Curso de Medio Oriente ruso: etapas históricas

Curso de Medio Oriente ruso: etapas históricas

El Medio Oriente ha estado y permanece históricamente en la esfera de los intereses especiales de Rusia. Debido a los cambios en la región y las transformaciones internas en nuestro estado, los motivos de la política rusa del Medio Oriente han cambiado, a veces radicalmente. Los flujos y reflujos en la actividad de Rusia en el Medio Oriente se intercalaron, pero en general esta dirección no se convirtió en secundaria en la política rusa.


El Medio Oriente es considerado históricamente el punto más bajo de Rusia. Me gustaría enfatizar esta idea también en relación con el “desconcierto” de varios políticos estadounidenses, así como algunos de nuestros analistas políticos, con respecto a la posición activa de la Rusia moderna en relación con ciertos eventos en la región del Medio Oriente. Se puede considerar que el interés ruso en ellos es comparable con el interés de Estados Unidos en el desarrollo de la situación en América Latina.

Antes de la Primera Guerra Mundial, el curso de Oriente Medio de Rusia se reducía realmente a las relaciones con el Imperio Otomano, que, en el apogeo de su apogeo, se extendía desde las afueras de Viena hasta el Golfo Pérsico, desde Crimea hasta Marruecos. La totalidad del mundo árabe, los Balcanes, el Frente de Asia entró realmente en el Imperio Otomano. En los siglos XVII - XIX. Rusia emprendió toda una serie de guerras con Turquía (Imperio Otomano) para llegar al Mar Negro. Al mismo tiempo, las acciones rusas fueron alimentadas, y en algunos casos causadas directamente por el deseo de Turquía y su vasallo, el Khanate de Crimea, de expandir sus territorios. Como resultado de las guerras ruso-turcas, el Imperio Otomano perdió la región norte del Mar Negro y Crimea. La razón principal de las guerras ruso-turcas fue el deseo de los dos países de expansión territorial. Pero al mismo tiempo, el motivo de las acciones militares de Rusia fue a menudo la asistencia a los pueblos cristianos de los Balcanes y el Cáucaso, que luchaban por la liberación del yugo otomano.

En la Primera Guerra Mundial, el Imperio Otomano entró por el lado de Alemania y Austria-Hungría. Después de la derrota, perdió todas sus posesiones, sobre las cuales se estableció el control de los países de la Entente de una forma u otra.

Después de la victoria de la Revolución de octubre, comenzó una nueva etapa de la política de Moscú hacia el Medio Oriente. El punto de partida fue ahora el apoyo de las acciones de Turquía contra la intervención de los países de la Entente. El texto de los mensajes intercambiados entre los dos países atestigua la naturaleza de las relaciones emergentes entre la Rusia soviética y Turquía. 26 En abril, 1920, el líder turco Mustafa Kemal (quien recibió el nombre generalmente reconocido Atatürk - el padre de todos los turcos), inmediatamente después de la apertura de la Gran Asamblea Nacional de Turquía, se dirigió al gobierno de la RSFSR con una carta que decía: "Nos comprometemos a unirnos a todo nuestro trabajo y "Todas nuestras operaciones militares con los bolcheviques rusos, cuyo objetivo es luchar contra los gobiernos imperialistas y liberar a todos los oprimidos". El día después de que la carta fuera entregada a Moscú (demoró más de un mes en hacerlo), el Comisario de Asuntos Exteriores, el Vicepresidente Chicherin, envió un mensaje de respuesta: "El gobierno soviético", se dijo, "está siguiendo el interés más profundo en la lucha heroica librada. El pueblo turco por su independencia y soberanía, y en estos días, difíciles para Turquía, está feliz de establecer una base sólida de amistad que debería unir a los pueblos turco y ruso ". El día de envío de este mensaje, 2 junio 1920, se considera la fecha de establecimiento de relaciones diplomáticas entre los dos estados. "La victoria de la nueva Turquía sobre los intervencionistas estaría plagada de sacrificios incomparablemente mayores, o incluso completamente imposible, si no fuera por el apoyo de Rusia". Ella ayudó a Turquía tanto moral como financieramente ", dijo Ataturk.

En 20-30-ies. La política de Moscú en el Medio Oriente fue moldeada principalmente por consideraciones ideológicas. El interés del estado en desarrollar lazos con los países árabes, la mayoría de ellos en ese momento en colonias y semicolonias, se redujo al mínimo. Se observó actividad en la línea del partido. Se hicieron intentos a través de la Comintern, en algunos casos sin éxito, para crear partidos comunistas en varios países del Medio Oriente. Sin embargo, estos partidos, en ese momento, por regla general, pequeños grupos de intelectuales - no desempeñaron un papel notable en la vida política de los países del Medio Oriente. En vísperas de la Segunda Guerra Mundial, la Unión Soviética se desvió de la idea de extender la revolución a otros países que prevalecieron al comienzo de su existencia. En Moscú, llegaron a la conclusión de que este objetivo no es factible.

