Military Review

¿Las tropas rusas necesitan unidades nacionales?

0
¿Las tropas rusas necesitan unidades nacionales?
Recientemente, se hizo una declaración en el Ministerio de Defensa de la Federación de Rusia, que agitó a fondo a los medios de comunicación locales. Se refiere al mensaje sobre la posibilidad de crear partes monoétnicas en las Fuerzas Armadas rusas.

Acerca de por qué, de repente, en nuestro departamento militar decidió dar un paso así, se tratará a continuación. Pero al principio tiene sentido considerar, por así decirlo, "historia preguntas ".

Por tres siglos

En el ejército ruso regular, nacido bajo Pedro I, las formaciones nacionales aparecieron casi inmediatamente, incluso durante la Guerra del Norte. Fueron atendidos por "extranjeros amigos", como regla general, inmigrantes de las regiones de Europa, donde se profesaba la ortodoxia, o por "extranjeros", por representantes de naciones que no proporcionaban reclutas y no eran ortodoxos. Los primeros incluían, por ejemplo, los regimientos moldavos y serbios, los últimos, los regimientos Kalmyk, Bashkir y Kabardian.

Por cierto, los jinetes Bashkir que ingresaron a 1814 en París, junto con las tropas rusas, estaban armados no solo con armas de fuego. armas, pero también con lazos, por lo que los franceses los llamaron los "Amurs del norte". En general, durante la Guerra Mundial 1812, las unidades nacionales comprendían hasta el cinco por ciento del ejército ruso. Y durante y después del final de la conquista del Cáucaso, también incluyó formaciones caucásicas, como el Regimiento Ecuestre Dagestan, que existió desde 1851 hasta 1917 durante el año y participó en todas las guerras de Rusia, desde Crimea hasta la Primera Guerra Mundial.

Además, la famosa División salvaje incluye los regimientos Kabardian, Dagestan, Chechen, Ingush, Circasiano y Tártaro, la brigada osetiana y la división de artillería de Don Cossack. Hasta cierto punto, las unidades cosacas podrían considerarse nacionales. Por otra parte, entre los cosacos del Don había bastantes Kalmyks, y entre los Buryats transbaikalianos.

En 1874, el servicio militar universal se introdujo en el Imperio ruso. Aunque no se extendió a todas las naciones, la mayor parte del ejército ruso se convirtió en multinacional. El renacimiento de las formaciones nacionales se produjo durante la Primera Guerra Mundial. Además de la División Salvaje, eran unidades de caballería turcomanas, formaciones polacas y bálticas (letón y estonia), divisiones serbias, un cuerpo integrado por checos y eslovacos movilizados en el ejército austro-húngaro y entregados.

Durante la Guerra Civil en Rusia, hubo bastantes unidades nacionales tanto en el rojo como en el blanco. Además, cabe señalar que, en general, los "extranjeros" permanecieron leales al "rey blanco" durante mucho más tiempo que los rusos, y se distinguieron por la extrema crueldad hacia los partidarios del poder soviético. Al mismo tiempo, los bolcheviques, como regla, eran los castigos más excelentes de los "extranjeros", sólo europeos. Las flechas letonas se hicieron especialmente famosas a este respecto.

Cuando terminó la Guerra Civil, muchas partes nacionales del Ejército Rojo mantuvieron su estatus. Sin embargo, en realidad, comenzaron a "difuminarse", convirtiéndose en una multinacional ordinaria, y en el año 1938 se transformaron en otras ordinarias. Sin embargo, tan pronto como estalló la Gran Guerra Patriótica, comenzaron a crearse nuevamente. Esto se debió en gran parte al hecho de que los nativos del Cáucaso y Asia Central a menudo sabían muy poco el idioma ruso, por lo que se suponía que serían mejor comandados por sus compañeros de tribu. También se pensó que tales unidades serían más unidas y eficientes.

