Military Review

"Fuerza Pjublik": cómo los soldados negros ayudaron a los maestros belgas en la colonización de su propia patria

7
A fines del siglo XIX, prácticamente todos los estados europeos, que se sentían al menos en cierta medida capaces de tomar un pedazo de pastel tropical, estaban involucrados en la división del continente africano. Incluso la pequeña Bélgica, que se independizó de los Países Bajos solo en el año 1830, y hasta ese momento nunca la había tenido, cuatro décadas después, se sentía capaz de comenzar una epopeya colonial en África. Y, lo que hay que señalar, la épica es bastante exitosa. Al menos en el mundo. historia La colonización belga del Congo se convirtió en uno de los ejemplos más vívidos de la crueldad de los colonialistas hacia la población civil, y su disposición a utilizar cualquier método para obtener beneficios.


"Fuerza Pjublik": cómo los soldados negros ayudaron a los maestros belgas en la colonización de su propia patriaEl estado libre del rey Leopold

Ubicada en el centro del continente africano, la tierra del Congo permaneció durante mucho tiempo dibujada. En la segunda mitad del siglo XIX, los colonialistas portugueses, franceses e ingleses aún no lo habían dominado. Los vastos bosques de África Central estaban habitados por numerosas tribus Negroides, así como por los pigmeos, los pequeños nativos del continente. Los comerciantes árabes hicieron incursiones periódicas en el territorio del Congo desde el vecino Sudán. Aquí fue posible capturar los "bienes vivos", así como obtener ganancias por marfil. Durante mucho tiempo, los europeos prácticamente no entraron en el territorio del Congo, con la excepción de los viajeros individuales. Sin embargo, en 1876, fueron las vastas e inexploradas tierras en el centro de África las que atrajeron la atención del rey belga Leopoldo II. En primer lugar, el rey se interesó por los posibles recursos naturales del Congo, así como por las posibilidades de cultivar caucho en su territorio, un cultivo que tenía una demanda especial en el siglo XIX y se exportaba desde Brasil, donde había numerosas plantaciones de hevea con caucho.

Leopoldo II, que también se llamaba el "rey de los negocios", a pesar de que era el monarca de un estado europeo muy pequeño, tenía cierto "olor" en los tesoros reales. Y el Congo, con su vasto territorio, los recursos minerales más ricos, una gran población, los bosques, "los pulmones de África", fue un verdadero tesoro. Sin embargo, Leopold no se atrevió a ir directamente a la toma del Congo por temor a competir con otras potencias coloniales más grandes. En 1876, creó la Asociación Internacional Africana, que se posicionó más como una organización humanitaria y de investigación. Los eruditos, viajeros, patrocinadores de las artes europeos, reunidos por Leopold entre los miembros de la asociación, hablaron de la necesidad de una "civilización" de tribus salvajes congoleñas, un fin al comercio de esclavos y la violencia en las regiones profundas de África Central.

Una expedición de Henry Morton Stanley, un periodista estadounidense de origen inglés de treinta y ocho años, famoso en esa época, fue enviado a África Central con "fines de investigación y humanitarios". La expedición de Stanley a la Cuenca del Congo, por iniciativa de Leopold II, fue pagada y equipada con este último. Unos años después de la expedición, Stanley Leopold II logró finalmente establecer el control sobre un vasto territorio en el centro de África y obtener el apoyo de las potencias europeas, jugando con las contradicciones entre ellos (Inglaterra no quería ver el Congo francés o alemán, Francia, inglés o alemán ). Sin embargo, el rey no se atrevió a someter abiertamente el Congo a Bélgica. Se anunció la creación del Estado Libre del Congo. En 1885, la Conferencia de Berlín reconoció los derechos del Rey Leopoldo II personalmente al territorio del "Congo Libre". Así comenzó la historia de la mayor posesión personal del monarca belga, varias veces más grande tanto en el área del territorio como en la propia población de Bélgica. ъ

Sin embargo, el rey Leopoldo no tuvo la intención de "civilizar" o "liberar" a la población nativa del Congo. Utilizó sus derechos soberanos para saquear abiertamente este vasto territorio, que pasó a la historia como el mayor ejemplo de abuso colonial. En primer lugar, Leopold estaba interesado en el marfil y el caucho, y buscó, a cualquier precio, aumentar sus exportaciones desde el Congo bajo su control.