La revitalización de la política estatal de la URSS en el mundo árabe comenzó después del final de la Segunda Guerra Mundial, cuando el sistema colonial creado a lo largo de los siglos colapsó. No resisten la crítica de que la URSS participó en el derrocamiento de los regímenes coloniales y dependientes, que fracasaron no con la ayuda de Moscú, sino como resultado de la lucha de las fuerzas nacionales. Al informar sobre los motivos de la llegada al poder de las fuerzas revolucionarias en Irak en 1958, el embajador de Estados Unidos en Bagdad, William Gallman, escribió en un telegrama cifrado enviado a Washington que "el golpe en Irak no fue obra de Moscú". Y el embajador británico en Irak, Michael Wright, informó a la Oficina de Relaciones Exteriores: "Al igual que la situación en Egipto, donde un grupo de oficiales encabezados por Nasser derrocó al rey Farouk, el golpe en Irak fue causado por el creciente descontento con las políticas y acciones del rey Faisal y su asistente del primer ministro, Nuri Said" .

Naturalmente, la situación en el Medio Oriente también fue influenciada por la situación global generada por la derrota de la Alemania nazi, la Italia fascista y el Japón militarista. Un poder sin precedentes llegó a la Unión Soviética, que desempeñó un papel importante para asegurar esta victoria. El hecho de que Estados Unidos aún no se hubiera unido a las filas de las potencias coloniales tuvo un efecto positivo.

Después de la Segunda Guerra Mundial, la importancia de Oriente Medio aumentó como un enorme depósito de petróleo para los países occidentales que estaban desarrollando rápidamente sus economías, y como una cabeza de puente militar estratégica cerca de las fronteras de la Unión Soviética, el principal enemigo de los Estados Unidos al comienzo de la Guerra Fría. El distrito estaba lejos de ser una imagen uniforme. La llegada al poder de los nacionalistas revolucionarios se limitó a una parte del mundo árabe. Regímenes monárquicos conservados en el Golfo Pérsico, en Marruecos, Jordania. Una situación especial se ha desarrollado en el Líbano multirreligioso. Los Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia se han basado en bloques militares, en los cuales, o al menos en la órbita de sus políticas, los países árabes intentaban atraer, especialmente con el liderazgo nacionalista revolucionario. Esta fue la esencia de los intentos por mantener su control sobre el Medio Oriente en condiciones postcoloniales. El otro lado de la "política de bloque" se asoció con el deseo de crear un obstáculo para la revitalización de la URSS en el Medio Oriente.

Después de la creación del estado de Israel, las contradicciones entre árabes e israelíes aumentaron considerablemente. La asistencia militar, económica y política a Israel de los Estados Unidos y sus aliados ha cambiado el equilibrio militar en la región a favor de este estado.

La situación en esos países coloniales y árabes dependientes era ambigua, donde los nacionalistas revolucionarios llegaron al poder, algunos a la vez, otros como resultado de una serie de trastornos organizados por las antiguas potencias coloniales o como resultado de una lucha interna. Al mismo tiempo, a pesar de todas las diferencias, la heterogeneidad de los nuevos gobernantes, las relaciones complejas, a veces hostiles entre ellos, podemos observar las características comunes que hacen posible distinguir a los nacionalistas revolucionarios en una categoría político-ideológica separada. Los equipos que se han establecido en varias ocasiones en el poder en Egipto, Siria, Irak, Sudán, Argelia, Túnez, Libia y el sur de Yemen se caracterizaron por acciones para eliminar las posiciones militares y económicas residuales de los poderes coloniales, la falta de vínculos genéticos con el islamismo y el terrorismo, y un compromiso con las ideas de la pequeña burguesía. El progreso social, la actitud anticomunista en la política doméstica, el pragmatismo en la política exterior, se manifiesta en un desarrollo en zigzag de las relaciones con Occidente y la cooperación ambigua con SSR. Todos ellos se unieron por un enfoque hostil a Israel como un estado creado en la región del Medio Oriente y llevando a cabo una expansión territorial.

No todas estas características coincidieron con los intereses de la URSS en Medio Oriente, pero la elección se hizo a favor del desarrollo de relaciones con los nacionalistas revolucionarios y parece que el motivo principal no fue la política, sino la política. Aunque la ideología por el momento continuó santificando el curso soviético del Medio Oriente, pero ahora a los efectos de sus fundamentos teóricos.