Como resultado, se formaron los cuerpos de rifles letones y estonios, en torno a las divisiones nacionales de fusiles 30 (C-y-C y C y C y C y C y C y C y C y C y C y C, y C, y C, y C, y C-C, y C-C, y C-C, y C-C, y C-C, C-C y C-C, C-C y C-C y C-C, C-C y C-C y C-C y C-C, C-C y C-C y C-C, C-C y C-C y C-V fue Kim Il Sung). No todas estas unidades lucharon en el frente, y si algunas tenían que ir al frente, se mostraban allí de manera muy diferente.

Gradualmente, las unidades nacionales comenzaron a "difuminarse" en la composición y al final de las 50 finalmente se eliminaron. Después de eso, el ejército soviético se volvió idealmente internacional, lo que no significó la ausencia de problemas nacionales dentro de él.

El hecho es que los representantes de diferentes nacionalidades no eran guerreros equivalentes. Y el nivel de entrenamiento de combate, y las cualidades morales y psicológicas. En todas partes y siempre hubo excepciones, pero en general, los eslavos, los balts, los representantes de la mayoría de los pueblos de la RSFSR (Volga, Ural, Siberia) fueron altamente valorados, y entre los caucásicos, los osetios y los armenios.

Con el resto de los caucásicos, así como los tuvanos y los asiáticos centrales, no fue posible, digamos, evitar algunas dificultades. Mientras tanto, la proporción de representantes de las nacionalidades "problemáticas" en las Fuerzas Armadas de la URSS creció gradualmente. Debido a que fue su tasa de natalidad la que se mantuvo alta, mientras que entre los eslavos, los Bálticos y la mayoría de los pueblos de Rusia, disminuyó muy rápidamente. Como resultado, el "problema" de los reclutas no solo tuvo que reponer los batallones de construcción, las unidades de fusileros y fusiles motorizados, sino que cada vez más a menudo los enviaba a ese tipo de tropas donde había muchos equipos sofisticados. A partir de esta efectividad de combate, por decirlo suavemente, no creció. Por otro lado, las relaciones internas en el ejército se deterioraron rápidamente, ya que los delitos cometidos por las fraternidades se agregaron a la novatada "ordinaria".

NO DAR LA FELICIDAD DE DIOS

El colapso de la URSS liberó automáticamente a las Fuerzas Armadas de Rusia de una parte significativa de los "probables luchadores lemnykh, pero no de todos". Hasta cierto punto, los Tuvans permanecieron como tales, pero aún no están entregando la principal preocupación a los comandantes de las unidades. Un problema más serio fue y sigue siendo el norte del Cáucaso, especialmente su parte oriental, principalmente Daguestán.

Si los representantes de todas las demás regiones de la Federación Rusa "eliminan" al ejército de todas las formas posibles y básicamente solo acuden representantes de las clases más bajas, entonces para los jóvenes de raza blanca el servicio militar continúa siendo considerado obligatorio, el elemento más importante de la iniciación masculina. Dado que la tasa de natalidad en las repúblicas del norte del Cáucaso es mucho más alta que en el resto del país, estos dos factores aseguran un aumento muy rápido en la proporción de caucásicos en las filas de las Fuerzas Armadas. Daguestán y aquí está en la vanguardia. Tanto en términos de población como de fertilidad, él está por delante incluso de sus vecinos caucásicos. Dado que ahora el llamado al ejército ruso es esencialmente selectivo, la lista de distribución para Daguestán es casi siempre menor que la cantidad de reclutas potenciales. Debido a esto, hay un fenómeno allí, para el resto de Rusia es absolutamente asombroso: la gente da sobornos a los que llamar. Porque no entrar en el ejército se considera una desgracia. Hace 50 años fue así en todo el país ...

