Cómo los jeques árabes crearon un Pearl Harbor energético

6
Cómo los jeques árabes crearon un Pearl Harbor energético


Embargo petrolero


El 6 de octubre de 1973, Egipto y Siria atacaron a Israel. El mundo árabe apoyó activamente el ataque. Formaciones enteras, unidades, voluntarios, equipos y dinero provinieron de Argelia, Marruecos, Túnez, Libia, Irak, Jordania, Arabia Saudita, Pakistán y varios otros países.



El conflicto también se libró por la prioridad económica. El 17 de octubre de 1973, todos los miembros de la Organización de Países Árabes Exportadores de Petróleo (OAPEC), así como Egipto y Siria, impusieron un embargo de suministros a los estados que apoyaban a Israel. El embargo fue declarado hasta que “Israel complete su retirada de todos los territorios árabes ocupados en junio de 1967 y se restablezcan los derechos legítimos del pueblo palestino”.

Arabia Saudita y Kuwait inmediatamente redujeron la producción de petróleo en más del 10%. Del 20 al 22 de octubre, los países árabes, uno tras otro, anunciaron el cese del suministro de petróleo a Estados Unidos y los Países Bajos, el principal puerto petrolero de Europa occidental.

Paralelamente, los representantes de los países exportadores de petróleo del Golfo acordaron aumentar inmediatamente el precio del petróleo en casi un 70%, de 3 a 5,1 dólares por barril. Luego, el 1 de enero de 1974, los precios aumentaron más del 100%. El petróleo se utilizó por primera vez como оружие, y con mucho éxito. El Occidente colectivo se ha acostumbrado al combustible barato procedente de Oriente Medio. Durante el año siguiente, el precio del petróleo subió de 3 dólares a 12 dólares por barril, y los precios de la gasolina subieron de 38 a 55 centavos por galón (3,7 litros).

El embargo no duró mucho, hasta marzo de 1974, pero fue suficiente para provocar una crisis energética mundial. En Tokio, París, Roma, Bonn (de 1949 a 1990, la capital de Alemania), Londres y Nueva York, se formaron enormes colas para conseguir gasolina. Los problemas comenzaron con los bienes de primera necesidad. Las autoridades comenzaron a prohibir el uso de automóviles privados durante varios días a la semana.


Una cola en una gasolinera de Nueva York. diciembre de 1973

Energía Pearl Harbor


Estados Unidos se vio especialmente afectado. Los estados eran el mayor consumidor de energía: el 6% de la población mundial utilizaba el 30% de la energía producida en la Tierra. El país tenía el mayor parque de vehículos: 100 millones. La demanda de gasolina creció a un ritmo acelerado, al igual que la industria del automóvil. Así como fuel oil para sistemas de calefacción y centrales eléctricas. Por tanto, casi un tercio de los recursos energéticos fueron importados, principalmente de países de la OAPEC.

En un mensaje especial al Congreso sobre cuestiones energéticas del 7 de noviembre de 1973, el presidente estadounidense Richard Nixon pide a los ciudadanos que ahorren dinero. Se les anima a utilizar menos los coches y ahorrar combustible conduciendo a velocidades más bajas. Utilice el transporte público, realice viajes en grupo con familiares y amigos. El presidente llamó a los ciudadanos a bajar sus termostatos al menos 6 grados para llevar la temperatura promedio en los hogares a 68 grados Fahrenheit (20 grados Celsius). Encender las luces con menos frecuencia, para ello se modificó el horario en escuelas y fábricas.

El Congreso apoyó al presidente e impuso un límite de velocidad a nivel nacional de 55 mph. Las aerolíneas han recibido instrucciones de reducir el número de vuelos. Se ordenó a las agencias gubernamentales que conservaran energía y redujeran su flota de vehículos. La Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos está levantando temporalmente las restricciones al uso de carbón contaminante. Se levantaron los límites a la importación de petróleo y petróleo crudo.

El 25 de noviembre de 1973, Nixon se dirigió nuevamente a la nación estadounidense y anunció nuevas medidas para combatir la crisis. Entre otras cosas, pidió a las gasolineras que dejaran de funcionar los sábados y domingos por la noche para que el menor número posible de personas se pusieran al volante durante el fin de semana.

