Crisis de los misiles cubanos

Crisis de los misiles cubanos

El presidente de Estados Unidos, John F. Kennedy, con el ministro de Relaciones Exteriores de la URSS, Andrei Gromyko, en la Oficina Oval de la Casa Blanca.
Fotos de la biblioteca y el museo que llevan el nombre del presidente John F. Kennedy en Boston. Xnumx


Octubre 14 cumplió 50 años desde el inicio de los continuos días 13 de la crisis del Caribe, que en los Estados Unidos se llama la crisis de los misiles cubanos, y en Cuba, la crisis de octubre. Durante este período, la confrontación entre los gigantes atómicos, la URSS y los Estados Unidos, alcanzó el punto extremo de la Guerra Fría. El mundo miró a los ojos de la catástrofe nuclear que se avecinaba. Los acontecimientos que tuvieron lugar entonces fueron investigados repetidamente por científicos occidentales y rusos. El National Security Archive (NSA), con sede en Washington, publicó recientemente más de cuatro docenas de documentos de alto secreto que muestran que la Casa Blanca se estaba preparando muy seriamente para atacar a Cuba.



LA HISTORIA La pregunta

El surgimiento de una crisis en las relaciones entre Estados Unidos y CCCP por parte del gobierno soviético se explicó como la respuesta de Estados Unidos al despliegue de misiles balísticos de medio alcance Jupiter PGM-19 en Turquía. En el año 1961, 15 de tales cohetes propulsores líquidos de una sola etapa se instaló en cinco sitios de lanzamiento alrededor de la ciudad de Izmir. Fueron atendidos por especialistas turcos, pero las ojivas nucleares fueron vigiladas y equipadas por las tropas estadounidenses. MRBM podría alcanzar objetivos a una distancia de hasta 2,5 mil kilómetros, y la potencia de su carga nuclear era de casi un megatono y medio.

El despliegue de lanzadores de misiles estadounidenses en Turquía causó indignación ilimitada entre los líderes soviéticos. Los misiles americanos eran altamente móviles. armas de esos tiempos, y su preparación previa al lanzamiento tomó solo minutos 15. Además, el tiempo de vuelo de estos MRBD fue inferior a 10 minutos y los EE. UU. Pudieron realizar un ataque repentino y extremadamente destructivo en la parte occidental de la URSS, incluidos Moscú y los principales centros industriales. Por lo tanto, los líderes de la Unión Soviética decidieron dar una respuesta adecuada a los Estados Unidos e instalar secretamente sus misiles nucleares en Cuba, que serían capaces de alcanzar objetivos estratégicos en casi todos los Estados Unidos.

Nikita Khrushchev, el entonces Presidente del Consejo de Ministros de la URSS y Primer Secretario del Comité Central del PCUS, expresó oficialmente su indignación categórica por la instalación de MRBM estadounidenses en Turquía. Más tarde, en sus memorias, escribió que el envío de misiles nucleares y bombarderos estratégicos Il-28 a Cuba fue la primera vez que los portadores de armas nucleares soviéticas abandonaron el territorio de la URSS.

Al recordar esos momentos, Jruschov observó que, por primera vez, se le ocurrió la idea de desplegar misiles nucleares en Cuba en el año 1962 durante una visita a Bulgaria. Uno de los miembros de la delegación, a la que se dirigió Khrushchev, señaló al Mar Negro y dijo que en Turquía hay misiles de ojivas nucleares estadounidenses capaces de atacar los principales centros industriales de la URSS en el acta de 15.

Nikita Sergeevich, que era una persona muy emocional y excesivamente categórica, reaccionó de manera muy aguda a la acción turca de la Casa Blanca. Inmediatamente después de su regreso de Bulgaria, 20 en mayo, se reunió con el Ministro de Relaciones Exteriores Andrei Gromyko, el Ministro de Defensa Rodion Malinovsky y Anastas Mikoyan, quien era fideicomisaria de Khrushchev y estaba involucrada en la política exterior en su nombre. El jefe de gobierno invitó a sus colegas a cumplir con las constantes solicitudes de Fidel Castro para aumentar el número de contingentes militares soviéticos en Cuba y desplegar misiles nucleares allí. Al día siguiente, el Consejo de Defensa, por mayoría de votos, apoyó la propuesta de Khrushchev. Es cierto que no todos sus miembros estuvieron de acuerdo con esta decisión. El más categórico contra esta acción fue Mikoyan.

