"No en vano lo recuerda toda Rusia". Día de Borodino

8
"No en vano lo recuerda toda Rusia". Día de Borodino

La batalla de Borodino llegó en la fiesta de la Presentación del Icono de la Madre de Dios Vladimir.

“Antes del amanecer del 26 de agosto, se disparó el primer tiro de un cañón pesado ruso desde una batería frente a Semenovskaya, cuando en la oscuridad parecía que el enemigo se acercaba. Pero los enemigos aún no se habían movido y después del primer disparo todo quedó en silencio”.

- escribe una fuente rusa. historia Nos conservó el nombre del tirador: era el teniente de la 2.ª brigada de artillería de la batería n.º 11 de la compañía Dmitry Petrovich Danilov, más tarde teniente general. Así es como se describe este episodio en sus palabras:



“En Borodino, en el flanco izquierdo, su primer cañón, apuntado hacia él, disparó hasta el amanecer, y los franceses respondieron con 150 cañones. El día anterior, un agente disparó sin órdenes y dio una falsa alarma. Como castigo, lo enviaron a un convoy. Danilov estaba en guardia, ya que 1/3 de la unidad estaba en armas y los artilleros estaban en los cañones. Habiéndose cambiado, caminó 50 pasos detrás de las cajas, hasta un barranco, se acostó a dormir y allí empezaron a calentarle la tetera. La batería del flanco izquierdo era Bellingshausen. De allí vino un oficial, lo despertó y le dijo:

“Soy miope; Mira, ¿qué son estos arbustos que ayer no estaban? Danilov vio perfectamente bien, pero aún no amanecía. Miró y dijo: “Tenemos que disparar”. - “Así es, ¿y querías unirte al convoy?” – le dijo en tono de broma. Pero pensó: como era ayudante de brigada y joven oficial de artillería, tal vez no lo enviarían, y dicho esto, él mismo apuntó al arma, apuntó y disparó. El ruido nos alarmó a todos y empezaron a alborotarse; Y pasaron más de dos minutos: el enemigo estaba en silencio. Pensó: “¡Me enviarán al convoy!”. - como si un cañoneo ensordecedor resonara desde el enemigo”.

Pero no, los disparos de respuesta de los franceses no llegaron tan pronto: todavía se estaban moviendo, ocultos por la niebla, hacia la posición de ataque. El ejército francés estaba formado por 11 cuerpos, 8 de ellos estaban concentrados contra nuestro flanco izquierdo. El 5.º Cuerpo de Poniatowski se alineó detrás del bosque en la zona de la antigua carretera de Smolensk, en dirección a Utitsa.

Un poco más lejos, entre los escasos arbustos al sur del reducto de Shevardinsky, se alinearon tres cuerpos de caballería del rey de Nápoles Murat. El cuerpo de Davout se alineó en la primera línea de ataque entre Shevardino y el bosque al sur de esta aldea. Detrás de él estaban los cuerpos de Ney y Junot, escalonados. A continuación estaba toda la guardia de Napoleón: jóvenes, viejos, guardias de caballería y artillería. Las baterías Fouché (40 cañones) y Sorbier (24 cañones) se instalaron frente al cuerpo de Davout para disparar contra las descargas de Semyonov. A la derecha y delante de ellos, al borde del bosque, en la punta del barranco de Kamenka, estaba la batería Perneti (38 cañones), también asignada para actuar contra las oleadas. Y esto significa que fue contra la batería Perneti donde el teniente Danilov disparó "antes del amanecer", y fue esta batería la que fue vista por el segundo teniente del 50.º Regimiento Jaeger de la 27.ª División de Infantería N.I. Andreev al amanecer del día del batalla:

“Los días 25 y 26, cerca de nosotros, el enemigo cantó canciones, tocaron tambores, resonó la música y al amanecer vimos que el bosque había sido talado y una enorme batería apareció frente a nosotros, donde estaba el bosque”.

El 4º cuerpo de Beauharnais, virrey de Italia, junto con el cuerpo de caballería de Grouchy y las divisiones de infantería de Gerard y Morand, transferidos del cuerpo de Davout, formaban el ala izquierda del ejército francés y se suponía que actuarían contra el centro y el ala derecha. del ejército ruso. Pelé escribe:

“El frente del ejército francés no ocupaba más de 1500 brazas de largo desde Borodino hasta el bosque de Utitsky, sin contar el cuerpo polaco, que debería considerarse separado. El ejército francés estaba formado por 12 divisiones de infantería que podían operar en primera línea; el cuerpo de guardia y caballería formaba la segunda línea o reserva. Un comandante en jefe corriente no habría podido redactar mejores disposiciones que las de Napoleón”.

