Military Review

El último imperio colonial: Comandos portugueses en las guerras del continente africano

12
A pesar del pequeño tamaño territorial y la pequeña población, en los años 1970, Portugal, que se encontraba entre los países más atrasados ​​social y económicamente de Europa en ese momento, fue el último imperio colonial. Fueron los portugueses quienes, hasta el final, intentaron retener vastas tierras coloniales en África bajo su gobierno, aunque en ese momento tanto Gran Bretaña como Francia, es decir, los estados que eran mucho más poderosos en términos militares, políticos y económicos, abandonaron las colonias y concedieron a la mayoría de sus territorios en el extranjero la independencia. . El secreto del comportamiento de las autoridades portuguesas no fue solo el poder en el país hasta la mitad de los 1970-s. estaba el régimen radical de derecha de Salazar, en la prensa soviética llamado no solo fascista, sino también en el significado especial que tradicionalmente tenían las colonias de ultramar para el estado portugués.


historia El imperio colonial portugués se remonta a la era de los grandes descubrimientos geográficos, cuando prácticamente todo el territorio del mundo se dividió con el consentimiento del trono romano entre las coronas española y portuguesa. El pequeño Portugal, para el cual era imposible la expansión territorial hacia el este, una España mucho más fuerte que rodeaba el país de la tierra, vio la expansión marítima territorial como el único medio para fortalecer el poder económico del país y expandir el espacio vital para la nación portuguesa. Como resultado de las expediciones marítimas de viajeros portugueses en la esfera de influencia de la corona portuguesa, fueron territorios muy extensos y de importancia estratégica en casi todos los continentes. En muchos sentidos, los méritos de la creación del imperio colonial portugués pertenecen al Infante (Príncipe) Enrique, quien pasó a la historia como Enrique el Navegante. Por iniciativa de este hombre extraordinario, se equiparon numerosas expediciones navales, se expandió la presencia militar y comercial portuguesa en la costa africana, y el comercio de esclavos africanos capturados en la costa de África occidental entró en una fase activa.

Numerosos trastornos político-militares de la historia portuguesa en los siglos XVI-XIX llevaron a la pérdida gradual por Lisboa de una parte significativa de sus posesiones en el extranjero. Muchas colonias fueron conquistadas por los holandeses más fuertes, y luego por los británicos y franceses. Y, sin embargo, la corona portuguesa se mantuvo especialmente fuerte para algunos territorios. Era Brasil, el territorio extranjero más rico del estado portugués, las colonias africanas de Angola y Mozambique. Después de la independencia de Brasil, los siguientes territorios permanecieron dentro del imperio colonial portugués: Angola, Mozambique, Guinea Portuguesa, Santo Tomé y Príncipe, Islas de Cabo Verde - en África, Timor Oriental, Goa, Macao (Macao) - en Asia. Sin embargo, Portugal tampoco tenía la intención de perder estas tierras. Además, a diferencia de Inglaterra o Francia, Portugal desarrolló su propio modelo original para la gestión de los territorios coloniales.

A finales del siglo XIX - principios del siglo XX. Las fuerzas armadas portuguesas tuvieron que participar en varios conflictos armados en el territorio del continente africano. Además de la supresión real de los levantamientos de las tribus indígenas, las tropas coloniales portuguesas participaron en la Primera Guerra Mundial del lado de la Entente. Así, en 1916-1918. Las operaciones militares contra las tropas coloniales alemanas se llevaron a cabo en el territorio de Mozambique, donde las fuerzas alemanas intentaron penetrar desde el lado de África Oriental Alemana (Tanzania).

El régimen de Salazar adoptó el concepto de "lusotropicismo" elaborado por el sociólogo brasileño Gilberto Freire. Su esencia era que Portugal, como la potencia colonial más antigua, además de tener una larga experiencia de contactos con comunidades culturales extranjeras, comenzando con los moros que gobernaban la Península Ibérica en la Alta Edad Media y terminando con tribus africanas e indias, es el portador de un modelo único de interacción con población nativa. Este modelo consiste en una actitud más humana hacia los nativos, una tendencia al mestizaje, la formación de una sola comunidad cultural y lingüística basada en la lengua y cultura portuguesas. Hasta cierto punto, este concepto sí tenía derecho a existir, ya que los portugueses estaban más en contacto con la población africana y afroamericana de sus colonias que los británicos o franceses. Durante el reinado de Salazar, todos los residentes de las colonias portuguesas se consideraron ciudadanos de Portugal, es decir, no importa cómo se considerara a Salazar un "fascista", su política colonial fue más suave incluso en comparación con el mismo Londres o el París "iluminado".

