Pasado, presente y futuro de la estrategia energética de Rusia (Stratfor, EE. UU.)


La capacidad de Rusia para seguir siendo un proveedor global de energía en el futuro, así como la fuerza que el sector energético ruso le da al Kremlin, hoy en día son cada vez más dudosas. Después de diez años de exportaciones activas de energía y grandes ingresos, Rusia ha reducido los precios del gas suministrado a Europa, y los pronósticos de los ingresos de su gigante energético Gazprom han disminuido desde principios de este año.


Rusia tiene las reservas probadas de gas natural más grandes del mundo y reemplaza periódicamente a Arabia Saudita a la cabeza de la lista de los principales países productores de petróleo. Este país proporciona un tercio de la demanda europea de petróleo y gas, y comienza a aumentar las exportaciones a los mercados del este asiático que están experimentando escasez de energía. El sector energético para Moscú es más que un simple activo comercial. Durante más de un siglo, ha sido uno de los cimientos de la estabilización de Rusia y la fuente de su creciente poder. El Kremlin ha considerado que la seguridad energética es el componente principal de la seguridad nacional de Rusia, especialmente porque los cambios recientes en las tendencias globales y domésticas ponen en duda la fortaleza y la durabilidad del sector energético.

El sector energético ruso se ha fortalecido, luego se ha debilitado a lo largo de historias países La gestión de este ciclo se puso a la vanguardia de la política nacional y exterior rusa en tiempos zaristas. Y ahora esta carga histórica cayó sobre los hombros del régimen de Vladimir Putin.

Los imperativos rusos y el factor energético.

Rusia es básicamente un país vulnerable porque está rodeado de otras grandes potencias y sus fronteras no son muy convenientes para la defensa. Además, Rusia tiene un territorio enorme, en su mayoría inhóspito y deprimente, habitado por varios grupos étnicos que han estado en desacuerdo con el gobierno central de Moscú. En este sentido, enfrenta la necesidad urgente de preservar su integridad como estado y fortalecer su posición como potencia regional. Primero, Rusia debe consolidar su sociedad bajo una sola autoridad. En segundo lugar, debe extender su poder al entorno geográfico más cercano para crear zonas de amortiguamiento como defensa contra otras potencias. (La formación de la Unión Soviética es un claro ejemplo de tal imperativo en acción). Finalmente, debe usar hábilmente sus recursos naturales para asegurar el equilibrio con las grandes potencias más allá de su periferia.

Para lograr estos objetivos, Rusia a lo largo de su historia ha utilizado una variedad de medios, desde la exportación de productos agrícolas hasta las conquistas militares directas y la intimidación. Desde el final de los 1800-s, Rusia ha incluido los recursos energéticos nacionales en el inventario de medios importantes para lograr sus principales objetivos estratégicos. A mediados del siglo XX, el sector energético ruso se había convertido en uno de los principales pilares de su poder económico y político.

Los ingresos de las exportaciones de petróleo y gas muestran cómo el sector energético permitió que el Kremlin se uniera al país. Los ingresos de las exportaciones de energía comenzaron a fluir hacia la tesorería del Imperio ruso al final de los 1800. Los ingresos de exportación de las ventas de petróleo en ese momento representaron el 7% del total de los ingresos de exportación. Al final de los 1920, es decir, en la etapa inicial de la existencia de la Unión Soviética, esta cifra aumentó a 14%. Y en los años 1950, el presupuesto del estado ya estaba repuesto a la mitad por los ingresos de energía. Tal afluencia de capital fue y sigue siendo una herramienta importante para ayudar a Rusia a construir la base militar e industrial necesaria para mantener su estatus, si no global, al menos una potencia regional. Sin embargo, dado que el estado ruso se ha vuelto dependiente de los recursos energéticos, estos ingresos lo hacen extremadamente vulnerable.

Además de asegurar los ingresos de exportación, el sector energético contribuye a la creación y preservación de un estado internamente estable e industrializado. El consumo doméstico de energía en Rusia es enorme, lo que se explica por el clima muy frío que dura la mayor parte del año. Pero a pesar de la ineficiencia del sector energético, las grandes pérdidas de energía y los altos costos de su producción, las reservas internas del país le permiten a Moscú mantener precios de energía bajos para sus ciudadanos y aquellas empresas donde operan.

