Israel-Kurdistán: Nueva Alianza del Medio Oriente

Israel-Kurdistán: Nueva Alianza del Medio Oriente


Los kurdos siempre han sido los aliados naturales de los judíos; Hoy están unidos por un enemigo común: el islam fundamentalista.



Israel y los kurdos están "condenados" a cooperar. La base de esto es un siglo de amistad mutua, el destino similar de los marginados, el odio a los vecinos y, lo que es más importante, el enemigo común y mortal frente al islam fundamentalista.

El tren no irá más lejos ...

... Por la mañana, 31 de mayo 2007, en la provincia turca de Bingel, estalló una poderosa explosión: un tren que voló de Irán a Siria voló cuesta abajo.

Al llegar a la escena, la policía turca encontró los autos destrozados y en ellos una carga inesperada: toneladas de municiones, lanzacohetes, misiles 300, ametralladoras, ametralladoras y municiones.


Mustafa Berzani.


Según la versión oficial, el tren fue volado por separatistas kurdos. La pregunta de por qué los separatistas kurdos no habían atacado los trenes de mercancías antes de ese momento tenía que volar el tren, y cómo sabían que había оружиеpermanece abierto. Sin embargo, en los medios de comunicación turcos comenzaron a circular informes de que estas coincidencias no eran de ninguna manera accidentales. El tren llevaba armas al Líbano, y no solo al Líbano, sino a Hezbolá. Pero los kurdos no sabotearon al azar, sino de acuerdo con las "pautas" de los servicios especiales israelíes, el "Mossad". Y no por "solo eso", sino por asistencia militar e información de inteligencia.

Más sobre esto historias El mundo nunca ha aprendido nada, ya que prácticamente no sabe nada acerca de la alianza tácita entre los dos "marginados" de Oriente Medio: Israel y los kurdos.

Mientras tanto, esta alianza, oculta a los puntos de vista de observadores externos, determina cada vez más el curso de la historia reciente de Oriente Medio.

Memoria y dolor: víctimas del odio y la traición.

La base de la confianza entre las naciones está en gran parte establecida por la historia de sus relaciones. En nuestro caso, esta historia no está marcada por lesiones o insultos mutuos. Antes del surgimiento de Israel, más de 20 de miles de judíos vivían en Irak, concentrándose principalmente en Kirkuk, Mosul, Sulaymaniyah y Erbil; en Irán - sobre 12 miles. Los historiadores creen que entre los judíos kurdos hay muchos descendientes de prosélitos, residentes del reino de Adiaben (el área de la actual Erbil), que adoptaron en el siglo I dC Judaísmo

Cierto o no, en cualquier caso, los judíos de Kurdistán existían en paz y prosperidad, que la mayoría de sus familiares podían envidiar, no solo en Europa, sino también entre los árabes. Prácticamente no conocían el acoso, los pogromos y el bullying; no fueron obligados, como en muchos países cristianos y estados del Califato, a usar vendas degradantes, no fueron encerrados en el gueto y no fueron intimidados por la difamación. Hubo reglas inmutables entre los líderes de los clanes kurdos y las comunidades judías, que se observaron estrictamente de generación en generación: los judíos están bajo el patrocinio de los príncipes kurdos y, a cambio, les brindan un apoyo incondicional. No solo era vasallo, sino también amistoso y hasta familiar. Se sabe que los líderes kurdos más grandes favorecieron a los judíos e incluso entraron en uniones dinásticas con ellos. Mercaderes judíos influyentes a veces actuaban como mediadores para resolver conflictos entre los otomanos y los líderes tribales kurdos, mientras que los jeques del clan Barzani más influyentes estaban vinculados por una amistad cercana con el patriarca de la comunidad judía de Eliyahu Khawaja Kinno.