Los franceses lanzaron un ataque contra nuestra posición desde su flanco izquierdo.

* * *
“El sol escondido en la niebla continuó calmándose engañosamente hasta las 6 de la mañana”.

- escribe Ermolov. Pero el campesino de las afueras de Borodino, debido a su cercanía cotidiana a la naturaleza, definitivamente tenía una idea más precisa de la hora del amanecer y el atardecer.

"En ese momento, el sol salió sobre Borodino a las 5 de la mañana y se puso alrededor de las 7 de la tarde".

- dice, mostrándonos al mismo tiempo los posibles límites del tiempo de la batalla misma.

Todavía estaba oscuro cuando nuestras tropas se levantaron y se alinearon en formación de batalla; Se pararon al frente de la posición en orden de número de cuerpo. Al final del flanco derecho en el bosque, en abatis y fortificaciones, había cuatro regimientos Jaeger: 30, 48, 4 y 34 bajo el mando general del coronel Ya. A. Potemkin. Más al centro se encontraba el 2.º Cuerpo de Infantería de la ciudad. K.F. Baggovut (divisiones 4 y 17) y, en la misma línea que él, al pueblo de Gorki, el 4.º Cuerpo de Infantería de la ciudad. A. I. Osterman-Tolstoi (divisiones 11 y 23). En el flanco derecho, detrás del bosque Maslovsky, se encontraba el 1.er Cuerpo de Caballería de la ciudad. F.P. Uvarov, y a su izquierda está el atamán M.I. Platov con nueve regimientos del ejército cosaco del Don. Los 5 regimientos cosacos restantes estaban ubicados en la confluencia de los ríos Kolocha y Moscú para monitorear los movimientos del enemigo. 2do Cuerpo de Caballería g.-m. F.K. Korfa estaba detrás del 4º Cuerpo de Infantería. Estas tropas formaban nuestro flanco derecho y estaban bajo el mando general del general de infantería M.A. Miloradovich.

El centro de la posición desde la aldea de Gorki hasta el Kurgán Central estaba ocupado por el 6.º Cuerpo de Infantería del General de Infantería D.S. Dokhturov (divisiones 7.ª y 24.ª), detrás del cual se encontraba el 3.º Cuerpo de Caballería, que también estaba bajo el mando del Sr. metro. Korfa.

Aquí terminaba la ubicación del 1.er ejército de Barclay de Tolly. Su reserva forma parte del V Cuerpo de Guardias de la ciudad. N.I. Lavrov y la 5.ª División de Coraceros de la ciudad. N.I. Depreradovich estaba ubicado cerca del pueblo de Knyazkovo.

Más al flanco izquierdo se encontraban las tropas del 2.º Ejército de Bagration, primero el 7.º Cuerpo de Infantería de la ciudad. N.N. Raevsky (divisiones 12 y 26), uniendo su flanco derecho al Kurgan Central y detrás de él el 4º Cuerpo de Caballería de la ciudad. K. K. Sievers. Al final del flanco izquierdo del 2.º Ejército, en los destellos de Semenovsky, se encontraba el 8.º Cuerpo de Infantería de la ciudad. M. M. Borozdin 1.ª (división combinada de granaderos del Sr. M. S. Vorontsov y 27.ª División de Infantería del Sr. D. P. Neverovsky).

La reserva del 2.º Ejército estaba formada por la 2.ª División de Granaderos. El Príncipe Carlos de Mecklemburgo y la 2.ª División de Coraceros del Sr. I. M. Duki.

Cinco compañías de artillería a caballo estaban detrás del 4.º Cuerpo de Caballería. La reserva general de artillería de 180 cañones estaba ubicada cerca del bosque de abedules frente al pueblo. Psarev. El frente de la posición, especialmente en el ala izquierda, estaba protegido por potentes baterías. Todos los regimientos de Jaeger ocuparon arbustos, pueblos y desfiladeros frente al frente de la posición.

Separado de la disposición general de las tropas, en la antigua carretera de Smolensk, se encontraba el 3.er Cuerpo de la ciudad. N. A. Tuchkova (1.ª División de Granaderos y 3.ª División de Infantería) y el cuerpo de milicias del Conde I. I. Markov, de 10 efectivos. Aquí, para vigilar los movimientos del enemigo, había seis regimientos cosacos del Sr. A. A. Karpova.

El pequeño bosque, que se extendía por casi una milla entre la antigua carretera de Smolensk y el flanco izquierdo del 2.º Ejército, estaba ocupado "para comunicaciones generales" por cuatro regimientos Jaeger de los 20.º, 21.º, 11.º y 41.º bajo el mando del Sr. I. L. Shakhovsky.

