Military Review

Cruzar todas las fronteras: disputas territoriales en América Latina.

3
Cruzar todas las fronteras: disputas territoriales en América Latina.



Belice, Guatemala, Colombia, Venezuela, Guyana: probablemente no haya países en el continente que no tengan reclamos sobre las tierras de sus vecinos.

En comparación con otros continentes, en América Latina, los estados no experimentaron consecuencias a gran escala de los conflictos interestatales: la guerra más sangrienta en el siglo XX tuvo lugar en 1932 - 1935 entre Paraguay y Bolivia y se cobró “solo” cien mil vidas. Esta es una de las razones por las cuales, a diferencia de Europa en América Latina, no se formó un sistema, como el tipo Yalta, sobre la inviolabilidad de las fronteras y los principios de la solución pacífica. En el hemisferio occidental, todavía hay muchas disputas territoriales sin resolver y reclamaciones mutuas.

Belice y Guatemala

Una de las disputas territoriales más largas continúa durante 150 años entre Belice y Guatemala. Guatemala reclama el territorio desde el río Sarstun hasta el río Sibun con un área total de 12,8 mil kilómetros cuadrados, que es la mitad del territorio de Belice.

Durante mucho tiempo, Belice fue objeto de rivalidad colonial entre España y Gran Bretaña: hasta el siglo XVIII, existían asentamientos ingleses en la isla y funcionaban las leyes británicas, pero Gran Bretaña no declaró la soberanía sobre la región. A partir de la década de 1940, Belice recibió el nombre informal de Honduras británica. Fue solo en 1862 que el Imperio Británico declaró oficialmente a la Honduras británica como su colonia, asumiendo el cargo de vicegobernador designado en lugar del superintendente elegido por los residentes locales.

Guatemala se independizó del Imperio español en 1821 y no reconoció a la Honduras británica hasta el tratado anglo-guatemalteco de 1859, según el cual Belice fue reconocida como propiedad británica y, a cambio, el Reino Unido prometió financiar la construcción de la carretera que une Guatemala y la ciudad de Punta Gorda en Belice. Sin embargo, la carretera nunca se construyó, lo que permitió a Guatemala en 1940 declarar el incumplimiento por parte del Reino Unido de sus obligaciones. Esto llevó a Belice a convertirse en parte de Guatemala en virtud de la constitución 1945 del año.

A su vez, luego de recibir la independencia en 1981, Belice declaró que no participó en la firma del tratado entre Inglaterra y Honduras y, por lo tanto, no estaba obligada a cumplirlo. En el mismo año, el gobierno de Belice presentó una solicitud ante la Corte Internacional de Justicia, exigiendo el reconocimiento de los límites en el acuerdo 1859 del año.

El ministro de Relaciones Exteriores de Guatemala, Rafael Castillo Valdez, y el primer ministro de Belice, George Price 11 en marzo, 1981 firmaron un acuerdo para resolver el conflicto territorial, según el cual Belice es reconocida como independiente, pero Guatemala recibe ciertos poderes en la región, incluido el derecho a la libre circulación en las aguas atlánticas del país y Derecho a la construcción de tuberías. Hasta 1992, un contingente armado británico permaneció en Belice para evitar la intervención militar.

Sin embargo, en la sociedad guatemalteca, las declaraciones sobre el derecho de Guatemala a Belice continuaron a un nivel informal. Al final de su mandato como presidente, Álvaro Arsu declaró en octubre 1999 del año que Belice debería renunciar a casi la mitad de su territorio al sur del río Sibun.

Al comienzo de 2000, los conflictos en la frontera se intensificaron: en febrero, una patrulla de la policía disparó a un ciudadano guatemalteco en una reserva forestal en Belice. Poco después, se produjo un enfrentamiento armado en el condado de Toledo. Para evitar la escalada del conflicto, los países anunciaron negociaciones con la mediación de la Organización de los Estados Americanos, y en marzo 2000 acordó crear una zona neutral en la frontera.