Sin embargo, fue en las colonias africanas de Portugal en el 1960-th - 1970-s. Se desarrolló la lucha más feroz por la independencia, que tomó la forma de guerras prolongadas y sangrientas, en las que las fuerzas coloniales portuguesas se opusieron a los movimientos locales de liberación nacional, la mayoría de los cuales fueron apoyados por la Unión Soviética y otros países "orientados por el socialismo". El régimen portugués, luchando con todas sus fuerzas para preservar la dominación colonial en África, estaba convencido de que la pérdida de los territorios de ultramar socavaría la soberanía nacional de Portugal, ya que minimizaría su área territorial y su población, arrancaría los considerables recursos humanos de las colonias africanas, potencialmente consideradas movilización militar y contingente laboral.

El surgimiento de movimientos de liberación nacional en las colonias portuguesas fue en gran medida el resultado de la política de "luzotropismo" promovida por las autoridades portuguesas. Representantes de la aristocracia tribal africana fueron a estudiar a las universidades de la metrópolis, donde, junto con las humanidades y las ciencias naturales, comprendieron las teorías políticas modernas, convencidos de la necesidad de luchar por la independencia de sus tierras natales. Naturalmente, el modelo colonial portugués, al dominar el marxismo y otras áreas del pensamiento socialista, ya no podía percibirse como áspero y explotador, destinado a "exprimir todos los jugos" de las posesiones coloniales.
El líder de la lucha por la independencia de Angola, el poeta Agostinho Neto de 1947 del año (de 25 años) vivió en Portugal, incluso estuvo casado con un portugués, estudió en la Universidad de Lisboa. E incluso después de que se convirtió en un participante activo en la lucha por la independencia de Angola al comienzo de 1950-s, recibió educación médica en la reconocida Universidad de Coimbra y regresó a su natal Angola.

El líder del movimiento de liberación nacional de Guinea-Bissau y Cabo Verde, Amilcar Cabral, también estudió en Lisboa, donde recibió una educación agronómica. Amilcar Cabral, hijo de un sembrador, pertenecía al estrato privilegiado de la población de las colonias. Esto se debió al hecho de que la población criolla de las islas de Cabo Verde, como se llamaba entonces Cabo Verde, estaba más integrada en la sociedad portuguesa, hablaba solo portugués y, de hecho, perdió su identidad tribal. Sin embargo, fueron los criollos quienes encabezaron el movimiento de liberación nacional, que se transformó en el Partido Africano para la Independencia de Guinea y las islas de Cabo Verde (PAIGC).

El movimiento de liberación nacional de Mozambique también fue dirigido por representantes de los intelectuales locales que recibieron educación en el extranjero. Marcelino dos Santos, poeta y uno de los líderes de la FRELIMO mozambiqueña, estudió en la Universidad de Lisboa, otro líder mozambiqueño, Edward Mondlane, en general, logró defender su tesis doctoral sobre sociología en Illinois en los Estados Unidos. El primer presidente de Mozambique, la mariscal Zamora Machel, quien, sin embargo, posteriormente completó su educación en campamentos militares para entrenar a los insurgentes en Argelia, también estudió en los Estados Unidos.

El movimiento de liberación nacional en las colonias portuguesas, iniciado por representantes de la intelectualidad indígena, alimentado en la Universidad de Lisboa, recibió apoyo activo de los estados soberanos vecinos interesados ​​de África, la Unión Soviética, Cuba, la República Popular China y algunos otros países socialistas. Los líderes más jóvenes de los movimientos rebeldes no estudiaron en Lisboa, sino en la Unión Soviética, China y Guinea. Como resultado de sus actividades, 20 años en las colonias portuguesas en África fue una guerra sangrienta que causó la muerte de decenas de miles de personas de todas las nacionalidades, portugueses, criollos y africanos.

General Antonio de SpinolaCabe señalar que no todos los líderes portugueses buscaron resolver el problema de las colonias y el movimiento anticolonialista exclusivamente por métodos militares. Así, el general Antonio de Spinola, considerado uno de los líderes militares más talentosos del ejército portugués, que asumió el cargo de gobernador de Guinea portuguesa, comenzó a centrarse no solo en el fortalecimiento de las fuerzas armadas, sino también en la solución de los problemas socioeconómicos de la colonia. Buscó mejorar las políticas en el campo de la educación y la salud, la vivienda, por lo que su trabajo se merecía de los labios de Amilcar Cabral, el líder del movimiento de liberación nacional de Guinea, definiendo como "la política de sonrisas y sangre".

