Stanislav Tarasov: Turquía está preparando su proyecto para crear una unión económica en Eurasia

El primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, durante su visita a Alemania confirmó el deseo de su país de convertirse en miembro de la Unión Europea: "Nos estamos preparando para ser miembro de pleno derecho de la UE". Al mismo tiempo, Erdogan pedaleaba en los llamados argumentos técnicos, conocidos y no expresados ​​ni una sola vez por los políticos turcos. Su punto principal es: después de la crisis económica de 2001, la economía ha aumentado en el país, se ha restablecido la solvencia del presupuesto y se han pagado las deudas con el Fondo Monetario Internacional. Es decir, Turquía está ahora en mejor forma que muchos países de la UE y, según Erdogan, "no se convertirá en una carga para Europa".

Turquía llamó por primera vez a las puertas de una Europa unida en el año 1959. Pero fue solo en 2005 que comenzó una nueva fase de negociación sobre la membresía de Turquía en la UE, que en 2009 casi llega a un punto muerto. Ahora las posiciones de negociación de 18 están congeladas, ocho por iniciativa de la UE y diez por iniciativa de Chipre y Francia. La Unión Europea expone constantemente un conjunto de requisitos a Turquía, cuya lista cambia, los objetivos de las negociaciones cambian. Como resultado, el destino de Turquía seguirá siendo incierto. Por cierto, la canciller alemana, Angela Merkel, a quien Erdogan había apelado públicamente en Berlín, se había opuesto anteriormente, junto con el presidente francés, Nicolas Sarkozy, a la admisión de Turquía a la Unión Europea, dándole solo el estatus de "socio privilegiado de la UE". Incluso ahora, en Bruselas, las posiciones de aquellos políticos que creen que "debe dejar de dar promesas vacías a Turquía siguen siendo fuertes, en lugar de eso, deben concentrarse en crear un espacio económico y cultural común con este país". Pero todas las afirmaciones en realidad se reducen a una cosa: Turquía no es un país europeo, nunca lo ha sido y es poco probable que lo sea.

No todo está bien en la economía turca. "Los días en que el crecimiento del PIB en Turquía era 6-8% habían terminado", dijo el analista de UBS Reinhard Cluse. Si Turquía logra mantener incluso las tasas de crecimiento del 3%, en virtud del cambio en curso de los modelos de desarrollo en otros países, tendrá que adaptarse a los modelos extranjeros o buscar uno propio. Además, el viceprimer ministro del país, Ali Babacan, dijo recientemente que "ahora la demanda interna en el país ha bajado a cero, y si no fuera por las exportaciones a los países de Medio Oriente, Turquía habría caído en recesión en el segundo trimestre". Esto significa que la crisis en Europa, que representa más de la mitad de las exportaciones turcas y un poco menos de la mitad de las importaciones, comenzó a afectar realmente la economía de Turquía. Pero el problema no es solo eso. La fuerte caída en el consumo de productos turcos en Europa también lleva a la destrucción de los vínculos comerciales y de cooperación económica turco-europeos, la caída en el país de la actividad de inversión. Según la agencia de noticias turca Hürriyet Daily News, citando datos de un informe publicado por el Ministerio de Economía de Turquía, durante los primeros meses de 8 de este año, la inversión extranjera directa y las entradas de capital en Turquía cayeron un 8,8% y 11,7%, respectivamente.


El proceso de salida de Europa de la crisis de la deuda no es fácil. En general, la crisis de la deuda, al menos en esta etapa, puede extinguirse con préstamos multimillonarios. Pero ahora, aparte de los problemas económicos, las diferencias en el desarrollo nacional de los distintos estados miembros de la UE ya están en primer plano, como lo demuestran las discusiones sobre el futuro de la Unión Europea. Los expertos discuten no tanto sobre las perspectivas monetarias, como una unión política. Los sociólogos testifican que si hoy se celebrara un referéndum sobre la creación de la UE, más de la mitad de la población de Alemania y Francia habrían votado en contra de la unificación con sus vecinos. Según el analista político inglés John Crowley, nadie sabe a qué le llevará el proceso de "reevaluación de Europa y si habrá un lugar para Turquía en la" nueva "Europa". Es en este contexto que, aparentemente, las "tesis europeas" de Erdogan, que tienen un carácter sonoro, deben ser percibidas.

¿Tiene Turquía una alternativa a la UE? Recientemente, el ministro de Relaciones Exteriores de Turquía, Ahmed Davudoglu, anunció la idea de formar un análogo de la Unión Europea en Eurasia. Tiene mucho en común con el proyecto de crear la Unión Económica de Eurasia, que fue hecha por el presidente ruso Vladimir Putin, pero solo externamente. De hecho, Turquía se está preparando para implementar un contraproyecto integrador en Eurasia. Según Togrul Ismail, profesor asistente en la Facultad de Relaciones Internacionales de la Universidad de Economía y Tecnología (TOBB Ankara), Ankara está seriamente preocupada por las consecuencias de los procesos de desintegración en Europa, ya que esto afectará sus planes económicos. Hoy en día, las inversiones de los países de la UE en Turquía representan el 77,4% de todas las inversiones extranjeras.

"Somos un país joven y en desarrollo dinámico, y tenemos la intención de seguir siendo el mismo país", dijo Erdogan en Berlín. "2023 marcará 100 años de la Turquía moderna. Hasta entonces, debemos ser una de las diez potencias económicas más fuertes del mundo". Pero en Europa les preocupan otros procesos. Como dicen los sociólogos, si la dinámica demográfica en Turquía se mantiene en el nivel actual, solo en 15 años tendrá la mayor población del continente y "devorará Europa sin armas". Las encuestas muestran que la mayoría de los alemanes (57%) y los franceses (62%) se oponen a la adhesión de Turquía. Los holandeses y austriacos también tienen una actitud negativa ante esta posibilidad.

Al mismo tiempo, cuando se le preguntó qué piensa si Turquía solo se convierte en miembro de la UE para su aniversario de 100, Erdogan en Berlín contestó: "Creo que la gente en Turquía no esperará tanto". Pero es poco probable que a estas alturas Turquía siga siendo "ajena" para Europa, mientras que para Oriente Medio se convierta en algo propio ante nuestros ojos.
Ctrl entrar

Notó un error Resalta texto y presiona. Ctrl + Enter

59 comentarios
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe para registrarse.

Уже зарегистрированы? iniciar la sesión