Un serio obstáculo para el acercamiento de la URSS con los nacionalistas revolucionarios árabes fue su anticomunismo. Provocó represalias sangrientas contra miembros de los partidos comunistas locales, como sucedió en Irak y Sudán. Moscú no pudo ignorar este hecho e intentó influir en el liderazgo de las dos partes para reunir o al menos terminar la dura confrontación entre ellos. Esto no siempre fue posible: la culpa no solo estaba en los nuevos gobernantes, sino también en el liderazgo de los partidos comunistas, a menudo reclamando un papel exclusivo en las relaciones de sus países con la URSS.

Pero la enemistad entre los regímenes poscoloniales y los comunistas no se convirtió en algo que definiera el curso de Oriente Medio de la Unión Soviética. No sucedió de inmediato, porque en el Comité Central del PCUS (b), y hasta el final de las 50-ies. y en el Comité Central del PCUS, sobre la base de nociones dogmáticas, creían que el movimiento de liberación nacional en el mundo podría desarrollarse solo bajo el liderazgo de los partidos comunistas o, como último recurso, con su participación en el "liderazgo colectivo". Sin embargo, la vida nos obligó a reconocer el papel principal en el proceso de liberación nacional para los revolucionarios pequeñoburgueses, quienes negaron tanto la dictadura del proletariado, la lucha de clases y la división de la sociedad en clases en general.

La teoría del desarrollo no capitalista de los países de orientación socialista tenía la intención de superar el punto muerto ideológico. Incluso el término "demócratas revolucionarios" se puso en circulación, por lo que comenzaron a llamarse los que no tenían nada que ver con la democracia y, en algunos casos, volvieron a nacer como gobernantes fascistas. Debo decir honestamente que en ese momento el autor de estas líneas era un partidario de la teoría de la orientación socialista. Su uso generalizado entre los eruditos soviéticos se debió en gran parte al deseo de superar el dogmatismo de quienes negaron el papel de los líderes pequeñoburgueses en el mundo poscolonial y continuaron considerándolos como opositores del socialismo.

Después de la muerte de Nasser, ¿no es esto un indicador del papel del individuo en historias! - los eventos comenzaron a desarrollarse en el mundo árabe, lo que demostró la inconsistencia de la vestimenta ideológica, en la cual la URSS invirtió su curso en Medio Oriente, y finalmente fueron dejados de lado. En un momento en que la "guerra fría" estaba en su apogeo, la dimensión político-militar de la política soviética en el Medio Oriente se convirtió en una prioridad. En los enfoques de la URSS a uno u otro país árabe, su orientación hacia la política exterior y su actitud hacia los bloques militares, especialmente hacia el Pacto de Bagdad, se convirtieron en los más importantes. La ilustración puede ser una reacción inmediata y decisiva del Kremlin ante un intento de aplastar fuerzas desconocidas para él en ese momento, quien no solo hizo un golpe militar en Irak en 1958, sino que también puso la cerradura en la puerta del cuartel general del Pacto de Bagdad. 4 August N. Khrushchev dijo: “La Unión Soviética decidió entonces apoyar y proteger la revolución iraquí. Para contener a Turquía, Pakistán e Irán, que podrían haber aplastado la revolución, realizamos maniobras militares en nuestras fronteras con Turquía e Irán, así como en la frontera búlgaro-turca ".

Durante la Guerra Fría, la URSS, de hecho, no tuvo más remedio que confiar en su política de Oriente Medio sobre los regímenes nacionalistas revolucionarios, sin importar cuán difíciles fueran sus socios. Esta elección también determinó la línea soviética con respecto a Israel, que enfrentó duros enfrentamientos con estos regímenes, detrás de los cuales se ubicaba Estados Unidos, el principal opositor de la URSS en la Guerra Fría. Pero Moscú nunca ha apoyado las consignas de esos árabes, y en una ocasión los líderes palestinos que amenazaron con destruir a Israel como estado. Además, para extinguir el fuego árabe-israelí y darse cuenta de la importancia de los Estados Unidos para resolver el conflicto árabe-israelí, la URSS propuso acciones conjuntas con los estadounidenses en el campo diplomático. Entonces, después de la guerra 1973, la Unión Soviética junto con los Estados Unidos (el Secretario de Estado G. Kissinger voló a Moscú) preparó la Conferencia de Ginebra. Los Estados Unidos buscaban formas de poner fin al embargo de petróleo declarado durante la guerra por todo el mundo árabe e Irán, y su posición comenzó a parecer más constructiva. Existe la posibilidad de vincular el cese de las hostilidades en el Medio Oriente con el comienzo de un acuerdo político general. Pero las esperanzas eran ilusorias. Más tarde, G. Kissinger escribirá con franqueza en sus memorias que la Conferencia de Ginebra “... fue un medio para reunir a todas las partes en un solo equipo por un acto simbólico y, a través de esto, hacer posible que todos realicen un curso por separado, al menos por un tiempo. "Fue difícil reunir una reunión tan grande, y después de eso mantenerla en un estado sin efecto, mientras la diplomacia regresa a los canales bilaterales". En Moscú, el Secretario de Estado de los Estados Unidos acordó algo completamente diferente.