Al mismo tiempo, Spinola trató de promover la autodeterminación guineana en la Federación Portuguesa que planeó, para lo cual estableció contactos con algunos de los combatientes de la independencia guineanas que mataron a Amilcar Cabral, el líder más intransigente del movimiento de liberación nacional en relación con la integración con Portugal. Sin embargo, al final, la política del general Spinola no trajo resultados significativos y no se convirtió en el modelo de administración colonial en el que el país podría orientarse para tratar de mantener la influencia en África. Spinola fue llamado a Lisboa, donde ocupó el cargo de jefe adjunto del Estado Mayor del Ejército, y después de la "Revolución de los Claveles", ocupó brevemente la presidencia del país, en reemplazo del sucesor de Salazar, Marcel Caetanu.

En un esfuerzo por resistir el crecimiento de los movimientos de liberación nacional en las colonias, el gobierno portugués se ha concentrado en África, con importantes tropas coloniales de tamaño y armamento. Históricamente, las tropas coloniales portuguesas eran la parte más numerosa y eficiente de sus fuerzas armadas. En primer lugar, esto se debió a la escasez del territorio de la metrópolis real en Europa y la enorme tierra ocupada por los portugueses en África. En muchos sentidos, los británicos, que tradicionalmente colaboraron con Portugal como la oposición española en la Península Ibérica, hicieron una contribución significativa a la creación de las fuerzas armadas portuguesas. Después de las Guerras Napoleónicas, fueron los oficiales del duque de Wellington quienes tomaron parte activa en la reactivación del ejército portugués y en la mejora de su entrenamiento de combate. Así, en la infantería ligera de Kazadoresh, que en ese momento se consideraba que era la unidad más preparada para el combate de las fuerzas terrestres portuguesas, los oficiales británicos ocupaban casi todas las posiciones de mando de varios niveles.

El último imperio colonial: Comandos portugueses en las guerras del continente africano
Cazador Portugués "Kazadoresh"


El inicio de las unidades de élite del ejército portugués, que se especializa en operaciones de reconocimiento y antiinsurgencia, se estableció mediante la creación de las unidades "Kazadoresh", creadas, como se señaló anteriormente, de acuerdo con el modelo inglés. “Kazadoresh”, es decir, “cazadores”, “cazadores”, se crearon como infantería ligera y se distinguieron por una mayor movilidad y entrenamiento militar de alta calidad. En 1930, se crearon las primeras unidades de los Cazadores Nativos, que se reclutaron de soldados de ascendencia africana (angoleños, mozambiqueños, guineanos) bajo el mando de oficiales portugueses y no oficiales y en muchos aspectos eran similares a otras unidades de tiro similares de las potencias coloniales europeas. En 1950-e aparecieron divisiones de "cazadores" expedicionarios, que tenían como objetivo fortalecer las unidades coloniales que operaban en las colonias. En 1952, se creó el batallón paracaidista "Kazadoresh", que formaba parte de la fuerza aérea y también estaba destinado a operaciones de combate en las colonias. En 1975, fue renombrado simplemente como un batallón de paracaídas.

El fortalecimiento de las tropas coloniales portuguesas comenzó con la llegada al poder de Salazar y la transición a un curso para retener los territorios coloniales a cualquier costo. En ese momento, se crearon numerosas unidades de fuerzas especiales y fuerzas de reacción rápida, que tuvieron un desarrollo especial en el ejército portugués debido a la naturaleza de las hostilidades que los portugueses tenían que liderar en las colonias africanas. Debido a que fueron principalmente las unidades partidistas de los movimientos de liberación nacional las que tuvieron que resistir, el comando militar portugués centró su atención en la preparación y el desarrollo de unidades antiinsurgentes y antiterroristas.

Una de las unidades más conocidas y preparadas para el combate de las tropas coloniales portuguesas, que operan en la misma Angola contra el movimiento de liberación nacional, fue Tropech de interventosu, llamada coloquialmente "intervencionistas". Los intervencionistas fueron reclutados en las subunidades como militares militares dispuestos de las tropas coloniales que habían servido en las colonias durante al menos seis meses, así como representantes de la población local. Cabe destacar que entre los candidatos se encontraban tanto los colonos portugueses blancos como los mulatos y los negros; todos ellos eran considerados ciudadanos de Portugal y muchos de los africanos no estaban dispuestos a separarse de la metrópoli, por temor a un fiasco económico y una masacre tribal.