Al mismo tiempo, lo que es especialmente importante, casi no quedan rusos en Daguestán en la actualidad. Ahora hay menos del cinco por ciento de la población (menos, solo en Chechenia), viven exclusivamente en Makhachkala y en varias otras ciudades importantes. En consecuencia, los jóvenes que representan a numerosas nacionalidades locales acuden al ejército ruso, para decirlo suavemente, no muy adaptado a la vida en la sociedad rusa. Y debido a la propaganda del islamismo radical, que también es especialmente común entre los jóvenes, los jóvenes de Daguestán a menudo simplemente no consideran que esta sociedad sea suya. Esto es una paradoja: es imperativo ir al ejército, pero si se trata de su propio ejército es otra cuestión.

Esto no significa que Dagestanis se convierta necesariamente en malos soldados. Por el contrario, los combatientes excelentes a menudo salen de ellos, porque tratan el servicio más seriamente que los compañeros soldados de otras nacionalidades. Pero esto es solo si hay un máximo de dos Dagestanis en la unidad. Si es más, entonces hay una "fraternidad", después de lo cual la unidad pierde rápidamente la capacidad de control y, en consecuencia, la capacidad de combate. A medida que la proporción de Dagestanis en el ejército crece, su "dispersión" se vuelve cada vez menos posible. Al poseer una comisura interna, ellos, incluso estando en una minoría relativa, fácilmente dominan el resto. Además, la "unidad", la "comunidad" y la "unidad" de los rusos es uno de los mitos más grandes. Apenas hay personas en la Tierra que sean más individualistas e incapaces de unificarse y autoorganizarse que los rusos. Otros pueblos rusos, por desgracia, heredaron esta desagradable característica de nosotros. Además, en cada división separada, los representantes de cada persona individual (no rusos y no caucásicos) son simplemente muy pocos.

Si a alguien le parece que el autor de este artículo tiene una mala actitud hacia Dagestanis, este es un error profundo. A diferencia de la mayoría de nuestros ciudadanos, no olvidé que en agosto 1999, Dagestanis, sin exagerar, salvó a Rusia de una catástrofe a gran escala, tomó las armas en el camino de las bandas de Basayev y Khattab. También podemos recordar que en febrero, 2004, dos militares contratados por Dagestani (el capataz Mukhtar Suleimenov y el sargento Abdul Kurbanov), que prestaron servicio en las tropas fronterizas (de hecho en casa), destruyeron a uno de los militantes más famosos de Chechenia, Ruslan Gelayev.

Sin embargo, no hay manera de negar el hecho de que existe un "problema de raza blanca" en las Fuerzas Armadas, y está claramente agravado. De ahí la idea de formar partes monoétnicas.

Sin embargo, la posibilidad de crear unidades sobre la base de "compatriotas" ha sido discutida en Rusia durante mucho tiempo. Se cree que esto debería aumentar la cohesión interna de los equipos militares y reducir automáticamente el nivel de relaciones no estatutarias. Se supone que la actitud hacia el compatriota será completamente diferente de la de personas de otras partes de la gigantesca Rusia. Este argumento se apoya en el hecho de que el ejército prerrevolucionario se construyó casi por completo según el principio "compatriota". Sus regimientos, por regla general, eran nombres "regionales" y en realidad estaban integrados principalmente por personas de la respectiva provincia. La pertenencia al regimiento "nativo" era muy valorada por sus soldados y oficiales, parecía completamente imposible deshonrar el honor del regimiento.

Es cierto, mucho ha cambiado desde entonces.

El argumento más importante contra la creación de unidades "compatriotas" en la Rusia actual es que esto fomentará el separatismo étnico y puramente regional, que tenemos, aunque en una forma latente, es muy fuerte (y regional, quizás, incluso más fuerte y más peligroso que étnico). Con menos frecuencia, suena otro argumento igualmente justo: la ubicación de la población en el país no coincide en absoluto con la forma en que se deberían desplegar las formaciones de la fuerza aérea de acuerdo con las amenazas reales. Al final, Rusia debe darse cuenta de que la impotente OTAN no representa un peligro militar para nosotros. Las amenazas provienen de Asia, además, que tres cuartas partes de la población del país viven en su parte europea.

