El proyecto de misiles de crucero intercontinental Ling-Temco-Vought SLAM (Pluto) (EE. UU., Año 1957-1964)

En 50, el sueño de la omnipotente energía atómica (coches atómicos, aviones, naves espaciales, todo lo atómico y todo el mundo) ya estaba conmovido por la conciencia del peligro de la radiación, pero todavía estaba en la mente. Después del lanzamiento del satélite, a los estadounidenses les preocupaba que los soviéticos pudieran estar adelante no solo en misiles, sino también en antimisiles, y en el Pentágono llegaron a la conclusión de que era necesario construir un bombardero atómico no tripulado (o misiles) que pudiera vencer la defensa aérea a baja altura. Lo que se les ocurrió se llamaba SLAM (misil supersónico de baja altitud), un cohete supersónico de baja altitud que estaba previsto que estuviera equipado con un motor nuclear de flujo directo. El proyecto fue nombrado "Pluto".


El proyecto de misiles de crucero intercontinental Ling-Temco-Vought SLAM (Pluto) (EE. UU., Año 1957-1964)

Se suponía que una locomotora del tamaño de un cohete volaba a una altura ultra baja (justo por encima de las copas de los árboles) con una triple velocidad de sonido, dispersando bombas de hidrógeno en el camino. Incluso el poder de la onda de choque de su envergadura debería haber sido suficiente para matar a personas cercanas. Además, había un pequeño problema de lluvia radioactiva: el escape del cohete, por sí mismo, contenía productos de fisión. Un ingenioso ingeniero sugirió convertir esta clara falla en tiempo de paz en una ventaja en caso de guerra: tenía que seguir volando sobre la Unión Soviética después de que se agotara el agotamiento de las municiones (hasta la autodestrucción o la extinción de la reacción, es decir, un tiempo prácticamente ilimitado).

El trabajo comenzó en 1 el 1957 del año de enero en Livermore, California. El proyecto enfrentó de inmediato dificultades tecnológicas, lo que no es de extrañar. La idea en sí era relativamente simple: después de la aceleración, el aire mismo es absorbido por la toma de aire en el frente, se calienta y se expulsa por detrás del chorro de escape, lo que proporciona tracción. Sin embargo, el uso de un reactor nuclear en lugar de combustible químico para calefacción era fundamentalmente nuevo y requería el desarrollo de un reactor compacto, no rodeado por cientos de toneladas de concreto como de costumbre, y capaz de resistir miles de millas de objetivos en la URSS. Para controlar la dirección del vuelo, se necesitaban motores de dirección que pudieran operar en un estado de alto calor y en condiciones de alta radioactividad. La necesidad de un vuelo largo con una velocidad de M3 a una altitud ultra baja requería materiales que no se fundieran ni colapsaran en tales condiciones (según los cálculos, la presión en el cohete debería haber sido 5 multiplicada por la presión en el supersónico X-15).


Para la aceleración hasta la velocidad a la que el motor Ramjet comenzará a funcionar, se utilizaron varios aceleradores químicos convencionales, que luego se desacoplaron, como en los lanzamientos espaciales. Después del lanzamiento y salida de las áreas pobladas, el cohete tuvo que encender el motor nuclear y rodear el océano (no era necesario preocuparse por el combustible), a la espera de un pedido para acelerar al M3 y volar a la URSS.

Como los modernos "Tomahawks", ella voló, siguiendo el terreno. Debido a esta y tremenda velocidad, tuvo que superar objetivos de defensa aérea que eran inaccesibles para los bombarderos existentes e incluso misiles balísticos. El gerente del proyecto llamó al cohete "palanca de vuelo", refiriéndose a su simplicidad y alta resistencia.

A medida que la eficiencia de un motor a reacción aumenta con la temperatura, el reactor 500-MW, llamado Tory, fue diseñado muy caliente, con una temperatura de operación en 2500F (más que 1600C). La empresa de porcelana Coors Porcelain Company se encargó de fabricar celdas de combustible cerámicas tipo lápiz 500000 que pudieran soportar esta temperatura y garantizar una distribución uniforme del calor dentro del reactor.