Las agencias militares y de asuntos exteriores tenían la tarea de garantizar la entrega secreta de contingentes militares, misiles nucleares y otras armas a Liberty Island, que desde 1959 ha estado en bloqueo económico por parte de Estados Unidos.

A fines de mayo, la delegación soviética, que incluía políticos, militares y diplomáticos, se reunió con Fidel y Raúl Castro. Este último dirigió las Fuerzas Armadas Revolucionarias de la República de Cuba. Representantes de la URSS se ofrecieron a introducir tropas soviéticas en el país. Esta propuesta, como señalaron los negociadores, resultó ser completamente inesperada para el líder cubano e incluso le causó cierta confusión. Sin embargo, los miembros de la delegación lograron convencer a Fidel de la alta probabilidad y el peligro extremo de la agresión estadounidense. Al día siguiente, Castro estuvo de acuerdo con el plan de Nikita Khrushchev.

Todos los detalles de la próxima operación para transferir tropas y equipo se aclararon durante la visita de Raúl Castro, quien visitó Moscú a finales de junio del 1962 del año. Durante esta visita, Raúl Castro y el Ministro de Defensa de la URSS Rodion Malinovsky firmaron un proyecto secreto "Acuerdo entre el Gobierno de la República de Cuba y el Gobierno de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas sobre el despliegue de las Fuerzas Armadas Soviéticas en el territorio de la República de Cuba". Este documento fue compilado por especialistas de la Dirección Principal de Operaciones del Estado Mayor del Ministerio de Defensa de la URSS. Fidel Castro hizo algunas enmiendas a este documento, cuya esencia fue delineada por Ernesto Che Guevara, quien visitó Moscú al líder soviético. 27 August Khrushchev aprobó las propuestas de Castro. En el texto final del tratado, se señaló que la URSS "para fortalecer su capacidad de defensa" en caso de un peligro de agresión por parte de fuerzas externas enviará sus fuerzas a Cuba, lo que garantizará el mantenimiento de la paz mundial ". En caso de acciones militares contra Cuba o ataques a las Fuerzas Armadas Soviéticas desplegadas en la isla, los gobiernos de los países aliados, utilizando el derecho a la defensa individual o colectiva previsto en el Artículo 51 de la Carta de la ONU, tomarán "todas las medidas necesarias para repeler la agresión".

ENTRADA DE TROPAS SOVIÉTICAS

La cooperación militar entre Moscú y La Habana comenzó en la primavera de 1960. A principios de marzo, el barco francés Le Kouvre fue volado en el puerto de La Habana, que entregó municiones compradas en Bélgica a Cuba. Desde entonces, EE. UU., Líder en el mundo occidental, ha bloqueado todas las posibilidades del gobierno cubano para comprar armas en el extranjero. Casi inmediatamente después de esta explosión, la sesión plenaria del Presidium del Comité Central del PCUS resolvió el problema de la asistencia militar a Cuba. En julio, 1960, un comunicado conjunto fue firmado durante la visita a Cuba por el Ministro de Guerra de Cuba, Raúl Castro. En este documento se formularon obligaciones a largo plazo de Moscú a La Habana. El comunicado estaba abierto. Solo en julio de ese año, el liderazgo soviético advirtió dos veces a la Casa Blanca que estaba dispuesta a proporcionar a Cuba la asistencia militar necesaria, incluida la participación militar directa en la defensa del país.



Los suministros de equipo militar soviético se llevaron a cabo desde reservas almacenadas en los almacenes de las Fuerzas Armadas desde la Segunda Guerra Mundial. La Habana recibió cerca de tres docenas de tanques T-34-85 y sistemas de artillería autopropulsados ​​SU-100.