Los intervencionistas se convirtieron en las unidades más móviles del ejército portugués, que se unieron al comando de unidades militares más grandes y se utilizaron para el reconocimiento y las redadas contra los rebeldes. Las patrullas regulares del terreno se utilizaron como tácticas de lucha contra la insurgencia, tanto a pie como en vehículos y vehículos blindados. La tarea de la patrulla era identificar y destruir a los grupos guerrilleros que entraban a Angola desde el vecino Zaire.

Otra división de las Fuerzas Armadas portuguesas, participando constantemente en campañas contra los rebeldes africanos, se convirtió en comandos de subordinación central. La historia del comando portugués comenzó el 25 de junio del año 1962, cuando se formaron los primeros seis grupos en la ciudad de Zemba, en el norte de Angola. Su entrenamiento se lleva a cabo en el Centro de Entrenamiento Antipartidista (Centro de Instrucción de Contraguerrilha), que fue enseñado por personal militar experimentado, ex oficiales y sargentos de la Legión Extranjera Francesa, quienes tuvieron tiempo de luchar en Argelia e Indochina. 13 febrero 1964 se creó en los cursos de comando de Mozambique en Namaach (Lawrence Markis) y 23 en julio del mismo año: cursos de comando de Guinea-Bissau. Por cierto, el grito de batalla de los comandos portugueses: "Estamos aquí y listos para el sacrificio" (MAMA SUMAE) fue tomado de las lenguas bantúes - los pueblos indígenas de Angola y Mozambique, con representantes de los cuales los soldados portugueses tuvieron que luchar durante la guerra colonial.

La selección de personal militar en unidades de comando se llevó a cabo entre los ciudadanos portugueses mayores de 18 durante años, que estaban en condiciones de servir en unidades de combate para fines especiales en sus cualidades psicológicas y fisiológicas. Los reclutas se sometieron a una selección psicológica y física, que incluyó pruebas de aptitud física y resistencia. Por cierto, las pruebas de elección en sí mismas no difirieron en mayor complejidad (las tareas como las flexiones de 30 o 5 en la barra transversal difícilmente pueden considerarse una prueba seria para los jóvenes que solicitan el papel de candidatos para unidades de propósito especial), lo que permitió a los instructores seleccionar un contingente importante durante el entrenamiento. Recluta y elige el más adecuado para el servicio de las masas más numerosas de candidatos. Los que pasaron el comando de entrenamiento especial recibieron un comando de boina roja y se inscribieron en unidades.

La intensificación de las hostilidades en Angola, Mozambique y Guinea-Bissau llevó al comando militar portugués a crear unidades que podrían actuar como unidades independientes capaces de permanecer aisladas durante mucho tiempo. Así comenzó la formación y preparación de las primeras bocas de comando. En septiembre, 1964 comenzó el entrenamiento de la primera compañía de comandos formada en Angola y puesta bajo el mando del Capitán Albuquerque Gonçalves. La segunda compañía, formada en Mozambique, estaba encabezada por el capitán Jaime Neves.

La Legión extranjera francesa y las unidades de los comandos belgas que tenían experiencia de combate similar en el Congo fueron seleccionadas como modelo para la estructura organizativa y la capacitación. El énfasis principal se puso en el desarrollo de la movilidad máxima, la iniciativa y la capacidad de innovar constantemente los cambios, dominando las condiciones cambiantes de la guerra. Además, los comandos portugueses heredaron la tradición de las unidades de "cazadores".

Las compañías de comando en las tropas coloniales portuguesas se dividieron en ligeras y pesadas. Las compañías de comandos ligeros consistían en cuatro grupos de comandos, cada uno de los cuales, a su vez, tenía cuatro subgrupos de tropas 80. Naturalmente, estas compañías podrían sobrevivir solo por un corto tiempo sin el apoyo de otras unidades militares y, por lo tanto, se utilizaron para refuerzo temporal. El principal principio de acción del comando de la boca de los pulmones fue la movilidad. Inicialmente, las compañías ligeras estaban estacionadas en Guinea-Bissau y Mozambique, donde había menos calor de hostilidades. Cada una de las compañías de comando pesado incluía cinco grupos de sabotaje aerotransportado de personal militar de 125, así como personal de servicio: conductores, personas que llaman, paramédicos y asistentes médicos, cocineros y técnicos.

Con la intensificación de las hostilidades, se decidió proceder a la creación de batallones de comando en Guinea y Mozambique. En el campamento militar de Grafanil, cerca de la capital angoleña de Luanda, se estableció un centro de entrenamiento para unidades operativas, en Guinea y Mozambique, batallones de comandos de Guinea y Mozambique, respectivamente.

