Military Review

Largo camino hacia el Tratado, o una guerra arrancada.

12


23 Agosto 1939 del año, 75 hace años, la URSS y Alemania concluyeron un pacto de no agresión, mejor conocido como el Pacto Molotov-Ribbentrop. De este modo, se evitó un conflicto militar entre los dos países, que las democracias occidentales (Inglaterra y Francia) estaban esperando, tratando de empujar a Hitler hacia el Este.

Los "demócratas" se negaron obstinadamente a concluir un acuerdo tripartito con la URSS, tenían planes muy diferentes. Como se desprende del memorándum secreto del Ministerio de Asuntos Exteriores británico, "en caso de guerra, es importante involucrar a la Unión Soviética". Y Rusia (URSS) ciertamente habría entrado en la guerra con Alemania, si no fuera por el pacto de no agresión. Y luego estábamos completamente desprevenidos para la guerra. Qué podemos decir, si el ejército regular se creó en la URSS solo en 1939, antes de que existiera un sistema de milicias territoriales (aunque el porcentaje de unidades de personal aumentaba constantemente).

Tampoco había esa base industrial poderosa que fue creada por Stalin en vísperas de la guerra. Aprovechando el aplazamiento, creó el "Segundo Bakú", una base petrolera entre el Volga y los Urales. Se construyeron plantas subterráneas en Siberia y en los Urales, que producían productos de las industrias de construcción de maquinaria, química y petroquímica. Al mismo tiempo, se amplió la planta metalúrgica de Magnitogorsk y se completó la construcción de la planta metalúrgica de Nizhny Tagil.

Es muy simbólico que la guerra se evitó en agosto. Pero este mes (año 1914) comenzó la Primera Guerra Mundial, que tuvo consecuencias desastrosas para Rusia. Treinta y cinco años después de esta tragedia, JV Stalin hizo una elección acertada de política exterior.

1. Comisario del pueblo "germanófilo"

En el liderazgo soviético hubo diferentes puntos de vista sobre qué tipo de política hacia los países occidentales se debe seguir. La presencia de enfoques opuestos se reveló ya en los primeros meses del poder soviético, cuando, sobre la cuestión de la política exterior, chocaron: Presidente del Consejo de Comisarios del Pueblo VI. Lenin y el comisario popular de Asuntos Exteriores (NCID) Trotsky. Este último abogó por una alianza con las democracias occidentales, contra Alemania. Dijo que los soviéticos necesitan un nuevo ejército "especialmente para la reanudación de la guerra mundial, junto con Francia y Gran Bretaña contra Alemania".

En última instancia, Trotsky fue derrotado en un debate sobre política exterior y se vio obligado a renunciar como Comisario de Asuntos Exteriores. Fue reemplazado por G.V. Chicherin, partidario de la alianza con Alemania contra las democracias occidentales (en primer lugar, Inglaterra).

En este post, hizo mucho para acercar a los dos países. Fue Chicherin quien fue uno de los principales, si no el más importante creador del famoso Tratado de Rapallus con Alemania (año 1923), que causó una gran insatisfacción con las "democracias".

Al mismo tiempo, Chicherin prestó gran atención a la dirección "oriental" de la política exterior. Fue un fuerte partidario del acercamiento con Japón. El papel más importante del comisario popular para los países del "Oriente oprimido": China, Persia, Afganistán, etc. Los movimientos de liberación nacional de Asia fueron vistos por él como una herramienta poderosa en la lucha contra la odiada Inglaterra.

Hubo un sistema de opiniones holístico y coherente, cuyos esquemas Chicherin describió en el 1918 del año de julio, en un informe en el V Congreso de los Soviets: "Estamos listos para dar lo que podemos dar sin perjuicio de nuestros intereses vitales, y eso no contradice la situación de nuestro país". como neutral Pero nuestro interés, el interés de un país agotado, requiere que para una mercancía que ahora es de valor y rareza en Europa, obtengamos la mercancía que necesitamos para la reactivación de las fuerzas productivas del país. Estamos listos para permitir que los ciudadanos japoneses busquen el uso pacífico de la riqueza natural en Siberia. amplia participación en nuestra industria y comercio ... El pueblo ruso desea extender su mano al pueblo japonés y establecer sus relaciones sobre una base sana y firme ... Rusia socialista ... declarada esclavizada al este a los pueblos, que ella misma ... está lista ... para unir todos sus esfuerzos junto con los pueblos del Este para lograr la abolición de esta injusticia flagrante y permitir a los pueblos del Este restaurar la libertad perdida ". Este programa se adhirió a Chicherin y en el futuro, respetando de manera precisa y consistente la proporción de todas sus partes principales: "alemán", "japonés" y "liberación nacional".