Por supuesto, estos dos argumentos son fácilmente parados. El principio del "hombre de la tierra" es el principio de reclutamiento, pero no la determinación del lugar de despliegue. El regimiento de Kostroma puede estar estacionado en Kamchatka o en el Cáucaso, y no en absoluto cerca de Kostroma. Solo se completa con personas de la región de Kostroma. En realidad, este fue exactamente el caso en el ejército zarista.

Hay, sin embargo, objeciones más serias. Están determinados por un cambio fundamental en la estructura social de la sociedad y la estructura estructural y técnica de las Fuerzas Armadas.

El ejército real era un organismo altamente simple socialmente. El rango y el archivo es el campesinado, en su mayoría eslavos, y los oficiales son generalmente de nobles o plebeyos. Los soldados que habían dejado a los campesinos realmente tenían un sentido bastante fuerte de su comunidad, que se "movía" de la aldea al ejército. Además, la estructura del ejército era muy homogénea. Consistía en infantería, caballería y artillería, que encajaban en el nivel cultural y educativo del conscripto.

En la Rusia moderna, al menos la mitad del contingente conscripto (al menos en teoría) son residentes de grandes ciudades, para quienes la "fraternidad" desde el punto de vista moral no significa prácticamente nada. Un hombre en la calle de una metrópolis moderna a menudo ni siquiera conoce a sus vecinos en el aterrizaje. Por lo tanto, no está del todo claro qué dará el principio de "compatriota" aquí, qué tipo de unidad proporcionará. Otra cosa es que, en realidad, hoy en día, el ejército de dos capitales rusas, casi exclusivamente de los centros regionales, de una u otra forma busca "retirarse". Pero los sentimientos "compatriotas" de lumpen son realmente bastante "antes de la linterna". Y desde la comunidad campesina, hace mucho que no hemos dejado rastro.

Por supuesto, el Ministerio de Defensa no va a formar partes tártaro, bashkir, mordoviano, khakass, yakut o karelio. Solo porque los guerreros de estas nacionalidades, así como los representantes del resto de los pueblos del norte, Volga, Ural y Siberia, no le dan dificultades especiales al comando. Como en el ejército soviético, no son más problemáticos que los eslavos. El discurso, aparentemente, es exclusivamente sobre caucásicos, especialmente sobre Dagestanis.

En realidad, ya tenemos unidades monoétnicas caucásicas en Chechenia. Estos son los conocidos batallones "Yamadaev" y "Kadyrov" con nombres "geográficos". Sin embargo, se crearon con objetivos que eran muy limitados y comprensibles: "convertir una guerra imperialista en una guerra civil", para resolver el problema checheno a manos de los propios chechenos. En consecuencia, el "hábitat" de estos batallones es muy estrecho, solo Chechenia. Aunque en agosto 2008, los Yamadaev fueron transferidos a Osetia del Sur, donde resultaron ser casi la parte más preparada para el combate del ejército ruso. Los georgianos huyeron de ellos especialmente rápido.

Sin embargo, este artículo trata sobre las unidades "normales", la guerra de los ignorantes. Solo Dagestanis debe servir en ellos.

A primera vista, la idea puede parecer interesante. Déjalos cocinar en su propio jugo. Ahora, los hombres de raza blanca y calientes a menudo se niegan a participar en cualquier tipo de trabajo económico, ya que este es un "negocio no masculino". Y muy a menudo el comando de la unidad no puede hacer nada, cambiando la ejecución de tareas similares a representantes de naciones menos calurosas y orgullosas. Si solo los caucásicos estarán en parte, tendrán que trabajar duro. Y no se burlará de nadie, excepto uno del otro.

Pero este consuelo es débil, por no decir miserable. En primer lugar, si, como dicen, para ver la raíz, los caucásicos tienen razón. El soldado no está obligado a lavar los pisos y pelar las papas (por no mencionar la construcción de casitas de verano y graneros, que es un delito), debe participar solo y exclusivamente en el entrenamiento de combate. Hozrabotka debe cambiarse a personal civil (recientemente, esta práctica está comenzando a introducirse, pero muy lentamente y con grandes costos), o a "alternativas", o a aquellos redactores que, por parámetros intelectuales, no pueden hacer nada en el ejército (entre estos últimos, por supuesto, también puede haber caucásicos, pero esta es una pregunta completamente diferente).

