De subteniente a mariscal: la carrera militar del “Duque de la Victoria” Armando Díaz

12
De subteniente a mariscal: la carrera militar del “Duque de la Victoria” Armando Díaz

El 23 de mayo de 1915, Italia entró en la Primera Guerra Mundial del lado de la Entente, declarando la guerra a Austria-Hungría. No se puede decir que esta decisión fuera fácil para el país: los líderes políticos dudaron durante mucho tiempo, ya que había tres grupos influyentes en el país: "germanófilos", "intervencionistas" y "neutralistas". Por ejemplo, el Ministro de Asuntos Exteriores San Giuliano, teniendo en cuenta todas las consecuencias negativas de la guerra, se inclinó por el punto de vista de los “neutralistas” [4]. Además, la posibilidad de una guerra con Alemania asustó a muchos generales.

Había motivos para temer, ya que el estado del ejército italiano dejaba mucho que desear: los investigadores señalan que las fuerzas armadas austriacas eran superiores a las italianas en armas y entrenamiento de combate del personal; la situación en el ejército italiano era especialmente mala con la Formación de oficiales de mando medios y superiores. Además, el ejército quedó muy debilitado por la guerra con Turquía (1911-1912).



El tema de la participación de Italia en la Primera Guerra Mundial está bastante mal tratado en la historiografía nacional: aunque todavía se puede encontrar algo de información sobre la batalla de Caporetto y la batalla de Vittorio Veneto, hay muy poca información sobre los generales italianos y la planificación militar. Los historiadores también han ignorado al general que recibió el título de Duque de la Victoria tras el final de la Primera Guerra Mundial, y más tarde el título de Mariscal de Italia, Armando Díaz. En Italia, Díaz es considerado el principal héroe de la Primera Guerra Mundial. En general, la historiografía italiana valora mucho su contribución al Mando Supremo.

No existen obras en ruso que examinen en detalle la carrera militar de Armando Díaz, destacando su contribución a la victoria de Vittorio Veneto y la reforma del ejército italiano en la década de 1920. Aparte de una breve nota biográfica del historiador Konstantin Zalessky, en el libro “Quién fue quién en la Primera Guerra Mundial” no hay nada más sobre Díaz histórico trabajos.

Por esta razón, al escribir este material, el autor utilizó principalmente fuentes en lengua italiana, principalmente el artículo del historiador militar Giorgio Rocha, dedicado a A. Díaz en el volumen 39 del "Diccionario biográfico de italianos" (Dizionario Biografico degli Italiani), y el libro de este historiador L'esercito italiano da Vittorio Veneto a Mussolini, 1919-1925 (El ejército italiano de Vittorio Veneto a Mussolini, 1919-1925).

Carrera militar de Armando Díaz antes de la Primera Guerra Mundial


Armando Vittorio Díaz nació en Nápoles el 5 de diciembre de 1861, en el seno de una familia de origen español. El abuelo de Armando fue oficial militar durante el reinado de Fernando II y su padre fue oficial del Cuerpo de Ingeniería Naval italiano. flota; La madre del futuro mariscal provenía de una familia de magistrados. El padre de Díaz, que trabajó en los arsenales de Génova y Venecia, murió en 1871, tras lo cual la viuda y sus cuatro hijos regresaron a Nápoles, mantenida por la tutela de su hermano Luigi.[1]

Díaz comenzó temprano su carrera militar: después de aprobar los exámenes de ingreso a la Academia Militar de Turín, ingresó al servicio allí y ya en 1879 recibió el rango de segundo teniente de artillería. En 1884 fue ascendido a teniente y transferido al 10.º Regimiento de Artillería de Campaña estacionado en Caserta. Permaneció allí hasta marzo de 1890, cuando fue ascendido a capitán y transferido al 1.er Regimiento de Artillería de Campaña estacionado en Foligno.