Stalin entendió la disposición al acercamiento con Alemania, en detrimento de Inglaterra, aunque tuvo que maniobrar entre diferentes grupos en el NKID, evitando cualquier evaluación categórica. Hubo, sin embargo, fricción con Chicherin en varios temas. En general, el Comisario del Pueblo estaba en alguna oposición a la dirección del partido-estado, y consideraba infundado cualquier esperanza de victoria para el movimiento revolucionario y comunista en Europa.

En las cartas a Stalin, Chicherin señaló "la desastrosa dirección de la Comintern, la aspiración de Moscú de estropear las relaciones con Alemania por todos los medios a Telman ... La línea de la política china 1927 se trasladó a Occidente, esto es terrible, arruinamos las relaciones con Alemania por todos los medios". ¡Ah, no miraría nada! Ruinas, ruinas ".

A pesar de la fricción con Chicherin, Stalin todavía estaba en contra de su despido del cargo de jefe del NKID, lo que una vez más refuta la historia de la intolerancia de Stalin. Y esto a pesar del hecho de que desde 1928, Chicherin vivió en Alemania de forma permanente y le pidió repetidamente que lo dejara descansar (su salud no era importante). Finalmente, en el 1930, finalmente fue liberado. Y luego en el NKID, y de hecho en toda la política exterior soviética, comenzó otra era.

2. "Papi" rareza

Debe estar conectado, en primer lugar, con la figura MM. Litvinov, quien encabezó el Comisariado Popular en 1930-1939. Esta figura se adhirió a sus propios puntos de vista sobre la política exterior, y ella diferenció significativamente de los puntos de vista de Stalin, que nuevamente testifica contra la "intolerancia" de Stalin.

Litvinov era un tipo muy entretenido de Bolshevik-Westerner, un partidario del acercamiento con Inglaterra, Francia y los Estados Unidos.

Por todo eso, nunca perteneció a los trotskistas y otros "comunistas de izquierda", no se vio en la "desviación de la derecha", que, obviamente, contribuyó a una larga estancia en la cima del Olimpo soviético. Pero en términos de política exterior, no hubo un defensor tan feroz de la amistad con las democracias occidentales como Litvinov.

Vale la pena un pequeño toque en el comienzo de una carrera política tan brillante. Al igual que muchos otros líderes, Litvinov comenzó como luchadora clandestina bolchevique dedicada a entregar literatura revolucionaria a Rusia. armas. Y aquí puedes ver una "pequeña" rareza que te hace pensar en algo. Litvinov se unió a la facción bolchevique inmediatamente después del II Congreso de la RSDLP, sin embargo, por su propia admisión, tenía simpatías personales hacia los líderes del menchevismo. Esto sugiere que Litvinov estaba lejos de estar de acuerdo con los bolcheviques en todo. Probablemente le gustó la orientación menchevique hacia el parlamentarismo de estilo occidental. Incluso entonces, la simpatía de Litvinov hacia Occidente, su sistema democrático, se sintió.

Sea como fuere, el joven revolucionario apodado "Papa" dio toda su fuerza a la lucha contra el "zarismo" hasta que fue arrestado por las autoridades francesas en 1908. El gobierno zarista exigió la extradición de los arrestados, pero los franceses deportaron a Litvinov a Inglaterra, donde vivió hasta febrero de 1917.

Y aquí, una rareza más, por favor. A orillas de Albion, Litvinov se encontraba en una posición muy menor como jefe de la sección bolchevique de la Oficina Socialista Internacional. De hecho, todo su trabajo se limitó a discursos en varias reuniones. De inmediato surge una pregunta razonable: ¿no podría el organizador con tanta experiencia laboral haber sido utilizado para un negocio revolucionario con mucho más sentido? O tal vez simplemente no querían dedicarlo a los secretos de las actividades clandestinas. ¿Sentían que algo estaba mal?

No está excluido: Lenin y sus asociados procedieron del hecho de que Litvinov simpatizaba con el ala derecha de la socialdemocracia. Esto se evidencia en tal caso. En diciembre, 1913, R. Luxemburg ofreció a los bolcheviques tomar y unirse con los mencheviques. Lenin envió a Londres Litvinov una resolución indignada en la que esta propuesta "liquidacionista" fue rechazada por completo. Litvinov, por otro lado, exigió que se suavizaran las disposiciones de Lenin: "Me parece que nos estamos armando contra los europeos con un tono demasiado severo de la resolución contra Rosa". Está claro que era imposible confiar completamente en semejante simpatizante del menchevismo. Por otro lado, "papá" no rompió con los bolcheviques. Por lo tanto, probablemente, Lenin consideró que se deberían usar sus habilidades, pero al mismo tiempo es mejor mantener al "bolchevique extraño" en una posición puramente representativa.