Todos los cuerpos de infantería estaban ubicados en dos líneas, en columnas de batallón, con su propia artillería. El batallón, formado en una densa columna de pelotón, tenía un frente de 24 filas de ancho y una profundidad de 24 filas. La caballería estaba alineada detrás de la infantería en columnas de escuadrones, también en dos líneas: en la primera, por regla general, había dragones, en la segunda, caballería ligera (húsares y lanceros).

Los guerreros de la milicia que no estaban "armados", es decir, que no formaban parte del cuerpo de milicias de Markov, se dividieron en cuerpos y formaron la tercera fila, asignados para recibir a los heridos y cuidarlos.

"Ese día", dice la descripción oficial de la batalla de Borodino, "el ejército ruso tenía en armas 95 tropas de línea con artillería, 000 cosacos, 7000 milicias de Moscú y 7000 de Smolensk. En total, 3000 personas estaban en armas. Este ejército tenía 112 piezas de artillería”.

* * *

De los recuerdos de un viejo finlandés:

“Al amanecer hacía frío pero claro; el sol salió en todo su esplendor y majestuosidad; mi alma se volvió más alegre. Este amanecer es memorable para cada uno de nosotros, y para muchos fue el último: como si el sol no se ocultara deliberadamente, brilló durante todo el día para despedirse de muchos para siempre”.

Del informe de Kutuzov:

“El día 26, a las 4 de la mañana, el primer deseo del enemigo fue la aldea de Borodin, que buscaba capturar para, habiéndose establecido en ella, proporcionar el centro de su ejército y la acción en nuestro ala izquierda, que fue atacada al mismo tiempo”.

Barclay escribe que incluso antes del amanecer, se recibió un informe del comandante del Regimiento Jaeger de Salvavidas, coronel Bistrom, sobre el movimiento en la posición enemiga contra Borodin. Kutuzov en ese momento ya estaba parado en una colina cerca de Gorki con todo su cuartel general. Por orden suya, el 1.er Regimiento Jaeger del coronel Karpenko del 4.º Cuerpo de Osterman-Tolstoi fue trasladado inmediatamente al flanco derecho del 6.º Cuerpo de Dokhturov, más cerca de la aldea. Borodinó. Kutuzov, como siempre, fue "con levita sin charreteras, gorra blanca con ribetes rojos sin visera; bufanda y látigo sobre el hombro" El teniente Grabbe, ayudante de Barclay, escribe:

“Barclay de Tolly consideró peligroso e inútil controlar esta aldea y decidió retirar inmediatamente a los guardabosques de allí. El duque Alejandro de Württemberg defendió la opinión contraria. Kutuzov los escuchó a ambos en silencio. De repente, el fuego de los rifles de batalla de muchas columnas francesas cubrió de balas a Borodino y a los guardabosques”.

En el crepúsculo antes del amanecer sólo se veían disparos de fusil, pero no la superioridad de las fuerzas enemigas. Fue la división de Delzon, oculta por el crepúsculo y la niebla que se elevaba desde el río, la que se apresuró hacia Borodino: el 106.º Regimiento atacó la aldea desde la Gran Carretera de Smolensk; la otra parte de esta división, habiendo cruzado Voina por encima del pueblo, irrumpió en Borodino por una dirección inesperada. Era imposible para los salvavidas resistir aquí debido a la superioridad de las fuerzas enemigas; Después de una feroz batalla de media hora, fueron obligados a abandonar la aldea y se retiraron a la orilla opuesta del Kolocha, encontrándose en los puentes, donde se vieron obligados a agruparse bajo el mortífero fuego enemigo. Las pérdidas del regimiento en esta batalla ascendieron a 27 oficiales (5 de ellos murieron, 3 murieron a causa de las heridas) y 693 rangos inferiores muertos y heridos. Entre los muertos en esta batalla de nuestro lado se encontraba el coronel de la unidad de intendencia Gaverdovsky, que era muy apreciado en el ejército.

Los franceses corrieron tras los salvavidas en retirada y "Obligado a retirar la batería que defendía el puente." Kutuzov ordenó al coronel Nikitin que fuera inmediatamente a la aldea con artillería de reserva. Borodin y apoyar el contraataque del 1.er Regimiento Jaeger, lanzado al rescate de los Guardias Jaegers. Aquí el jefe de estado mayor del 6.º Cuerpo de Infantería, el coronel Monakhtin, también envió la compañía de artillería ligera nº 46 del teniente coronel Efremov, que “Detuvo los esfuerzos del enemigo con metralla.", que ya había cruzado hacia la margen derecha del Kolocha. Este contraataque conjunto de nuestras tropas fue un éxito total: los franceses fueron rechazados al otro lado del río.