Los rabinos en Bagdad en los siglos XVII-XVIII fueron los descendientes de la familia Barzani-Adoni, y en Mosul, incluso en el siglo XX. Estas relaciones especiales fueron cuidadosamente fomentadas por ambas partes y se conservan hoy, después de haber sobrevivido a muchos juicios. La familia de Eliyahu Kinno apoyó el centro comercial mustafa Barzani, que estaba tratando de crear un estado nacional kurdo, la República de Mekhabad, en 1946 (duró menos de un año).

Después de la creación de Israel, los judíos fueron expulsados ​​por una ola de nacionalismo árabe de países donde vivieron durante miles de años. Fueron obligados a irse y Kurdistán, que se convirtió en parte de Irak, pero su partida, a diferencia de sus contrapartes en Medio Oriente, desde Yemen a Marruecos, no se convirtió en una experiencia dolorosa, no acompañada de pogromos, extorsión o privación de bienes. Además, los refugiados judíos del Kurdistán informaron que los clanes kurdos ayudaron y apoyaron a los refugiados.

Sin embargo, los propios kurdos se encontraban en una situación no menos desastrosa que los judíos. No pudieron resistir el renacimiento árabe y se convirtieron en una nación deshonesta, privada de su país, dividida entre cuatro estados: Irak, Irán, Siria y Turquía. Y si los judíos simplemente fueron expulsados ​​de sus países de residencia, los kurdos se convirtieron en personas de segunda categoría, "judíos del Medio Oriente".


Calle de la ciudad de Halabja tras el ataque químico iraquí.


Sus intentos de obtener la independencia fueron brutalmente reprimidos por los turcos, Saddam Hussein y Assad, y la operación Anfal para exterminar a los kurdos con armas químicas, liderados por el hermano de Saddam, Ali Hassan al-Majid, apodado Ali Ali, a los que llamaron el "Holocausto kurdo". Luego, en mayo, 1987, en la provincia de Erbil, y luego, en el sur de Sulaymaniyah y en las regiones de Yakhsomer y Halabja, fue destruido por bombas con yperite, sarin y manada sobre 200 miles de kurdos. Otros 700 mil fueron llevados a campamentos temporales. Las aldeas e incluso las grandes ciudades (la ciudad de Kala-Diza, por ejemplo, con una población 70-mil) fueron eliminadas. No había dónde esconderse, era imposible correr, porque Carreteras bloqueadas por tropas de las fuerzas especiales. El gas se arrastraba por el suelo y los niños fueron los primeros en morir a causa de él. Como en el caso de los judíos, la comunidad internacional fingió que no pasaba nada.

Ambas naciones se convirtieron en víctimas de la manipulación política y la traición de Occidente. Como los judíos fueron traicionados por los británicos en el 30-40 del siglo pasado, los kurdos fueron entregados a Londres para que los vecinos los destrozaran, aunque se les prometió la independencia. El petróleo y el nacionalismo árabe demostraron ser más fuertes que el código de honor de los caballeros. Y así como los británicos brindaron toda la ayuda posible (aunque no tuvieron éxito) a la legión jordana en la guerra del año 1948 contra Israel, también ayudaron a los iraquíes a ajustar cuentas con los kurdos rebeldes.

Esta siniestra analogía jugó un papel importante al reunir a los dos pueblos antiguos: ambos se dieron cuenta de que el ambiente árabe los odiaba, que no debían depositar sus esperanzas en el mundo civilizado, y que las armas son la única forma de proteger a su pueblo y su futuro.

Miel y alquitrán

La doctrina de Ben-Gurion, el primer primer ministro israelí y el padre fundador del estado judío, se basó en la idea de que un Israel solitario y aislado debería buscar aliados en la periferia del mundo árabe. Los kurdos, como nadie más, se acercaron a este papel. En 50, el conocido político de derecha Rehavam "Gandhi" Zeevi fue un partidario activo del acercamiento con los kurdos.