La "guerra fría" condujo al hecho de que la URSS y los Estados Unidos comenzaron a suministrar armas a sus socios en el Medio Oriente, que se convirtió en uno de los principales trampolines de confrontación entre las superpotencias. La Unión Soviética envió a sus especialistas militares a Egipto, Siria e Irán para aprender a usar estas armas.

Entonces, cada uno de los dos superpoderes en el Medio Oriente confió en sus "clientes". Parecería que las acciones de la URSS y los Estados Unidos fueron "espejo", pero no en todos. A diferencia de los Estados Unidos, la Unión Soviética no buscó atraer a los países árabes a su bloque político-militar, el Pacto de Varsovia. Además, el liderazgo soviético respondió con un rechazo a Nasser, quien, tras una dura derrota en la Guerra de los Seis Días de 1967, planteó el tema de la UAR que se unió al Pacto de Varsovia en negociaciones con el presidente del Presidium del Consejo Supremo de la URSS Podgorny en El Cairo. Al mismo tiempo, Nasser se refirió al apoyo de su propuesta del Presidente de Siria.

Otra diferencia entre el curso soviético del Medio Oriente y la política de los Estados Unidos fue el hecho indiscutible de que durante la Guerra Fría y después de eso, la URSS y luego la Federación Rusa nunca usaron a los islamistas en su beneficio. En cuanto a los Estados Unidos, han comprometido a los islamistas, incluyendo El más radical, contra los soldados soviéticos en Afganistán. Una política tan imprudente, por cierto, contribuyó a la tragedia de 11 de septiembre 2001: después de la retirada del contingente soviético de Afganistán, al Qaeda liderada por bin Laden, no sin la ayuda estadounidense, ahora descendía sobre los Estados Unidos.

Estados Unidos ha utilizado el islamismo agresivo por primera vez en Afganistán. De vuelta en 50-x - el comienzo de 60-x. El siglo pasado, con la participación de la CIA en el mundo árabe, hubo grupos de islamistas, dispuestos a actuar por el método del terror. Se formó un centro islámico en Ginebra, sobre cuya base se estaba preparando el asesinato de Nasser. Pequeños grupos islámicos fueron creados por la CIA en el este de Arabia Saudita. No se sabe cómo se utilizaron estos grupos, pero la creación de su CIA es un hecho confiable.

Las contradicciones entre la URSS y los EE. UU. En Oriente Medio a veces alcanzaron un punto culminante. Durante la guerra árabe-israelí en 1973, el Sr. L.I. Brezhnev, indignado por el hecho de que Israel estaba ignorando la decisión del Consejo de Seguridad de la ONU sobre un cese al fuego, el 23 de octubre envió un mensaje diplomático a Nixon. Decía: "Por qué a Israel se le permitió la traición, tú sabes mejor. Vemos la única forma de rectificar la situación y obligar a Israel a obedecer de inmediato la decisión del Consejo de Seguridad ". El mismo día, Nixon respondió que Estados Unidos "está asumiendo la responsabilidad de cesar completamente las hostilidades por parte de Israel".

Israel continuó ignorando las demandas del Consejo de Seguridad de la ONU, y miembros individuales del Politburó del Comité Central del PCUS exigieron "una demostración de la presencia de tropas soviéticas en Egipto". Esta demanda fue rechazada, pero decidió enviar un mensaje duro a Nixon con un indicio de la posibilidad de participación militar de la URSS y al mismo tiempo comenzó maniobras que involucraban aviación en el Cáucaso

Quizás solo la situación en Cuba en 1962 y en Medio Oriente llevó a la URSS y a los Estados Unidos a una intensidad tal de pasiones que podrían convertirse en un choque armado directo. Pero ganó la moderación, el sentido común, incluso a costa de perder algunas posiciones y caras.

Estoy lejos de presentar el curso soviético en Oriente Medio en un color rosa: hubo errores y faltas. Pero para un análisis objetivo de este curso es necesario considerar las condiciones en que se llevó a cabo. Esto se aplica plenamente al período posterior al final de la Guerra Fría, cuando comenzó una nueva etapa en el curso de Oriente Medio de Rusia.

¿Cuáles son las nuevas características de la situación de Medio Oriente? El interés económico, político y militar de los Estados Unidos y sus aliados a la región se ha mantenido, aunque la orientación directa antirrusa de tal interés ha disminuido. Pero no al mínimo. Esto es evidenciado por incl. y el deseo manifiesto de los Estados Unidos de expandir la importancia estratégica de Oriente Medio a expensas de la región vecina de Asia Central. Este patrón surge claramente: mientras Estados Unidos hace más esfuerzos para fortalecer su posición en una u otra de las antiguas repúblicas de Asia Central de la URSS, más pronunciadas son las complicaciones de las relaciones de este país con Rusia.