El comandante del 1.er Regimiento Jaeger, coronel Karpenko, dice:

“Preparándome para repeler a un enemigo fuerte, notifiqué inmediatamente al entonces comandante del regimiento [salvavidas] coronel Bystrom y al comandante de la cadena de fusileros, el capitán Rahl, para que aceleraran la retirada a través del puente; cuando comenzó a realizarse la retirada, yo con tres columnas de mi regimiento, desplegando una al frente, ordené a todos acostarse con la intención de mostrar mi indecisión de atacar. Los franceses, al no ver ningún obstáculo por mi parte, se apresuraron hacia el puente con redoble de tambores y comenzaron un rápido cruce: cuando el jefe de la 1.ª columna se puso de nuestro lado, abrí un fuerte fuego de fusil, tras lo cual, sin dudar en En fin, para no darles tiempo a cerrar filas, me lancé con las bayonetas”.

El comandante del batallón del 1.er Regimiento Jaeger, el mayor M. Petrov, complementa lo dicho:

“El coronel Karpenkov con mi batallón, que tenía un arma preparada, corrió rápidamente hacia el montículo, disparó una andanada certera con todo su frente contra el enemigo, y cuando el humo de los disparos aún se arremolinaba frente al enemigo. El enemigo y su gente, asombrados y desconcertados por la andanada de mi batallón, estaban confundidos, los exploradores nuestros, corriendo precipitadamente tras las balas del enemigo, golpeado con bayonetas. Y cuando los guardias, que querían destruir los puentes detrás de ellos, lograron quitar unos diez puentes en el medio del puente superior, alto, sobre pilotes, entonces presionamos a los franceses contra esta brecha y la pendiente de la orilla del barro. río, y cómo al mismo tiempo el 3er. Nuestro batallón, el mayor Sibirtsev, giró media vuelta a la derecha, corrió detrás de mí hacia el puente flotante inferior, ubicado cerca del alto, a 40 pasos de distancia, y también chocó contra el triangular. salva de la división del frente, luego destruimos todos los destacamentos enemigos con su general, su cuartel general y sus oficiales en jefe y nos trasladamos a la margen izquierda de Kolocha en el pueblo. Borodino, atacaron al enemigo unidos por todo el regimiento”.

El general francés asesinado era el general de brigada Plozonne, quien, como escribe Jomini, "fue víctima de la pasión de sus batallones"; de él fueron nuestros cazadores "Las charreteras fueron retiradas y enviadas inmediatamente a Barclay de Tolly.".

El oficial de estado mayor N. N. Muravyov fue testigo de cómo en este momento

“Un joven cazador llegó a la aldea de Gorki ante el comandante en jefe y trajo a un oficial francés, a quien le presentó a Kutuzov y le entregó una espada que le había quitado a un prisionero. La felicidad total se reflejaba en el rostro del cazador. Este oficial francés anunció que cuando tomaban el puente, este cazador, corriendo hacia adelante, agarró su espada, que le quitó, y lo arrastró por el cuello; que no lo ofendió y ni siquiera le exigió su billetera. Kutuzov inmediatamente puso la Cruz de San Jorge al joven soldado, y el nuevo caballero corrió de nuevo a la batalla”.

Muravyov también ve cómo pasa junto a él el segundo teniente asesinado, el príncipe Gruzinsky, cuyo cadáver, arrojado sobre dos armas y cubierto con un abrigo ensangrentado, está doblado casi por la mitad, de modo que sus brazos y piernas, colgando a los lados, casi arrastrados. el terreno. Esta imagen lo sorprendió tanto por su incongruencia con la imagen de aquel a quien recientemente había conocido como un amable y querido camarada en el regimiento, que se apoderó de su alma... Sin embargo, no por mucho tiempo: pronto tuvo que conseguir Acostumbrado a este tipo de escenas y mirando con calma a los muertos y heridos, desgastados por todo el campo.

Borodino ya estaba medio ocupado por nuestros guardabosques cuando el general Ermolov, que llegó aquí, les ordenó abandonar la aldea y destruir los puentes detrás de ellos, que los guardabosques, como escribe el mayor Petrov,

"Tuvo que llevarse a cabo bajo un fuerte fuego cercano del enemigo, que nos disparó con ocho cañones desde las colinas de la aldea y con cañones desde las casas y vallas más alejadas".

Se informa que en la destrucción de los puentes también participaron los marineros de la tripulación de la Guardia, bajo el liderazgo del guardiamarina M.N. Lermontov. Al mismo tiempo, 4 marineros murieron y 7 resultaron gravemente heridos (dos de ellos murieron posteriormente).

"Después de ocupar Borodin, el enemigo acercó sus baterías y comenzó a disparar balas de cañón y granadas".