7 Septiembre 2005 entre los países firmó un acuerdo sobre el "Establecimiento de medidas para crear confianza mutua", según el cual se estableció una disposición sobre la conducción de un diálogo para resolver el conflicto territorial. Posteriormente se firmó un tratado especial, cuyo objetivo es establecer una solución a nivel internacional que ponga fin a la cuestión territorial.

Octubre 6 2013 en ambos países debía aprobar un referéndum sobre la propiedad de los territorios en disputa. Estaba previsto que se preguntara a la población de los países sobre el consentimiento para transferir la autoridad para resolver la disputa territorial a la Corte Internacional de Justicia, cuya decisión sería vinculante. Sin embargo, Guatemala canceló unilateralmente el referéndum, citando las enmiendas de Belice a la ley de referéndum, según las cuales se considera válido solo si participa más del 60% de votantes. Según la parte guatemalteca, esto crea condiciones desiguales en la votación de ambos países, ya que no hay participación en Guatemala.

Intervención colombiana

Uno de los conflictos territoriales contemporáneos más grandes en América Latina amenazó con escalar hacia una guerra a gran escala luego de que las fuerzas del gobierno colombiano cruzaron 1 en marzo con 2008 hasta la frontera con Ecuador y la Fuerza Aérea bombardeó el campamento del grupo rebelde de izquierda de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Como resultado de la invasión, 17 personas fueron asesinadas, incluido uno de los líderes rebeldes Raoul Reyes.


Soldado ecuatoriano entre los cadáveres de miembros del grupo FARC tras el bombardeo de su campamento de la Fuerza Aérea Colombiana. Foto: Dolores Ochoa / AP


El gobierno colombiano no acordó una operación especial con Ecuador. El hecho es que Colombia (al igual que Estados Unidos y la Unión Europea) considera que la agrupación es terrorista y, por lo tanto, considera sus acciones como una operación ordinaria de lucha contra el terrorismo. Además, según las autoridades colombianas, durante la operación especial se obtuvieron documentos que confirman la participación de Venezuela y Ecuador en el financiamiento de las FARC (Venezuela y Ecuador consideran a las FARC como una fuerza política legítima y no impiden que sus miembros encuentren su territorio).

Inmediatamente después del ataque, Ecuador acusó a Colombia de violar su soberanía y rompió relaciones diplomáticas con él. El aliado ecuatoriano Venezuela, que envió a la capital con los diplomáticos colombianos y envió diez batallones a la frontera con Colombia, no se quedó al margen. El entonces presidente de Venezuela, Hugo Chávez, expresó un amplio apoyo a Ecuador y señaló que un incidente similar en la propia Venezuela habría llevado a la guerra.

El presidente colombiano, Álvaro Uribe, 4 de marzo del año, anunció que su país está presentando una demanda contra la Corte Penal Internacional por cargos de financiamiento del terrorismo y genocidio contra Hugo Chávez. En respuesta, Venezuela anunció el cierre de la frontera terrestre con Colombia, y el propio Chávez describió las acciones de los colombianos como un "crimen de guerra".

Sin embargo, ninguna de las partes estaba interesada en desencadenar una guerra en toda regla que amenazaba con convertirse en la mayor crisis geopolítica en la región en las últimas décadas. Las autoridades colombianas declararon públicamente su compromiso con los ideales de paz y orden en la región y retiraron a las tropas de la frontera, proponiendo resolver las diferencias a través de la diplomacia.

En la cumbre de los Estados de América del Sur, 8, en marzo de 2008, los presidentes de Ecuador, Venezuela y Colombia firmaron una declaración para poner fin a la crisis diplomática. El documento señaló que la parte colombiana se disculpa por las violaciones de las fronteras de Ecuador durante la operación especial contra las FARC. Aunque el acuerdo adoptado no sentó las bases para la estabilidad en la región, ayudó a prevenir el conflicto armado y continuó las negociaciones a nivel diplomático.