General Francisco da Costa GomesEn cuanto a Mozambique, por iniciativa del General da Costa Gomish, en Mozambique, con la ayuda de la policía secreta portuguesa de PIDE, se crearon unidades especiales de Flechas, las Flechas. El "entusiasmo" de "Strel" era que estaban formados por representantes de la población africana local, principalmente los antiguos rebeldes, que habían cambiado al lado portugués y, por lo tanto, estaban familiarizados con los métodos de acción de los movimientos partidistas. Como norma, estas unidades eran étnicamente homogéneas y, por consiguiente, tenían cohesión interna y coherencia de acciones. La competencia de Strel incluía actividades de inteligencia y antiterrorismo, y también rastrearon y destruyeron guerrilleros y figuras prominentes en el movimiento anticolonial.

Es indicativo de que la actividad de desvío de la Strel se extendió a las fronteras de Mozambique en sí, a los países africanos vecinos, donde operaban las bases del movimiento guerrillero FRELIMO. Unidades similares también se usaron en Angola, atendidas por ex rebeldes locales. Posteriormente, la experiencia del uso de grupos indígenas especiales contra la guerrilla fue tomada por los ejércitos portugueses de Sudáfrica y Rhodesia, que tomaron el relevo de los movimientos anticoloniales en el sur del continente africano.

Durante las guerras coloniales portuguesas en África, más de 9 miles de tropas pasaron a través del servicio en unidades de comando, incluidos los oficiales 510, sargentos 1587, soldados 6977. Las unidades de comando de pérdidas en combate fueron 357 muertos en combate, 28 desaparecido, 771 lesionado. Es significativo que aunque las fuerzas de comando constituyeron solo el 1% del número total de tropas portuguesas que participaron en las guerras coloniales, entre los muertos, su número supera el 10% del número total de bajas. Esto se explica por el hecho de que fueron los comandos quienes asumieron las tareas principales de eliminar a los partidarios y capturarlos, participaron en casi todos los choques militares con los frentes de liberación nacional.



El número total de fuerzas armadas portuguesas en el momento de 1974 era 218 miles de soldados y oficiales. Incluyendo, el personal militar de 55 000 se desplegó en Angola, 60 000 - en Mozambique, 27 000 sirvió en Guinea Portuguesa. En los años 13, más de 1 millones de militares portugueses pasaron por el servicio en los “puntos calientes” de África portuguesa, el personal militar de 12 000 del ejército portugués abandonó sus vidas luchando contra los movimientos de insurgentes angoleños, mozambiqueños y guineanos. Sin embargo, cabe señalar que las pérdidas de la población africana fueron mucho más significativas, incluso por parte de los rebeldes, que no recibieron ayuda ni por la capacitación realizada por instructores soviéticos y cubanos.

Además de las unidades de comando, las fuerzas terrestres fueron las más afectadas por el golpe, pero un regimiento de paracaídas de más de 3 miles de militares subordinados al mando de la Fuerza Aérea y más de 3,4 de miles de marines que formaron el Cuerpo de Marines también se usaron para operaciones de combate en las colonias ( Fusilier) Portugal.

En 1972, se formó una unidad de comando especial como parte de la Armada Portuguesa. Fue llamado el "Equipo de Escuadrón de Buceo" y se usó en los intereses del comando militar en la costa de Guinea. Sin embargo, la primera etapa de la existencia de nadadores de combate portugueses no fue larga: después de la declaración de independencia de Guinea-Bissau en 1975, el escuadrón se disolvió y revivió con el mismo nombre solo en 1988, porque la necesidad de la Armada en su propia unidad de fuerzas especiales era sin embargo evidente. . El agua ligera, las operaciones de búsqueda y rescate también son responsabilidad de los equipos de 1 y 2 (creados en 1995) de ingenieros de buceo. Además, hay una escuela de zapadores, buzos, donde se imparte entrenamiento militar a los militares de estas unidades.

Sin embargo, una gran cantidad de unidades concentradas en el África portuguesa y la mayor atención del comando militar a la capacitación y el equipamiento de las fuerzas antipartidistas no pudieron influir en última instancia en la situación política de las colonias. A pesar de los esfuerzos colosales realizados por el Gobierno de Portugal para reprimir los movimientos de liberación nacional en las colonias, no fue posible superar la creciente resistencia de los partisanos de Angola, Mozambique y Guinea. Además, el gasto militar socavó significativamente la ya precaria economía de Portugal.