Sin embargo, la subordinación de un territorio tan colosal como el Congo, poblado por tribus que no querían someterse al "rey liberador", requería considerables esfuerzos, incluida la presencia de un contingente militar permanente. Dado que oficialmente el Congo durante los primeros treinta años de colonización fue catalogado como "Estado libre" y la colonia belga no lo era, no fue posible utilizar el ejército regular belga para conquistar el territorio centroafricano. Al menos oficialmente. Por lo tanto, ya en 1886, se comenzó a trabajar en la creación de la Fuerza Pública (en lo sucesivo, la Fuerza Pública) - "Fuerzas sociales", que durante ochenta años, durante los años del Estado Libre del Congo, y más tarde, cuando se convirtió oficialmente en una colonia del Congo belga, - Desempeñó las funciones de las tropas coloniales y la gendarmería en este país africano.

"Force Pyublik" contra esclavos y dueños de esclavos

El capitán Leon Roger, quien fue nombrado Comandante de las "Fuerzas Sociales" por 17 en agosto 1886, llegó al Congo para crear las subunidades de Force Pjublik. En términos de unidades de reclutamiento del Ejército Libre del Congo, el rey belga decidió utilizar el esquema clásico de formación de tropas coloniales. El rango y el archivo se reclutaron de entre los nativos, principalmente de la Provincia Oriental del Congo, pero también del número de mercenarios de Zanzíbar. En cuanto a los oficiales y oficiales no comisionados, eran en su mayoría personal militar belga que llegó al Congo bajo un contrato para ganar y recibir rangos militares regulares. También entre los oficiales y los oficiales no comisionados había personas de otros estados europeos que llegaron al "Estado Libre" con el mismo propósito que los belgas.

Uno de los primeros militares belgas que llegaron al Congo y pronto lograron el éxito en el servicio fue Francis Dani (1862-1909). Dani, madre irlandesa y paterna belga, se graduó de una escuela militar en París y luego se unió al ejército belga. En 1887, casi inmediatamente después de la formación de las "Fuerzas Públicas", un teniente Dani de veinticinco años llegó al Congo.

El joven oficial se ganó rápidamente la confianza de sus superiores y en 1892 fue nombrado comandante de un destacamento militar enviado a la Provincia Oriental contra los comerciantes árabes que controlaban toda la parte oriental del Congo en ese momento. Los traficantes de esclavos árabes consideraban que el territorio de la Provincia Oriental era de su propiedad y, además, pertenecía al Sultanato de Zanzíbar, que no podía sino provocar el descontento de la administración belga. Los combates, que pasaron a la historia como las guerras belga-árabes, duraron desde abril 1892 hasta enero 1894. Durante este tiempo, las unidades de la Fuerza Pyublik lograron apoderarse de tres estaciones de comercio fortificadas árabes en Kasongo, Kabambari y Nyangve. Francis Dani, quien comandó directamente las "Fuerzas Públicas" en la guerra contra los traficantes de esclavos árabes, recibió el título de nobleza de barón y en 1895 se convirtió en el vicegobernador del Estado Libre del Congo.

Sin embargo, en las primeras etapas de su existencia, las "Fuerzas Sociales" experimentaron serios problemas con la disciplina. Los soldados africanos no estaban contentos con las condiciones de servicio, especialmente porque muchos de ellos fueron reclutados por la fuerza y ​​no tenían una motivación positiva. Naturalmente, periódicamente, los levantamientos de los nativos se desataron en unidades militares y durante mucho tiempo las "Fuerzas Públicas" tuvieron que luchar con ellas mismas, más precisamente, con su propio rango y archivo. Después de todo, los oficiales belgas y los oficiales no comisionados, que en realidad no se quejaron de los africanos, trataron a los reclutas movilizados con mucha severidad. Fueron golpeados por la más leve ofensa con látigos, los "shamboks", que fueron abolidos en las "Fuerzas Sociales" solo en el año 1955, fueron mal alimentados y no brindaron asistencia médica. Además, muchos soldados fueron reclutados de los pueblos que más recientemente fueron conquistados por los belgas con gran dificultad y derramamiento de sangre.