Al menos algún post responsable, Litvinov, recibirá solo en enero 1918, cuando será nombrado plenipotenciario en el Reino Unido. Aparentemente, luego las sospechas fueron finalmente quitadas de él. Tal vez porque al principio Litvinov demostró ser un partidario "obstinado" de la revolución mundial. Utilizó su posición como diplomático para influir en los sindicatos y el Partido Laborista, que trató de motivar en las actividades revolucionarias. "Papá" mostró tal agilidad que la situación estaba preocupada en Moscú, y Litvinov recibió instrucciones de reducir sus actividades tumultuosas.

Lo extraño aquí es que justo durante este período, el medio-menchevique Litvinov expresó repetidamente su escepticismo sobre la misma revolución mundial por la que luchó con tanta fuerza. Incluso afirmó que no había movimiento revolucionario en Europa.

Entonces, ¿cómo combinamos el trabajo activo e incompatible con la izquierda local y la incredulidad en su potencial revolucionario? Sin embargo, todo encaja en su lugar si asumimos que Litvinov quería rehabilitarse a toda costa a los ojos de los leninistas, pensando y diciendo una cosa y haciendo otra.

Característicamente, después de regresar a Rusia, Litvinov prácticamente enfrió su ardor "revolucionario". Se le indicó que enviara una nota "conciliadora" a la dirección de los antiguos aliados de Rusia, en la cual se propuso retirar las tropas extranjeras de Rusia, así como para ayudar al asesoramiento técnico sobre "cómo explotar con mayor eficacia sus recursos naturales". Desde ahora hasta el final de sus días, Litvinov buscará de manera persistente el acercamiento con los países de la democracia occidental: Gran Bretaña, Francia y Estados Unidos. Al mismo tiempo, torpedeará todos los intentos de acercarse a Alemania e Italia.

Durante los 1920, Litvinov, comisario adjunto de Asuntos Exteriores, se opuso al jefe del departamento, Chicherin, que consideraba que el tratado de Rapall con Alemania era la piedra angular de la política exterior soviética. Además, hizo todo lo posible para en el año 1922, para fallar el contrato con Italia.

Al final de 1925, el Consejo de la Liga de las Naciones (la propia Liga estaba controlada por Inglaterra y Francia) decidió organizar una amplia conferencia internacional sobre desarme general para la organización. Invitado a participar en la conferencia y en países que no eran miembros de la Liga: los Estados Unidos, Alemania y la URSS. La dirección soviética aceptó la invitación, pero se opuso al lugar en sí: Suiza, con la que la URSS rompió las relaciones diplomáticas (en relación con el asesinato del diplomático V.Vorovskogo). Chicherin señaló que, apoyándose obstinadamente en Suiza, el Consejo de la Liga simplemente no quería la presencia de nuestro país allí. Según él, ir a Suiza significa humillarte frente a Occidente. Sin embargo, su diputado Litvinov insistió en participar en el trabajo de la comisión, que era la concesión moral más seria para Occidente.

En 1928, el Ministro de Relaciones Exteriores de Francia, A. Briand, y el Secretario de Estado de los EE. UU., F. Kellogg, lanzaron una "iniciativa de pacificación", llamando a los países del mundo a abandonar las guerras agresivas. Chicherin estaba categóricamente en contra de unirse al pacto Kellogg-Briand, mientras que Litvinov habló a favor. El problema fue que nadie invitó a la URSS a unirse a este pacto. Una vez más, Litvinov insistió por su cuenta, demostrando una vez más a Inglaterra y Francia su disposición para continuar su amistad.

Pero la mejor hora de papá llegó en el año 1934. Luego, la URSS comenzó a implementar un nuevo curso, diseñado para crear un sistema de "seguridad colectiva" en Europa. Se suponía que debía incluir en ella a la URSS, Gran Bretaña, Francia, Polonia, Checoslovaquia y Rumania. Está claro que este sistema se habría dirigido contra Alemania, que de hecho se estaba volviendo cada vez más agresivo.

3. Acercamiento al torpedo

Stalin dio un giro hacia las "democracias" porque con la llegada de A. Hitler al poder en Alemania, también surgió el Occidente nazi, que fue agresivo en su actitud hacia Rusia. El espíritu de Rapallo desapareció, pero había una amenaza de una invasión alemana de nuestro país.