Posteriormente, Armando Díaz aprobó los exámenes de ingreso a la Escuela Militar, a la que asistió en 1893-1895, demostrando excelentes resultados y ocupando el primer lugar en la clasificación final de su curso. Su carrera militar no fue un obstáculo para establecer su vida personal: durante el mismo período, en 1895, se casó con una chica de una familia de abogados napolitanos, Sarah de Rosa. Este matrimonio resultó ser fuerte y feliz, como lo demuestran los tres hijos que aparecieron en la familia a los pocos años [1].

De 1895 a 1916, la carrera de Díaz transcurrió principalmente en las oficinas del comando del Cuartel General del Cuerpo, donde trabajó durante un total de unos dieciséis años, dejando Roma sólo durante dieciocho meses para comandar un batallón del 26.º Regimiento de Infantería, después de ser ascendido a mayor en septiembre de 1899. .y durante poco más de tres años en 1909-1912.

En Roma sirvió principalmente en la secretaría del jefe del Estado Mayor del ejército T. Saletta y luego de A. Pollio: cargo que implicaba una confrontación diaria con la realidad del ejército (estado mayor, presupuestos, armas) y el mundo político romano. Demostró ser un trabajador incansable, capaz de hacer funcionar a pleno rendimiento los servicios dependientes, pero al mismo tiempo amable y diplomático. A. Díaz no hacía publicidad de sus intereses políticos, pero estaba bien informado de lo que pasaba en el parlamento y en el país y sabía hacer malabarismos con políticos y agregados militares extranjeros [1].

El historiador Giorgio Rocha describe a Díaz de la siguiente manera: de mediana estatura, fornido pero sin sobrepeso, con el pelo corto y un gran bigote, elegante pero al mismo tiempo sin afán de ostentación, taciturno y educado, muy versado en francés, autoritario pero no autoritario, exigente, pero comprensivo. Armando Díaz era un oficial que trabajaba duro y bien y tenía fuerza interior [1].

Con el rango de teniente coronel, abandonó Roma en octubre de 1909 en relación con su nombramiento como jefe de estado mayor de la división de Florencia. El 1 de julio de 1910 fue ascendido a coronel y tomó el mando del 21º Regimiento de Infantería estacionado en La Spezia, donde logró ganarse el favor de los soldados manteniendo un estricto régimen disciplinario e interesándose activamente por sus condiciones de vida. [1]

En mayo de 1912, fue enviado a Libia para relevar al enfermo comandante del 93.º Regimiento de Infantería. Allí, como señalan los investigadores, mostró hacia sus nuevos soldados sentimientos de afecto y confianza poco comunes en el ejército de la época.

Díaz prestó mucha atención a los soldados, supervisó personalmente el cumplimiento de los turnos entre las trincheras y el descanso, el suministro de permisos y se aseguró de que se hiciera todo lo posible para garantizar una nutrición adecuada y regular, para que las tropas en la retaguardia tuvieran una cierta comodidad. Nunca perdió la oportunidad de hablar con los soldados durante sus frecuentes inspecciones de las trincheras y animarlos con algunas palabras amables. Desde Libia escribió que "Todo el secreto está en el factor humano.", y dijo:

“Manda como te dice tu corazón, convence, da ejemplo [1]”.


El 20 de septiembre de 1912, en la batalla de Sidi Bilal, cerca de Zanzur, mientras dirigía tropas en un ataque, fue herido por un disparo de rifle en el hombro izquierdo. Antes de abandonar el campo de batalla, deseó éxito a su regimiento y besó el estandarte. Por su participación en la campaña militar en Libia recibió la cruz de oficial de la Orden Militar de Saboya [1].