Después de los eventos en la Bahía de Cochinos y el fracaso del plan final de 4 aprobado para 1961 de abril para la Operación Zapata, como resultado del gobierno de Fidel Castro, el gobierno de la llamada Brigada 2506 que consiste en inmigrantes cubanos especialmente entrenados y armados, fue derrocado. La URSS adoptó una resolución sobre la expansión de la ayuda militar a Cuba. Se decidió suministrar armas y equipo militar a la isla en condiciones preferenciales. 4 agosto y 30 septiembre 1961, se concluyeron los acuerdos pertinentes. El costo total de las armas suministradas fue de 150 millones. Al mismo tiempo, Cuba debía pagar a la URSS solo un millón de 67,5. A fines de marzo 1962, las fuerzas armadas cubanas recibieron tanques 400, cazas XGX 40 y MiG-15, varias estaciones de radar y algunas otras Tipos de propiedad militar. El servicio y la operación del equipo militar soviético del ejército cubano fue enseñado por instructores soviéticos en los sitios de despliegue en la isla y en los centros de entrenamiento, en escuelas y academias de las Fuerzas Armadas de la URSS.

Un grupo de tropas soviéticas que se desplegará en Cuba (GSVK) fue formado por 20 June 1962. El mariscal Ivan Baghramyan, viceministro de Defensa de la URSS, proporcionó un liderazgo general en el desarrollo de un plan para la entrega y el despliegue del contingente militar soviético en Cuba. El Coronel General Semyon Ivanov, Jefe Adjunto del Estado Mayor, y el Teniente General Anatoly Gribkov, Jefe de la Dirección de Operaciones de la Dirección Principal de Operaciones del Personal General de las Fuerzas Armadas de la URSS, prepararon el plan directamente.

La próxima operación, sobre la que conocía un círculo muy limitado de personas, se llevó a cabo bajo el secreto más estricto. Con el fin de engañar al liderazgo de los Estados Unidos y hacer que pareciera que era solo un ejercicio estratégico y una acción civil en la parte norte de la URSS, la operación se llamó Anadyr.

La división de misiles estratégicos (lanzadores 16 y misiles 24 R-14) y dos regimientos de misiles, armados con lanzadores 24 y misiles 36 R-12, entraron al GSVK. Estas fuerzas recibieron reparaciones y bases técnicas, así como piezas y unidades de soporte y mantenimiento. El poder de las cargas nucleares que podrían haberse entregado a los objetivos afectados durante el primer lanzamiento fue 70 Mt. Para cubrir las fuerzas de los cohetes, se planeó utilizar cuatro regimientos de rifles motorizados.

Además, una división de defensa de misiles, que incluía lanzadores 12 con misiles antiaéreos 144 C-75, y una división de artillería antiaérea, se desplegaría en Cuba. Además, este grupo consistía en el regimiento de luchadores de primera línea MiG-21F-13.

La Fuerza Aérea GSVK incluía un escuadrón aéreo separado, un regimiento de helicópteros separado y dos regimientos de misiles tácticos de crucero capaces de transportar ojivas nucleares. Armados con estos regimientos estaban los lanzadores 16, de los cuales 12 estaban destinados a misiles Luna aún no adoptados, y el bombardero ligero Il-42 de 28.

El componente naval del grupo previsto incluir una división de los buques y la tripulación de los submarinos 11, base flotante 2, crucero 2, misil 2 y 2 destructor artillería brigada de barcos de misiles 12, un móvil regimiento de misiles costera separada, armado con sistemas de misiles mina "Sopka" - Regimiento de aviación torpedo, formado por aviones X-NUMX Il-33 y un destacamento de buques de apoyo 28.

La panadería de campo, el hospital 3 para personas 1800, la unidad sanitaria y anti-epidémica, la compañía para el servicio de la base de transbordo y los almacenes militares 7 deberían haberse incluido en el GSVK.

Los líderes soviéticos también planearon desplegar en los puertos cubanos la flota 5 de la Armada Soviética, que consta de naves de superficie 26, submarinos diésel 7 con misiles balísticos que llevan cabezas 1 Mt, submarinos de bóveda diésel Xcanum, parques de parques, parques de animales pequeños y grandes espacios. La redistribución de submarinos a Cuba iba a tener lugar como parte de una operación separada, cuyo nombre en código era Kama.

La entrega de tropas a Cuba fue llevada a cabo por los buques del Ministerio de Marina de la URSS. La fuerza total del grupo de tropas redesplegadas fue de casi 51 mil empleados y hasta 3 mil civiles. En general, deberían haber transportado más de 230 miles de toneladas de equipo militar y otro material. Según las estimaciones preliminares de los expertos soviéticos, el transporte de misiles, para los cuales se requirieron al menos buques de carga 70, debería haber demorado alrededor de cuatro meses. Sin embargo, en realidad, en julio y octubre, 1961 utilizó los barcos de carga y pasajeros 85, que hicieron vuelos de 183 a Cuba y viceversa, para llevar a cabo la Operación Anadyr. Más tarde, Anastas Mikoyan declaró que "gastamos 20 millones de dólares solo para el transporte".