Este fenómeno también se describió claramente: Estados Unidos considera prácticamente todos los eventos en el Medio Oriente a través del prisma de la lucha contra Irán, que se ha convertido en el principal objetivo de la política estadounidense en la región. Esto también afecta a Rusia, ya que En primer lugar, existe el peligro de una desestabilización grave en Oriente Medio y Asia Central. El hecho de que el vecino de Irán con Rusia sea su principal socio comercial y económico también tiene un efecto.

Rusia, como Estados Unidos, teme las armas nucleares de Irán, pero busca evitar esto por medios políticos. Washington no excluye el uso de la fuerza militar. Esto no significa, por supuesto, que Washington ya esté listo para implementar esa opción, obviamente, en los Estados Unidos, bajo la administración actual, todavía están sopesando los pros y los contras. Pero el tono puede ser establecido por Israel, que no oculta su preparación para lanzar un ataque aéreo contra las instalaciones nucleares iraníes. Se crea una situación cuando, incluso contra el consejo de la administración estadounidense, Israel puede atacar a Irán, esperando, y no sin razón, que Estados Unidos lo apoye.

Con el intento de aislar a Irán, debilitarlo, muchos conectan correctamente la línea de Estados Unidos y sus aliados europeos, con el objetivo de derrocar al régimen de B. Asad, que tiene estrechas relaciones con Irán. Tratando de eliminar el régimen sirio, los Estados Unidos y sus aliados cuentan con el apoyo de la Liga de los Estados Árabes (LAS), especialmente Arabia Saudita y Qatar. Esta situación se ha desarrollado, quizás por primera vez. Esto se explica por el hecho de que, como resultado de la intervención estadounidense en Irak, el equilibrio chií-sunita en Medio Oriente se vio gravemente perturbado. Es difícil suponer que EE. UU. Quería esto, pero como resultado de una intervención irreflexiva, además, superando al Consejo de Seguridad de la ONU, la lucha entre chiítas y sunitas aumentó considerablemente. La mayoría chií de Irak fue efectivamente oprimida por Saddam Hussein. Pero, habiendo llegado al poder en los Estados Unidos ocupados por Irak, los chiítas eliminaron a los sunitas árabes de casi todas las autoridades centrales y se opusieron a la estructura federal del país (los kurdos también son sunitas, pero tienen autonomía y construyen sus relaciones con las autoridades nacionales y sociales). base económica, no siendo socios de los sunitas iraquíes).

Como resultado de la intervención estadounidense, que destruyó a Irak como un contrapeso a Irán, hubo un cambio importante en el equilibrio de poder entre los chiítas y los sunitas. Irán chiíta se convirtió en una potencia regional, las minorías chiítas se hicieron más activas en el reino del Golfo Pérsico, en Yemen. Los contornos del "cinturón chií" comenzaron a emerger de Irak a través de Irán, de Siria a Líbano, donde las dinámicas demográficas están a favor de los musulmanes chiítas. Siria, liderada por la minoría alauí de la población, es considerada casi como el eslabón más importante, sin el cual se romperá la continuidad del "cinturón" y, de hecho, no podrá existir. La posición de la Liga Árabe sobre el tema sirio está relacionada en gran medida con el temor a Irán, que se ha fortalecido notablemente después de la intervención de los Estados Unidos.

En una situación tan difícil, Moscú tomó una posición constructiva. Hablando en contra de la intervención armada externa en Siria, Moscú parte de la suposición de que esto provocará una guerra civil que podría extenderse fuera de este país y agravar seriamente toda la situación regional. Rusia tiene estrechos vínculos multilaterales con Siria y esto, por supuesto, influyó en nuestras políticas dirigidas a detener las hostilidades entre la oposición y las fuerzas gubernamentales, lo que permitió a los propios sirios decidir la naturaleza del régimen en el país, incluida su dirección.

Solo con un enfoque superficial y sesgado se puede considerar la tragedia sangrienta siria como un producto de la "primavera árabe", una ola revolucionaria que golpeó de manera espontánea al comienzo de 2011 en los regímenes autoritarios de Oriente Medio. La fuerza impulsora principal detrás de las manifestaciones grandiosas que fueron de naturaleza pacífica fueron los jóvenes que se organizaron a través de Internet. Desde Túnez y Egipto, no sin la ayuda de la televisión, una ola arrasó a muchos otros países árabes con regímenes autoritarios. Siria estaba entre ellos. Pero lo que es especial: en dos países árabes, Libia y Siria, desde el principio, las manifestaciones se convirtieron en centros de acción armada contra la policía y luego en el ejército. Es posible que Gaddafi y Asad y sus alrededores intentaran reprimir las manifestaciones por la fuerza, pero no como una medida de represalia, sino desde el principio. оружие Fue utilizado contra los que defendían el poder. ¿Quién armó a los manifestantes? Esta pregunta será respondida por la historia.