Para colocar en la parte trasera del cohete, donde se esperaban las temperaturas máximas, se probaron varios materiales. Las tolerancias de diseño y fabricación eran tan estrechas que las placas de revestimiento tenían una temperatura de combustión espontánea de solo 150 grados por encima de la temperatura máxima de diseño del reactor.

Las suposiciones eran muchas y se hizo evidente la necesidad de probar un reactor de tamaño completo en una plataforma fija. Para este propósito, se construyó un polígono 401 especial en millas cuadradas 8. Dado que se suponía que el reactor se volvería altamente radioactivo después de la puesta en marcha, una sucursal ferroviaria totalmente automatizada lo envió desde el lugar de inspección al taller de desmontaje, donde el reactor radiactivo debía ser desarmado e investigado a distancia. Los científicos de Livermore vieron el proceso en la televisión desde un granero ubicado lejos del relleno sanitario y equipados, por si acaso, con un suministro de agua y alimentos para dos semanas.

Solo para la extracción de material para la construcción del taller de desmontaje, cuyo grosor de las paredes oscilaba entre los pies 6 y 8, el gobierno de los Estados Unidos compró la mina. Un millón de libras de aire comprimido (para simular el vuelo de un reactor a alta velocidad y lanzar el RX) se acumuló en tanques especiales con una longitud total de 25 millas y fue bombeado por compresores gigantes que se extrajeron temporalmente de la base submarina en Groton, Connecticut. La prueba de 5 minutos a plena potencia requirió una tonelada de aire por segundo, que se calentó a temperatura en 1350F (732C) al pasar cuatro tanques de acero llenos de 14 con millones de bolas de acero que se calentaron con aceite quemado. Sin embargo, no todos los componentes del proyecto eran colosales: la instalación de los instrumentos de medición finales dentro del reactor durante la instalación tenía que ser realizada por un secretario en miniatura, ya que los técnicos no cabían allí.


Durante el primer 4, los principales obstáculos fueron superados gradualmente. Después de los experimentos con diferentes recubrimientos, que se suponía que debían proteger las cubiertas de los motores eléctricos de los timones del calor del chorro de escape, se encontró una pintura adecuada para el tubo de escape en la revista Hot Rod. Se utilizaron puntales durante el montaje del reactor, que luego tuvo que evaporarse cuando se inició. Se desarrolló un método para medir la temperatura de las placas comparando su color con una escala calibrada.

En la tarde del 14 de mayo, 1961, el primer PRD atómico del mundo, montado en una plataforma de ferrocarril, se activó. El prototipo Tory-IIA funcionó durante solo unos segundos y desarrolló solo una fracción de la potencia calculada, pero el experimento fue reconocido como completamente exitoso. Más importante aún, no se incendió ni colapsó, como muchos temían. El trabajo comenzó inmediatamente en el segundo prototipo, más ligero y más potente. Tory-IIB no fue más allá del tablero de dibujo, pero tres años más tarde, Tory-IIC trabajó minutos 5 a plena potencia en megavatios 513 y proporcionó empuje en libras 35000; La radiactividad del chorro fue menor a la esperada. Decenas de oficiales y generales de la Fuerza Aérea vieron el lanzamiento desde una distancia segura.

Celebraron su éxito colocando el piano desde el dormitorio de mujeres del laboratorio a un camión y yendo al pueblo más cercano, donde había un bar, cantando canciones. El director del proyecto en la carretera acompañó al piano.

Más tarde, en el laboratorio, se comenzó a trabajar en el cuarto prototipo, más potente, más ligero y lo suficientemente compacto como para un vuelo de prueba. Incluso comenzaron a hablar sobre Tory-III, que alcanzará cuatro veces la velocidad del sonido.

Al mismo tiempo, el Pentágono comenzó a dudar del proyecto. Dado que se suponía que el cohete debía ser lanzado desde el territorio de los Estados Unidos y tenía que volar a través del territorio de los miembros de la OTAN para el máximo secreto antes de que comenzara el ataque, se entendió que no era menos una amenaza para los aliados que para la URSS. Incluso antes del ataque, “Plutón” aturdiría, paralizaría e irradiaría a nuestros amigos (el volumen de la sobrecarga de vuelo de Plutón se estimó en 150 dB, para comparación, el volumen del cohete Saturn V, que lanzó el Apollo a la Luna, fue 200 dB a plena potencia). Por supuesto, los tímpanos rotos parecerán ser un pequeño inconveniente si se encuentra debajo de un cohete volador que literalmente hornea pollos en el patio de la granja sobre la marcha.