- escribe el oficial de artillería Mitarevsky. Otras acciones en este sector se convirtieron en un duelo de artillería que no cesó. Y aunque la conveniencia de la ubicación de nuestras baterías silenció las armas enemigas más de una vez, ellos mismos sufrieron mucho. En la batería de caballos del coronel Hoven, que operaba contra el puente sobre Kolocha, "en una hora la pérdida de personas y caballos fue tan grande que ya no se pudo utilizar"; El coronel Efremov, comandante de la compañía de artillería ligera nº 46, resultó herido; Bajo el mando del coronel Nikitin, murió un caballo, que también lo aplastó, por lo que los cazadores tuvieron que sacarlo de debajo. Nuestros cazadores, atrincherados en el refugio del puente del lado derecho del camino,

“Continuaron intercambiando disparos con los franceses hasta que oscureció, sin permitirles acercarse desde las calles del pueblo. Borodino a la orilla de Kolocha."

"La acción en ese momento se limitó a una escaramuza", escribe Ermolov, "y el número de tropas utilizadas por el enemigo de este lado demostró que no era allí donde debería tener lugar el verdadero ataque".

O, como escribe F. Glinka:

"Las órdenes nocturnas del enemigo se revelaron cuando se volvió magro".

Del informe de Kutuzov:

“Mientras tanto, el fuego en nuestro ala izquierda se intensificaba hora tras hora. En ese momento el enemigo reunió sus fuerzas principales, compuestas por el cuerpo del príncipe Poniatovsky, los mariscales Ney y Davust, y era incomparablemente más numeroso que nosotros”.

Precedidas por el fuego de 102 cañones, muchos de ellos de 12 libras, las divisiones de Compan y Desseux se movieron para atacar los rubores. Al mismo tiempo, el cuerpo de Poniatovsky atravesó el pequeño bosque hacia la carretera Vieja de Smolensk para atacar al cuerpo de Tuchkov, ubicado cerca de Utitsa.

"El fuego de artillería fue muy fuerte", escribe Saint-Prix, "y aunque sólo teníamos cincuenta cañones en el flanco izquierdo, fueron respondidos enérgicamente".

Llegar a las colinas fue muy difícil para los franceses, que primero tuvieron que atravesar el bosque y los arbustos para formar columnas para el ataque ya a una distancia de casi un tiro de uva. Por lo tanto, los jefes de sus columnas, que aparecieron frente a nuestras fortificaciones, fueron ahuyentados por el fuego asesino de nuestra artillería y de los regimientos de Jaeger que ocupaban el bosque. Ya durante los primeros ataques de las oleadas francesas, todos los comandantes de la columna de asalto quedaron fuera de combate uno tras otro: los generales Compan, Dupellin, Dessay, Rapp, Test. Davout fue arrojado de su caballo y se le dio por muerto, pero sólo sufrió una descarga eléctrica y volvió a trabajar.

“La tenaz resistencia del enemigo provocó situaciones imprevistas”

- escribe Feng.

Ney con sus tres divisiones -Ledru, Marchand y Razu- salió a reforzar a Davout. Luego vino Murat con los cuerpos de caballería de Nansouty, Montbrun y Latour-Maubourg.

Bagración "viendo la completa superioridad de las fuerzas enemigas", se acercó a sí mismo "casi todos“la segunda línea del 7.° Cuerpo de Raevsky, así como las divisiones 2.° de Granaderos y 2.° Coraceros de la reserva; Además, ordenó a la 3.ª División de Infantería de Konovnitsyn que siguiera inmediatamente al 3.er Cuerpo de Tuchkov. Al no creer que estas fuerzas fueran suficientes para repeler al enemigo concentrado, Bagration pidió refuerzos a Kutuzov. Se le enviaron tres regimientos de la 1.ª División de Coraceros bajo el mando del mayor general Borozdin de la 2.ª y ocho cañones de artillería de la Guardia del coronel Kozen, así como los regimientos de Izmailovsky, Litovsky y la 1.ª Brigada Combinada de Granaderos de la Infantería de la Guardia. División con compañías de baterías de Su Alteza y el Conde Arakcheev. Después de esto, Kutuzov ordenó al intendente general Tol que transfiriera apresuradamente el 2.º Cuerpo de Infantería de la ciudad del ala derecha al ala izquierda del ejército. Baggovuta. Antes de su llegada, nuestra ala izquierda fue reforzada con numerosa artillería de la reserva. Retumbó el cañoneo más terrible.

"Su fuerza le hizo temer que Napoleón destruyera nuestras tropas antes de lanzar el ataque", escribe el príncipe Eugenio de Württemberg. "Lo que sucedió es diferente: sus masas, habiendo avanzado, sufrieron incomparablemente más por las baterías rusas, cuyas innumerables bocas se extendían en una fila casi continua a lo largo de los bordes de todas las elevaciones, entre Gorki y Semenovsky".

