Military Review

Instalación autopropulsada antiaérea ZA-35 (Sudáfrica)

0
Al ver los recientes éxitos de los países líderes en el campo de las instalaciones antiaéreas autopropulsadas (ZSU), la República de Sudáfrica en los años ochenta comenzó a desarrollar su propio proyecto de tal sistema. Se asumió que el nuevo vehículo de combate de diseño propio podrá llevar a cabo la defensa aérea de las tropas en la marcha y en las posiciones. Además, según algunos datos, el nuevo ZSU podría ofrecerse a terceros países.


Instalación autopropulsada antiaérea ZA-35 (Sudáfrica)


La compañía ARMSCOR, que comenzó el desarrollo de un nuevo proyecto, iba a crear una torre universal con equipos radioelectrónicos y armas adecuadas para la instalación en varios chasis. Esta característica del sistema antiaéreo, aparentemente, se ofreció tanto para ampliar el círculo de posibles compradores extranjeros, como para equipar a sus propias tropas con el número necesario de armas autopropulsadas antiaéreas en el chasis existente. Estos requisitos determinaron la apariencia del sistema antiaéreo, designado ZA-35. Cabe destacar que la torre antiaérea terminada se parece mucho a otros sistemas extranjeros de esta clase, por ejemplo, el Gepard alemán o el Marksman británico.

Todas las unidades del nuevo sistema antiaéreo se montaron en una torre relativamente grande, adecuada para su instalación en diferentes chasis. De cara al futuro, hay que decir que el prototipo ZA-35 ZSU se construyó sobre la base del vehículo blindado de ocho ruedas Rooikat. En esta realización, un prometedor cañón autopropulsado antiaéreo pasó las pruebas. Se sabe que una base alternativa para el ZA-35 podría ser un tanque T-72 de fabricación soviética y un chasis SAX G6 de Sudáfrica. La correa del hombro de la torre antiaérea permitió instalarla en varios tipos de chasis. A la luz de la composición del parque tecnológico de Sudáfrica en los años ochenta, la posibilidad de instalar una torreta en el tanque T-72 parece un intento de interesar a los compradores extranjeros.

La torreta ZA-35 se soldó a partir de placas de blindaje de varios espesores. Las láminas frontales protegidas de carcasas de calibre hasta 23 mm, y los laterales y las popas proporcionan protección contra cualquier pequeña armas en cualquier distancia. La torre estaba equipada con mecanismos de giro electromecánicos, que permitieron que 180 ° la desplegara a 4 segundos. En frente de la torre, se colocó un bloque con equipo optoelectrónico, que permitió al operador complejo monitorear independientemente el espacio aéreo y dirigir las armas hacia el objetivo. En la parte trasera de los lados de la torreta había unidades giratorias con pistolas automáticas. La parte trasera del techo de la torre se tomó bajo la detección del radar de la antena. Una característica interesante de esta antena fue su sistema de instalación. En la posición replegada, la antena "colgaba" detrás de la torre, y en la posición de combate se elevaba a una posición vertical. Si es necesario, el operador del complejo podría aumentar el rango de detección del objetivo elevando la antena en el mástil accionado hidráulicamente a una altura de aproximadamente 5 metros. Era posible levantar la antena solo mientras estacionaba.



El sistema EDR110 se utilizó como un arma de detección y control de blancos por radar. Las capacidades de este radar, según algunos datos, permitieron rastrear los objetivos aéreos a 100 y dirigir las pistolas a uno de ellos. Cuando se elevó la antena, el alcance de detección de la aeronave alcanzó 12 km, helicópteros - 8 km y objetivos en tierra - 4 km. El complejo de observación ZA-35 ZS-XNUMX también incluía un conjunto de equipos óptico-electrónicos con un telémetro láser y un sistema de transmisión de datos. Si es necesario, el arma autopropulsada antiaérea podría utilizar la orientación externa.

La pistola autopropulsada autopropulsada ZA-35 estaba equipada con dos cañones automáticos M-35 de calibre 35 mm. Las armas se colocaron a los lados de la torreta en armaduras blindadas. El sistema de instalación de las pistolas les permitió guiarse en un plano vertical que iba desde -8 ° a + 81 ° desde la horizontal. A la tasa de disparos de 550 por minuto, el cañón M-35 dispararía proyectiles a velocidades iniciales de hasta 1180 m / s. Dentro de la torre había dos tiendas de proyectiles 230 cada una. Una vez que se agotaron las municiones, el equipo pudo reemplazar ambas tiendas en 8 minutos y proceder a proteger el espacio aéreo nuevamente.



La munición ZA-35 ZSU consistía en dos tipos de carcasas de calibre 35: fragmentación altamente explosiva y perforación de blindaje. Este último podría perforar la placa de blindaje 100-mm a una distancia de los medidores 1000. Se creía que tal nomenclatura de municiones sería suficiente para destruir varios aviones y objetivos en tierra.

La tripulación autopropulsada antiaérea ZA-35 estaba compuesta por tres personas: el conductor, el comandante y el operador del artillero. Tres miembros de la tripulación debían ubicarse dentro del cuerpo blindado y la torre del vehículo de combate. El comandante y el artillero iban a recibir un conjunto de equipos que permite el control remoto de los sistemas de la torre.

La nueva unidad autopropulsada antiaérea ZA-35 en el chasis del vehículo blindado Rooikat se convertiría en uno de los tres componentes del prometedor sistema de defensa aérea militar. Además de la máquina con armamento de cañón, se planificó incluir el sistema de misiles antiaéreos ZA-HVM en el chasis Rooikat y la estación de radar. La batería antiaérea debería haber incluido tres ZSU, un sistema de defensa aérea y un radar.

La primera copia del prometedor ZSU ZA-35 se construyó sobre la base del vehículo blindado Rooikat con la fórmula de rueda 8х8. El chasis, equipado con un motor diésel HP 563, proporcionó al automóvil 34-ton un rendimiento bastante alto. Por lo tanto, la velocidad máxima al conducir en una carretera superó los 100 km / h, y el rango de crucero alcanzó los 700 kilómetros. En general, el automóvil resultó exitoso y adecuado para su uso en el ejército.



La última mención del proyecto ZA-35 se remonta a la primera mitad de los noventa. En este momento, la República de Sudáfrica atravesaba tiempos extremadamente difíciles, que afectaban la vida del país en general y la industria de defensa en particular. Según algunos informes, en este momento se construyeron alrededor de dos docenas de nuevas armas autopropulsadas antiaéreas, pero otras fuentes indican la existencia de un solo prototipo. Información exacta sobre la existencia de prototipos ZA-35 ZSU en el chasis tanque El T-72 también falta: solo hay esquemas generales para una máquina de este tipo.

El proyecto ZA-35 se cerró aproximadamente a mediados de los años noventa y, desde entonces, Sudáfrica no ha intentado crear sus propios cañones autopropulsados ​​antiaéreos. Actualmente, la artillería de pequeño calibre en las fuerzas armadas de la República de Sudáfrica está representada solo por sistemas remolcados de varios tipos de producción extranjera.




En los materiales de los sitios:
http://military-today.com/
http://pvo.guns.ru/
http://raigap.livejournal.com/
http://shushpanzer-ru.livejournal.com/
autor:
Añadir un comentario
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe login.