Military Review

Grabados en armas

0
Investigadores modernos de la historia. armas A menudo se enfrentan a tales hallazgos, en los cuales se encuentra el nombre del propietario directo de tales armas. Los nombres o afiliaciones de una unidad militar se representan como grabados en armas. Se pueden ver grabados de alta calidad tanto en las cuchillas antiguas de Oriente Medio como en las armas pequeñas del siglo 20. Y si hace varios siglos, el grabado jugó un papel bastante banal: dar información sobre qué miembro de la clase debería haber tenido este tipo de arma, ya en el siglo 18, el grabado se convirtió en especial: nominal.

No solo empezaron a aparecer los nombres de los dueños de un determinado tipo de arma, sino también los escudos familiares, enfatizando que esta hoja (espada, pistola) fue heredada de un miembro del clan a otro, de padre a hijo.
Hasta ahora, durante las excavaciones en el campo de feroces batallas, se han encontrado armas que pueden decir mucho acerca de sus dueños. También sucede que un arma se encuentra por accidente en aquellos lugares donde no se esperaba encontrarla. Más recientemente, la construcción de una de las instalaciones deportivas en la región de Moscú reveló un mosquete único. Estaba cuidadosamente envuelto en un paño que se había deteriorado parcialmente, habiendo permanecido en el suelo durante varios siglos con el mosquete. Al bordar el resto del tejido sobreviviente y un monograma en un mosquete, fue posible establecer que esta arma única pertenecía a uno de los guerreros que se trasladaban a Moscú para apoyar al secuaz polaco allí. Por alguna razón, el dueño del arma decidió ocultarla, pero aparentemente no tuvo la oportunidad de usar su mosquete en suelo ruso. Los científicos han determinado que el mosquete se produjo en uno de los talleres europeos entre 1600 y 1610 durante años. Según algunos estudiosos, el arma pertenece a uno de los tiradores de las tropas de Jan Karol Chodkiewicz, que 1 de septiembre 1612 ocupó el monasterio de Novodevichy, pero más tarde fue derrotado por la milicia rusa y durante la retirada cerca de Vyazma se reunió con el ejército de Segismundo y Vladislav IV, que acudieron en su ayuda. Como saben, la aventura polaca en 1612 terminó en un completo fracaso, y el eco de esa guerra todavía brilla alrededor de Moscú en forma de armas.