Por otro lado, el liderazgo de la Alianza del Atlántico Norte (OTAN), que incluía a Portugal desde los años de la posguerra, también estaba insatisfecho con el empleo constante de las unidades militares portuguesas en las guerras coloniales, ya que esto distraía el potencial militar de Portugal para apoyar a la OTAN en Europa. Además, los líderes británico y estadounidense no vieron el punto de preservar aún más el imperio colonial portugués, que requería inversiones financieras constantes e insistió en que las autoridades portuguesas resolvieran rápidamente el problema con los territorios coloniales.

Una consecuencia de la crisis política y económica fue el crecimiento de las actitudes de oposición en la sociedad, que incluía, entre otras cosas, las fuerzas armadas. En su mayor parte, el personal militar portugués estaba insatisfecho con el bajo nivel de su bienestar, la falta de oportunidades de carrera para la mayoría de los oficiales subalternos y medios, la participación constante de las fuerzas expedicionarias portuguesas en las guerras coloniales en el continente africano con todas las consecuencias resultantes: la muerte y lesiones de miles de militares, descontento. las familias

Un importante papel para el crecimiento del descontento entre los oficiales fue la creación de un sistema de reclutamiento de las fuerzas armadas, en el que los graduados de las universidades civiles que solicitaron el servicio en el ejército portugués durante un período de dos a tres años resultaron indudablemente en condiciones más favorables que los oficiales de personal. Si el oficial del cuadro tenía que servir en el ejército por al menos 10-12 años, incluso un par de veces en Angola, Guinea o Mozambique un par de veces antes de graduarse de una escuela militar, entonces un graduado de la universidad recibió el rango de capitán Después de cursos de medio año.

En consecuencia, en la asignación monetaria, los funcionarios de personal estaban en desventaja en comparación con los graduados de las universidades civiles. Teniendo en cuenta que la mayoría de los oficiales de personal en ese momento estaban representados por personas de las clases más bajas, y los graduados universitarios que habían ingresado en el servicio militar eran hijos de la élite portuguesa, el conflicto de personal en las fuerzas armadas tenía bases sociales distintas. Los veteranos de las clases bajas, que derramaron sangre en las colonias africanas, vieron en la política de cuadros similares de los líderes portugueses no solo la obvia injusticia social, sino también un insulto directo a sus méritos militares cubiertos en la sangre de miles de portugueses que cayeron en guerras coloniales.

En 1970, el legendario dictador portugués Salazar murió, reemplazándolo como Primer Ministro Marcel Caetano, no usó una gran popularidad en la sociedad. Como resultado, se formó un movimiento de oposición en las fuerzas armadas portuguesas, que se conoció como el "Movimiento del Capitán" y ganó considerable influencia entre los comandantes de rango medio y medio de todas las ramas de las fuerzas armadas. Quizás el único bastión del régimen en esta situación seguía siendo solo la policía secreta portuguesa PIDE, sin embargo, por supuesto, no podía hacer nada contra la manifestación organizada de los militares.

En 25, en abril 1974, se asignó la intervención armada de oficiales y soldados, cuya tarea era derrocar al régimen de Caetana. Para entonces, los conspiradores tenían una fuerte posición en el regimiento de ingeniería, la escuela administrativa militar, el batallón de infantería ligera kazadorish, el regimiento de artillería ligera, el regimiento de infantería, el centro de entrenamiento de artillería, el grupo de comando 10, el regimiento de caballería, el centro de entrenamiento de operaciones especiales y tres escuelas militares. . El liderazgo militar de la revuelta se hizo cargo del comandante Otelu Nun Sarayva di Carvalho. Por parte de la población civil, el apoyo del Movimiento Capitán fue proporcionado por una bastante numerosa oposición de izquierda portuguesa: los socialistas y los comunistas, a pesar de las políticas represivas del régimen de Salazar, que tuvieron una influencia considerable en Portugal.

26 En abril, 1974, el Movimiento de Capitanes se llamó oficialmente Movimiento de las Fuerzas Armadas, se formó su cuerpo de gobierno: la Comisión de Coordinación del ICE, que incluía a los líderes del levantamiento de las fuerzas terrestres, el Coronel Vashka Gonsalves, los Mayores Vitor Alves y Melou Antunish, del Ejército de Marina. El teniente Vitor Kreshpu y Almeida Contreras, de la Fuerza Aérea, la comandante Pereira Pinto y el capitán Costa Martins. El poder político y militar en el país fue entregado al Consejo de Salvación Nacional, encabezado por el mismo general Antonio de Spinola, el autor de la "política de sonrisas y sangre" y el ex gobernador de Guinea.