Con 60-70, Israel establece una relación de confianza con los líderes de los clanes kurdos en Irak. Según el ex agente del Mossad, Eliezar Zafrir, asesores militares israelíes en la sede de Molla Mustafa Barzani (padre del actual líder de los kurdos, presidente del gobierno regional autónomo kurdo Massoud Barzani) entrenaron fuerzas kurdas en 1963-75 años, les suministraron armas y sistemas de defensa aérea. . Hace algún tiempo, la televisión israelí en un informe sobre las relaciones kurdo-israelíes mostraba fotos tomadas en 60. En ellos, Mustafa Barzani fue capturado de pie en un abrazo con Moshe Dayan, el legendario comandante israelí. Se sabe que el oficial del "Mossad" Sagi Chori no solo era el ayudante más cercano de Barzani Sr., sino también su amigo cercano, y participó en las acciones militares de los kurdos contra el ejército iraquí en el 60-s.

En 1980, Menachem Begin admitió públicamente que Israel proporcionó a los kurdos no solo ayuda humanitaria, sino también ayuda militar, envío de asesores y suministro de armas.

La colaboración llega al nivel diplomático y se vuelve realmente invaluable para los kurdos en el momento del peligro mortal para ellos: la Operación Tormenta en el Desierto en 1991. Habiendo sufrido una vergonzosa derrota, Saddam derribó todo el poder de su aparato represivo sobre grupos recalcitrantes de la población: los chiítas y los kurdos. Los Estados Unidos no interfirieron con las acciones del tirano, quien fue llevado de regreso a la celda, pero no quiso ser eliminado físicamente, y en el aire nuevamente fue retirado, como durante la Operación Anfal, con sarín.


Resistencia kurda durante la invasión de Sulaimaniyah por la Guardia Republicana Iraquí. Foto: Burhan Ozbilici / AP


Forzado a luchar por la supervivencia física, el "carnicero" en Bagdad perdió los últimos remanentes de prudencia. La Guardia Republicana avanzó a las fronteras de Kurdistán, y las unidades punitivas capturaron Suleymaniyah. Los kurdos amenazaron con el genocidio, casi dos millones de personas abandonaron Kirkuk, Erbil y Sulaymaniyah. En ese momento, la Jerusalén oficial defendió a sus aliados. Las organizaciones judías, con la participación del gobierno israelí, presionaron activamente por los intereses kurdos; Israel, a través de Turquía, comenzó a suministrar ayuda humanitaria a los kurdos, y el primer ministro Yitzhak Shamir llamó abiertamente a la reunión con el secretario de Estado James Baker para defender a los kurdos. El hecho de que, al final del día, los Estados Unidos y sus aliados decidieron no muy ansiosamente declarar al Kurdistán iraquí (el territorio al norte del paralelo 36) como una zona cerrada no fue el logro más pequeño de Israel.

Sin embargo, no todo y no siempre fue suave en la relación entre viejos amigos. En 1999, la amistad se vio opacada por la decisión de Israel de extraditar al líder del Partido de los Trabajadores Kurdos, Abdullah Ocalan, a Turquía. Israel veía a Turquía como un poderoso aliado estratégico, y, de hecho, en ese momento era así: las relaciones con los kurdos se sacrificaban primero por consideraciones geopolíticas.

En febrero, 1999, Öcalan, con la participación del "Mossad", fue secuestrado por los servicios especiales turcos de Kenia, y el papel de Israel se convirtió en "una mosca en el ungüento", que durante algún tiempo envenenó las relaciones entre los socios. Una ola de protestas masivas de kurdos se extendió por las ciudades europeas, y en Berlín, donde vive una importante comunidad kurda, los manifestantes enojados incluso intentaron asaltar la embajada israelí.