Lucha por el acceso al mar.

La disputa sobre la afiliación territorial de la sección costera del desierto de Atakam, rica en salitre y abierta al paseo marítimo de Bolivia, se remonta a principios del siglo XIX, cuando los estados soberanos tomaron el lugar de los reinos del Imperio español. El estatus ambiguo de este territorio como parte del Imperio español le dio a Chile una razón para comenzar a reclamarlo inmediatamente después de que Bolivia declarara su independencia en el año 1825, y luego tomar el control del sector controvertido durante la Segunda Guerra del Pacífico de los años 1879-1883. La pérdida de acceso al mar, que fue muy dolorosamente percibida en Bolivia, desde entonces ha sido discutida invariablemente durante las campañas electorales y se convierte en tema de anécdotas en Chile.

En 1975, el dictador chileno Augusto Pinochet se ofreció para arreglar histórico injusticia y regreso a Bolivia una estrecha franja de tierra paralela a la frontera peruana en el norte de Chile a cambio de territorio boliviano del mismo tamaño. Sin embargo, históricamente, el territorio propuesto por Pinochet no pertenecía a Bolivia, sino a Perú, y no podía ser devuelto a ningún otro país bajo los términos del Tratado Ancon de 1883. La imposibilidad de tal transferencia fue insistida por el dictador peruano Francisco Morales y, a su vez, propuso hacer del puerto de Arica un territorio controlado por tres estados, con lo que Chile no estaba de acuerdo.


Madre con un niño en una nube de gas lacrimógeno durante las protestas en La Passe, 2003 del año. Foto: STR / AP


El crecimiento económico de Chile fue asegurado en gran parte por el acceso a las minas de salitre que Bolivia había perdido. Luego de un fallido intento de Pinochet para resolver el conflicto, Bolivia y Chile solo conservan relaciones consulares. La disputa estalló con una nueva fuerza durante la "guerra del gas" en Bolivia 2003-2005: disturbios masivos que comenzaron debido a la decisión de las autoridades de exportar gas de campos recientemente descubiertos a través de Chile en lugar de construir una planta de procesamiento en Bolivia. Luego, Perú hizo su propia propuesta y se comprometió a dar a Bolivia una zona económica especial para 99 años y el puerto de Ilo en plena posesión. Los países hicieron un acuerdo en 2010.

El presidente boliviano, Evo Morales, quien habló por el lado de la oposición contra la construcción de un gasoducto en Chile durante la "guerra del gas", propuso recientemente cerrar las negociaciones con Chile y resolver una disputa en la Corte Internacional de Justicia de la ONU. Al mismo tiempo, Bolivia apela no a los tratados internacionales, sino a las promesas de Chile, hechas durante el proceso de negociación, pero no cumplidas. En este momento, Bolivia es uno de los dos países sudamericanos (junto con Paraguay), sin salida al mar.

Colombia y nicaragua

Durante décadas, Nicaragua y Colombia, divididas por el Mar Caribe, han continuado discutiendo sobre la propiedad de las islas volcánicas de San Andreas, Providencia y el archipiélago de Santa Catalina. A pesar de la proximidad territorial a Nicaragua, a ciento diez kilómetros de la costa más cercana a setecientos veinte de la costa noroeste de Colombia, la mayoría de las veces fueron gobernados por la república sudamericana. Antes de 1819, ambos estados formaban parte del virrey español de Nueva Granada, que en el futuro dio motivos para declarar las reclamaciones a las islas. Sin embargo, después de la independencia, las islas se unieron voluntariamente a la República de Colombia y se convirtieron en parte del departamento de Magdalena. Más de cien años después, como resultado del tratado Esguerra-Bárcenas en 1928, Nicaragua reconoció al archipiélago y a todos los territorios marinos adyacentes como miembros de Colombia, pero el punto final del conflicto fue solo a principios del siglo XXI.