El líder prudente realmente no quería estar solo con el ejército alemán. Estaba aún menos complacido con la perspectiva de enfrentarse a un frente unido soviético, que muchos políticos de las "democracias occidentales" también defendían.
Por lo tanto, Stalin fue a acercarse al Occidente democrático, creyendo razonablemente que un occidental así, como Litvinov, haría frente a esta tarea de la mejor manera. Y la significativa autonomía del NKID de los líderes del partido se convirtió en un signo de confianza especial. Entonces, en el verano de 1934, cuando todos los departamentos gubernamentales estaban subordinados a los departamentos del Comité Central, este Comisariado estaba más allá de esta subordinación.

A diferencia de Stalin, Litvinov no permitía siquiera pensar en la posibilidad de acercamiento con los alemanes. Cuando supo de cualquier intento de negociar con los líderes alemanes a través de los canales del representante comercial D. Kandelaki, inmediatamente presentó una carta de renuncia, que, sin embargo, no fue aceptada. En lo que respecta a Alemania, Litvinov se comportó de manera provocativa, y después de todo con nosotros, después de todo, teníamos relaciones diplomáticas normales. Por lo tanto, podría ignorar al embajador alemán, V. Schulenburg, negándose a reunirse con él durante varios meses. En repetidas ocasiones en tránsito en Alemania, Litvinov nunca se encontró con ninguno de sus altos funcionarios.

Hasta la firma del tratado con Alemania, la prensa soviética criticó duramente al régimen nazi. Pero incluso esta intensidad de crítica parecía "papá" demasiado débil. Aquí hay un extracto de su carta a Stalin (3 1935 del año de diciembre): “La prensa soviética en relación con Alemania adoptó algún tipo de posición tolstoyana: no resistencia al mal. Así, nuestra posición alienta e infla la campaña antisoviética en Alemania. "Considero que esta posición es incorrecta y me propongo darle a nuestra prensa una directiva sobre la apertura de una contra-campaña sistemática contra el fascismo alemán y los fascistas".

Cuando las condiciones para firmar el contrato estaban maduras, ya no era posible el mandato de Litvinov como Comisario Popular de la NKID. Fue despedido de este puesto, y su lugar fue ocupado por V.M. Molotov. Característicamente, ningún ex comisario reprimió, aunque estaba en clara oposición. Es cierto, uno de los biógrafos de Litvinov, 3. Sheinis sostiene que el proceso de comisario popular deshonrado se preparó, pero se canceló debido a la guerra. Stalin supuestamente necesitaba la autoridad de Litvinov en Occidente. Sin embargo, en este supuesto no hay lógica. Litvinov disparó a 3 en mayo, y Hitler atacó a la USSR 1939 en junio a 22. Ya durante este tiempo, Stalin podría preparar no uno, sino muchos procesos.

Litvinov no solo no fue tocado, sino que se le permitió hablar en el pleno de febrero del Comité Central en 1941, en el que criticó la política de acercamiento con Hitler y le exigió que volviera la cara a Inglaterra y Francia. Sí, Litvinov estuvo sin trabajo hasta la caída de 1941, pero eso no fue culpa de la dirección estalinista. El mismo Sheinis informa sobre la conversación de Molotov (ya el jefe de la NKID) y Litvinov, que ocurrió inmediatamente después de la renuncia de este último. Molotov le preguntó qué nueva posición estaba solicitando y recibió en respuesta una arrogante: "¡Sólo para usted!" En general, Litvinov era una persona bastante problemática en términos de comunicación personal. Incluso sus simpatizantes le prestan atención. Por lo tanto, el historiador estadounidense J. Hasslam habla de cómo Litvinov gritó a Molotov por teléfono: "¡Estúpido!" Y el ex embajador alemán en Moscú G. von Dirksen dijo que a Litvinov "no le gustan los otros dioses que lo rodean".

Durante la guerra, Litvinov hizo mucho para fortalecer la coalición anti-Hitler. Luego enfatizó repetidamente la "corrección" de su posición antes de la guerra, ignorando el cambio histórico circunstancias.

AA Gromyko recordó: “Me sorprendió la persistencia con la que Litvinov intentó proteger la posición de Gran Bretaña y Francia. "A pesar de que Litvinov fue destituido del puesto de Comisario por su posición errónea, por alguna razón, continúa demostrando expresamente sus opiniones a Molotov".
Litvinov mantuvo su orientación hacia las "democracias" occidentales incluso después del final de la guerra, durante el período de enfriamiento entre la URSS y los angloamericanos. En una reunión con un corresponsal de CBC (18 June 1946), se le preguntó: "¿Qué puede pasar si Occidente hace concesiones a Moscú?" La respuesta fue: "Esto llevará a Occidente después de algún tiempo. Enfrenta la siguiente serie de demandas ". Y en febrero, 23, 1947, en una conversación con un corresponsal de Sandy Time, Litvinov puso la responsabilidad de la Guerra Fría en el liderazgo de la URSS: Stalin y Molotov. Él, señalando a la URSS, aconsejó al diplomático británico F. Roberts: "Todo lo que tienes que hacer es asustar al matón".