Así, en 1896, los soldados reclutados de la nacionalidad Tetela se rebelaron. Mataron a varios oficiales belgas y se enfrentaron directamente con el resto de las Fuerzas Públicas del Congo. Francis Danny, el ex vicegobernador en ese momento, dirigió la operación para derrotar a los rebeldes, que duró dos años, hasta 1898. La principal dificultad para apaciguar la rebelión fue el conocimiento de los mercenarios rebeldes sobre los conceptos básicos del arte militar europeo, que fue enseñado a su cabeza por sargentos y tenientes africanos en los campos de entrenamiento de las Fuerzas Sociales.

La supresión de los levantamientos de la población nativa después de la derrota de los traficantes de esclavos árabes en el este del Congo se convirtió durante mucho tiempo en la tarea principal y la principal ocupación de las "Fuerzas Sociales". Cabe señalar que los soldados de las tropas coloniales trataron a la población local con gran rigidez, aunque ellos mismos eran en su mayoría congoleños. En particular, aldeas enteras de las tribus rebeldes fueron incendiadas, se cortaron las extremidades para adultos y niños, y los prisioneros fueron explotados en plantaciones de caucho. Las manos cortadas de los nativos estaban representadas por los soldados de las "Fuerzas Sociales" como evidencia de un servicio "no vano". A menudo, los castigos severos que esperan a la población local no son lo que el levantamiento, por el simple incumplimiento de los planes de recolección de caucho. Nuevamente, las actividades sangrientas de la "comunidad mundial" en el Congo fueron presentadas por el Rey Leopoldo como una "lucha contra los esclavistas", supuestamente beneficiando a los pueblos indígenas de un país africano. Los medios de comunicación europeos retrataron el canibalismo, el comercio de esclavos, el corte a mano entre las tribus africanas que habitaban en el Congo, orientando así al público a apoyar las duras medidas de la administración colonial en la lucha contra los "terribles salvajes".

La táctica favorita de los administradores del Estado Libre del Congo fue tomar los rehenes de mujeres y niños de las tribus indígenas, luego de lo cual sus parientes varones se vieron obligados a acelerar el trabajo en las plantaciones de caucho. De hecho, a pesar del hecho de que la esclavitud y el comercio de esclavos estaban oficialmente prohibidos por todas las potencias europeas, incluso los países atrasados ​​como Portugal, en el Estado Libre, la esclavitud estaba en el orden de las cosas: los esclavos eran trabajadores de plantaciones y Víctimas del genocidio. Por cierto, los colonialistas belgas atrajeron a mercenarios, negros de traficantes de esclavos y supervisores de esclavos de ayer, a la administración de las plantaciones y a la supervisión de esclavos, que oficialmente se consideraban simplemente “trabajadores”, (sí, entre los negros en todo momento casi no eran más que los traficantes de esclavos blancos).

Como resultado, en un tiempo relativamente corto, las colonias lograron un éxito significativo en el cultivo de caucho. Durante varios años, el caucho se ha convertido en la principal cultura de exportación del Congo, contribuyendo, por un lado, a un aumento múltiple de los ingresos de Leopold II, una de las personas más ricas de Europa, y por otro lado, una reducción en la población del Congo de más de treinta años (1885-1915) de 30 A 15 millones de personas. No solo Leopold, sino también otras figuras del comercio político, militar y belga construyeron su riqueza en la sangre de los millones de habitantes del Congo que murieron. Sin embargo, los detalles completos del genocidio organizado por los belgas en el Congo todavía están esperando a su investigador, y es poco probable que esperen el paso del tiempo y debido a la actitud tradicional hacia las guerras y la muerte en el continente africano como algo bastante explicable. Aunque para ser justos, la monarquía belga y la dinastía gobernante deben asumir la plena responsabilidad del genocidio creado por su representante Leopold. Especialmente si tiene en cuenta la forma en que los líderes belgas intentan hablar sobre temas de violación de los derechos humanos, incluido el imaginario, en otros estados del mundo.