El sector energético también mejora la capacidad de Rusia para extender su influencia a sus vecinos más cercanos. Moscú utiliza sus recursos energéticos de diferentes maneras como una palanca de presión sobre los estados de amortiguamiento. Aquí y el control sobre la producción de energía en las regiones (que anteriormente existía en los campos petroleros de Azerbaiyán y Kazajstán), y el suministro de energía con descuento para los países vecinos, y el control sobre su infraestructura de transporte de energía. Rusia usa una estrategia similar cuando construye relaciones fuera del espacio post-soviético. Por ejemplo, este país es uno de los dos principales proveedores de recursos energéticos de Europa y, además, es el único proveedor europeo que posee grandes reservas de petróleo y gas y los ha estado vendiendo a precios bajos. El vínculo físico de Rusia con Europa y su capacidad para bajar los precios, desplazando a los competidores, se convirtieron en la base de sus relaciones con muchos países europeos.

Evolución de la estrategia energética rusa.

La utilidad de los recursos energéticos como un medio para lograr los tres objetivos principales de Rusia ha cambiado con el tiempo, porque Rusia tuvo que ajustar su estrategia en función de los cambios en la situación interna y mundial. La ventaja de Moscú es su flexibilidad en la gestión del sector energético.

La importancia de la industria energética rusa se demostró al final de los 1800, cuando la monarquía vio el enorme potencial para fortalecer el Imperio ruso, que consistía en el desarrollo a gran escala del sector energético. Sin embargo, el imperio no tenía ni la tecnología ni el capital para crear una industria energética nacional. La monarquía encontró una solución eliminando algunas restricciones a la inversión extranjera e invitando a compañías europeas y americanas a desarrollar campos petroleros en Bakú y la región del Volga. Se inició un breve período de calentamiento en las relaciones entre el Imperio ruso y muchos de sus socios occidentales, en particular con Gran Bretaña, Francia y los Estados Unidos. Todas las partes se dieron cuenta pronto: la única forma de hacer que el negocio petrolero ruso sea altamente rentable, a pesar de los altos costos asociados con el clima severo y las vastas distancias, es aumentar la producción. A principios de siglo, el Imperio ruso explotó el 31% de las exportaciones globales.

A medida que aumentaba la importancia del sector energético ruso, se hizo evidente que estaba muy afectado por la estabilidad interna de Rusia. Los bolcheviques a principios del siglo XX utilizaron el sector energético en sus intentos por derrocar a la monarquía. Las regiones productoras de petróleo eran los principales centros de actividad de los bolcheviques, porque la industria minera era uno de los pocos en los que los trabajadores estaban bien organizados. Además, los bolcheviques utilizaron una red de ferrocarriles, que transportaban petróleo, para distribuir materiales de propaganda en todo el país y en el extranjero. En el año 1904, cuando el imperio reprimió brutalmente un levantamiento en San Petersburgo, los manifestantes bolcheviques prendieron fuego a los campos petroleros en Bakú. Esto resultó en una reducción de dos tercios en las exportaciones petroleras rusas. Moscú y los mercados extranjeros se han dado cuenta de la fuerza con que las exportaciones de petróleo de Rusia dependen de su estabilidad interna.

La estrategia energética rusa moderna comenzó a tomar forma después del final de la Segunda Guerra Mundial. Cuando la Unión Soviética se convirtió en uno de los dos hegemones mundiales, dominando una Europa dividida, Moscú decidió que ahora nada podría impedirle establecer su dominio en el campo de la energía global. Entre 1950 y 1960, la producción de petróleo en la URSS se duplicó, y la Unión Soviética se convirtió una vez más en el segundo estado productor de petróleo del mundo y el principal proveedor de este combustible para Europa oriental y occidental. Los ingresos de las exportaciones de petróleo nuevamente representaron casi la mitad de las exportaciones totales de la URSS.