En octubre de 1914, Díaz fue ascendido a general de división y asignado al mando de la Brigada de Siena, pero inmediatamente fue llamado al cuartel general del ejército como agregado general. En el momento en que Italia entró en la Primera Guerra Mundial y se creó el Mando Supremo del Ejército Movilizado, en el que era el máximo oficial después de Cadorna y su adjunto C. Pollio, Díaz fue puesto a cargo de las operaciones, pero a pesar del nombre, no participó en la planificación de operaciones (el control de las tropas estaba centralizado en manos de Cadorna y su pequeña secretaría). Sin embargo, dirigió todos los departamentos y servicios del Alto Mando y, por tanto, tenía un conocimiento general de la situación en el ejército [1].

El ejército italiano en la Primera Guerra Mundial antes de la derrota de Caporetto



Italia entró en la Gran Guerra principalmente gracias a las medidas activas adoptadas por el jefe del gabinete, Antonio Salandra, y el jefe del Ministerio de Asuntos Exteriores italiano, Sidney Sonnino. Primero, Salandra declaró neutralidad, negándose a entrar en la guerra del lado de las potencias centrales (que inicialmente defendía Sonnino), y luego comenzó a llevar a cabo negociaciones secretas con Londres sobre una posible entrada en la guerra del lado de la Entente.

Giovanni Giolitti, que encabezaba el campo “neutralista” y tenía una gran influencia en el parlamento, contribuyó activamente a que la mayoría del parlamento se opusiera a la declaración de guerra. Creía que Italia no estaba preparada militarmente y tomó medidas para derrocar al gabinete de Salandra. Mientras tanto, el sentimiento público se inclinó más hacia la participación italiana en la guerra, como lo evidenciaron las manifestaciones masivas de mayo conocidas como Radiosomaggismo.

La última palabra en este conflicto quedó en manos del rey Víctor Manuel III, que rechazó la dimisión de Salandra, y el 23 de mayo Italia entró en la guerra. Las primeras dificultades comenzaron a aparecer pocos meses después de que el país entrara en guerra. En particular, como señalan los historiadores, la conducción de la guerra se manifestó como una discrepancia entre el plan político y el liderazgo militar (el Jefe del Estado Mayor mantiene correspondencia con el gobierno a través del Ministro de Guerra, quien, sin embargo, no está informado de su pasos del primer ministro Salandra; el plan de operaciones es informado por Cadorna al rey, pero no al gobierno), y fricciones entre el gobierno y el Alto Mando [3].

Luigi Cadorna, jefe del Estado Mayor y comandante de facto del ejército desde julio de 1914, exigió una movilización general inmediata inmediatamente después de que Italia declarara la neutralidad. El programa Cadorna-Zupelli, implementado desde octubre de 1914 hasta mayo de 1915, preveía la creación de nuevas divisiones en Libia y Albania, la mejora de equipos y armas, la expansión de la flota de asedio y el nombramiento de nuevos oficiales con cursos acelerados [ 5].


Los historiadores Irene Guerrini y Marco Pluviano señalan que, como líder militar, Cadorna creía que los italianos eran patológicamente indisciplinados como sociedad corroída durante mucho tiempo por la propaganda antimilitarista subversiva, mientras que para él la disciplina en el ejército parecía más importante para la victoria que el equipo militar necesario. [6].

El historiador Giorgio Rocha, a su vez, no aprecia mucho las cualidades de liderazgo de Cadorna: el anciano general no entendía los nuevos métodos de guerra, sus tropas estaban entrenadas solo en un ataque frontal en masas compactas, incapaces de flanquear al enemigo. Los oficiales superiores fueron ascendidos principalmente por la energía con la que eran capaces de lanzar tropas exhaustas a ataques frontales [5].

Cadorna tenía ideas demasiado estrictas sobre el soldado y su disciplina, por lo que no prestó la debida atención al bienestar material y moral de las tropas: descansar, garantizar una nutrición normal, promover los objetivos de la guerra, ayudar a las familias. , etc. Al mismo tiempo, en cada signo de fatiga y descontento, sospechaba tendencias subversivas y derrotistas [5].

