio, ofreció a los países exportadores de petróleo un beneficio récord de las ventas, hasta un 75% en lugar del 50% fijo.

Además, en medio de la Guerra Fría, firmó un contrato económico con la Unión Soviética, y no era un simple contrato para la venta de petróleo, sino sobre el intercambio de experiencias, equipos y nuevas tecnologías.


Enrico Mattei presentó una nueva perspectiva sobre la gestión empresarial en el sector energético y sobre las relaciones humanas en los negocios. Sin embargo, de ninguna manera era santo. Críticas en su discurso suficiente en Italia y en el extranjero. Fue acusado de promiscuidad política (tenía amigos en todos los partidos políticos), abuso de autoridad y falta de democracia. Definió casi sin ayuda la política de Eni, que influyó indirectamente en la política internacional de Italia. Pero lo más sorprendente fue el hecho de que hizo todo esto, no para beneficio personal. Los problemas de Italia le interesaban mucho más que los suyos. Hizo poco, envió dinero a la caridad, y en los Dolomitas construyó una aldea turística para sus subordinados donde podían pasar sus vacaciones gratis.

Era imposible comprarlo, por lo tanto, tenía que ser destruido. Inmediatamente después de su muerte, se llevó a cabo una investigación rápida y superficial, y el caso fue calificado como un “accidente simple”.

Pero en 1972, salió la película de Francesco Rosi, La causa de Mattei, que le devolvió su interés. Esto se debió en gran parte al hecho de que durante el rodaje desapareció misteriosamente el periodista Mauro De Mauro, un asesor de cine a quien el director le pidió que realizara una investigación independiente sobre la muerte de Mattei.

El propio Francesco Rosi también recibió amenazas repetidas veces, pero no lo obligaron a abandonar su plan.


Y Benito Li Vigny, un escritor y ex asistente de Mattei, encontró documentos desconocidos en Estados Unidos que arrojaron luz sobre los últimos días de la vida de la cabeza de Eni. De ellos queda claro que el presidente de los Estados Unidos, John F. Kennedy, se reuniría con Matthew para establecer vínculos más estrechos con la Unión Soviética a través de él. Sin embargo, la muerte prematura de ambos dibujó una línea bajo bellas ilusiones para hacer que el mundo sea más pacífico y humano.
Ctrl entrar

Notó un error Resalta texto y presiona. Ctrl + Enter

3 comentarios
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe para registrarse.

Уже зарегистрированы? iniciar la sesión