Dado que la Unión Soviética producía petróleo en grandes cantidades, y el costo de la mano de obra bajo el sistema soviético era bajo, Rusia podía vender su petróleo a precios que eran casi un 50% más bajos que en el Medio Oriente. Al vender petróleo a precios de descuento a los países del bloque soviético, y luego a Europa occidental, Moscú debilitó los regímenes occidentales y fortaleció su posición en su propia periferia. La CIA calificó esta estrategia de ofensiva económica soviética. Era más importante para los soviéticos no ganar dinero (aunque también ganaban dinero), sino formar su esfera de influencia, debilitando a Occidente. Dicha estrategia conllevó costos considerables, ya que Moscú recibió menos ingresos de los que podía, y el petróleo produjo ineficientemente, agotando rápidamente sus campos.

En 1970, los precios del petróleo subieron hasta los cielos debido a una serie de crisis que se produjeron principalmente en el Medio Oriente. Al mismo tiempo, Rusia ya comenzó a sentir lo difícil que es mantener a la enorme Unión Soviética sobre sus hombros. El régimen del líder soviético, Leonid Brezhnev, se enfrentó a una opción: aprovechar los altos precios mundiales, elevarlos para Europa del Este y obtener beneficios económicos, o continuar subsidiando el bloque del Este, atándolo a Moscú y sin dejar que piense en otras fuentes de energía. Fue una elección entre dos deberes inmutables: mantener la estabilidad interna en la URSS y preservar la zona de amortiguamiento. Como resultado, Moscú decidió defender sus intereses y en 1975, elevó el precio del petróleo a sus clientes. Luego los elevó de acuerdo con el aumento de los precios en los mercados mundiales. Para 1976, los precios del petróleo en el bloque oriental casi se duplicaron. Se mantuvieron más bajos que el mundo, pero se elevaron lo suficiente como para obligar a algunos países del bloque a tomar préstamos.

Las propinas hasta la mitad de 1980-s trataron de mantener un alto nivel de ingresos por la venta de energía. Durante este período, debido a tales ventas, la URSS recibió casi la mitad de las ganancias en divisas. Pero en medio de 1980, los soviéticos recibieron un doble golpe cuando los precios del petróleo cayeron en picado y Occidente impuso un embargo al petróleo soviético, razón por la cual Arabia Saudita llenó los mercados con su combustible. Además, la Unión Soviética se retrasó significativamente con respecto a Occidente en tecnología, especialmente en energía y agricultura. En respuesta, a partir de 1985, la Unión Soviética comenzó a moverse hacia una economía de mercado en el campo de la energía, aumentó los precios para los países del bloque del este, exigió pagar combustible en divisas y permitió a las empresas extranjeras regresar a su sector energético.

Pero los cambios en la estrategia rusa fueron superficiales y tardíos. Con su ayuda, no pudieron evitar el colapso de la Unión Soviética. Durante una década, después del colapso del bloque soviético, el sector energético de Rusia se encontraba en un estado de caos. Comenzada bajo Mikhail Gorbachev en los 1980, la liberalización de la energía tomó formas extremas cuando Yeltsin gobernó el país en 1990. Como resultado, la minería se redujo a la mitad, mientras que el sector energético ruso se dividió entre las corporaciones extranjeras y la clase de oligarcas rusos que se estaban fortaleciendo en ese momento.

La situación cambió en 2000, cuando Vladimir Putin llegó al poder. Una de las primeras tareas en la agenda de Putin como parte de la estabilización del país fue la consolidación del sector energético bajo control estatal. Esto significó un cambio radical en la política liberal, iniciado dos décadas antes. El gobierno esencialmente nacionalizó la mayor parte del sector energético, poniéndolo bajo el control de los tres colosos estatales: Gazprom, Rosneft y Transneft. El Kremlin comenzó a negociar de forma más agresiva al celebrar contratos de suministro con las antiguas repúblicas soviéticas y con Europa. Los obligó a comprar grandes volúmenes a precios extremadamente altos, porque estos compradores no tenían suministros alternativos. El Kremlin también comenzó a cortar los suministros a algunos mercados, tratando de influir en otras negociaciones políticas. Al mismo tiempo, culpó al cese de suministros en los estados de tránsito que crean problemas, como Ucrania.

