Nuevo Orden Mundial: Jugando Igual

Nuevo Orden Mundial: Jugando IgualThe Guardian Browser Sheymas Milne dijoQue las primeras noticias sobre el fin del llamado Nuevo Orden Mundial llegaron en el año 2008. "En agosto", escribe un periodista británico progresista, "un cliente estadounidense de Georgia fue aplastado en una breve pero sangrienta guerra después de que su ejército fuera atacado por tropas rusas en el disputado territorio de Osetia del Sur".

La lucha terminó, y George W. Bush advirtió a Rusia: no deberían, dicen, reconocer a Osetia del Sur. Pero Rusia reconoció.

Aquí el autor del artículo ve el primer punto de inflexión del nivel geopolítico. Además, la decisión independiente de Rusia se tomó en el contexto de la erosión del dominio militar de los Estados Unidos (lo que se dice es claro: Irak y Afganistán). "Después de dos décadas, durante las cuales los Estados Unidos se cernían sobre el mundo como un coloso", dice Milne, "los años del poder de los EE. UU. No habían terminado".


El segundo evento, que marcó el cambio inminente en el orden mundial, se remonta a septiembre de 15. En este día, todo el sistema financiero de los Estados Unidos se vio afectado: el cuarto mayor banco de inversión, Lehman Brothers, quebró. Milne descubre que el mundo occidental se enfrenta a lo más profundo, a partir de la crisis económica de 1930.

El mundo liderado por Estados Unidos, "proclamado" por George Bush Sr. en 1990, subordinado a los estándares capitalistas occidentales y casi libre del socialismo, se quebró de repente. (Fukuyama se sentó a escribir su libro idealista "The End historias"Agregaremos de nosotros mismos donde predijo que la historia de la humanidad termina en una democracia al estilo estadounidense, porque no hay a dónde ir, todos los países del mundo, uno tras otro, están democratizados.

"Pero entre los ataques a las torres gemelas y el colapso de Lehman", escribe S. Milne, "este orden mundial colapsó. Dos factores fueron decisivos. Al final de la década de las guerras prolongadas, los Estados Unidos lograron el éxito en el descubrimiento de límites, en lugar del grado de influencia de sus fuerzas armadas. Y el modelo capitalista neoliberal, que reinó durante toda una generación, se resquebrajó. Y solo la reacción de Estados Unidos a los ataques de 9 / 11 y rompió el sentimiento de invencibilidad del primer "imperio global" en el mundo.

El periodista escribe: "La respuesta sobrevalorada de la administración Bush convirtió los ataques en Nueva York y Washington en el ataque terrorista más exitoso de la historia". El Global Behemoth no pudo imponer su voluntad ni a Irak ni a Afganistán. Ambas invasiones fueron la derrota estratégica indiscutible de los Estados Unidos.

En cuanto a la economía, el "modelo de capitalismo insaciable", implementado por las corporaciones "al aumentar la desigualdad y la degradación ambiental", también ha sido desacreditado. Desde el colapso de su intervención estatal a gran escala salvada.

Tanto el colapso estratégico como el económico aceleraron el rápido aumento de China. Su analista se refiere al tercer cambio de época.

Tras el ascenso de la República Popular China, el cuarto cambio global nació en América Latina. "En todo el continente", escribe el periodista británico, "los gobiernos socialistas y socialdemócratas han avanzado al poder, que tienen como objetivo la injusticia económica y racial, la creación de la independencia regional y el retorno de los recursos de las manos corporativas. Dos décadas después de que nos aseguraran que no podía haber alternativas para el capitalismo neoliberal, los latinoamericanos pudieron crearlas ".

La ideología no se crea desde cero. El ser determina la conciencia. Según el autor, todas las alternativas del sistema, desde el neoliberalismo soviético hasta el de Thatcher-Reagan, han surgido de circunstancias históricas específicas. Y ahora, debido a las consecuencias de la crisis neoliberal, ha surgido la necesidad de reconstruir la economía en un canal más democrático, igualitario y racional. Es aquí donde el periodista ve la forma de una nueva alternativa viable.

Brad Franklin, residente de Vancouver, ex periodista político, presentador de televisión y empleado del gobierno federal en Canadá, y ahora es columnista permanente de China.org.cn, indicaciones a los ideólogos estadounidenses esa nueva forma de existencia pacífica y mutuamente beneficiosa de los estados, a la que llegó el camarada Milne en su artículo. (En realidad, Milne tiene razón: esta forma ya se ha definido históricamente. Es otra cosa que Estados Unidos que ha perdido peso sigue usando ropa de hombre gordo ...)