Incluso para los estándares de otras potencias coloniales, en el "Estado Libre del Congo" a comienzos del siglo XX, estaba ocurriendo una franqueza de ley. Bajo la presión del público y sus propios funcionarios, Leopold II se vio obligado a vender sus bienes personales a Bélgica en 1908. Así que el antiguo "Estado libre" se convirtió en el Congo belga. Pero las "fuerzas sociales" se mantuvieron, con el mismo nombre y propósito. Cuando el Congo se convirtió en la colonia oficial de Bélgica, la Fuerza Püblik estaba formada por soldados 12 100. Organizativamente, las “Fuerzas Sociales” unieron una compañía separada 21, así como unidades de artillería e ingeniería. En seis centros de entrenamiento, los soldados nativos de 2400 fueron entrenados al mismo tiempo y, de acuerdo con la larga tradición de las tropas coloniales, italianas, alemanas y otras, los belgas también llamaron "Ascari". Un grupo separado de tropas "Fuerzas Públicas" fue desplegado en la provincia de Katanga. Aquí, seis compañías combinaron a la gente de 2875, además, una compañía de ciclistas negros estaba estacionada en Katanga, una especie de "punto culminante" de las tropas coloniales belgas, y en Bohm, una compañía de ingeniería y una batería de artillería.

Guerras mundiales: en África, Bélgica luchó mucho mejor.

Las "Fuerzas Sociales" belgas en el Congo se reunieron en la Primera Guerra Mundial con 17. Los soldados nativos de 000, los oficiales y oficiales nativos de 235 y los oficiales belgas de 178 y los oficiales no comisionados. La parte principal de la compañía de "Fuerzas Públicas" llevó a cabo el servicio de guarnición y en realidad desempeñó las funciones de las tropas internas o gendarmería para mantener el orden, garantizar la seguridad pública y controlar la frontera. El uniforme de Ascari era azul con un fez rojo como tocado. Durante la Primera Guerra Mundial, el color del uniforme se cambió a caqui.

Cuando Bélgica 3 de agosto 1914 del año entró en la Primera Guerra Mundial en el lado de la Entente, su territorio europeo fue ocupado en gran parte por fuerzas alemanas superiores. Sin embargo, en África, las tropas belgas, más precisamente, las "Fuerzas Sociales" coloniales, tuvieron más éxito. En 1916, las divisiones de las Fuerzas Sociales invadieron Ruanda y Burundi, que en ese momento pertenecían a Alemania, así como al África Oriental Alemana. Los belgas lograron conquistar Ruanda y Burundi, pero en el África Oriental Alemana se “atascaron” junto con los británicos y los portugueses, porque los destacamentos alemanes Lettot-Forbec pudieron hacer retroceder a las fuerzas de la Entente y transferir el teatro principal de la guerra partidista al territorio de la Mozambique portuguesa. En el momento de la ocupación de Ruanda y Burundi en 1916, las "Fuerzas Sociales" consistían en tres brigadas que combinaban un total de batallones 15. Fueron comandados por Charles Tober. Durante los años de hostilidades en África, las Fuerzas Sociales perdieron 58 a oficiales belgas y oficiales no comisionados y 9077 a personal militar congoleño.

Tanto en la Primera Guerra Mundial como en la Segunda Guerra Mundial, las unidades belgas en África trabajaron en estrecha colaboración con las fuerzas coloniales inglesas, de hecho, están en subordinación operativa a los "camaradas superiores". A pesar de que 28 en mayo 1940 del año Bélgica se rindió y fue completamente ocupada por Alemania, sus "Fuerzas Sociales" en el Congo se convirtieron en parte de las fuerzas aliadas. En 1940-1941 Tres brigadas móviles y el 11 Batallón de las Fuerzas Sociales participaron en la lucha contra la fuerza expedicionaria italiana en Etiopía, y finalmente, junto con los británicos, derrotaron a esta última. Durante la guerra belga-italiana en Etiopía, los soldados 500 de las Fuerzas Sociales murieron, mientras que las fuerzas coloniales congoleñas lograron capturar a los generales 9 del ejército italiano y sobre 150 miles de oficiales y soldados.