Pasaron varios años antes de que la herida infligida a los kurdos fuera curada, y las viejas simpatías e intereses mutuos prevalecieran sobre el insulto. Ya en 2004, los medios israelíes informaron sobre contactos no oficiales entre los kurdos de Irak y el Mossad. Pasó un tiempo, y Massoud Barzani, líder del Partido Demócrata de Kurdistán y jefe de la Unión Patriótica de Kurdistán, Jalal Talabani (ahora presidente iraquí) por un lado, y el Primer Ministro israelí Ariel Sharon, por el otro, reafirmaron públicamente su compromiso con la amistad tradicional entre los dos pueblos.


Abdullah Ocalan. Foto: Servicio de inteligencia turco / AP


Los kurdos no ocultaron el hecho de que consideran a Israel como un socio estratégico. En junio, 2005, Masoud Barzani, declaró que no ve obstáculos para el establecimiento de relaciones diplomáticas con Israel. "La relación entre los kurdos e Israel no es un delito, especialmente porque muchos países árabes mantienen contacto con el estado judío", dijo en una entrevista con Saudi El-Hayat.

Las guerras invisibles del Kurdistán

Sin embargo, a pesar de las declaraciones públicas, ninguna de las partes iba a revelar las tarjetas. El cómo, dónde y hasta qué punto cooperan ambas partes sigue siendo un misterio, y lo que se sabe no es ni siquiera la punta del iceberg, sino solo una parte de él. Según los medios de comunicación occidentales, los instructores israelíes de las fuerzas especiales de Mystarvim ("pseudo-árabes") entrenan a la milicia kurda "Peshmerga" en el Kurdistán iraquí (desde 50 a 75 miles de combatientes), entregan armas a los kurdos y al mismo tiempo rastrean al principal enemigo desde el territorio kurdo - Irán. La tarea de los aliados se ve facilitada por la presencia de una gran comunidad de judíos kurdos en Israel que conocen el idioma y las costumbres de los kurdos.

En 2004, un periodista estadounidense Seymour Hersh afirmó en un artículo en el New Yorker que los israelíes habían formado fuerzas especiales kurdas capaces de reunir información de inteligencia, sabotaje y operaciones especiales en Irak, Irán y Siria. El sabotaje de las instalaciones nucleares iraníes, argumentó, fue obra del Mossad y de las fuerzas especiales kurdas que había entrenado.

Hersh, refiriéndose a fuentes anónimas, escribió que la decisión sobre un aumento cualitativo de la ayuda "Peshmerga" se tomó en Jerusalén después del fracaso de los esfuerzos de Estados Unidos para crear un Irak estable y democrático sobre las ruinas de la dictadura de Saddam. Era obvio que Irak estaba llegando cada vez más a la esfera de influencia de Teherán, y esto llevó a Israel a unirse más activamente al "gran juego" del lado de los kurdos. En septiembre, 2006, se emitió un informe similar en la BBC.

Naturalmente, Irán y Turquía no muestran menos interés en el Kurdistán iraquí que Israel. Cuan implacable e implacable es esta guerra secreta en Kurdistán, solo se puede adivinar a partir de los mensajes individuales provenientes de esta región.

En agosto, 2011, los iraníes dijeron que tenían datos sobre el establecimiento de bases para aviones no tripulados en Kurdistán. Al parecer, uno de ellos se encuentra cerca de Kirkuk, el otro en el aeropuerto de Mosul. Son atendidos, según Teherán, por expertos israelíes, que también capacitan al personal kurdo. No hubo comentarios de Israel ni de las autoridades kurdas.

En enero, información similar a 2012 apareció en el periódico turco Zaman, esta vez fue sobre aviones israelíes que recogían información en las provincias turcas de Hatay y Adan. El periódico afirmó que estos datos se transmiten al liderazgo de las formaciones militares del Partido de los Trabajadores Kurdos, que, según los periodistas de Zaman, "ahora está muy al tanto de las vulnerabilidades del ejército turco".