A finales de octubre de 1917, cuando se formó un nuevo gobierno en Italia, el primer ministro Vittorio Orlando, el rey Víctor Manuel III y el ministro de Guerra, general Vittorio Alfieri, coincidieron en la necesidad de sustituir a Cadorna. Se decidió designar a Armando Díaz como su sucesor, pero el nombramiento se pospuso hasta que se estabilizara el frente. Sin embargo, tras la derrota del ejército italiano en la batalla de Caporetto, el rey tomó la iniciativa de colocar inmediatamente a Díaz al frente del ejército, nombrando a Gaetano Giardino y Pietro Badoglio como sus adjuntos.

El general Díaz se enteró de su alto nombramiento, completamente inesperado para él, el día 8 de noviembre. Se dirigió al Alto Mando y le dijo al teniente Paoletti:

“Me dieron una espada rota, pero la volveré a afilar [1]”.

Armando Díaz como Jefe del Estado Mayor y su contribución a la victoria en Vittorio Veneto



Giorgio Rocha señala que valorar la labor de Armando Díaz como comandante en jefe del ejército italiano en el último año de la guerra no es fácil, ya que, en primer lugar, Díaz y sus subordinados inmediatos no dejaron ninguna evidencia escrita sobre este período, y en segundo lugar, durante el reinado del Partido Fascista, el nombre Díaz se utilizó a menudo con fines propagandísticos (los fascistas lo retrataron como el héroe indiscutible de la Gran Guerra); en tercer lugar, los historiadores centran su atención principalmente en el período de Cadorna.

Su primer logro, sin lugar a dudas, fue su capacidad para hacer que el Alto Mando funcionara adecuadamente a las necesidades y escala de la Gran Guerra. Cadorna concentró demasiado poder en sus manos, por lo que no podía controlar los detalles de sus planes y la ejecución de las órdenes, y no comprendía la gravedad de los problemas que aquejaban al gobierno [1].

Aprovechando sus muchos años de experiencia como oficial de Estado Mayor y una visión más abierta de las necesidades del conflicto, Díaz reorganizó el Alto Mando, reforzando el papel de su adjunto P. Badoglio y del general responsable S. Scipioni, reorganizando el trabajo de las ramas y otorgando a cada una de ellas responsabilidades específicas y específicas.

El nuevo Alto Mando prestó especial atención al desarrollo de los servicios de inteligencia y al fortalecimiento del papel de los oficiales de enlace, que debían proporcionar información directa sobre la situación en los distintos frentes, sin por ello pasar por alto a los mandos del ejército, con los que mantenían relaciones muy estrechas. mantenido [1].

Particularmente exitosa fue la colaboración con Badoglio (Díaz se deshizo elegantemente de otro subcomandante en jefe, Giardino, al ascenderlo), quien estuvo involucrado principalmente en operaciones y coordinación entre los departamentos del Alto Mando Supremo, liberando a Díaz de gran parte de el trabajo rutinario y ganarse su plena confianza [1].

Díaz siempre se negó a lanzar operaciones ofensivas que no tuvieran otro fin que aliviar indirectamente el frente francés. El mando de los ejércitos aliados (en particular, el general F. Foch) exigía constantemente que Italia intensificara las acciones ofensivas, pero el general rechazó categóricamente la posibilidad de pasar a la ofensiva en la primera mitad de 1918 [7].

El mérito innegable de Armando Díaz fue también su activo interés por las condiciones de vida de los soldados. El general hizo todo lo posible para proporcionar a los soldados alimentos regulares y de alta calidad incluso en las trincheras, garantizarles vacaciones y descanso y garantizar una actitud más cuidadosa hacia su vida y su salud. Los resultados no fueron los mismos en todas partes, pero se notaron entre las tropas y fueron bien recibidos [1].