Los Estados Unidos y sus aliados no fueron los instigadores de la "Primavera Árabe". Además, Ben Ali y Mubarak, derrocados en Túnez y Egipto, no pudieron evitar organizar Washington y la OTAN en su conjunto, ya que Eran conocidos como luchadores contra el terrorismo e islamistas. Qué puedo decir, y Rusia tuvo relaciones bastante estrechas con ellos. Pero la corrupción de los regímenes, su interior autoritario, disfrazado por los nombres democráticos de las estructuras de poder individuales, la ausencia de libertades, el desempleo, especialmente entre los jóvenes, dicta a una persona en todo y en todo, todo esto dio lugar a una ola revolucionaria. Convencidos de la incapacidad de detenerlo, los políticos estadounidenses decidieron actuar de otras maneras. En Bahrein, donde se encuentra la Quinta Flota de los Estados Unidos, los manifestantes fueron aplastados por soldados y policías, traídos de Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos. Obviamente, esto no podría haberse hecho sin el consentimiento de Washington. En Libia, los estadounidenses también prefirieron "no brillar": con el provocador papel del ex presidente francés Sarkozy, la OTAN emprendió una acción armada, mientras que los estadounidenses, apoyando estas acciones, retiraron sus aviones.

La intervención militar externa en Libia condujo al derrocamiento del régimen de Gaddafi. Fue despedazado por brutales rebeldes. Quien desempeñó el papel decisivo en la captura de la capital libia, Trípoli y la detención de Gaddafi, esta pregunta también será respondida por la historia. De una forma u otra, es difícil imaginar que esto fue hecho por rebeldes no entrenados que no podían usar armas; vimos en la televisión a una multitud de personas de diferentes edades, posando para cámaras y disparando al aire al azar en honor a su victoria. Al mismo tiempo, la prensa occidental escribió sobre la presencia de fuerzas especiales británicas y francesas en Libia. ¿Se puede creer realmente que vinieron al país para entrenar a los rebeldes y en pocas semanas los convirtieron en una fuerza capaz de aplastar al ejército regular? Por supuesto, el bombardeo de la OTAN también jugó un papel. De acuerdo con la decisión del Consejo de Seguridad de la ONU, las aeronaves de la OTAN solo deberían proporcionar "cierre del cielo", es decir, impidió preventivamente que los aviones de Gaddafi bombardearan a civiles, pero en realidad, el ejército libio atacó miles de bombas y misiles.

Debe admitirse que al adoptar esta resolución, Rusia fue engañada, asegurando que la OTAN se limitaría solo a controlar el espacio aéreo sobre Libia y, de hecho, organizó la eliminación del régimen elegido, cualquiera que sea.

Los organizadores del derrocamiento de Gaddafi afirman que por sus acciones introducen la democracia en los países árabes. Una buena ilustración de tal "democracia" es la actual Libia: una guerra tribal resucitada, la amenaza de una desintegración territorial del país, la falta de legalidad y seguridad de las personas y el caos. En resumen, la imagen es la misma que después de la operación estadounidense en Irak, también realizada bajo los "estandartes democráticos".

Rusia y China, que no se dejaron engañar por segunda vez, pusieron un veto a todas las resoluciones del Consejo de Seguridad que podrían abrir las puertas a la intervención armada externa en Siria.

Los acontecimientos, para nuestro gran pesar, demostraron que los cambios democráticos en el mundo árabe no son procesos tan fáciles e inequívocos, incluso en el caso en que las fuerzas internas luchan por ellos. Característico en este sentido, la elección de un nuevo presidente de Egipto - Mohammed Mursi. No hay duda de que esto fue una manifestación de la voluntad del pueblo, por primera vez las elecciones fueron democráticas. Una serie de circunstancias contribuyeron a esta expresión de voluntad. Primero, la votación fue una protesta contra el antiguo régimen, en el cual la Hermandad Musulmana fue prohibida y sus miembros fueron arrestados. En segundo lugar, el principal rival de M. Mursi fue el ex Primer Ministro de Mubarak, y estuvo asociado con el gobierno anterior, acusado de t. En el fusilamiento de manifestantes pacíficos. En tercer lugar, la Hermandad Musulmana es la fuerza política más organizada de Egipto, que, aunque no participó en la etapa inicial de la ola revolucionaria que se extendió sobre la Plaza Tahrir en El Cairo, muchos de sus miembros estaban entre los manifestantes, se fusionaron con ellos y Algo extraño. En cuarto lugar, al comienzo de la primavera árabe, la Hermandad Musulmana formó el Partido por la Libertad y la Justicia, que rechazó la vitrina islámica e incluso anunció que estaba lista para aceptar a todos, incluso a Cristianos coptos. Quinto, los partidos seculares en Egipto en este momento no podían resistir a la Hermandad Musulmana y, además, es posible que muchos apoyaran a su candidato, considerándolo capaz de resistir a los islamistas radicales del partido An-Nur que fortalecieron sus posiciones.