La disputa territorial sobre estas islas surgió nuevamente después de que los sandinistas (socialistas) llegaron al poder en Nicaragua en 1980, quien declaró que el contrato era ilegal y sin fuerza legal. Según ellos, el documento fue firmado durante la ocupación de Nicaragua por las tropas estadounidenses, por lo que fue impuesto por otro estado y no cumple con los intereses nacionales. En respuesta, Colombia declaró que el tratado fue ratificado en 1930, cuando ya no había tropas extranjeras en Nicaragua.


Isla San Andreas. Foto: Kaveh Kazemi / Getty Images


En diciembre, 2001, Nicaragua apeló ante la Corte Internacional de Justicia, que, como resultado de un juicio de seis años, reconoció el derecho a la soberanía sobre las islas más grandes de Colombia. El presidente nicaragüense, Daniel Ortega, no estuvo de acuerdo con esta decisión, calificó la política de Colombia como imperialista y expansionista e instó a los militares de su país a estar listos para un conflicto armado. Al mismo tiempo, la decisión inicial no explicaba el estado de las fronteras marítimas y muchas islas pequeñas, también ubicadas en las aguas del archipiélago de Santa Catalina.

En noviembre, la Corte Internacional de Justicia 2012 aseguró el estado de todas las islas en disputa en el lado colombiano, al mismo tiempo cambió el límite marítimo y expandió las aguas territoriales de Nicaragua en la región al este del meridiano ochenta y dos. Mediante esta decisión, el tribunal le proporcionó a Nicaragua acceso a los depósitos de petróleo y gas que se encontraban anteriormente en la zona marina, así como a los recursos pesqueros de la región.

El veredicto fue bien recibido por las autoridades de Nicaragua, incluso el presidente Ortega lo declaró una victoria nacional. Sin embargo, Colombia se negó a cumplir con la decisión del tribunal, que causó una crisis política en el país y una caída en la calificación del actual presidente, Juan Santos. En septiembre, 2013 anunció que un cambio de frontera viola la constitución del país y no puede llevarse a cabo sin la aprobación parlamentaria y la ratificación del presidente. Así, la disputa territorial sigue sin resolverse hasta nuestros días.

Conflicto venezolano-guyanés

La disputa sobre la identidad territorial de Guyana Essequibo está arraigada en el pasado colonial. Bajo el Tratado de Münster, 1648, que reconoció la independencia de los Países Bajos de la corona española, las colonias holandesas al este del río Esequibo en América del Sur también obtuvieron la independencia de España. Posteriormente, los holandeses se asentaron en su costa occidental, las fronteras nunca se formalizaron, y en 1814, estos territorios quedaron bajo control británico. En 1811, Venezuela proclama la independencia, y desde entonces ha estado tratando de incluir a Guyana Essequibo. En los mapas oficiales de Venezuela, este territorio está sombreado como controvertido.


Mapa oficial de venezuela.


La crisis diplomática estalló en 1895, cuando Venezuela, con la ayuda de un abogado estadounidense, intentó probar que las acciones de Gran Bretaña contradecían la Doctrina Monroe de los Estados Unidos en 1823, reconociendo al continente americano como una zona cerrada a la interferencia de las potencias europeas. Se convocó un tribunal internacional (dos árbitros eran ciudadanos estadounidenses, dos eran súbditos del Imperio Británico y Fyodor Martens era un sujeto del Imperio Ruso), que, sin embargo, se pronunció a favor del Reino Unido y reconoció su derecho al 90% del territorio en disputa. Inglaterra también recibió todas las minas de oro, pero tuvo que dar a Venezuela un área de importancia estratégica en la desembocadura del río Orinoco. Venezuela trató de impugnar esta decisión del tribunal, pero fue en vano. Sin embargo, algunos abogados están de acuerdo en que hubo violaciones en el trabajo del tribunal y que Gran Bretaña y Rusia podrían concluir un acuerdo de trastienda.