En 1942, las unidades belgas de las tropas congoleñas también estaban estacionadas en Nigeria, en caso de un posible aterrizaje de los nazis en África occidental. El número total de unidades de las "Fuerzas Sociales" de 1945 fue de 40 miles de soldados, organizados en tres brigadas y unidades de apoyo y policía más pequeñas, así como la policía marítima. El Servicio Médico de Salud Pública, además de África, participó en los combates en Birmania, donde formaba parte de la División de Infantería de África Oriental 11 de las fuerzas coloniales británicas.

Después del final de la Segunda Guerra Mundial, las "Fuerzas Públicas" en el Congo belga continuaron su servicio militar y gendarme. A partir de 1945, las Fuerzas Sociales incluyeron seis batallones de infantería (el 5º batallón en Stanleyville, el 6º batallón en Wats, el 7º batallón en Luluabur, el 11º batallón en Rumangabo, el 12º batallón en Elizabethville y 13 ° batallón en Leopoldville), brigadas en Tisville, 3 pelotones de reconocimiento, unidades de policía militar, 4 piezas de artillería costera y aviación partes. Al mismo tiempo, la política de las autoridades coloniales belgas para fortalecer las "fuerzas sociales" continuó. Los residentes locales fueron convocados para el servicio militar, y el nivel de combate y entrenamiento de combate fue bastante alto, aunque el ejercicio finalmente contribuyó al fortalecimiento de los conflictos internos en las unidades. Uno de los graves problemas era la falta de educación de los suboficiales y los oficiales reclutados del Congo, así como su baja disciplina. De hecho, la disciplina en las unidades equipadas con negros solo se podía mantener con la ayuda de una práctica dura de "palo", pero esto último, por supuesto, implicaba el odio comprensible de los soldados congoleños "azotados" al pelotón belga y a los comandantes de la compañía.



El crecimiento del sentimiento anticolonial en la sociedad congoleña en 1950 condujo al hecho de que en 1959, la gendarmería que consiste en compañías de gendarme 40 y pelotones 28 se destacó de las Fuerzas Sociales. Los temores de la administración colonial con respecto al posible desarrollo del movimiento anticolonial en el Congo se han vertido en el fortalecimiento de las "Fuerzas Sociales" incluso en los últimos años antes de la proclamación de la independencia del país. Las unidades de las "Fuerzas Sociales" se mantuvieron en alerta, constantemente capacitadas y mejoradas. Entonces, por 1960, las "Fuerzas Públicas" consistían en tres grupos militares, cada uno de los cuales tenía su propio lugar de despliegue y área de responsabilidad.

El primero estaba estacionado en la provincia de Upper Katanga con el comando del distrito en Elizabethville, el segundo en la provincia ecuatorial con el centro en Leopoldville, el tercero en la provincia del Este y Kivu con el comando del distrito en Stanleyville. En la provincia de Léopoldville, el comando de las "Fuerzas Sociales" y el segundo grupo, los batallones de infantería 13 y 15 en Leopoldville, la brigada 4, los batallones de infantería 2 y 3 en Tiswil; La división de artillería de reconocimiento 2, las compañías de gendarme de 3 y los pelotones de gendarme de 6 en Bom. En la provincia ecuatorial se encontraban el Batallón de Infantería 4, el Centro de Entrenamiento de Combate 2, compañías de gendarme separadas de 3 y pelotones de gendarme de 4. En la Provincia del Este, la sede del grupo 3, los batallones de infantería 5 y 6, el batallón de gendarmería 16, la división de artillería de reconocimiento 3, las compañías de gendarme separadas 3 y el pelotón de gendarme 4 estaban estacionados. El centro de entrenamiento de combate 3, el batallón de infantería 11, la sede del batallón de gendarme 7, las compañías de gendarme 2 y el pelotón de gendarme 4 estaban estacionados en la provincia de Kivu. La sede del grupo militar 1, el batallón de infantería 12, el batallón de gendarmería 10, la compañía de policía militar, el centro de entrenamiento de combate 1, el batallón de guardias 1, la batería de defensa aérea, la base de artillería de reconocimiento 1, el batallón 9 basado en Katanga. división Finalmente, los batallones de gendarme 8 y de infantería XNUMX se desplegaron en el Kasai.