Bajo este terrible fuego de la artillería y la infantería rusas, el enemigo se alineó y movió sus columnas, sin importar las pérdidas. Parecía que la resistencia ofrecida sólo aumentaba el valor de estas tropas, que no conocían la derrota.

“Debemos hacer justicia a los franceses”, escribe el artillero Lyubenkov, “su ataque es extraordinario; Sus primeros ataques son tremendamente rápidos, parece que sólo los rusos pueden resistirlos. Por lo general, hacen movimientos en falso, concentran todas sus fuerzas en un punto y se apresuran furiosamente a romper la línea, pero esto no dura mucho, luego se ablandan, se vuelven más amigables y luego los rusos, más consistentes en fuerza de carácter y valentía. , apresúrate y aplástalos.»

Ermolov escribe:

“Terribles fuerzas enemigas avanzaron por el ala izquierda, pero, habiendo encontrado una resistencia igualmente terrible, avanzaron lentamente hacia el éxito. Sin embargo, alcanzaron nuestras fortificaciones, las tomaron y muchos otros pronto las perdieron. Los regimientos enemigos, al desplomarse contra nuestras baterías, fueron destruidos a bayonetas. La excelencia de este armas en manos de un soldado ruso se podría continuar el enfrentamiento”.

Del informe de Kutuzov:

“El enemigo, al amparo de sus baterías, apareció desde el bosque y se dirigió directamente hacia nuestras fortificaciones, donde fue recibido con sólidos disparos de nuestra artillería, comandada por el coronel Boguslavsky, y sufrió el mayor daño. A pesar de esto, el enemigo, formado en varias columnas densas, acompañado de numerosa caballería, se abalanzó furiosamente hacia nuestras fortificaciones. Los artilleros, con valiente compostura, esperaron al enemigo el siguiente disparo de metralla, abrieron fuerte fuego contra él, uniformemente, y la infantería [enfrentó] él con el más ardiente fuego de fusil, [pero la derrota de] sus columnas no disuadir a los franceses, que luchaban por su objetivo y no habían huido antes, cuando el Conde Vorontsov con sus batallones combinados de granaderos los atacaron con bayonetas; El fuerte ataque de estos batallones confundió al enemigo, y él, retirándose en gran desorden, fue destruido por todas partes por nuestros valientes guerreros. Durante este ataque, el conde Vorontsov recibió una herida grave y se vio obligado a abandonar su división”.

De las notas del general Vorontsov:

“El día 26, al amanecer, comenzó la batalla, o más bien la masacre, en Borodino. Todas las fuerzas del ejército francés fueron lanzadas contra nuestro flanco izquierdo, es decir, contra los flancos defendidos por mi división; Más de cien piezas de artillería dispararon contra nuestra posición, y una parte importante de la infantería francesa seleccionada bajo el mando de los mariscales Davout y Ney nos atacaron frontalmente. Nuestros rubores fueron tomados por asalto después de una tenaz resistencia, luego fueron rechazados por nosotros, nuevamente capturados por los franceses, y nuevamente rechazados, y pronto, al final, los perdimos nuevamente, debido a las fuerzas superiores que el enemigo les lanzó. Fui herido en el muslo por una bala de mosquete durante nuestro primer contraataque a las escaleras, mi valiente división quedó completamente abrumada…”

En sus memorias, Vorontsov escribe que cuando fue herido,

“Eran casi las 8 de la mañana y tenía el destino de ser el primero de una larga lista de generales que quedaron fuera de combate en este terrible día”.

De acuerdo a "Informes sobre muertos, heridos y desaparecidos en el 8.º Cuerpo durante la Batalla de Borodino", en la división combinada de granaderos de Vorontsov en vísperas de la batalla había 4059 personas, después de la batalla - 1560.

En estas batallas iniciales cerca de Flush también participó la caballería del 4º Cuerpo de Sievers, que Bagration envió aquí para reforzar nuestra infantería. Regimientos de Dragones de Novorossiysk y de Húsares de Akhtyrsky de este cuerpo

“El honor de iniciar batallas de caballería con la infantería y la caballería enemigas pertenece. Estos dos regimientos tenían grandes fuerzas contra ellos, pero repelieron todos los ataques”.