Entrenando a la milicia kurda "peshmerga" en el Kurdistán iraquí. Foto: Greg Mathieson / Fotos de tiempo y vida / Imágenes de Getty


Los medios turcos, citando "fuentes" en los servicios especiales de su país, informaron que uno de los líderes del Partido de los Trabajadores Kurdos, Kenan Yeldizbakan, quien atacó la base de la Armada turca en Iskandrun, visitó Israel en varias ocasiones.

En mayo, 2012, los medios de comunicación iraníes informaron que había una base del Mossad en el Kurdistán iraquí, en el cruce de las fronteras con Siria e Irán. Esta vez, el gobierno del gobierno regional kurdo exigió evidencia de Teherán. No hay evidencia seguida.

En junio del mismo año, en Suleymaniyah, Mawlud Afand, editor de la revista publicada por el Instituto Kurdo-Israelí, desapareció sin dejar rastro. Según Diyari Mohammed, periodista, su jefe fue secuestrado por los servicios de inteligencia iraníes. Sin embargo, es posible que este secuestro haya sido obra del Mossad, ya que poco antes de la desaparición, Afand criticó duramente a Israel por el suministro de armas a Turquía.

La cooperación en la esfera civil está menos clasificada, pero no sabemos mucho al respecto. Por ejemplo, según un sitio de noticias judías de JSS en Francia, en junio 2010, el Kurdistán iraquí fue visitado en secreto por Idan Ofer, presidente de la junta directiva de Hevra-le-Israel, quien se reunió con destacados políticos y empresarios kurdos, incluido el vicepresidente de Kurdistán, Kosrat Rasul y con el primer ministro de Kurdistán Barham Saleh. Los temas principales fueron las inversiones israelíes en la industria petrolera kurda, la construcción de una refinería de petróleo en Kirkuk y el desarrollo de las relaciones israelíes-kurdas, especialmente en el contexto del deterioro de las relaciones con Turquía.

En febrero, 2013, el periódico israelí Yediot Akhranot informó que una delegación kurda visitó Israel, considerando la posibilidad de comprar equipos para las granjas lecheras. Estaba encabezado por "no las últimas personas": el Ministro de Agricultura y el Vicepresidente de Kurdistán.

Según Yediot Ahranot, los kurdos utilizarán la experiencia israelí y la asistencia de especialistas israelíes para construir la planta lechera más grande de Irak. Pero aquí, los detalles del proyecto quedaron fuera.

Sucursal israelí de Motorola Inc. y Magalcom Communications and Computers han firmado contratos con el gobierno kurdo por cientos de millones de dólares, incluida la construcción de un moderno aeropuerto en Erbil. Entre los consultores se encontraban destacadas figuras militares y políticas en Israel, en particular, el ex jefe de la Mosad, Dani Yatom.

En el Kurdistán iraquí, puede encontrar cientos de productos para diversos fines etiquetados como "hecho en Israel": motocicletas, tractores, armaduras, ambulancias e incluso fusiles de asalto Kalashnikov modernizados.

Hablando sobre las relaciones entre los kurdos e Israel, uno debe primero darse cuenta de que no es solo una relación cálida o una alianza táctica, sino una asociación estratégica que ambas partes necesitan más que nunca. Porque son conscientes de que hoy se enfrentan a un enemigo mucho más despiadado y sanguinario que todos los anteriores, y la lucha con él no es por la vida, sino por la muerte. El nombre de este enemigo es el islam fundamentalista.

Ante la embestida del califato.

No hay necesidad de decir que el islamismo radical es peligroso para Israel, pero no es menos amenazador para los kurdos.

Los kurdos son musulmanes sunitas, pero el Islam, que profesan, nunca ha sido ni dogmático ni fundamentalista. La observancia más bien formal y superficial de los códigos religiosos se combinaba tradicionalmente con las antiguas tradiciones de clanes. No había lugar para la exaltación, el excesivo celo frente al fanatismo y el deseo de interpretar literalmente todos los preceptos del Corán y el Hadiz. Pero había un fuerte sentido de identidad nacional y orgullo en su cultura, que no tenía nada que ver ni con el árabe ni con el turco, sino que era autosuficiente, integral y arraigado en la historia. Todos los intentos de los árabes para plantar el Islam militante aquí fueron percibidos y percibidos como dictados de una cultura imperial alienígena, y rechazados. Por esta razón, todas las versiones del fundamentalismo islámico sunita no son populares entre los kurdos: la Hermandad Musulmana, el Salafi (Wahhabis) y los seguidores de Al-Qaida.