El hecho de realizar tales conversaciones lo confirma en sus memorias A.I. Mikoyan. Los servicios secretos activamente "escribieron" Litvinov, y los registros cayeron sobre la mesa a Stalin. Pero incluso entonces el líder no tocó el borde de los ancianos: "Papá" vivió su vida en una atmósfera de máximo confort. Aunque hay versiones conocidas de la preparación de su "liquidación" por los servicios especiales soviéticos.

4. Emisario de Stalin

Stalin usó a Litvinov y su línea para acercarse a Francia e Inglaterra. Pero al mismo tiempo, continuó buscando puntos de contacto con Alemania. El líder no quiso poner los huevos en una canasta y vincular de manera única a Rusia a uno de los partidos. Es por eso que logró evitar que la URSS fuera arrastrada a la guerra en el año 1939 y obtener un respiro vital de dos años. Y el Tratado mismo con Alemania fue posible gracias al largo y laborioso trabajo que el líder realizó en secreto, sin anunciar sus pasos hacia Alemania.

En esto, se basó principalmente en el CB. Radek, una vez que el primero de los asociados más cercanos de Trotsky. Es característico que un trotskista muy específico haya salido de él: Radek sugirió que el "demonio de la revolución" se aliara con Stalin. Intentó lo mejor que pudo para disuadir a Trotsky de dar pasos precipitados y aventureros. Entonces, Radek se opuso categóricamente a que los opositores de izquierda vinieran a las calles de Moscú 7 el 1927 de noviembre del año, y resultó ser absolutamente correcto: la manifestación de “Trotsky-Zinoviev” fracasó estrepitosamente. Radek se adhirió obstinadamente a la línea de acabar con el agudo enfrentamiento con Stalin, y no es sorprendente que haya sido el primero de todos los trotskistas en capitular ante el Secretario General. Radek apoyó activamente a Stalin no solo en la política interna sino también en la política exterior. Él mismo era un partidario constante del acercamiento de la URSS y Alemania. En 1970, el ex oficial ejecutivo de NKID, Ye.A. Gnedin comparó los datos de los archivos del Ministerio de Relaciones Exteriores de Alemania con los documentos diplomáticos soviéticos y llegó a la conclusión de que era Radek quien era la misteriosa persona a quien el embajador alemán en Moscú llamaba "nuestro amigo".

En 1934, Radek publicó un folleto titulado "Preparando la lucha para una nueva redivisión del mundo", en el que citó ampliamente al general alemán G. von Sect, quien fue un firme partidario de la alianza con Rusia. Aquí está una de estas citas: "Alemania necesita desesperadamente relaciones amistosas con la URSS".

La presencia de los sentimientos "pro-alemanes" de Radek también es confirmada por el "desafiante" V. Krivitsky, quien cita las siguientes palabras: "... Nadie nos dará lo que Alemania nos ha dado. Para nosotros, una ruptura con Alemania es simplemente impensable ".

Con el apoyo de Stalin (y eludiendo al NKID), Radek creó un canal de comunicación especial a través del cual se establecieron contactos secretos con las élites del Tercer Reich. También hubo un canal gubernamental a través del cual se llevaron a cabo negociaciones con Alemania a través del representante comercial de la URSS Kandelaki. Pero de todos modos, hubo contactos, si puedo decirlo, del "segundo nivel": el estado del representante comercial no correspondía a las grandiosas tareas geopolíticas. Pero luego quedaron completamente satisfechos con la posición de Radek, que no solo era uno de los publicistas soviéticos más importantes de los 1930, sino también el jefe de la Oficina de Información Internacional del Comité Central del PCUS (b). Bajo este modesto nombre, se ocultó una estructura muy seria, que era algo así como la inteligencia de una parte externa. Esto ya era un nivel político serio.

Por supuesto, los intentos de Radek de reunir a los comunistas y nacionalistas alemanes, que había emprendido desde 1919, también jugaron su parte. Luego fue acusado de subversión y arrojado a la famosa prisión de Moabit, donde tuvo la oportunidad de comunicarse con varias figuras políticas. Fue visitado por políticos de la persuasión bolchevique nacional, quienes abogaban fervientemente por una alianza con la Rusia soviética, contra la Entente. Así, el barón O. von Reibnitz, el fundador del bolchevismo nacional alemán, fue uno de los visitantes de Radek. También se comunicó activamente con los líderes del Partido Comunista Obrero Alemán (SCWP) G. Laufenberg y F. Wolfheim, quienes ocuparon los cargos de bolchevismo nacional. El principal tema de discusión fue la necesidad de un acercamiento soviético-alemán, que debería complementarse y fortalecerse con el acercamiento de los comunistas y nacionalistas en la propia Alemania.