Aunque la estrategia energética de Moscú se ha vuelto bastante agresiva, ha ayudado a fortalecer y estabilizar a Rusia. Los ingresos por la venta de recursos energéticos en Rusia comenzaron a crecer rápidamente gracias al aumento de los precios mundiales del petróleo y los altos precios del gas natural, que el Kremlin ha establecido para Europa. Rusia tiene fondos adicionales que comenzó a invertir en las esferas política, social, económica y militar. La política energética también ayudó a Moscú a fortalecer su influencia en el espacio postsoviético y obligó a Europa a retirarse y abandonar la oposición al renacimiento de Rusia. Por supuesto, esas crisis financieras que arrasaron a Europa y Rusia en 2008, le recordaron a Moscú lo mucho que necesita a sus mayores compradores de energía cuando los precios del petróleo caen y la demanda comienza a disminuir.

Problemas de mantenimiento de la energía rusa.

Más que nada, a Rusia le preocupa su dependencia de las fluctuaciones en los precios de la energía. Dado que el presupuesto ruso se repone a la mitad con la venta de recursos energéticos (la proporción de petróleo en esta cantidad es 80%, y la proporción de gas natural es 20%), el estado puede verse seriamente afectado si los precios de la energía caen. El Kremlin ya ha reducido sus previsiones presupuestarias para los precios del petróleo de 119 a 93 dólares por barril, aunque incluso a este precio el gobierno está asumiendo muchos riesgos. Stratfor no predice los precios del petróleo, pero los patrones históricos muestran que las grandes crisis internacionales y los cambios en el consumo y la producción mundiales tienen un efecto significativo en los precios del petróleo y en los ingresos de Moscú, contribuyendo a la desestabilización del país.

Los ingresos de las exportaciones de gas natural también están ahora en cuestión. Europa, que es el mayor consumidor de combustible de Rusia, está comenzando a recibir gas de otras fuentes, por lo que el Kremlin se ha visto obligado a reducir los precios en los últimos meses. Este año, Gazprom puede reducir los precios a los consumidores europeos por un monto total de 4,7 mil millones de dólares, que es aproximadamente el 10% del ingreso neto de la corporación.

En su forma actual, el sector energético ruso está bajo una gran carga. La consolidación de la industria bajo el control de dos grandes corporaciones estatales le dio al Kremlin muchas ventajas. Pero luego de diez años de tal consolidación, las debilidades comenzaron a acumularse en la industria. El gigante del gas ruso Gazprom, sin ninguna competencia, se está quedando atrás en tecnología y se considera una empresa desfavorable para la inversión extranjera. El gigante petrolero ruso Rosneft ha comenzado recientemente a convertirse en un importante monopolista, como Gazprom, y por lo tanto puede caer en una trampa similar. Dado que para la implementación de proyectos energéticos futuros, Rusia necesitará tecnologías más avanzadas (porque deben implementarse en lugares remotos y en condiciones climáticas adversas) y más capital, Gazprom y Rosneft necesitan modernización e inversión extranjera.

La corrupción también es un factor importante. Según diversas estimaciones, Gazprom, debido a la corrupción y la ineficiencia en el trabajo, pierde 20 para 40 por ciento de sus ingresos. Rosneft tiene problemas similares. Tales pérdidas serían aceptables si los ingresos de Moscú provenientes de la venta de recursos energéticos se mantuvieran en el mismo nivel alto. Pero si los precios bajan en el futuro, o si aumentan los costos de mantenimiento y expansión del sector energético, tales pérdidas ya no serán aceptables. El Kremlin está investigando las estructuras de Gazprom, pero dado que la corrupción en Rusia ha estado muy extendida a lo largo de su historia, no puede hacer mucho para eliminar las violaciones en su empresa de gas.

Además, la dependencia de Europa de la energía rusa está disminuyendo. La escasez de gas que toda Europa enfrentó durante las crisis ruso-ucraniana 2006 y 2009 se ha convertido en un sombrío recordatorio de la vulnerabilidad de los países europeos y su dependencia de las exportaciones de gas de Rusia. Los países europeos, actuando de manera unilateral y a través de la Unión Europea, comenzaron a desarrollar estrategias que les permiten reducir la vulnerabilidad de Europa a las disputas entre Moscú y los países de tránsito, y su dependencia general de los suministros de energía de Rusia.