En el año 1966, bajo el Tratado de Ginebra, Guyana se independizó y se convirtió en el sucesor legal del Imperio Británico. Según los documentos, el estado de los territorios en disputa debía ser determinado por una comisión especialmente convocada, sin embargo, las partes no acordaron reconocer la validez de las decisiones del tribunal internacional 1899 del año. Guyana insistió en que Venezuela debería haber probado primero la nulidad de sus fallos.

El peligro más grave para la integridad territorial de Guyana fue el levantamiento de los Rupununi en 1969, que fue rápidamente reprimido. Las autoridades venezolanas negaron su apoyo al levantamiento, aunque algunos de sus participantes encontraron refugio en el país y posteriormente obtuvieron la ciudadanía, enfatizando el hecho de que nacieron en el territorio de Guyana Essequibo, legítimamente propiedad de Venezuela. En 1970, los países firmaron una moratoria de doce años sobre las demandas de Venezuela para el retorno de este territorio. En 1983, se tomó la decisión de no extenderlo, pero las relaciones diplomáticas de los dos países, a pesar de los conflictos que ocurren de vez en cuando, permanecen.
autor:
Originador:
http://rusplt.ru/world/territorialmie-spory-9375.html
3 comentarios
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe login.
  1. sluganska
    sluganska Abril 23 2014 09: 37
    +1
    todo está bien donde no estamos
  2. Suvorov000
    Suvorov000 Abril 23 2014 09: 41
    +1
    Siento que pronto en América del Sur comenzarán grandes revelaciones, y la gente allí estará caliente en el sur))
    1. Serg 122
      Serg 122 Abril 23 2014 11: 43
      0
      y la gente allí es sureña))
      ¿Qué dijo Shura Karetny? "¡Todos esos problemas en los países cálidos surgen por el sobrecalentamiento de los huevos! ¿Has oído hablar de la Gran Revolución de Chukotka? Y no lo oirás. Allí (en Chukotka) la gente tiene otros problemas. Por lo tanto, se dieron cuenta de que: un poco sobrecalentado, para el fútbol, ​​un poco más de calor, ¡un carnaval! En Vivo ... " riendo
  3. El comentario ha sido eliminado.
  4. 52
    52 Abril 23 2014 18: 37
    +3
    Queridos autores se han olvidado de la guerra entre El Salvador y Honduras, ¡la guerra del fútbol! Debido a la pérdida de un equipo, murieron un total de unos 3000 "aficionados". La esencia de los conflictos radica muy profundamente: aquí hay motivos religiosos, ya que la Iglesia Católica es multifacética, y hay tendencias e interpretaciones allí "como pulgas en una parrilla", y el temperamento increíble y al mismo tiempo la agresividad de la población local, y la amabilidad y el peculiar espíritu de clan de los lugareños, y, qué hay, un "cóctel ardiente" del internacional local: indio-español-portugués-alemán-holandés-otra vez español-Dios entienda quién es un recién llegado-nacionalista, en un horario yendo a la iglesia-vendiendo drogas-pero piadoso, cruel, pero romántico, bailando sambuo - que creó los "escuadrones de la muerte", el creador de "Embraer", pero vive en los tugurios, besándome en los labios en un festival en Moscú - y escribiendo en una carta cinco años después - "No vengas, nos traicionaste, nosotros mismos daremos a luz en Cuba sin usted, si quiere escribir una respuesta, escriba en "inglés" ". Ella es tan LATINOAMÉRICA, ¡¡¡Ella es DIFERENTE !!!
  5. Siberalt
    Siberalt Abril 23 2014 23: 24
    0
    ¡Bueno, esto está al lado de los pi * ndos! ¿Y qué necesitan en Ucrania? No pasa mucho tiempo antes de que el cerebro "colapse".