Milicia kurda durante la invasión de islamistas en el norte de Siria, año 2013. Foto: Manu Brabo / AP


Debe conocer los detalles del Medio Oriente para comprender lo que está en juego. Para los Hermanos musulmanes, solo ser un sunita no es suficiente; los árabes en su sistema de valores son los únicos verdaderos musulmanes que se elevan por encima del resto de los sunitas, por no mencionar a los sectarios chiítas. La intolerancia religiosa se superpone a la voz de la sangre.

No los árabes, incluso si son sunitas, deben abandonar su cultura, idioma, tradiciones e identidad en nombre del Islam genuino, es decir, convertirse en árabes en todo. Para los kurdos, esto es totalmente inaceptable. En cierto sentido, son los sucesores de los antiguos sumerios, asirios y babilonios, quienes, a pesar de las guerras, la crueldad y la violencia, eran tolerantes con las religiones y culturas extranjeras, y no intentaban "subyugar" el alma de los pueblos conquistados. Esto explica el hecho de que los kurdos nunca oprimieron a los grupos minoritarios entre ellos (a menos que se rebelaron): judíos, cristianos asirios, chiítas, etc.

Los intentos de los islamistas de imponer el islamismo fundamentalista en Irak y Siria a los kurdos enfrentan una reacción inusualmente severa y, dada la naturaleza independiente y militante de los kurdos, terminan en el exilio de los islamistas. Esto sucedió recientemente en el norte de Siria, donde el año pasado la milicia kurda durante la feroz lucha sacó a los islamistas de sus aldeas de Jabhat al-Nusra y el Estado Islámico de Irak y el Levante.

El régimen del clan Asadov (Hafez, y luego Bashar) solía vencer a los kurdos y en todos los casos suprimió sus libertades, convirtiéndolos en ciudadanos de segunda clase en su propio país. Sin embargo, en el caso de los islamistas, en Irak y Siria, el caso no se limita a la discriminación, es un intento de destruir física y espiritualmente la civilización kurda, y este peligro es incomparablemente mayor. Las minorías naturales de los kurdos son las minorías restantes, en primer lugar, cristianos y drusos, así como Israel, por lo que la ola islámica alberga una amenaza mortal para la existencia.

Elección en ninguna elección

El segundo enemigo común de los kurdos e Israel, aunque no es tan obvio como los islamistas árabes, es Turquía. Ankara no quiere ni puede permitir la creación de un estado kurdo en el Kurdistán iraquí y sirio, ya que el próximo paso será reclamar a las provincias kurdas en el sureste de Turquía. Y eso significa el colapso del país. No es sorprendente que el Ministro de Relaciones Exteriores de Turquía, Ahmed Davitoglu, ya haya dicho "sobre la inadmisibilidad de cualquier declaración sobre la creación de una educación autónoma (porque kurda) en Siria. Esto desencadenará una nueva crisis ".

Al mismo tiempo, Turquía ya no es un socio estratégico de Israel. La cooperación comercial entre los países continúa, pero las relaciones han sido envenenadas por provocaciones y la demagogia militante de Erdogan. El gobernante Partido de la Justicia y el Desarrollo Islámico está tratando de ganar puntos en la retórica antiisraelí y alienta a Jerusalén a crear una especie de cordón sanitario alrededor de Turquía con sus ambiciones neo-otomanas y su creciente apetito. Los países cristianos vecinos en Turquía, en los Balcanes (Grecia, Bulgaria, Rumania) y Chipre (no tenemos que hablar de Armenia), conocen de primera mano la soberanía turca y los "encantos" que la acompañan, y cooperan voluntariamente con Israel. Kurdistán puede, según la lógica de los acontecimientos, convertirse en el eslabón perdido que cerrará el entorno de Turquía en el sureste.