Como resultado de la "Revolución de los Claveles", el régimen político, cuyos cimientos fueron establecidos por Salazar, dejó de existir. Al final resultó que, la mayoría de las fuerzas armadas portuguesas eran leales a los insurgentes y no ofrecieron una resistencia significativa a las unidades que se oponen al gobierno. El gobierno portugués formado incluía representantes de los partidos políticos de izquierda, la política oficial del país ha sufrido cambios significativos.

Para el imperio colonial portugués, la "Revolución de los Claveles" fue el golpe final para completar su existencia. Al final de 1975, la mayoría de las antiguas colonias portuguesas obtuvieron su independencia, incluyendo Angola y Mozambique, donde las guerras feroces de los movimientos de guerrilla y las tropas coloniales portuguesas habían estado ocurriendo durante dos décadas. Timor Oriental, que, sin embargo, estuvo destinado a los próximos veinticinco años a caer bajo un gobierno indonesio mucho más brutal, también fue liberado. Así terminó la historia de la potencia colonial más antigua y longeva del continente europeo. La última posesión portuguesa siguió siendo la ciudad de Macao (Macao) en China, que se transfirió oficialmente a la jurisdicción china en 1999. En la actualidad, Portugal conserva el poder solo en dos territorios de ultramar: Madeira y las Azores, que están habitadas por los portugueses y que pueden considerarse parte de Portugal.

Para las tropas coloniales portuguesas, el final de la era de las guerras coloniales significó la evacuación a la metrópoli y la posterior desmovilización parcial, y en parte, la transición al servicio en las unidades desplegadas en la metrópoli. Al mismo tiempo, hasta el presente, las unidades de las fuerzas armadas de Portugal están participando en operaciones en el extranjero, principalmente bajo los auspicios de las Naciones Unidas y la Alianza del Atlántico Norte.

Para participar en operaciones fuera de Portugal, las Fuerzas Armadas operan una Brigada de Respuesta Rápida, que incluye el batallón de paracaídas 2, la escuela de paracaídas (también incluye unidades de combate, una compañía de paracaidistas, entrenadores de perros y entrenamiento de perros). ), centro de entrenamiento de comando (como parte de la sede y unidades de apoyo, compañía de entrenamiento y batallón de comando), centro de operaciones especiales (como parte del comando, entrenamiento empresas y fuerzas especiales, cuya competencia incluye medidas antiterroristas y participación en hostilidades fuera del territorio portugués).