Después de Caporetto, la posición estratégica del ejército italiano se había vuelto mucho más vulnerable (no había lugar para una mayor retirada, especialmente porque muchos temían una posible reacción interna), las reservas de hombres a las que Cadorna podía recurrir con relativa amplitud eran ahora escasas. Sin embargo, Díaz pudo utilizar los recursos a su disposición con bastante eficacia.


Los historiadores valoran positivamente el trabajo de Díaz como comandante en jefe. Su firmeza prudente y tranquila, su comprensión de los horrores de la guerra, su sincera preocupación por las condiciones de vida de las tropas, su actitud respetuosa hacia sus subordinados y, finalmente, su capacidad para cooperar con las fuerzas políticas y crear una imagen popular sin técnicas demagógicas lo convirtieron en la persona adecuada. persona en el lugar correcto en la etapa final de una guerra agotadora [1 ].

El 24 de octubre de 1918, las tropas italianas lanzaron una ofensiva general. Las acciones de las tropas en el Isonzo se denominaron batalla de Vittorio Veneto. Durante semanas de combates, las tropas italianas derrotaron a las desmoralizadas tropas austrohúngaras. El 29 de octubre, el mando austrohúngaro pidió la paz en cualquier condición [7].

La carrera de Díaz después del final de la Gran Guerra



Después del final de la guerra, las diferencias políticas entre “interventistas” y “neutralistas” se intensificaron nuevamente, lo que llevó, entre otras cosas, a un aumento de los desacuerdos dentro del ejército italiano. Una parte importante del país sufrió la guerra y exigió cuentas a los dirigentes políticos: los opositores a la guerra condenaron tanto a los intervencionistas como al ejército, sin hacer diferencias entre ellos. La crisis provocada por la guerra impidió una discusión tranquila sobre los problemas de la posguerra [2].

La violenta polémica suscitada entre julio y septiembre por la publicación de la investigación sobre el caso Caporetto no pudo complacer a Armando Díaz por su carácter de crítica radical y de oposición a la guerra, pero esta crítica no le afectó personalmente, ya que las acusaciones fueron unilaterales. acciones militares dirigidas contra Cadorna y su liderazgo [1].

Uno de los principales temas de la agenda del Alto Mando fue la desmovilización y reforma del ejército italiano. En el momento de la firma del tratado de paz, el ejército italiano contaba con más de 1 soldados y unos 600 oficiales. El ministro de Finanzas, Nitti, habló de los casi dos mil millones que Italia gasta al mes en el mantenimiento del ejército y la marina, lo que supone una carga extremadamente pesada para la economía.

Para ahorrar dinero, A. Díaz propuso, entre otras cosas, reducir la duración del contrato de 24 a 8 meses, pero con varias condiciones: formación adecuada de los reclutas, disponibilidad de instructores adecuados y negativa a utilizar tropas para servicios policiales. [2].

Mientras tanto, se desarrollaba una lucha política activa en la dirección del ejército. Se basa en el hecho de que la información sobre las opiniones de los líderes militares de esa época es bastante escasa y en ocasiones contradictoria, lo que se debe a la falta de investigaciones biográficas serias. El historiador Giorgio Rocha identifica dos grupos de generales en el ejército italiano, separados por rivalidades personales y serias diferencias en posiciones políticas.

El primer grupo estaba dirigido por el general Gaetano Giardino y también incluía al duque de Aosta (Emmanuel Philibert) y al almirante Taon di Revel. Políticamente, este grupo era nacionalista, especialmente sensible a las cuestiones de política exterior y defendía las más amplias anexiones territoriales y políticas de poder internacional. En cuanto a los problemas del ejército, eran ávidos conservadores [2].

El otro grupo estaba liderado por Armando Díaz y Pietro Badoglio, es decir, el Alto Mando. Ambos no tenían una posición política real ni ambiciones políticas, pero tenían mucha experiencia trabajando con el gobierno. Conocían bien el aparato burocrático, eran administradores eficaces, pero al mismo tiempo eran malos oradores y no participaron en absoluto en la reunión del Senado. Por tanto, tenían cierta ventaja sobre el grupo de Giardino, porque estaban interesados ​​en el ejército, no en la política. Díaz y Badoglio también gozaron del apoyo y confianza del rey [2].