Los detalles de las acciones de estos regimientos, que nos dan una idea de la ferocidad de la lucha que se produjo desde el principio entre los rubores, están contenidos en el informe de Sivers:

“El Regimiento de Dragones de Novorossiysk bajo el mando del comandante del regimiento, Mayor Terenin..., habiendo sido recibido con disparos de uva y fuego de rifle, cortó y derribó las columnas de infantería enemigas; El Capitán Conde Sivers, con el escuadrón que comandaba, con excelente coraje, fue el primero en cortar las columnas enemigas, se subió a la batería enemiga, compuesta por 12 cañones, que, sin embargo, el regimiento no pudo arrebatar, porque el El avance de la caballería enemiga, reforzada por un gran número de infantería, emergía del bosque, impidió esta empresa; En esta batería, el valiente capitán, el Conde Sievers, resultó gravemente herido por una bala en la pierna y un sable en la cabeza, y el caballo que iba debajo de él murió. El regimiento, al amparo de sus flancos, se retiró en orden, cubriendo la retirada de la infantería y viéndose obligado a dejar al enemigo con el valor más intrépido el botín adquirido [para] su gloria; Todo el regimiento, al retirarse, se detuvo detrás de nuestras primeras baterías, y luego quedó en la primera línea en el flanco izquierdo de la posición que cubría las baterías, y hasta el final de ese día, el regimiento estuvo en un brutal cañoneo contra las enemigo: durante el transcurso del día perdió un número muy importante de muertos y heridos.

El coronel Vasilchikov del Regimiento de Húsares Akhtyrsky ordenó a dos escuadrones de este regimiento derribar a la caballería, que rodeaba el frente en el flanco izquierdo y ya estaba ocupada por el enemigo, y él mismo con dos escuadrones la reforzó; El mayor príncipe Kastriot se abalanzó valientemente contra la caballería enemiga, la derribó y luego, haciendo huir a la infantería, se lanzó al ataque. Nuestra infantería no apoyó este ataque, y el coronel Vasilchikov se vio obligado a retirarse detrás de la retaguardia, donde contuvo a la caballería enemiga, que intentó varias veces evitar la línea en el lugar mencionado. El mayor Duvanov con cuatro escuadrones corrió con gran coraje hacia la columna de infantería enemiga, la derribó, pero fue recibido por fuertes disparos de rifle de otra columna, donde resultó gravemente herido. El coronel Vasilchikov, al ver la caballería enemiga que avanzaba con fuerza, golpeó el flanco con cuatro escuadrones, lo derribó, persiguió a las baterías enemigas y se retiró con un regimiento hacia nuestras baterías”.

El granadero de Vorontsov, Bagration, envió como refuerzo a la 27.ª División de Infantería de Neverovsky, quien escribe que

“Entré en fuego feroz y varias veces la división y yo luchamos juntos con bayonetas, destruyendo las intenciones del enemigo de apoderarse de las baterías”.

Se conserva la historia del St. George Cavalier de la división Neverovsky sobre su participación en el asunto Borodino:

“Cerca de Borodino golpeamos al francés con bayonetas y lo ahuyentamos. Había algunos arbustos aquí, estábamos abriéndolos: yo estaba caminando, tenía mi arma lista y me bajé justo en frente de todo un batallón francés. Los franceses saltaron hacia mí, me ordenaron que soltara mi arma, me quitara el cinturón y el cinturón de la espada, pero, no quiero mentir, no tocaron mi mochila. Y poco después trajeron a más gente nuestra: un dragón, un artillero (tenía una fuerte contusión en la cabeza), un granadero y varios soldados de infantería. Nos enviaron a Wagenburg. Llegamos a Shevardin y vimos: el propio Bonaparte estaba sentado en una silla, con el ceño fruncido. Entonces alguien saltó hacia nosotros, su uniforme estaba todo bordado en oro, y preguntó: “¿De qué división sois, hermanos? ¿Qué regimiento? Estamos en silencio. Me dijo: “Dice, querida, ¿no estás herida?” Me invadió la ira. Pienso para mis adentros: ¡el alma vil está vendiendo la Patria y haciendo alarde de ella con un uniforme dorado! Le dije: “¿Por qué estás tan triste por nosotros? ¿Vas a morir tú también? Mientras los demonios te sacan el alma a través de las costillas, aprenderás a traicionar a Dios y a la Patria”. Y él sonrió y dijo: “No me regañes, querida: no soy tuyo, pero viví en Moscú durante mucho tiempo; pero debes responder, este es el orden en todos los ejércitos: incluso los nuestros vendrán a ti, también ellos serán interrogados por ti”. Veo que dice mucho. Y entonces saltó otro y dijo: “¿Qué clase de regimiento sois? ¿Cuantos soldados hay en el regimiento? ¿Quién de tus generales ha sido asesinado? Veo que el polaco es un traidor, entonces le dije: "Esto es lo que, venerable hombre, le preguntaré: ¿dónde puedo orinar aquí?". Bonaparte estaba cerca, de lo contrario no estaría vivo: el polaco se puso rojo, veo que quiere estallar. “¡Gitsel, grita, katsap! ¡Te enseñaré cómo responder ante tus superiores! - “Está bien, creo, enseña, ¡pero tú te comiste el tuyo!” Nos llevaron a Valuevo: éramos más de 200 personas. Mi corazón se alegra: los veo guiando y cargando a sus heridos por todo el campo, ¡no puedo contar cuántos! “¿Qué dijiste, queridos míos, o te topaste contigo mismo?”
8 comentarios
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe login.
  1. +2
    20 Septiembre 2023 08: 01
    La escaramuza entre los guardabosques y los franceses en Borodino en el prólogo de la batalla pareció resaltar su curso y resultado: los franceses se asentaron, los nuestros se contuvieron, pero por su propia voluntad abandonaron el campo en nombre del Objetivo Principal. El altruismo incomparable del soldado ruso es el recuerdo agradecido de los descendientes...
  2. +2
    20 Septiembre 2023 08: 39
    "No es por nada que toda Rusia recuerda"
    Recordó que mientras toda Rusia aprendía en la escuela el poema Borodino de M. Yu. Lermontov, ahora Lermontov, Pushkin y Gogol han sido eliminados del Sistema Federal de Registro Estatal.
  3. -1
    20 Septiembre 2023 10: 43
    Obligaron a Kutuzov a luchar, aunque Barclay tuvo razón desde el principio hasta el final, sería mejor si un tercio del ejército fuera enviado a los partisanos y cortara por completo la retaguardia de Napoleón. Matamos a decenas de miles de soldados, muchos de ellos por estupidez (estaban en formación bajo fuego de artillería) y estamos orgullosos. Aunque estoy de acuerdo en que no perdimos a Borodino, rompiendo la moral del ejército napoleónico y levantando el nuestro, aunque algo me dice que al día siguiente ese espíritu cayó entre los nuestros, y tras salir de Moscú se precipitó por completo hasta consolidarse en Tarutino.
    1. 0
      20 Septiembre 2023 19: 58
      "Sería mejor si un tercio del ejército fuera enviado a los partisanos", pero ¿cómo alimentarlos? No digo que ni los oficiales ni los soldados estuvieran entrenados para acciones partidistas. Por cierto, las acciones partidistas se entendían entonces como completamente diferentes de lo que son ahora.
  4. 0
    20 Septiembre 2023 10: 46
    "El ejército francés estaba formado por 11 cuerpos": la Guardia, 1, 3, 4, 5, 8 y cuatro de caballería. Resulta 10.
    1. 0
      20 Septiembre 2023 23: 24
      La vieja y la joven guardia son 2 cuerpos.
      1. 0
        23 Septiembre 2023 18: 41
        No. Formalmente, en 1812, la guardia imperial estaba formada por CUATRO cuerpos: guardias de granaderos, guardias de guardabosques, guardias de caballería y guardias de artillería. Pero sólo formalmente. Al mismo tiempo, el cuerpo de guardias se dividió en guardias viejos, medios y jóvenes, que incluían unidades de todas las ramas del ejército. En la práctica, la guardia se consolidó en cuatro divisiones: la vieja guardia, dos divisiones de la guardia joven y la caballería de la guardia y la artillería de reserva de la guardia (tanto a pie como a caballo). Pero tanto las unidades de a pie como las de caballo tenían sus propias unidades de artillería de guardia. La Legión Polaca del Vístula, consolidada en una sola división, fue asignada a la guardia. A lo largo de su vida, la Guardia Imperial existió de forma autónoma del resto del ejército como una especie de cuerpo.
  5. +2
    21 Septiembre 2023 18: 58
    Desafortunadamente, gracias a la propaganda soviética y postsoviética, la abrumadora mayoría cree firmemente que la guerra entre Rusia y Francia comenzó con el cruce de las tropas francesas, la frontera rusa, y que los viles e insidiosos franceses, simplemente por su feroz odio de los rusos, decidió marchar por toda Europa y atacar.
    Y nadie piensa siquiera, ¿por qué diablos Napoleón necesitaba esto?
    Y aún menos gente sabe que el motivo del ataque y la muerte de cientos de miles, y tal vez millones de rusos, fue la estupidez, la arrogancia y la indiferencia hacia la vida de la gente corriente del entonces emperador Alejandro 1. Bueno, y su compañero, el emperador de Austria, Francisco II. Bueno, y un fraude por parte del emperador de Gran Bretaña. Por lo que todo empezó a torcerse, pero que nunca se presentó a la guerra. Como resultado del fraude del emperador británico, en En la batalla de Austerlitz, los soldados prusianos y rusos lucharon contra Napoleón, y Gran Bretaña quedó congelada.
    https://dzen.ru/a/W9i1Bc3v9wCq0doG