La negativa de Portugal a controlar las colonias africanas, contrariamente a las expectativas de los líderes nacionalistas que surgieron en los territorios de las antiguas colonias de estados soberanos, no trajo a estos últimos una prosperidad económica particular ni una estabilidad política tan esperada. Los sistemas políticos de los estados poscoloniales de África se caracterizan por un alto grado de inmadurez, debido a la ausencia de naciones políticas establecidas y los numerosos conflictos tribales que surgen en este contexto, el tribalismo y otros problemas.
Al mismo tiempo, Portugal, que ha perdido sus colonias africanas, ya no puede considerarse una potencia marítima de clase mundial, convirtiéndose en un estado ordinario de la periferia europea. La contribución de este país a los descubrimientos geográficos y al desarrollo de los territorios asiáticos, africanos y americanos es indiscutible, pero hoy en día solo recuerda la expansión de la lengua y cultura portuguesas en las antiguas posesiones coloniales, y numerosas publicaciones sobre la época de los Grandes Descubrimientos Geográficos y la política colonial de Portugal en el pasado. siglo.
autor:
12 comentarios
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe login.
  1. parusnik
    parusnik 21 julio 2014 07: 57
    +2
    Es una pena que la "Revolución de los Claveles" haya sido asesinada, señores liberales ... Bueno, después de todo, para derrocar al régimen dictatorial, no golpearon dedo por dedo, todo era adecuado ... Pero cómo, para matar algo bueno, señores liberales primero ...
  2. Ruso uzbeko
    Ruso uzbeko 21 julio 2014 09: 41
    +1
    Todos los libros de aventuras del siglo XIX (Julio Verne, Main Reid, etc.) describen a los portugueses como muy crueles ... ¡especialmente con los nativos!
    1. ilyaros
      21 julio 2014 09: 51
      +7
      Porque Jules Verne y Main Read eran representantes de países que competían con los portugueses por las colonias. De hecho, los más crueles fueron solo los anglosajones, los holandeses (los franceses en menor medida). Es solo que Portugal mantuvo la esclavitud durante más tiempo en las colonias, se involucró en el comercio de esclavos y mantuvo las colonias por más tiempo. Quizás los portugueses podrían haber expresado más vívidamente la crueldad personal de los traficantes de esclavos, los "capitanes del bosque", etc. debido a las especificidades de la mentalidad sureña, pero fueron los anglosajones quienes explotaron al máximo las colonias y organizaron el genocidio de su población. Sí, y el racismo con segregación es más probable para los anglosajones, los países románicos en este eran más poliliberales (hay algunos mestizos y mulatos como tantos en Latinoamérica).
      1. Ruso uzbeko
        Ruso uzbeko 21 julio 2014 10: 05
        +1
        ¿Anotación a los libros no escribiste?;)
        1. Estrella de mar
          Estrella de mar 21 julio 2014 10: 35
          +2
          Ilya tiene razón, un pueblo más cruel que los anglosajones es difícil de encontrar.
          fueron especialmente crueles durante el período de dominio colonial. Fue con ellos que comenzó el racismo europeo; fueron sus filósofos quienes primero formularon la idea del nazismo.
          y no hablen de los judíos que previamente habían creado racismo. entre los judíos es más una exaltación religiosa de uno mismo como una nación elegida por Dios. Mientras que los anglosajones todavía tenían un factor más material, civilizador, incluso podría decirse social-darwinista.
          1. magot
            magot 21 julio 2014 13: 01
            +3
            Diría que la base de la crueldad de los anglosajones era el puritanismo. Es el protestantismo el que cultiva el doble rasero que subyace a cualquier anarquía.
            Artículo +. Cualitativamente declarado.
            1. igor.oldtiger
              igor.oldtiger 21 julio 2014 13: 13
              0
              y las colonias estaban en Alemania, y Francia, y Bélgica ........
          2. igor.oldtiger
            igor.oldtiger 21 julio 2014 13: 09
            0
            ¡eres el elegido de Dios y vives en el desierto!
          3. Ruso uzbeko
            Ruso uzbeko 21 julio 2014 14: 17
            +2
            probablemente sea verdad! notado: los autores de habla francesa estigmatizan las "atrocidades de los británicos" en Boussinard y Verne capítulos enteros sobre las "atrocidades de Gran Bretaña" en diferentes partes del mundo, los autores de habla inglesa tienen su propia moda: las "atrocidades de los españoles" (especialmente en América del Sur), pero los portugueses tienen las más repugnantes y desagradable (esclavistas o algo así)
          4. raven8888
            raven8888 21 julio 2014 14: 23
            0
            ... "y no es necesario decir" ...

            Y no hablaremos. Solo recuerda que hay judíos y goyim (animales) y no hay nada que decir.
            Todos estos racismos, nazismos y otros -ismos son para tales pensadores y son inventados Consecuencias del antiguo axioma "divide y vencerás".
            Y finalmente, tus judíos son blancos y esponjosos.
      2. Astrey
        Astrey 21 julio 2014 18: 38
        0
        Recuerdo que un tal Engels comentó: "Cuanto más insignificante es la metrópoli colonial entre los países europeos, más crueldad manifiesta en sus colonias". Citando a Bélgica con su Congo como ejemplo.
        Inclinado a creer en tal patrón.
      3. tundra
        tundra 22 julio 2014 00: 04
        0
        Y los rusos en los anglosajones en general son un demonio del infierno.
  3. guardabosque
    guardabosque 21 julio 2014 12: 48
    +3
    Un artículo informativo, equilibrado, sin distorsiones ideológicas y clichés. Sin duda un plus.
    1. igor.oldtiger
      igor.oldtiger 21 julio 2014 13: 17
      -4
      ¡Todos los colonialistas, incluido el Imperio ruso, están prohibidos!
  4. elguapo
    elguapo 21 julio 2014 15: 43
    +1
    Muy interesante. Gracias al autor
  5. strannik1985
    strannik1985 21 julio 2014 18: 27
    +2
    El comienzo fue un poco decepcionante, ni Francia (los países del franco africano, luego el euro africano, parece 14 piezas), ni Inglaterra (los países de la Commonwealth británica) rechazaron el colonialismo, simplemente lo transfirieron a otra forma, sin mencionar a los Estados Unidos. Y muy bien!
  6. Tommy Gun
    Tommy Gun 22 julio 2014 11: 22
    +1
    Me gustaría continuar el destino de las colonias liberadas.
    Según tengo entendido, en todos comenzaron muchos años de guerras civiles devastadoras.
  7. voyaka uh
    voyaka uh 22 julio 2014 15: 32
    +1
    La suave transición de la dictadura de Salazar a un Portugal moderno y democrático,
    como ejemplo político, da optimismo ...