En segundo lugar, y lo más importante, el comando debe, en primer lugar, pensar en cuánto está lista la unidad para el combate, y no en quién está limpiando las patatas. Una vez más, quisiera recordarles que las Fuerzas Armadas existen para garantizar la seguridad del país, todo lo demás es particular. Surgen serias dudas en la capacidad de combate de las unidades étnicas.

Si estalla una guerra (¡y el ejército está listo para la guerra y prednazhenno!), ¿Los Dagestanis quieren luchar por Rusia? Y si quieren, ¿pueden? De hecho, en ausencia de rusos dentro de ellos, el desmantelamiento entre las nacionalidades locales (la mayoría de las repúblicas caucásicas son multiétnicas, Daguestán puede ser el lugar más multinacional en la Tierra con una gran cantidad de conflictos interétnicos) y los clanes pueden comenzar. Esto requerirá la presencia de oficiales (en cualquier caso, la mayoría de los comandantes) de la misma nacionalidad: al menos entenderán lo que está sucediendo entre los subordinados.

Como resultado, tenemos un ejército nacional preparado y en qué región de Rusia está desplegado, ya no es muy importante. Sería mejor evitar tal "felicidad".

SITUACIÓN DURA

Al discutir el problema de la creación de unidades regionales, también se debe tener en cuenta que las Fuerzas Armadas modernas se distinguen por una diversidad interna excepcionalmente alta en cuanto a tipos, géneros y tecnologías. Incluso un rifle motorizado (es decir, la brigada de infantería de edad) en realidad incluye, además de la propia infantería motorizada, tripulaciones de tanques, artilleros, personal de comunicaciones, artilleros antiaéreos (misileros y artilleros) y varios personal de logística. La medida en que el principio monoétnico encaja en esta diversidad es difícil de entender.

Lo principal es que la discusión en sí misma sobre la creación de partes monoétnicas es en esencia una rendición y una doble. En el sentido estricto, el comando militar en realidad afirma que aún no puede lograr una disciplina elemental entre las tropas con la ayuda de los medios disponibles. Por cierto, ¿es este el resultado de las recientes reducciones masivas de funcionarios en general y educadores en particular? En un amplio ámbito nacional, este es un reconocimiento de que Rusia aún está lejos de la verdadera unidad.

Ahora en Europa comienza el doloroso proceso de revisar la política de "multiculturalismo" y "tolerancia". Resultó que las sociedades europeas no pueden "digerir" a los migrantes del Cercano y Medio Oriente, del norte de África. Como escribió Tilo Saracen en su libro "Alemania se elimina automáticamente": "No quiero que los muecines establezcan el ritmo de la vida en el país de mis antepasados ​​y mis nietos, la gente hablaba turco y árabe, y las mujeres llevaban hijabs. Si quiero ver todo esto, me tomaré unas vacaciones e iré al Este. No estoy obligado a aceptar a alguien que vive a expensas de los contribuyentes, sin reconocer el estado que lo alimenta. Tampoco creo que sea prudente preocuparse por la educación de sus hijos y así producir nuevas niñas envueltas en un velo ".

Nuestra situación no es menos difícil. Europa es incapaz de integrar a los migrantes que, histórica y mentalmente, no tienen nada que ver con eso y no están obligados a ello. Rusia está perdiendo la capacidad de integrar a sus propios ciudadanos. Residentes de regiones que han sido parte de Rusia durante un siglo y medio. Personas cuyos ancestros lucharon y murieron por Rusia.

Sin embargo, ¿todos los rusos están listos hoy para morir por Rusia? ¿O incluso su mayoría?
autor:
Originador:
http://www.vpk-news.ru"rel =" nofollow ">http://www.vpk-news.ru
Añadir un comentario
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe login.