Una de las áreas en el marco de dichos esfuerzos fue la creación acelerada de empresas e instalaciones nuevas y modernas que garantizan la importación de gas natural licuado. Debido a esto, algunos países, y sobre todo Lituania y Polonia, tendrán la oportunidad de importar gas natural de los países proveedores de todo el mundo, evitando la influencia del apalancamiento tradicional ruso, que es el paquete físico. Esto es especialmente importante en vista del desarrollo acelerado de fuentes de gas no convencionales en el mundo, en particular, las reservas de esquisto en los Estados Unidos. Otro intento en esta dirección es el desarrollo de un proyecto de gasoducto a través del cual se suministrará gas natural no ruso al mercado europeo. Si bien este intento es menos exitoso hoy, en el futuro reducirá la dependencia de Europa del gas natural ruso.

Además, un conjunto de medidas paneuropeas, incluido un tercer paquete energético, proporciona a los estados miembros de la UE herramientas políticas y legales para debilitar el dominio de Gazprom en las cadenas de suministro relevantes de gas natural. Este mecanismo común permite a los países europeos oponerse más firmemente a ciertas prácticas comerciales que consideran monopólicas. El último ejemplo fue la investigación de la Comisión Europea sobre la estrategia de precios de Gazprom en Europa Central. Debido a estas medidas, así como a los esfuerzos financiados por la UE para crear gasoductos de conexión entre los países de Europa Central, se vuelve más difícil utilizar los mecanismos de fijación de precios del gas como una herramienta de política exterior. Este es un cambio importante en la última década. Anteriormente, Moscú, como recompensa por los lazos más estrechos con Rusia, redujo los precios del gas para los países (por ejemplo, Bielorrusia), al tiempo que los incrementaba a los estados que lo desobedecían (por ejemplo, los países bálticos).

Finalmente, Rusia enfrenta otra perspectiva simple pero más bien sombría: la intensificación de la crisis financiera y política en Europa conducirá a una reducción del consumo de energía en el continente, o al menos evitará el crecimiento del consumo en la próxima década.

El siguiente paso de Rusia

La administración de Putin es muy consciente de los desafíos planteados por el sector energético ruso. Los intentos de Rusia en la última década de reducir su dependencia de las exportaciones de energía a través del desarrollo industrial acelerado no han sido coronados con un éxito particular, y el país continúa vinculando su destino con los recursos energéticos. La estrategia rusa de utilizar las exportaciones de energía como una herramienta de la política exterior y un generador de ingresos a veces causa controversia. Para poder utilizar las palancas de energía en la política exterior, Moscú debe poder bajar o subir los precios, y también amenazar con un cese de suministro. Y este es un impacto muy negativo en la recepción de los beneficios de exportación.

Las condiciones globales y regionales han cambiado tanto que Moscú tiene que elegir entre la política exterior y los aspectos económicos de su estrategia energética, determinando sus prioridades. Y ella definitivamente decidió que ganar ingresos es mucho más importante. El Kremlin ha comenzado a desarrollar un conjunto de medidas diseñadas para adaptar el país a los cambios que ocurrirán en los próximos veinte años.

Primero, Rusia está tratando de eliminar la peligrosa incertidumbre que existe en sus relaciones con los países clave de tránsito, que siempre le han permitido suministrar energía a Europa. La construcción de una terminal petrolera en Ust-Luga en el Mar Báltico permitirá a Rusia evitar el sistema de tuberías de Bielorrusia, suministrando petróleo y productos derivados directamente a los consumidores. La construcción del gasoducto Nord Stream bajo el Mar Báltico y luego el South Stream a través del Mar Negro le dará a Rusia la oportunidad, si es necesario, de bombear gas sin pasar por los sistemas de transporte de Ucrania y Bielorrusia. Estos dos ductos proveerán principalmente suministros de gas a grandes consumidores europeos en Alemania e Italia, con los cuales Rusia busca mantener relaciones de asociación estratégica a largo plazo.