Armando Díaz celebró la formación del gobierno de Nitti con su programa de normalización, nombró personalmente a un nuevo Ministro de Guerra, el general A. Albricci, y cooperó plenamente en materia de desmovilización del ejército. En noviembre de 1919 dimitió como Jefe de Estado Mayor del Ejército y asumió el cargo honorario de Inspector General del Ejército, que fue abolido en abril de 1920.[1]

Sin embargo, el ilustre general no permaneció sin un puesto por mucho tiempo: en febrero de 1921, Badoglio transfirió los poderes del jefe de estado mayor al recién creado órgano colegiado, el Consejo Militar, que incluía a Armando Díaz. El Consejo de Guerra no mostró buenos resultados, bloqueando efectivamente un intento de reestructurar el ejército, pero esto no afectó el prestigio de Díaz: en el otoño de 1921, en agradecimiento por su papel nacional en la batalla de Vittorio Veneto, recibió el título de Duque de la Victoria [1].

No participó activamente en la lucha política que se desarrolló en Italia en 1920-1922. Durante la creciente crisis política asociada con la Marcha sobre Roma en octubre de 1922, Luigi Facta telegrafió al rey:

“Díaz y Badoglio garantizan que el ejército, a pesar de sus innegables simpatías fascistas, cumplirá con su deber [1]”.

Esto significó que Díaz recomendó una solución política a la crisis en lugar de tomar represalias contra las unidades fascistas, de lo que también informó personalmente al rey. Tras el éxito de la Marcha sobre Roma, Díaz aceptó unirse al primer gobierno de Mussolini como Ministro de Guerra. Bajo Mussolini, su principal preocupación era la reorganización del ejército.

A principios de 1924, Díaz decidió renunciar al gobierno porque creía que la reorganización del ejército ya estaba completada y porque el trabajo de oficina era cada vez más gravoso para su salud (durante la Primera Guerra Mundial contrajo bronquitis crónica, que gradualmente lo llevó a su muerte por enfisema). Dejó el Departamento de Guerra al general A. Di Giorgio, elegido con su consentimiento.

Tras dejar el gobierno, Díaz fue nombrado vicepresidente del comité asesor de la Alta Comisión de Defensa, cargo con tareas indefinidas. El 4 de noviembre de 1924 recibió el grado de Mariscal de Italia. Armando Díaz murió en Roma el 29 de febrero de 1928.

referencias
[1]. Giorgio Rochat. Díaz, Armando Vittorio. Dizionario Biografico degli Italiani (DBI). Volumen 39: Deodato-DiFalco. Istituto della Enciclopedia Italiana, Roma 1991.
[2]. Giorgio Rochat. L'esercito italiano da Vittorio Veneto a Mussolini 1919-1925, Laterza, Roma-Bari 2006.
[3]. Federico Lucarini, Salandra Antonio, en Dizionario biografico degli italiani, vol. 89, Istituto dell'Enciclopedia Italiana, Roma 2017.
[4]. Chernikov Alexey Valerievich. Cooperación diplomática y militar entre Italia y Rusia durante la Primera Guerra Mundial: 1914-1917: disertación de un candidato de ciencias históricas: 07.00.03. – Kursk, 2000.
[5]. Giorgio Rochat, Cadorna Luigi, en Dizionario biografico degli italiani, vol. 16, Roma, Istituto dell'Enciclopedia Italiana, Roma 1973.
[6]. Guerrini I., Pluviano M. Ejecutados sin juicio. "Nota conmemorativa de Tommasi" sobre las ejecuciones sumarias durante la Primera Guerra Mundial. [Recurso electrónico] URL: https://cyberleninka.ru/article/n/2020-02-022-guerrini-i-pluviano-m-rasstrelyannye-bez-protsessa-memorialnaya-zapiska-tommazi-o-kaznyah-bez- suda-i-sledstviya-vo-vremya-pervoy
[7]. Zalessky K. A. Quién fue quién en la Primera Guerra Mundial. – M.: ACTO: Astrel, 2003.
Nuestros canales de noticias

Suscríbete y mantente al día de las últimas novedades y los eventos más importantes del día.