El resultado de todas estas conversaciones y largas reflexiones fue el sensacional discurso de Radek, emitido por 20 June 1923, en el plenario ampliado del Comité Ejecutivo de la Comintern (ECCI). Se dedicó al joven nacionalista alemán L. Schlageter, quien fue ejecutado por "terrorismo" por las autoridades de ocupación francesas en Renania. En Alemania, después de su ejecución, comenzó una campaña de solidaridad popular. Radek también se unió a ella: en su discurso, apreciaba mucho la hazaña del joven nacionalista: "Schlageter, un valiente soldado de la contrarrevolución, merece que nosotros, los soldados de la revolución, lo apreciemos con valentía y honestidad".

Según Radek, los nacionalistas deberían sacar las conclusiones apropiadas de lo que sucedió y concentrar su lucha contra la Entente, en alianza con los comunistas. Después de eso, muchos nacionalistas alemanes (por ejemplo, el conde E. von Reventlov) comenzaron a discutir la posibilidad de tal unificación, y el periódico comunista Rote Fahne proporcionó a los nacionalistas sus páginas. Es indicativo de que Radek fue apoyado por líderes del Partido Comunista como R. Fisher y K. Zetkin. El nuevo curso de GNC, conocido como la Línea Schlageter, no duró mucho, fue fallado por dogmáticos de la Comintern. Pero hizo su contribución al acercamiento de los dos países incluso entonces. Por cierto, él mismo fue uno de los líderes más sensatos de la Comintern y con frecuencia tomó posiciones cautelosas. Por ejemplo, se opuso a la retirada del Partido Comunista Chino del partido nacionalista Kuomintang. (Además de Radek, hubo otros partidarios influyentes del acercamiento con Alemania. Entre ellos se encuentra el secretario del Comité Electoral Central de la URSS, A. Enukidze. Esta es una descripción característica de esta figura realizada por el embajador alemán Dirksen: "Un georgiano de buen corazón, de ojos claros, que simpatiza con Alemania". En el verano de 1933, Yenukidze pasó vacaciones en Alemania, y cuando regresó, invitó a Dirksen y al Ministro-Consejero de la Embajada de Alemania Twardowski a su casa de campo.

El secretario de la CCA observó con evidente disgusto que muchas personas en la CCCP y en Alemania ponen las tareas políticas de sus partidos en primer lugar. Tales personas, según Yenukidze, necesitan restringir y acostumbrarse al "pensamiento político-estatal".
5. La señal de stalin

En marzo, 1938, el llamado. “El tercer juicio de Moscú” sobre figuras de la oposición: “trotskistas de derecha” (N.I. Bukharin, A.I. Rykov y otros). Entre las muchas acusaciones hubo tal cosa: los opositores fueron acusados ​​de haber tratado de frustrar la normalización de las relaciones entre la URSS y Alemania desde 1933. En el proceso, se afirmó que los trotsky-bkharinitas entraron en una especie de conspiración con ciertos círculos del Partido Nazi, quienes se fijaron el objetivo de llevar a Alemania a la guerra con la URSS.

Esta acusación (como muchas otras) se suele describir como una calumnia, que no tiene nada que ver con la realidad. Sin embargo, hay hechos que sugieren que las figuras de la oposición de los 1920 "cavaron" bajo el líder de los 1930, y tampoco perdieron de vista la política exterior. En este sentido, el menchevique B. Nikolaevsky, quien se comunicó estrechamente con Bujarin en el año 1936, proporciona información valiosa. El ex líder de la "desviación correcta" visitó Europa siguiendo las instrucciones del Politburó: recibió instrucciones de comprar algunos archivos de los socialdemócratas alemanes que huían de Hitler en el exilio (en primer lugar, el archivo de Karl Marx). Nicholas era al mismo tiempo un mediador y, durante todo el viaje de negocios de Bujarin al extranjero, estaba al lado de un invitado de la URSS.