Estos sistemas de derivación permitirán que Rusia suministre gas a sus principales compradores europeos, gracias a lo cual Moscú recibirá continuamente tan importante por sus ingresos provenientes del suministro de energía. Una estrategia tan flexible de las exportaciones de energía privará cada vez más a Minsk y Kiev de las palancas de influencia en Moscú, y Rusia obtendrá oportunidades adicionales para convertir a Ucrania y Bielorrusia en estados intermedios vasallos. Este es uno de los pocos objetivos políticos que Moscú aún pretende perseguir como parte de su estrategia energética.

Además, Moscú está adaptando su estrategia energética a las nuevas condiciones, cuando los consumidores europeos aumentan las medidas de diversificación y liberalización. Gazprom ha comenzado a ampliar su política de descuentos en el precio del gas, que solía mantener exclusivamente para socios estratégicos, como Alemania e Italia. El Kremlin entiende que su única esperanza de preservar los ingresos del gas frente a una posible revolución mundial en la producción de gas de esquisto son los contratos a largo plazo con consumidores a precios competitivos. Moscú continuará demostrando que puede ofrecer grandes volúmenes garantizados y suministros de bajo costo a los compradores europeos que los proveedores de gas natural licuado rara vez pueden pagar.

Finalmente, Rusia presta gran atención y asigna importantes fondos para desarrollar vínculos con los mercados de energía en crecimiento de Asia oriental. Diversifica sus exportaciones, asegurando en caso de que aumenten los problemas en el mercado europeo. En todas las estrategias que Rusia pretende seguir en la próxima década, hay una cosa en común: requerirán grandes fondos para su implementación. El oleoducto ESPO (Siberia Oriental - Océano Pacífico) solo costará casi 15 miles de millones de dólares. A pesar de las consecuencias negativas de la crisis financiera de 2009 del año, Rusia todavía tiene enormes reservas financieras diseñadas para implementar proyectos de gran envergadura. Pero estas herramientas no son infinitas.

Parece que el Kremlin es consciente de los desafíos y desafíos que Rusia enfrentará en los próximos veinte años, cuando el próximo ciclo de energía llegue a su fin. A diferencia de Brezhnev y Gorbachev, Putin ha demostrado su capacidad para desarrollar cambios efectivos en las políticas y estrategias de la industria energética rusa. El hecho de que Rusia sea muy dependiente de los precios del petróleo todavía preocupa a Moscú. Pero hasta ahora Putin tiene éxito con una respuesta proactiva a los cambios externos en el consumo de energía y en la estructura de la producción, especialmente aquellos que afectan el mercado del gas en Europa. Sin embargo, la sostenibilidad y la viabilidad a largo plazo del modelo al que se dirige Rusia aún está en duda.
Ctrl enter

Notó un error Resalta texto y presiona. Ctrl + Enter

19 comentarios
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe para registrarse.

Уже зарегистрированы? iniciar la sesión

  1. Magadan 15 archivo 2013 07: 19 nuevo
    • 14
    • 0
    +14
    Sí, ya escuchamos todo eso. Y tenemos osos borrachos jugando balalaika en el invierno en un parque de la ciudad.
    Rusia, significa a expensas de la energía ha aumentado? Sí, y "desde el año 1800"? riendo El autor probablemente no sabe que en esos años solo era posible vender leña como energía.
    En cualquier caso, no importa a expensas de lo que levantamos, es importante que no se deba al trabajo esclavo de los negros y la masacre de los indios, seguido del robo de sus territorios.
    1. esaul 15 archivo 2013 07: 36 nuevo
      • 4
      • 0
      +4
      Cita: Magadan
      Sí, ya hemos escuchado todo eso.

      Saludos, amigo!
      Lo mismo que leer la primera frase.

      La capacidad de Rusia para seguir siendo un proveedor global de energía en el futuro, así como la fuerza que el sector energético ruso le da al Kremlin, hoy en día son cada vez más dudosas.