A pesar de la desaceleración económica, escribe el periodista, Estados Unidos todavía puede afirmar que es el país más rico y poderoso del mundo. Sin embargo, la atención de todos ahora se centra en cómo las cosas irán más lejos, después de que la economía mundial se recupere. Muchos estadounidenses creen que todo saldrá como antes: Estados Unidos volverá a ser el líder mundial y el nuevo "héroe global", es decir, China, será rechazado en algún lugar por debajo del segundo lugar.

Pero aquellos que pueden pensar ven un nuevo orden en el mundo. Si conducen en las carreteras "Ford" y "Chevrolet", entonces la producción china. La esencia de esto, y más precisamente, en la cooperación internacional.


Si antes de los clásicos de la geopolítica y la economía mundial era la actitud de los partidos según el principio "yo gano, tú pierdes" (que, por cierto, prevalecía principalmente entre los estadounidenses), ahora este "juego" no es la mejor manera de avanzar, especialmente Si alguien empezaba a confrontar a todos los demás jugadores.

El analista singapurense Simon Tay, al que se refiere Franklin, cree que, en lugar de una feroz competencia entre los EE. UU. Y la República Popular China (y otros países asiáticos), debemos pasar a una asociación. Deben permitir la interconexión de sus economías. Él postula que en este escenario, cada una de las superpotencias anteriores desempeña el papel de un líder regional, pero al mismo tiempo establece un nuevo equilibrio en el que Estados Unidos trata a Asia solo como un socio, y no como un competidor que necesita ser derrotado en el mercado. Simon Tay sostiene que, actuando juntos, los estados pueden ser más fuertes de lo que serían, actuando por separado. Además, una asociación estratégica los llevaría a una posición de ganar-ganar en el mundo.

Sin embargo, ¿tienen las superpotencias la voluntad política de aceptar una nueva versión histórica del desarrollo? Franklin, quien ha sido un observador político durante muchos años, duda que el gobierno de Estados Unidos esté preparado para admitirlo. Y las "aventuras" de los Estados Unidos en Irak y Afganistán, por desgracia, reflejan la posición de Estados Unidos, según la cual otros países deberían comportarse de acuerdo con los "valores estadounidenses".

En cuanto a China, presta más atención a resolver sus propios problemas internos y prefiere no interferir en los asuntos de los estados soberanos.

Por lo tanto, el periodista sugiere que la idea de cooperación y asociación sería mucho más fácil de aceptar en China que en América. Sin embargo, Franklin señala, "después de todo, Estados Unidos no puede tener muchas opciones en este asunto". Las relaciones económicas y geopolíticas, cuando todos en el planeta obedecen a alguien con el número 1, terminan, escribe el autor. Esperamos que una asociación con el mundo unipolar reemplace al periodista, concluye.

Del periodismo occidental no se me escapó y el hechoque mientras las autoridades estadounidenses aún intentan implementar la doctrina del "gobierno global", el presidente ruso Vladimir Putin presentó una visión del mundo que va en contra del llamado "nuevo orden mundial".

El proyecto euroasiático, descrito hace un año en el artículo del Primer Ministro ruso Putin, "Un nuevo proyecto de integración para Eurasia: el futuro está en la creación" (Izvestia, octubre 3, 2011), es una amenaza para el Nuevo Orden Mundial y una alternativa para él.

La reacción de los medios occidentales al proyecto de integración fue unánimemente negativa. La alergia de Occidente al plan de Putin es explicable, pero este proyecto de integración euroasiática surgió del espacio geopolítico y cultural postsoviético y está en consonancia con las tendencias mundiales actuales.

El hecho es que el periodista cree que la mayoría de la humanidad se da cuenta de que el "nuevo orden mundial" es el poder demoníaco. Después de todo, este es el camino hacia el establecimiento de la unificación y el despotismo a escala planetaria.

La hostilidad de Putin hacia un "nuevo orden mundial" encabezado por los Estados Unidos es la razón principal por la que Rusia es considerada peligrosa para los "maestros mundiales" financieros. Mientras tanto, el autor cree que la salvación política a través de la gobernanza global es una pesadilla absurda ...

TanSi los Estados Unidos aún son percibidos en todo el mundo como partidarios del "viejo" modelo del "nuevo orden mundial", entonces China y Rusia toman en cuenta las últimas tendencias en el mundo moderno y luchan por la asociación, y no por la hegemonía en la escala mundial. Hoy en día, cuando la crisis está afectando a los llamados países desarrollados, el mundo no necesita un producto antiguo llamado "valores estadounidenses", sino una medicina que salva vidas en forma de cooperación mutuamente beneficiosa.

Observado y traducido por Oleg Chuvakin.
- especialmente para topwar.ru
Ctrl entrar

Notó un error Resalta texto y presiona. Ctrl + Enter

88 comentarios
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe para registrarse.

Уже зарегистрированы? iniciar la sesión