A partir de las conversaciones con Bujarin, Nikolayevsky llevó a cabo muchas cosas interesantes, que solo contó en 1965, la víspera de su muerte. En particular, Bujarin informó sobre las conversaciones de Stalin con Alemania, claramente con la esperanza de que su mensaje fuera transmitido "a quien sea necesario". Más tarde, Nikolayevsky se reuniría con Offie, secretario de W. Bullitt, el ex embajador de Estados Unidos en la URSS, y él le contaría cómo Bujarin (en 1935 y 1936) "filtró" información a los estadounidenses sobre las negociaciones con Alemania. Al mismo tiempo, en una conversación con Nikolayevsky, las relaciones con el mismo Stalin se estimaron en tres con un signo menos. Y en una conversación con la viuda de Menshevik F. Dan, fue aún más categórico, comparando a Stalin con el diablo.

Resulta que había algunas razones bajo las acusaciones en el tercer juicio.

En cualquier caso, todo esto es muy similar a una cierta señal de Stalin para el liderazgo alemán. El líder de la URSS llamó la atención sobre la conspiración para arrastrar a los dos países a la guerra. Y, por supuesto, esta señal desempeñó un papel en la preparación del tratado de no agresión.

En cuanto al liderazgo alemán, siguió sin embargo precisamente los "círculos" del NSDAP, que se mencionaron en el tercer proceso. Y así mereció la maldición de las naciones.
autor:
Originador:
http://www.stoletie.ru/versia/dolgij_put_k_dogovoru_ili_sorvannaja_vojna_728.htm
12 comentarios
Anuncio

Suscríbase a nuestro canal de Telegram, regularmente información adicional sobre la operación especial en Ucrania, una gran cantidad de información, videos, algo que no cae en el sitio: https://t.me/topwar_official

información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe login.
  1. paul72
    paul72 13 Septiembre 2014 08: 18
    +1
    Pero este mes (1914), comenzó la Primera Guerra Mundial, que tuvo consecuencias desastrosas para Rusia. Treinta y cinco años después de esta tragedia, JV Stalin tomó una decisión precisa de política exterior.


    Entonces, entre 1914 y 1939 es la diferencia en años 25
    1. Aleksys2
      Aleksys2 13 Septiembre 2014 09: 14
      +1
      Cita: pavel72
      Entonces, entre 1914 y 1939 es la diferencia en años 25


      Para nuestro país, estos fueron 25 años muy saturados: la Primera Guerra Mundial, la Revolución de febrero, la Revolución de Octubre, la Intervención, la Guerra Civil, la colectivización, la industrialización ...
      Por 1940, se construyeron alrededor de 9 mil nuevas fábricas. Al final del segundo plan quinquenal, la URSS ocupaba el segundo lugar en el mundo en términos de producción industrial, en segundo lugar solamente a los Estados Unidos (si la metrópolis británica, los dominios y las colonias son un estado, la URSS será la tercera en el mundo después de los Estados Unidos y Gran Bretaña). Las importaciones cayeron fuertemente, lo que fue visto como la independencia económica del país ganando.
  2. Yars
    Yars 13 Septiembre 2014 14: 26
    0
    Si Lenin y Trotsky tuvieron serios desacuerdos sobre la política exterior, ¿por qué Lenin recomendó a Trotsky antes de su muerte en lugar de a Stalin? Además, Trotsky (Leib Davidovich Brunshtein) era un ardiente partidario de la sangrienta revolución y Stalin era conocido por la amistad de los pueblos.
    1. rueda
      rueda 13 Septiembre 2014 17: 15
      +2
      Cita: YARS
      Si Lenin y Trotsky tenían serios desacuerdos sobre la política exterior, ¿por qué Lenin recomendó a Trotsky en su lugar y no a Stalin antes de su muerte?

      En que lugar ¿Y en lugar de quién?
      Al momento de escribir las cartas, Lenin no tenía ningún puesto ni en el partido ni en el gobierno.
      Con respecto a Trotsky, me atrevo a citar una carta de fecha 25.12.22.
      Me refiero a la estabilidad como garantía contra una división en el futuro cercano, y tengo la intención de analizar una serie de consideraciones de naturaleza puramente personal aquí.
      Creo que los principales miembros de la cuestión de la estabilidad desde este punto de vista son miembros del Comité Central como Stalin y Trotsky. Las relaciones entre ellos, en mi opinión, constituyen la mayor parte del peligro de una división que podría evitarse y que, en mi opinión, debería servir, entre otras cosas, para aumentar el número de miembros del Comité Central a 50, hasta 100 personas.
      Camarada Habiéndose convertido en Secretario General, Stalin concentró un inmenso poder en sus manos, y no estoy seguro de si siempre podrá usar este poder con precaución. Por otro lado, camarada Trotsky, como su lucha contra el Comité Central en relación con la cuestión del NKPS ya ha demostrado, no solo se distingue por sus habilidades sobresalientes. Personalmente, él es quizás la persona más capaz en el Comité Central actual, pero también carece excesivamente de confianza en sí mismo y entusiasmo excesivo por el lado puramente administrativo del asunto.
      Estas dos cualidades de los dos líderes sobresalientes del Comité Central moderno pueden conducir inadvertidamente a una división, y si nuestro partido no toma medidas para evitar esto, la división puede ocurrir inesperadamente.