Sin embargo, la Unión Soviética no pudo realizar plenamente sus planes para crear el Grupo de Comando de las Fuerzas Especiales del Estado, aunque para octubre 14, 1962 había traído misiles nucleares 40 y la mayoría del equipo a Cuba. Al enterarse de una transferencia a gran escala de tropas y equipos soviéticos a las fronteras de los Estados Unidos, la Casa Blanca anunció la "cuarentena" de Cuba, es decir, la introducción de un bloqueo naval. El gobierno soviético se vio obligado a detener la ejecución de la Operación Anadyr. La redistribución de barcos de superficie y submarinos a las costas de la isla de la Libertad también se suspendió. Al final, todas estas acciones del gobierno soviético condujeron a la crisis del Caribe. El mundo para los días de 13 se encontraba al borde de una tercera guerra mundial.


El avión de patrulla Neptune de la Armada de los Estados Unidos está tratando de ubicar contenedores de bombarderos IL-28 a bordo del barco de carga soviético.
Foto del libro Dictionary of American Naval Aviation Squadrons, Volume 2. Xnumx


ARREGLO DEL PROBLEMA

Octubre 14 1962, el avión de reconocimiento estadounidense U-2, que realizó su próximo vuelo sobre Cuba, en las cercanías de la aldea de San Cristóbal, fotografió las posiciones desplegadas del BRSD R-12. Estas fotos yacían en la mesa de John F. Kennedy, provocaron una reacción brusca del presidente y dieron impulso a la crisis caribeña. Kennedy, casi inmediatamente después de recibir datos de inteligencia, mantuvo una reunión cerrada sobre el problema con un grupo de sus asesores. En octubre, 22, este grupo de funcionarios gubernamentales, que además del presidente incluía a miembros del Consejo de Seguridad Nacional de los EE. UU., Algunos asesores y expertos, de conformidad con el Memorando de Kennedy sobre Medidas de Seguridad Nacional No. 196, recibió el estatus de oficial y se conoció como Comité Ejecutivo (EXCOMM).

Después de algún tiempo, los miembros del comité sugirieron que el presidente exterminara los misiles soviéticos con huelgas puntuales. Otra opción para posibles acciones era llevar a cabo una operación militar a gran escala en Cuba. Como última reacción de los Estados Unidos a las acciones de la URSS, se propuso bloquear los accesos marinos a Cuba.

Varias reuniones del comité ejecutivo se llevaron a cabo en estricto secreto. Pero en octubre, 22, Kennedy hizo un llamamiento abierto al pueblo estadounidense y anunció que la Unión Soviética había entregado un "arma ofensiva" a Cuba. Después de esto, se introdujo un bloqueo naval de la isla.

Como se desprende de los documentos de alto secreto de ese período recientemente publicados por el Archivo de Seguridad Nacional y de declaraciones de funcionarios cercanos al presidente, Kennedy se opuso categóricamente a la invasión de Cuba, ya que imaginó las terribles consecuencias de esta guerra para toda la humanidad. Además, le preocupaba mucho que una guerra nuclear pudiera comenzar en Europa, donde Estados Unidos tenía grandes reservas de armas nucleares. Al mismo tiempo, los generales del Pentágono se estaban preparando muy activamente para la guerra con Cuba y estaban desarrollando los planes operativos correspondientes. El Kremlin también habló en contra del resultado militar de los acontecimientos.

El presidente instruyó al Pentágono para evaluar las pérdidas potenciales de Estados Unidos en caso de una guerra con Cuba. 2 de noviembre 1962 en un memorándum bajo el título "máximo secreto" el presidente de la rama militar y militar del ejército de cuatro estrellas, el general Maxwell Taylor, quien era muy activo en la defensa de una solución militar al problema cubano, escribió al presidente en un memorando que incluso si la invasión ocurre sin ataques nucleares, entonces 10 días de pérdidas de hostilidades de las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos pueden, según la experiencia de realizar operaciones similares, ascender a 18,5 mil personas. También señaló que es prácticamente imposible realizar tales evaluaciones sin tener datos sobre el uso militar de armas nucleares. El general enfatizó que en caso de un ataque nuclear repentino del lado cubano, las pérdidas serían enormes, pero le aseguró al presidente que la huelga se trataría de inmediato.