      - Me di cuenta enseguida que no iba a "soportar" nada especial de este artículo por mí mismo. Otra costumbre molesta a los periodistas pagados.
      Lo que más me conmueve en los eventos de hoy con respecto a la nueva panacea para el gas de las ballenas minke (gas de esquisto que da vida) es su (minkeys) expectativas imprudentes y excesivamente optimistas de esta píldora. O expectativas infladas deliberadamente ... Rusia está a punto de colapsarse y los estados están llenos de contenedores de gas de esquisto engañar
      1. Gogh
        Gogh 15 archivo 2013 08: 53 nuevo
        • 1
        • 0
        +1
        esaul - Saludos, Valéry, - la siguiente frase me conmovió - cita - "La política energética también ayudó a Moscú a fortalecer su influencia en el espacio postsoviético y obligó a Europa a retirarse y abandonar contrarrestar el avivamiento Rusia ". ¡¡¡Texto simple !!! Aún así, la oposición, y no la" asistencia en el desarrollo de la democracia ", el número no pasó, está furiosa. La" dependencia "de Rusia de las exportaciones de hidrocarburos, pero ¿qué pasa con la" dependencia "de esas exportaciones? ¿Quién recibe estos hidrocarburos? La tubería tiene dos extremos ...
        He estado trabajando en el desarrollo de campos petroleros en Siberia occidental durante más de diez años, y tengo una idea de la producción de petróleo. Tengo petróleo y gas de esquisto bituminoso a un costo no menor, si no más, que los ordinarios y rentable solo en términos favorables en los EE. UU. Otra historia de terror como SDI, solo Gorbachov ya no está en el poder, no hay nadie a quien temer ...
      2. avt
        avt 15 archivo 2013 09: 27 nuevo
        • 1
        • 0
        +1
        Cita: esaul
        La capacidad de Rusia para seguir siendo un proveedor global de energía en el futuro, así como la fuerza que el sector energético ruso le da al Kremlin, hoy en día son cada vez más dudosas.

        ¿Y todo este alboroto no te recuerda la operación de la CIA con los sauditas cuando colapsan los precios del petróleo? ¡Bien, claro! Y Gazprom es ineficaz: se necesita una gestión externa y el euro se está convirtiendo en un combustible alternativo renovable. No espere, cortaremos el gas y no haré ningún comentario sobre la carta energética. Si el escenario del colapso de la URSS funcionó, ¿por qué no repetirlo? ??!
    2. donchepano
      donchepano 15 archivo 2013 08: 57 nuevo
      • 1
      • 0
      +1
      Cita: Magadan
      Tenemos osos borrachos jugando balalaikas en invierno en el parque de la ciudad.


      En en
      Artículo preparado por estos caballeros - fuflomicina
  2. Veter 15 archivo 2013 07: 29 nuevo
    • 4
    • 0
    +4
    A lo largo de su historia, Rusia ha utilizado una variedad de medios para lograr estos objetivos, desde exportaciones agrícolas hasta captura militar total e intimidación.


    Leí esta frase y tiré ... Mierda ...
    Que esperar de
    Lauren Goodrich, Marc Lanthemann
  3. nalexx 15 archivo 2013 07: 36 nuevo
    • 8
    • 0
    +8
    rodeado de otras grandes potencias
    Es eso ???
    tiene un territorio enorme, en su mayoría inhóspito y aburrido
    Qué montañas opacas de los Urales y el Cáucaso tenemos, y qué géiseres hoscos en Kamchatka am
    1. Alexander Romanov 15 archivo 2013 07: 49 nuevo
      • 7
      • 0
      +7
      Cita: nalexx
      rodeado de otras grandes potencias
      Es eso ???

      Letonia, Lituania, Estonia, Georgia, Polonia riendo
      Cita: nalexx
      tiene un territorio enorme, en su mayoría inhóspito y aburrido

      El autor en Magadan pasó 15 años, aquí vienen los recuerdos. riendo
    2. donchepano
      donchepano 15 archivo 2013 09: 00 nuevo
      • 1
      • 0
      +1
      Cita: nalexx

      (Rusia) tiene un territorio enorme, en su mayoría inhóspito y aburrido

      Tan "aburrido" que durante varios siglos todo tipo de "amigos" han subido aquí como cucarachas, incluso últimamente, no dejan ninguna esperanza para la separación y división de Siberia y otras regiones.
  4. Vladimirets 15 archivo 2013 08: 04 nuevo
    • 7
    • 0
    +7
    Si los medios importados gritan que Rusia está haciendo algo mal, su final es pronto, entonces todavía no está perdido, estamos en el camino correcto. guiño
  5. AKOL 15 archivo 2013 08: 05 nuevo
    • 0
    • 0
    0
    Un factor importante también es la corrupción. Según diversas estimaciones, Gazprom pierde del 20 al 40 por ciento de sus ingresos debido a la corrupción y la ineficiencia en el trabajo. Rosneft tiene problemas similares.