12 comentarios
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe login.
  1. +6
    12 Septiembre 2023 04: 53
    Recuerdo que durante la Segunda Guerra Mundial había un crucero como este. Armando Diaz. Los británicos lo hundieron. El artículo es definitivamente una ventaja...
  2. +1
    12 Septiembre 2023 06: 19
    Esto significó que Díaz recomendó una solución política a la crisis en lugar de tomar represalias contra las unidades fascistas, de lo que también informó personalmente al rey.

    Sí... ¿pudiste resolver políticamente los problemas con los fascistas?
  3. +3
    12 Septiembre 2023 06: 53
    El 29 de octubre, el mando austrohúngaro solicitó la paz en cualquier condición.
    El imperio se estaba desmoronando...
  4. +4
    12 Septiembre 2023 12: 44
    Se puede añadir que el Vaticano y los católicos italianos insistieron en una alianza con la católica Austria-Hungría, pero en caso de victoria ofrecieron territorios más pequeños que los franco-británicos, de ahí la elección de con quién aliarse. Aunque estos nuevos aliados dieron menos de lo esperado al final de la guerra, esto provocó el descontento popular y el nacimiento de un nuevo nacionalismo italiano.
    1. +1
      12 Septiembre 2023 13: 09
      aunque la entrada de Italia en la guerra en 1914 podría cambiar radicalmente el equilibrio de las operaciones militares
  5. +6
    12 Septiembre 2023 15: 37
    Agradezco al autor por el artículo sobre la historia de mi país. A pesar de que han pasado los años, aún hoy todo el mundo está conectado con la figura del General Díaz. La situación del general Cadorna es diferente: es una figura odiada y muchos municipios están derribando calles dedicadas a él. Desafortunadamente, resultó ser el general equivocado en el momento equivocado; todavía se le culpa de las pérdidas debidas a ataques frontales inútiles, de los exterminios en las tropas no previstos en los reglamentos militares y, finalmente, de su estado de ánimo después de la retirada. de Caporetto con el famoso boletín del 28 de octubre de 1917. Aclaremos que lo escrito era en parte cierto, pero era una situación que él mismo creó. De hecho, estaba convencido de que el mayor problema del ejército era la falta de disciplina, obediencia y la erosión de la voluntad de lucha de las tropas. En definitiva, parece que al general Cadorna nunca se le ocurrió el factor humano en una guerra de esta magnitud, física y psicológicamente agotadora. Por lo tanto, ante el repentino colapso del frente, Cadorna respondió consistentemente a su concepto de guerra "de arriba hacia abajo", con estrategias adoptadas en la mesa de negociaciones que sólo debían aplicarse sin tener en cuenta los costos: el resultado de la batalla sólo podía atribuible a la desobediencia y "cobardía" de los soldados, alejando cualquier sospecha de responsabilidad al alto mando. Y ésta fue la gran limitación de Cadorna. Una vez más mis felicitaciones por el artículo. hi
  6. +3
    12 Septiembre 2023 16: 34
    Inoltre se ho capito bene l autore conosce l italiano??
    1. +5
      12 Septiembre 2023 19: 51
      Purtroppo no. Básicamente, para traducir artículos y materiales al italiano utilizo redes neuronales (hay varias de mayor o menor calidad), luego reviso y corrijo el texto y, a partir de los componentes de varios textos traducidos, hago material (al mismo tiempo). tiempo utilizando fuentes en ruso, si las hubiera). Por cierto, corregir tampoco es muy fácil: es necesario conocer el contexto de la época, porque algunos términos están traducidos incorrectamente. Ya he preparado material sobre otro italiano famoso, no muy conocido aquí, también basado principalmente en fuentes en lengua italiana. Pero lo más probable es que lo retenga un poco y lo lance un poco más tarde.
      1. +5
        12 Septiembre 2023 20: 39
        En cualquier caso, felicidades por tu trabajo de traducción. También disfruté leyendo el artículo sobre Giulio Douhet. Otra cosa que noto cuando publico en el sitio es que a menudo no coincide con lo que está escrito en italiano. Algunos tiempos verbales y formas de construir oraciones son problemáticos. En mi caso, sólo necesito escribir unas pocas líneas. Puedo imaginar la dificultad de escribir un artículo largo. Sin tener en cuenta los dichos típicos de cada país. Recuerdo a un colega del foro que me respondió con un proverbio ruso sobre las setas parlantes en una ciudad rusa. No entendí lo que estaba diciendo. riendo
        Esperando con ansias los próximos artículos. hi
  7. +4
    12 Septiembre 2023 21: 35
    ¡Muchas gracias al autor por un artículo muy interesante sobre una personalidad muy interesante! hi
  8. 0
    13 Septiembre 2023 12: 49
    Ho apprezzato molto este articolo sul maresciallo Diaz, così come quello sul generale Giulio Dohuet. mi permetto di segnalare alla vostra attenzione una figura militare italiana ormai da tempo dimenticata, il maresciallo Enrico Caviglia di Finale Marina, vincitore della Bainsizza e di Vittorio Veneto, che ebbe anche, ormai anziano, un ruolo ingrato nei giorni Successivi all'armistizio dell' 8/9/1943. Sono certo che conoscendolo, riuscirete ad apprezzare le doti militari di este grande ufficiale.
  9. 0
    13 Septiembre 2023 13: 38
    Qué mariscal de la victoria. Es más un político que un militar.