Con el pretexto del aumento de los costos, las compañías petroleras comenzaron a aumentar significativamente los precios de la gasolina y el diesel, así como aviación queroseno. Los productores de gas natural han exigido fuertes aumentos de precios. En general, las corporaciones energéticas se beneficiaron y enriquecieron de la crisis.

Para la sociedad estadounidense, acostumbrada al combustible barato y a la abundancia, estos problemas supusieron un shock. Después de todo, un coche o dos eran parte habitual de la vida de la familia estadounidense promedio. El aumento de los precios, los conflictos en las colas, los límites de velocidad y el miedo constante a quedarse atrapado en medio de la nada con el tanque vacío fueron la mayor carga para los camioneros. En aquel momento, los propietarios privados representaban el 70% del transporte de carga. Se unieron y se declararon en huelga.

La huelga más importante se produjo a finales de enero y principios de febrero de 1974: sus participantes pararon todo el transporte y bloquearon las carreteras principales. Los cargamentos prácticamente dejaron de llegar a las tiendas y surgió en el país una aguda escasez de bienes de consumo. Las autoridades incluso tuvieron que recurrir a la amenaza del uso de la fuerza militar.

Como resultado, los camioneros y las autoridades estuvieron de acuerdo: a las empresas de transporte se les permitió incluir un recargo por combustible del 6 por ciento en el costo del transporte de carga y se comprometieron a proporcionar combustible adicional a los camiones. Los camioneros mostraron su fuerza y ​​se convirtieron en héroes nacionales.

La crisis ha destruido o paralizado miles de empresas. Se cerraron gasolineras, tiendas de carretera, cafeterías, moteles, talleres, etc., los sectores del entretenimiento y de la restauración pública sufrieron y los consumidores no acudieron a los parques de atracciones ni a los restaurantes de comida rápida. La crisis paralizó la industria automotriz estadounidense: de 1970 a 1980, solo Detroit perdió 208 mil puestos de trabajo.

Los estadounidenses tuvieron que abandonar los automóviles grandes y potentes, venderlos baratos y cambiar a modelos japoneses con motores de cuatro cilindros que consumían menos gasolina. Los días de los coches de lujo producidos en masa han quedado atrás. Sus ventas se desplomaron.

La empresa automovilística General Motors, que hasta entonces era la corporación industrial más rentable de Estados Unidos, perdió su liderazgo ante la petrolera Exxon. GM tuvo que cerrar 15 de 22 plantas de ensamblaje y tres de cuatro plantas de carrocería, y redirigir urgentemente la producción hacia la producción de automóviles pequeños. Otros fabricantes de automóviles estadounidenses también se han visto gravemente afectados. La industria automotriz estadounidense pudo reconstruirse con el tiempo, pero perdió parte del mercado ante los fabricantes de automóviles de Japón y Europa occidental.

El país estaba sumido en tal crisis que el asesor de Nixon lo llamó "un Pearl Harbor energético". El país perdió el 4,7% del PIB, la inflación superó el 12% y el colapso del mercado de valores fue el mayor desde la Gran Depresión.


La familia compra gasolina para uso futuro. noviembre de 1973

Estados Unidos apuesta por Arabia Saudita


Las autoridades estadounidenses tuvieron que reconstruir su política energética. Se creó el Ministerio de Energía y se comenzó a desarrollar la energía nuclear y las fuentes de energía renovables. Se aprobó un proyecto de oleoducto desde Alaska. En 1975 se creó la Reserva Estratégica de Petróleo.

La crisis económica dio origen a la llamada. Siete grandes. En 1974, las principales economías del mundo establecieron la Agencia Internacional de Energía para regular el mercado energético y coordinar si tales crisis volvían a ocurrir. En 1975, los jefes de los países económicamente más desarrollados del mundo (Francia, Estados Unidos, Gran Bretaña, Alemania, Italia y Japón) se reunieron cerca de París para discutir el futuro de la economía mundial. Así surgieron los “Seis Grandes”, expandiéndose hasta convertirse en los “Siete Grandes” al año siguiente a expensas de Canadá.