    Y aquí está la fuente del crecimiento de los ingresos. Para enviar ladrones y oficiales de corrupción para la producción de petróleo y gas, para determinar el período de tiempo en función del daño causado, el presupuesto saqueado y los altos liberales están bajando los precios nuevamente)) Está claro que no veremos nada parecido en el futuro previsible. Es una lástima.
    Y el artículo está claramente hecho a medida, tal vez alguien se asustará en el campo de los liberalistas.
  6. volkan 15 archivo 2013 08: 14 nuevo
    • 3
    • 0
    +3
    Leí que Rusia está rodeada de grandes potencias y quedé atónita. Bueno, si solo China.
    Y la perla sobre un territorio aburrido e inhóspito poblado por grupos étnicos que se peleaban entre sí ... simplemente lo terminó.
    Aunque Alexander escribió sobre esto arriba, pero de alguna manera tampoco pude resistirme.
  7. Venado Ivanovich
    Venado Ivanovich 15 archivo 2013 08: 56 nuevo
    • 1
    • 0
    +1
    Sí, ¿qué puedo decir? En muchos aspectos, el artículo es exagerado, en lugares en los que los autores recurren a mentiras descaradas, y más a menudo se dedican a interpretar los hechos a su favor, es decir, emiten juicios sesgados. El artículo es un gordo menos.
  8. CCA
    CCA 15 archivo 2013 09: 06 nuevo
    • 2
    • 0
    +2
    Sin embargo, una historia alternativa de ("Stratfor", EE. UU.) ... Y eso lo dice todo ... [/ b]
    A diferencia de Brezhnev y Gorbachov, Putin ha demostrado su capacidad para desarrollar cambios efectivos en las políticas y estrategias de la industria energética rusa.
    Pero es difícil estar en desacuerdo y es gratificante que este ("Stratfor", EE. UU.) También lo reconozca, y también me gustaría que llegue a esto ("Stratfor", EE. UU.) Y nuestros comentarios ...
  9. Waroc 15 archivo 2013 10: 42 nuevo
    • 0
    • 0
    0
    ¡Oh, cómo todos anhelan regalos, y aquí, una vez, y los rusos comenzaron a jugar según sus propias reglas, el mercado es un mercado, e inmediatamente los rusos se volvieron malos!
  10. Kostyar 15 archivo 2013 12: 51 nuevo
    • 0
    • 0
    0
    Todos estos dramaturgos nos están humillando y humillando, bueno, nada de la primavera le mostrará a alguien dónde mierda ... ¡¡¡!!!
  11. Capitán45 15 archivo 2013 23: 21 nuevo
    • 0
    • 0
    0
    Durante los autores han fumado. Por lo menos pudieron encontrar el libro de texto sobre la historia de la URSS de la edición de 80 del año para que se pueda leer (esto es sobre el tema del levantamiento en Petersburgo de la 1904 del año y otros adornos), bueno, sobre el hecho de que "todo se ha ido, el gypsum se ha ido, el cliente se va" y dice no Quiero tomar algo de esquizofrénicos, ellos viven en su loca realidad, bueno, déjalos vivir allí y no salir.
  12. invictum 16 archivo 2013 17: 24 nuevo
    • 0
    • 0
    0
    No es un artículo sino una tontería.
  13. piña
    piña 1 marzo 2013 07: 15 nuevo
    • 0
    • 0
    0
    Me gustaría saber quién arroja exactamente esos viles artículos provocativos aquí. Por supuesto, uno puede adivinar, al menos en el estilo torpe y el vocabulario de la traducción al ruso, pero aún así.
  14. apiarian1
    apiarian1 4 marzo 2013 09: 28 nuevo
    • 0
    • 0
    0
    Artículo barato