"Sector Derecho" (prohibido en Rusia), "Ejército Insurgente Ucraniano" (UPA) (prohibido en Rusia), ISIS (prohibido en Rusia), "Jabhat Fatah al-Sham" anteriormente "Jabhat al-Nusra" (prohibido en Rusia) , Talibanes (prohibidos en Rusia), Al-Qaeda (prohibidos en Rusia), Fundación Anticorrupción (prohibidos en Rusia), Sede de Navalny (prohibidos en Rusia), Facebook (prohibidos en Rusia), Instagram (prohibidos en Rusia), Meta (prohibida en Rusia), División Misantrópica (prohibida en Rusia), Azov (prohibida en Rusia), Hermanos Musulmanes (prohibida en Rusia), Aum Shinrikyo (prohibida en Rusia), AUE (prohibida en Rusia), UNA-UNSO (prohibida en Rusia) Rusia), Mejlis del Pueblo Tártaro de Crimea (prohibido en Rusia), Legión “Libertad de Rusia” (formación armada, reconocida como terrorista en la Federación Rusa y prohibida)

“Organizaciones sin fines de lucro, asociaciones públicas no registradas o personas físicas que desempeñen las funciones de un agente extranjero”, así como los medios de comunicación que desempeñen las funciones de un agente extranjero: “Medusa”; "Voz de America"; "Realidades"; "Tiempo presente"; "Radio Libertad"; Ponomarev Lev; Ponomarev Iliá; Savítskaya; Markélov; Kamalyagin; Apakhonchich; Makarevich; Falso; Gordon; Zhdanov; Medvédev; Fiódorov; Mijail Kasyanov; "Búho"; "Alianza de Médicos"; "RKK" "Centro Levada"; "Monumento"; "Voz"; "Persona y derecho"; "Lluvia"; "Zona de medios"; "Deutsche Welle"; SGC "Nudo Caucásico"; "Persona enterada"; "Nuevo Periódico"