En relación con la exacerbación de las relaciones interestatales, Kennedy y Khrushchev comenzaron a enviarse cartas todos los días, lo que ofrecía varias formas de solución para salir de la crisis. 26 octubre El gobierno soviético hizo una declaración oficial. Moscú ofreció a Washington abandonar el ataque a Cuba y mantener a sus aliados en tales acciones. El gobierno soviético también dijo que si Estados Unidos cesara el bloqueo naval de Cuba, la situación en la isla cambiaría dramáticamente. El gobierno de la URSS ha expresado su disposición a dar garantías a los Estados Unidos de que dejarán de suministrar armas a Cuba y retirarán a los especialistas militares soviéticos del país. Esta propuesta encontró una respuesta positiva en Washington. Pero incluso antes de recibir una respuesta oficial de la Casa Blanca, el Kremlin presentó nuevas condiciones. La Unión Soviética ofreció a Estados Unidos, en respuesta a la liquidación de sus bases de misiles en Cuba, retirar los misiles Júpiter de Turquía.

Para octubre 27, las tensiones entre Moscú y Washington alcanzaron un punto alto. Nikita Khrushchev recibió un mensaje sobre una aeronave de reconocimiento U-2 derribada y una carta de Fidel Castro que indicaba que la invasión estadounidense de Cuba podría comenzar en los próximos días. Todo esto está extremadamente preocupado por el líder soviético, ya que los acontecimientos se han desarrollado constantemente en la dirección de la guerra. Sin embargo, al día siguiente, cuando la Casa Blanca estuvo oficialmente de acuerdo con la mayoría de las propuestas del Kremlin, la Unión Soviética anunció oficialmente que estaba dispuesta a eliminar las armas nucleares de Cuba. Así, la crisis caribeña ha llegado a su fin.

Cabe señalar que tanto los EE. UU. Como la URSS utilizaron canales informales durante la discusión de sus posiciones y utilizaron exploradores, periodistas y simplemente se conocieron entre sí y cerca de políticos de alto rango de los especialistas soviéticos y estadounidenses para transmitir sus propuestas.

Kennedy trató de resolver la crisis estableciendo contactos no oficiales con el secretario general de la ONU, U Thann, quien, en la tarde de 27 de octubre, uno de sus emisarios en Nueva York transmitió un mensaje completamente secreto con una propuesta para presionar a Khrushchev. El presidente intentó atraer a Brasil, que tenía buenas relaciones con el líder cubano, para resolver la situación de crisis que había surgido al negociar directamente con Fidel Castro sin la participación de la parte soviética. América quiso ofrecer a Castro que abandonara los misiles soviéticos. Para esto, se le garantizó el establecimiento de relaciones de buena vecindad con los Estados Unidos y otros países occidentales. Pero este esfuerzo presidencial ha perdido su significado, porque el emisario brasileño general Albino Silva, quien recibió autorización para llevar las propuestas de Washington a Castro, llegó a La Habana en octubre 29, es decir, un día después de la decisión de la URSS de retirar sus misiles de Cuba.

28 de octubre 1962, el Ministro de Defensa de la URSS emitió una directiva sobre el desmantelamiento de las posiciones de lanzamiento de misiles y la transferencia de personal a la Unión Soviética. En un mes, todos los misiles y bombarderos Il-28 fueron retirados de Cuba. En Cuba, quedaba un pequeño contingente de oficiales, sargentos y soldados de las Fuerzas de Misiles Estratégicos y algunas unidades auxiliares. Luego se decidió trasladar al ejército cubano armas y equipos militares importados de la SV, Defensa Aérea, Marina y Fuerza Aérea. Durante los meses de 10, los aviones de los aviones MiG-21, MiG-15, U-12 y An-2 se transfirieron a las Fuerzas Armadas de Cuba; Helicópteros Mi-4; Botes de misiles tipo Komar y varias otras armas.

EVALUACIÓN DE EXPERTOS COOKAN

Las últimas evaluaciones de esta crisis se realizaron en el trabajo que se ha puesto a disposición del público en general, el Especialista Principal en Armas Nucleares, la Federación de Científicos Americanos de los Estados Unidos (FAS) Robert Norris y el Director del Programa de Información Nuclear del FAS, Hans Christensen.