      Y la adición a esta carta de 4.1.23g.
      Stalin es demasiado grosero, y este defecto, bastante tolerable en el medio ambiente y en las comunicaciones entre nosotros los comunistas, se vuelve intolerante en el cargo de Secretario General. Por lo tanto, sugiero que los camaradas consideren una forma de trasladar a Stalin de este lugar y designar a otra persona para este lugar, que en todos los demás aspectos difiere del camarada. Stalin era solo una ventaja, es decir, más tolerante, más leal, más cortés y más atento a sus camaradas, menos caprichoso, etc. Esta circunstancia puede parecer una insignificancia insignificante. Pero creo que desde el punto de vista de la protección contra el cisma y desde el punto de vista de lo que escribí anteriormente sobre la relación entre Stalin y Trotsky, esto no es un poco, o es un poco que puede ser decisivo.
      Como vemos, no se propuso la candidatura de Trotsky.

      Además, estas cartas se transmitieron el 18.05.24/2/XNUMX. tanto como XNUMX o más años después de escribir. Narrado por N.K. Krupskaya.
  3. sigdoc
    sigdoc 13 Septiembre 2014 16: 27
    +1
    Porque la "voluntad de Lenin", escrita por la mano de Krupskaya, es una falsificación
    1. Tyumen
      Tyumen 13 Septiembre 2014 16: 56
      +3
      ¿Quién no conoce la mano del viejo Krupsky?)
  4. Siroco
    Siroco 14 Septiembre 2014 04: 13
    +1
    Como enseña la historia, resulta ser nadie y no enseña nada. Sello de goma. El artículo es muy interesante gracias al autor. Es una pena que se haya prestado poca atención a los usuarios del foro de VO. Y hay algo para comparar, y con qué.
  5. da Vinci
    da Vinci 14 Septiembre 2014 11: 09
    0
    Ahora hay una interpretación interesante de este evento en Ucrania: la URSS (el agresor) no reunió a Ucrania, sino que atacó a Polonia, que fue defendida por los ucranianos de los invasores como parte de las Fuerzas Armadas polacas, y Ucrania se "unió" en 1917. Simplemente olvidan cómo Polonia se apoderó de la parte occidental de Ucrania en la década de 20. ¿Quizás Polonia salvó a los ucranianos del bolchevismo? Probablemente, pero ¿por qué entonces Bandera mató a los polacos, a los salvadores? ... En realidad, no hay necesidad de buscar lógica en los historiadores modernos desde finales de la década de 80, no existe.
  6. RAA
    RAA 14 Septiembre 2014 13: 04
    0
    Occidente quería presionar a Hitler y Stalin contra sus frentes y el Protocolo del 23 de agosto de 1939 no interfirió con esto. Ni en 1939 ni en 1940 el potencial militar de Alemania para la guerra con la URSS Stalin que firmó un tratado con Alemania esperaba una guerra terrestre prolongada entre Alemania y Anglo -Fuerzas francesas, y resultó el bombardeo de Hitler. La industria militar alemana se vio fortalecida por el potencial europeo y se volvió mucho más peligrosa para la URSS.
    1. justas-914
      justas-914 14 Septiembre 2014 19: 23
      0
      Hitler tenía potencial en los años 40, o más bien en el año 41. Teniendo en cuenta los territorios ocupados, la población de Alemania ascendía a más de 220 millones de personas, y en la URSS había alrededor de 190 millones, sobre industria, por lo que todo está claro, más todo: una experiencia invaluable en la realización de operaciones a gran escala.
      1. RAA
        RAA 14 Septiembre 2014 21: 12
        0
        El potencial en 1941 para la guerra con la URSS no fue suficiente para Alemania. Por ejemplo, sus bombas terminaron rápidamente y era necesario usar barriles soviéticos capturados o vacíos. No había mucho. Pero había experiencia, habilidad y superioridad psicológica.
  7. Rastas
    Rastas 14 Septiembre 2014 22: 52
    0
    Cualquiera que evalúe sobriamente el pacto entiende que no había nada criminal en él. Hitler habría atacado a Polonia de todos modos. ¿O hay alguien que podría pensar que la Wehrmacht solo comenzó a planear una operación contra Polonia después del 24 de agosto después de firmar el pacto?