Cabe destacar que en su primera declaración, Mursi dijo que tenía la intención de convertirse en "presidente de todos los egipcios" y, por lo tanto, abandona la Asociación de Hermanos Musulmanes y el Partido por la Libertad y la Justicia. Al mismo tiempo, dijo que Egipto cumplirá con todas sus obligaciones internacionales. Naturalmente, el interés general se adjuntó a esta declaración, ya que La gran mayoría de los estados están a favor de preservar el acuerdo de paz entre Egipto e Israel.

¿Pero es posible poner fin a todo esto? Obviamente no. En primer lugar, porque están surgiendo serias dificultades económicas - la economía egipcia se estancó durante todo el año. A esto se puede agregar la falta de habilidades profesionales de quienes llegaron al poder: siempre es más fácil criticar que crear. Por supuesto, aquellos que votaron en contra de Mursi continúan representando una fuerza seria: ganó con solo un millón de votos de 27 y medio millón de personas que participaron en las elecciones presidenciales. No es tan fácil para el nuevo presidente de Egipto resistir los estados de ánimo de la "calle egipcia", que son alimentados por los constantes ataques de la fuerza aérea israelí en Gaza. Egipto durante muchos años bajo el mandato del presidente Mubarak desempeñó el papel de mediador, buscando establecer negociaciones entre palestinos e israelíes y estabilizar la situación en Gaza, el antiguo sector administrativo de Egipto antes de la guerra de seis días. Si el nuevo presidente de Egipto continuará desempeñando ese papel, el tiempo lo dirá.

Y quizás lo más importante es el ejército egipcio. A pesar del hecho de que su comando, e incluso los representantes de los servicios especiales, sin duda no votaron por Mursi, el ejército, que es principalmente el mérito del pueblo de Egipto, no tomó ninguna medida que pudiera interrumpir la elección presidencial. Sin embargo, el ejército fue durante muchas décadas un jugador importante en el campo político y económico. Si el ejército acordará transferir el poder real al nuevo presidente electo, el tiempo lo demostrará también.

La primavera árabe está definitivamente cambiando el mundo árabe. A los nuevos gobernantes, y también a los viejos, les resultará más difícil negar a la población de sus países las exigencias apremiantes de la emancipación política y la mejora de la situación socioeconómica.

La situación general en el Medio Oriente puede requerir, más que nunca, los esfuerzos combinados de todos los países interesados ​​para lograr la seguridad y la estabilidad en la región. Se debe pensar que esto se convertirá en un determinante importante del curso de Oriente Medio de Rusia en esta etapa.
Ctrl enter

Notó un error Resalta texto y presiona. Ctrl + Enter

3 comentarios
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe para registrarse.

Уже зарегистрированы? iniciar la sesión

  1. CCA
    CCA 16 января 2013 07: 51 nuevo
    • 0
    • 0
    0
    Pero los regímenes corruptos, sus interiores autoritarios, disfrazados por los nombres democráticos de las estructuras de poder individuales, la falta de libertades, el desempleo, especialmente entre los jóvenes, los dictados de una persona en todo y en todo, todo esto dio lugar a una ola revolucionaria.
    Permítanme estar en desacuerdo con esto ... Sí, en alguna parte, estos fenómenos podrían tener lugar en aquellos países donde la "Primavera Árabe" estaba ardiendo ... Pero no como una razón, sino como el terreno sobre el cual esta "primavera" comenzó a crecer. ..
  2. fenix57
    fenix57 16 января 2013 08: 41 nuevo
    • 1
    • 0
    +1
    Nuestro estado no lucha por el Medio Oriente, gana poder y prestigio, la capacidad de influir en los eventos y permanecer FUERZA en el mundo. El objetivo principal sigue siendo proteger contra las consecuencias de los cambios de régimen en el Medio Oriente, y debe estar preparado para los cambios.
  3. Apollon 16 января 2013 09: 00 nuevo
    • 7
    • 0
    +7
    El académico Yevgeny Maksimovich hizo una breve evaluación detallada de los acontecimientos actuales en el Medio Oriente. En un momento me interesó mucho la historia del Medio Oriente, por lo que me gustaría agregar algunos puntos, a saber:

    Quería exponer mi punto de vista sobre los puntos.