Protestas kurdas en estambul. Foto: AP


El hecho de que los intereses de ambas partes coincidan, es imposible de ocultar. El ex director general del Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel, Alon Liel, dijo que Israel apoyaría la creación de un estado kurdo en caso de un colapso de Irak.

En febrero de este año, uno de los líderes del Partido de los Trabajadores Kurdos, Zubeir Aydar, pidió un acercamiento más cercano con Israel en una entrevista con The Jerusalem Post, enfatizando que "los kurdos están en camino a un estado soberano".

Según el periodista kurdo Ayub Nuri, “los kurdos simpatizan profundamente con Israel, y un Kurdistán independiente será una bendición para Israel. Esto creará un equilibrio de poder en la región.

Por ahora, solo Israel está en contra de muchos enemigos. Con la creación de un Kurdistán independiente, él, en primer lugar, encontrará un verdadero amigo y, en segundo lugar, el Kurdistán se convertirá en una zona de amortiguación entre él, por un lado, y Turquía, Irak e Irán, por el otro ".

Selam Saadi, editor en jefe de las noticias de Kurdish Rudaw, está convencido de que “los kurdos son las únicas personas en la región que no odian ni a Israel ni a Estados Unidos. Los kurdos ven el mundo que nos rodea de manera diferente a los árabes. En el mundo árabe, los islamistas que buscan crear un estado de la Sharia están ganando cada vez más influencia, pero la mayoría de los kurdos creen en el modelo de gobierno europeo ".

"Los kurdos nunca se han opuesto a Israel", coincidió Maurice Amitai, quien presionó por los intereses israelíes en los Estados Unidos y mantuvo el contacto con los líderes kurdos durante los años de 30. "Los israelíes siempre han valorado la amistad con los kurdos".

Los pueblos, obligados por la amistad que se adentra en el pasado y que han sufrido tremendamente en su lucha por la independencia, están "condenados" a la unión. Ambos están aislados en el hostil mundo árabe que los rodea. Ambos tienen fuerzas y recursos que se complementan entre sí: los logros tecnológicos y militares israelíes, junto con la fuerza y ​​la capacidad de recuperación de los kurdos de un millón de 35, son capaces de crear una alianza que no puede ser resistida por árabes, iraníes o incluso turcos. Israel es una isla de estabilidad y prosperidad en el Medio Oriente; El Kurdistán iraquí, con su auge económico e inversiones occidentales, sigue siendo un bastión de estabilidad en un mar de caos que ha barrido el mundo árabe.

Esto no significa que las relaciones entre las dos naciones estén sin nubes. Los kurdos se ven obligados a contar con sus poderosos vecinos: Irán y Turquía; Israel no puede ignorar la opinión del "hermano mayor" en Washington, donde no acogen con satisfacción la creación de un estado kurdo. Los kurdos están fragmentados, y la guerra civil entre ellos en las 90-s mostró cuán grandes son las fuerzas centrífugas aquí. La política israelí, a su vez, no es de ninguna manera monolítica, y hay muchos partidarios de la pacificación de Turquía, a pesar de la aparente hostilidad de Erdogan.

Sin embargo, dada la reacción en cadena de la desintegración en la región y su violenta islamización, ambas naciones no tienen más remedio que unir esfuerzos: el resto de las minorías del Medio Oriente, en particular, los cristianos, pueden unirse a ellos, pero no cambiarán el equilibrio de fuerzas.
Ctrl enter

Notó un error Resalta texto y presiona. Ctrl + Enter

15 comentarios
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe para registrarse.

Уже зарегистрированы? iniciar la sesión