Los científicos señalan que en decenas de miles de páginas dedicadas al análisis de estos eventos, solo se consideran ciertos tipos de armas y no se evalúa todo el potencial militar de los bandos opuestos. En su opinión, la crisis era mucho más peligrosa de lo que muchos expertos creen. Esto se debe al hecho de que durante estos eventos las hostilidades podrían haber comenzado debido a un error, un error de cálculo o una mala interpretación de las instrucciones de los líderes. Afirman que en el momento del bloqueo naval de Cuba, que comenzó en octubre 24 1962, ya se habían entregado a la isla 158 de cinco tipos de ojivas nucleares soviéticas. La inteligencia estadounidense no tenía idea de esto.

Robert McNamara, el Secretario de Defensa de los Estados Unidos que fue más activo en resolverlo durante la crisis, escribió una carta al General Anatoly Gribkov, quien representó al Ministerio de Defensa de la URSS en ese momento en 1997, escribió: "Los Estados Unidos creyeron que la URSS nunca se retiró y No eliminará las ojivas nucleares de su territorio. En 1989, aprendimos que este no es el caso. En ese momento, la CIA afirmó que no había armas nucleares en Cuba ... La CIA informó que en la isla de 10 miles de soldados soviéticos, en la Conferencia de Moscú, supimos que había miles de 43 allí ... Sólo en 1992, supimos que en la isla Había ojivas tácticas ".

Los científicos estiman que de todas estas ojivas, solo se podrían usar unidades 95-100, ya que solo una parte de los misiles P-14 se entregaron a Cuba, y de todas las MRBM R-12 traídas, solo los misiles 6-8 estaban listos para el combate. Varios bombarderos IL-28 se encontraban en estado de ensamblaje y el resto se empaquetó en contenedores. El mayor peligro para las Fuerzas Armadas de EE. UU. Estuvo representado por dos regimientos de misiles de crucero Meteor KFK-1, que estaban equipados con ojivas nucleares 80 y podían golpear una base naval de la Armada de los EE. UU. En Guantánamo y una fuerza de aterrizaje de asalto.

Según los expertos, aún se desconoce si OKNSH editó sus planes nucleares en relación con la supuesta invasión de Cuba, aunque existe evidencia de que los generales consideraron este tema. Pero en octubre, 31 decidieron no usar armas nucleares en esta operación. La pregunta sigue sin estar clara si el Comandante de la SSMC General Issa Pliev tuvo la discreción de decidir sobre el uso de los misiles Luna y KFK-1 en equipos nucleares. Todo esto, según los científicos, requiere mayor estudio.

Durante la crisis, las fuerzas estratégicas de los Estados Unidos tenían mucho más poder y eran más confiables que sus contrapartes en la URSS. América tenía 3,5 miles de armas nucleares, una potencia total de 6,3 mil Mt, bombarderos 1479 y misiles balísticos 182.

Solo los ICBM soviéticos de 42 que estaban en servicio podían llegar a los Estados Unidos. La Unión Soviética tenía bombarderos de largo alcance 150 capaces de transportar armas nucleares. Sin embargo, para lograr el objetivo, tendrían que superar el sistema de defensa aérea estadounidense-canadiense, que fue bastante efectivo. Al comienzo de 90, el general de ejército Anatoly Gribkov declaró que Khrushchev y sus asesores militares sabían que los Estados Unidos eran superiores a la URSS por 17 por momentos.

Como señalan los expertos estadounidenses, la crisis de los misiles cubanos se desarrolló en la etapa muy temprana de la carrera de armamentos nucleares, cuando cada uno de los bandos opuestos era relativamente inmaduro en términos nucleares. Las fuerzas nucleares de los Estados Unidos se construyeron sobre el principio de crear una barrera de disuasión en el camino del enemigo principal, la URSS. La seguridad de América en sí estaba entonces en segundo lugar. Pero fue la crisis de los misiles cubanos la que impulsó el proceso de negociaciones posteriores sobre el desarme nuclear.
autor:
Originador:
http://nvo.ng.ru
Ctrl entrar

Notó un error Resalta texto y presiona. Ctrl + Enter

14 comentarios
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe para registrarse.

Уже зарегистрированы? iniciar la sesión