    1. Evgeny Maksimovich abordó el tema de la guerra de seis días. Lo más interesante es que no indicó las razones de su aparición. De hecho, Egipto y Transjordania fueron los iniciadores (por un corto período de tiempo, Siria y Jordania se fusionaron en un solo estado). Después de la derrota en 1949, los países árabes , el rumbo se estableció para la venganza y el rearme masivo. Con los servicios especiales israelíes, todos estos suministros no pasaron inadvertidos. A su vez, el liderazgo político de Israel decidió lanzar un ataque preventivo simultáneamente en árabe. m stranam.Esche importante fakt.vo la guerra 1949 años después de la derrota de los estados árabes, Palestina fue dividida entre Israel, Egipto y el resultado Iordaniey.V de los territorios .palestinskie guerra de seis días fueron hechos uteryany.Eti silenciosos de la historia soviética.
    2. La revolución islámica en Irán en 1979, sin duda, tuvo una gran influencia en los procesos que ocurren en el Medio Oriente. De hecho, el Ayatollah Khomeini todavía declaró a los Estados Unidos y la URSS como revolucionarios, por lo que estos dos estados se encuentran en el mismo nivel.
    3. Evgeny Maksimovich escribe sobre los errores cometidos en el período post-soviético, específicamente sobre la situación en Libia.
    Cyatata-Se debe admitir que cuando se aprobó esta resolución, Rusia engañado, asegurando que la OTAN se limitará solo al control del espacio aéreo sobre Libia, y de hecho organizó la eliminación del régimen elegido, cualquiera que sea.
    En mi opinión, no fue un error, sino un crimen, frente al pueblo libio y también al pueblo sirio. Deténgase entonces de la anarquía, fue posible evitar en gran medida los eventos que ocurren en Siria.
    4. Es un hecho que el curso de la política exterior se ha ajustado, creo que Rusia debería hacer todo lo posible para recuperar su influencia en esta región. Aunque no será fácil, aunque sabemos que no hay formas fáciles.
  4. atalef 16 января 2013 09: 18 nuevo
    • 7
    • 0
    +7
    La ocupación y el derrocamiento de Saddam fue un error catastrófico, el equilibrio de fuerzas en B, C y violado. Y estoy totalmente de acuerdo con Primakov en esto. La vinculación de la democracia en los países árabes condujo
    1. El fortalecimiento de Irán y su deseo de conseguir armas nucleares.
    2. La victoria electoral de Hamas en Palestina y, como consecuencia, la partición de Palestina en el enclave en guerra 2 (Hamas vs Fatah) con una perspectiva sombría de crear un estado palestino unificado
    3. La llegada de la * primavera árabe * y la toma del poder en todos los países por movimientos islámicos agresivos.
    4. Violación del balance general y un gran número de víctimas.
    Una de mis conclusiones de la vida en B, C, durante los años 20. Una cosa dice, Estados Unidos, en su estúpido deseo de traer felicidad a todos y a todos e inculcar valores democráticos generales (en países ni mental ni económicamente, no están preparados para esto), excepto la tensión y la guerra, el sacrificio y el empobrecimiento no conducen a nada.
    Como resultado, cavan un agujero, caen en él no solo ellos mismos, sino que también arrastran a otros allí.
  5. cera 16 января 2013 15: 26 nuevo
    • 1
    • 0
    +1
    Estados Unidos no quiere hacer feliz a nadie, ni siquiera tiene esto en mente. Estados Unidos quiere proteger sus intereses en todo el mundo. Para lograr esto, usaré métodos y medios antiguos que han sido probados durante siglos: para conquistar, y si no es posible, debilitar y aplastar, causar estragos y prevenir alianzas fuertes de estados no pro-estadounidenses. Apoye a los regímenes proamericanos sin importar qué. El nuevo componente es evitar que la brecha tecnológica se reduzca, por los mismos métodos antiguos: robar y comprar todo y todo lo que está conectado con las últimas tecnologías; para mantener su propio (no vender, no permitir ...), interferir por todos los medios con el progreso tecnológico de los rivales bajo varios pretextos (un vívido ejemplo de Irán), hasta ataques militares selectivos por parte de las fuerzas de sus sub-vasallos. Utilice los medios de comunicación (incluido Internet) para crear y mantener la imagen del defensor de la libertad y la democracia en todo el mundo (es decir, en la zona de sus intereses), cree imágenes de los enemigos de la humanidad (nuevo ejemplo, Siria). Armarse a un ritmo más rápido, crear lealtad o El uso de palancas económicas (embargos, etc.). Tal es la columna vertebral de las medidas que se vuelven coloridas y multifacéticas cuando se determinan puntos reales en tiempo real.