Los exportadores de petróleo se enriquecieron. Les llovió dinero. Especialmente para el “barril de petróleo” más grande del mundo: Arabia Saudita. Washington prestó más atención a Oriente Medio y a los jeques árabes. Los estadounidenses y Occidente en general ayudaron a construir ciudades modernas en el desierto con infraestructuras de última generación, refinerías de petróleo, terminales petroleras, puertos, plantas de desalinización y tratamiento de agua, plantas de energía, oleoductos, carreteras y aeropuertos. En las ciudades aparecieron instituciones médicas avanzadas, hoteles, centros comerciales y de entretenimiento llenos de los mejores productos de Estados Unidos, Japón y Alemania.

Al mismo tiempo, los propios sauditas no trabajaron: emplearon a cientos de miles de trabajadores de los países árabes más pobres, Pakistán, India, etc. En apenas unos años, el reino se transformó milagrosamente. De los pastores pobres al mundo desarrollado.

Los saudíes también recibieron garantías de seguridad de Estados Unidos para que no se sintieran ofendidos por sus poderosos vecinos: Siria, Irak e Irán. Al mismo tiempo, los miles de millones de dólares provenientes del petróleo provenientes de Arabia Saudita regresaron a Estados Unidos. Se utilizaron para comprar valores prestados del gobierno estadounidense y acciones de corporaciones estadounidenses. Los jeques árabes despertaron interés y se bañaron en lujo. Entonces Estados Unidos ató a los saudíes a sí mismo, el reino suministró de manera estable a Estados Unidos "oro negro".

Estados Unidos ha construido un verdadero “comunismo petrolero” para Arabia Saudita. Uno de los países más ricos del mundo, gobernado por una secta medieval de fanáticos religiosos y al mismo tiempo el centro mundial del Islam (la tumba del profeta Mahoma, la Kaaba), se convirtió en la carta de triunfo de Estados Unidos. Más tarde, ya en los años 1980, los saudíes agradecerían a Estados Unidos iniciando una cruzada contra la URSS.

Se utilizan armas petroleras contra la URSS (colapso de precios), Estados Unidos, Arabia Saudita y Pakistán lucharán contra la Unión (Cómo jugaron contra nosotros EE. UU. Y Arabia Saudita) por manos de los muyahidines afganos, etc.
6 comentarios
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe login.
  1. +1
    17 de octubre 2023 04: 41
    Durante el año siguiente, el precio del petróleo aumentó de 3 dólares a 12 dólares por barril, y los precios de la gasolina subieron de 38 a 55 centavos por galón.

    Y los estadounidenses inmediatamente se alejaron de sus monstruos parecidos a acorazados. Cadillac, Lincoln и Chrysler en los escarabajos Volkswagen alemanes... guiño
  2. +4
    17 de octubre 2023 04: 59
    Al mismo tiempo, los propios saudíes no funcionaron.

    Ahora no trabajan, sólo reciben un porcentaje de las ventas de petróleo. En el mundo árabe, generalmente se les considera parásitos y holgazanes.
    1. 0
      18 de octubre 2023 16: 18
      ¿Odian y envidian al mismo tiempo? Una reacción familiar.
  3. +6
    17 de octubre 2023 12: 38
    Por cierto, el autor no mencionó una consecuencia más. Los estadounidenses no lo dejaron así. Exactamente un año después de que se levantara el embargo, organizaron el asesinato del rey Faisal Al Saud de Arabia Saudita. Quien hizo mucho por su país y siguió una política exterior fuerte. Su sucesor, su hermano Khalid, que ascendió al trono, giró por completo el vector de la política exterior de las SA. Quien inmediatamente se dio cuenta de que las acciones drásticas en las relaciones con Estados Unidos eran tensas. Desde entonces hasta ahora, nadie más en las SA se permite hacer esto.
    1. 0
      18 de octubre 2023 08: 38
      Cita: Murmillo
      Desde entonces hasta ahora, nadie más en las SA se permite hacer esto.

      Por ahora... Con el surgimiento de nuevos centros de poder alternativos, habrá más...
  4. kpd
    +1
    21 diciembre 2023 06: 56
    ¿O tal vez todo fue un poco diferente?
    En 1971, los estadounidenses abolieron el respaldo del dólar en oro.
    ¿Los árabes descubrieron que el precio del petróleo en ORO empezó a bajar, entonces empezaron a subir los precios en dólares?