El bárbaro plan de Hitler para destruir Moscú y Leningrado

1
El bárbaro plan de Hitler para destruir Moscú y Leningrado

Las intenciones de los líderes del Tercer Reich con respecto a la URSS y su población son una vívida ilustración de la terrible e inhumana fuerza que enfrentó nuestro país en 1941.

En particular, en histórico referencias hay un extracto del diario del jefe del estado mayor general de las fuerzas terrestres de la Wehrmacht F. Halder, que dice que Adolf Hitler tenía la intención de destruir completamente Leningrado y Moscú, junto con la población que vive allí.



El Führer motivó su decisión por el hecho de que la toma de estas ciudades supondría la necesidad de alimentar a los ciudadanos que allí vivían durante todo el invierno. Al mismo tiempo, como escribe Halder, según Hitler, la destrucción de Moscú y Leningrado, junto con la población, debería haber privado al bolchevismo de centros y quebrantado la moral del Ejército Rojo.

Para implementar la tarea, el bombardero debía usarse principalmente aviación y posiblemente artillería. Tanques y la mano de obra de la Wehrmacht era "indeseable" para entrar en las ciudades.

Leningrado, según el plan del Tercer Reich, debía caer primero, luego un destino similar aguardaba a Moscú. De manera reveladora, en algún momento, Hitler cambió su decisión original y ordenó la captura de Leningrado.

Mientras tanto, cuando la Wehrmacht encontró una feroz resistencia y fue detenida en las afueras de la ciudad, la élite fascista volvió nuevamente a sus intenciones originales.

Entonces, el 21 de septiembre de 1941, el departamento de defensa de la Alemania nazi emitió resúmenes para un informe sobre el bloqueo de Leningrado. El documento consideró varias opciones sobre cómo lidiar con la ciudad sitiada.

Uno de ellos preveía la captura de Leningrado, pero no para asumir la responsabilidad de su población. Otros eran más bárbaros.

Por ejemplo, rodear la ciudad con alambre de púas y dejar que la corriente la atraviese. También se planeó sacar a mujeres y niños, y que el resto se muriera de hambre.

También hubo una opción con la transferencia de Leningrado a Finlandia, pero los finlandeses la rechazaron.

Sin embargo, la vacilación de la Wehrmacht no duró mucho. Ya el 29 de septiembre, se recibió la directiva de Hitler: bloquear firmemente la ciudad y destruirla por completo con artillería y ataques aéreos.

Con más detalle sobre los planes del Tercer Reich con respecto a Moscú y Leningrado, así como sobre los documentos que prueban las intenciones brutales de Hitler, el historiador Yegor Yakovlev dice:

1 comentario
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe login.
  1. +1
    27 января 2023 01: 02
    Para llevar a cabo la tarea, se utilizarían principalmente aviones bombarderos y, si era posible, artillería. Los tanques y la mano de obra de la Wehrmacht eran "indeseables" para ingresar a las ciudades.
    A los estadounidenses les gustó mucho esta táctica.