Aunque los habitantes de Livermore descansaban sobre la velocidad y la imposibilidad de interceptar el misil, los analistas militares empezaron a dudar de que un grupo tan grande, caliente, ruidoso y radioactivo оружие Puede pasar desapercibido por mucho tiempo. Además, los nuevos misiles balísticos Atlas y Titan alcanzaron el objetivo durante horas antes del reactor volador a un precio de 50 millones de dólares cada uno. La flota, que inicialmente iba a lanzar "Plutón" desde submarinos y barcos, también comenzó a perder interés después de la aparición del cohete Polaris.

Pero el último clavo en la tapa del ataúd de "Plutón" fue la pregunta más simple en la que nadie había pensado antes: ¿dónde probar un reactor nuclear volador? "¿Cómo convencer a los jefes de que un cohete no se desviará y volará por Las Vegas o Los Ángeles como un Chernobyl volador?", Pregunta Jim Hadley, uno de los físicos que trabajaron en Livermore. Una de las soluciones propuestas fue una correa larga, como un modelo de avión, en el desierto de Nevada. ("Habría sido otra correa", comenta Hadley secamente.) Una propuesta más realista fue el vuelo de los "ochos" alrededor de la isla Wake, territorio estadounidense en el Pacífico, y la posterior inundación de cohetes a una profundidad de pies 20000, pero en ese momento la radiación era suficiente temido

1 Julio 1964, siete años y medio después del inicio, se cerró el proyecto. El costo total fue de $ 260 millones de dólares que aún no se depreciaron en ese momento. En su apogeo, la gente de 350 estaba trabajando en ello en el laboratorio y 100 en el sitio de prueba de 401.


************************************************** ***********************************

Características tácticas y técnicas calculadas: longitud-26,8 m, diámetro-3,05 m, peso-28000 kg, velocidad: a la altura de 300 m-3М, a la altura de 9000 m-4,2М, techo-10700 m, rango: a la altura de 300 m - 21300 m km, a una altitud de 9000 m - más de 100000 km, ojiva - de 14 a 26 ojivas termonucleares.



El cohete tuvo que ser lanzado desde un lanzador con base en tierra utilizando impulsores de combustible sólido, que tuvo que funcionar hasta que el cohete alcanzó una velocidad suficiente para lanzar un motor atómico de un solo paso. El diseño no tenía alas, con pequeñas carinas y un pequeño plumaje horizontal ubicado de acuerdo con el patrón del pato. El cohete fue optimizado para vuelos de baja altitud (25-300 m) y estaba equipado con un sistema de seguimiento de terreno. Después del lanzamiento, el perfil de vuelo principal debía tener lugar a una altitud de 10700 m con una velocidad de 4M. El alcance efectivo a gran altura era tan largo (del orden de 100000 km) que un cohete podía realizar largas patrullas antes de que se diera una orden para interrumpir su misión o continuar el vuelo hacia un objetivo. Volando hacia el área de defensa aérea del enemigo, el cohete cayó a 25-300 e incluyó un sistema para seguir el alivio. La ojiva del misil debía estar equipada con ojivas termonucleares en la cantidad de 14 a 26 y dispararlas verticalmente hacia arriba al volar sobre los objetivos establecidos. Junto con las ojivas, el misil era un arma formidable. Cuando se vuela con una velocidad de 3M a una altitud de 25 m, el golpe de sonido más fuerte puede causar un gran daño. Además, el envío atómico deja un fuerte rastro radioactivo en el territorio del enemigo. Finalmente, cuando se consumieron las ojivas, el cohete en sí podría estrellarse contra el objetivo y dejar una poderosa contaminación radiactiva del reactor roto.

El primer vuelo tuvo lugar en el año 1967. Pero por 1964, el proyecto comenzó a plantear serias dudas. Además, hubo ICBM que podrían realizar la tarea de manera más efectiva.
Ctrl enter

Notó un error Resalta texto y presiona. Ctrl + Enter

Añadir un comentario
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe para registrarse.

Уже зарегистрированы? iniciar la sesión