Después de la descolonización ...

Sin embargo, 30 junio 1960 se proclamó oficialmente la independencia del Congo belga. Un nuevo país apareció en el mapa de África - Congo, que, debido a la composición multinacional de la población, las contradicciones entre los tributos y la ausencia de cultura política, que no se formó durante los años de la dominación colonial de los belgas, entró casi de inmediato en un estado de crisis política. En julio, 5, tuvo lugar un levantamiento de la guarnición en Leopoldville. El descontento de los soldados congoleños fue causado por el discurso del teniente general Emil Zhansson, comandante en jefe de las Fuerzas Públicas, en el que aseguró a los soldados nativos que su posición en el servicio no cambiaría incluso después de que se proclamara la independencia. Una oleada de sentimientos anticoloniales condujo a la huida de la población belga del país, a la incautación y destrucción de infraestructura por parte de africanos rebeldes.

Las Fuerzas Sociales fueron renombradas como Ejército Nacional del Congo, casi simultáneamente con el cambio de nombre, todos los oficiales belgas fueron dados de baja del servicio militar y reemplazados por congoleños, aunque la mayoría de ellos no tenía una educación militar profesional. Después de todo, en el momento de la proclamación de la independencia nacional del Congo, solo el personal militar congoleño de 20 había recibido capacitación en instituciones de educación militar superior en Bélgica, que es extremadamente pequeña en un país multimillonario de África. Incluyendo el colapso de las "Fuerzas Sociales" del Congo llevó a las consecuencias de la famosa crisis congoleña de 1960-1961. Durante esta crisis, más de 100 miles de personas murieron en enfrentamientos políticos tribales e internos en el Congo. La brutalidad de los ciudadanos del nuevo estado independiente entre ellos fue asombrosa: los “insultos tribales” de siglos de antigüedad, las tradiciones del canibalismo, los métodos de tortura y las ejecuciones que trajeron los traficantes de esclavos y los colonialistas a la tierra congoleña, o inventados por los congoleños en la época en que no había ningún predicador cristiano. No entró en la tierra del país centroafricano.

La provincia de Katanga, en el sur del Congo, se proclamó un estado independiente. Es en esta provincia donde se concentran los depósitos de uranio, diamantes, estaño, cobre, cobalto y radio, lo que hizo que el gobierno estadounidense que apoyó a los belgas en realidad patrocinara y armara a los separatistas de Katangsk. El primer ministro del Congo, el famoso Patrice Lumumba, solicitó asistencia militar a las Naciones Unidas, pero el contingente de mantenimiento de la paz de la ONU tuvo que restablecer el orden en la provincia del sur. Durante este tiempo, el líder de los separatistas de Katanga, Moise Tshombe, logró capturar y ejecutar al Primer Ministro Patrice Lumumba. En 1964-1966 en la provincia oriental del Congo, las tribus Simba se rebelaron, reprimiendo brutalmente no solo a la población blanca de la provincia, sino también a los residentes de la ciudad y solo a representantes de cualquier otro grupo étnico. Se suprimió con la ayuda de los paracaidistas belgas, lo que permitió a los medios soviéticos anunciar la intervención militar belga en el Congo soberano.

De hecho, en este caso, el contingente de paracaidistas belgas, mercenarios estadounidenses y europeos y los "comandos" de Katanga (antiguos gendarmes) solo restauraron una especie de orden en el territorio capturado por la Simbah y salvó de la muerte a cientos de residentes blancos. Sin embargo, las desventuras del Congo no terminaron con el levantamiento de Simba. En 1965-1997 a la cabeza del Congo, llamado de 1971 a 1997. Zaire, estuvo Joseph Mobutu Sese Seko (1930-1997), el antiguo capataz de las "Fuerzas Sociales" belgas, que se convirtió en un mariscal independiente del Congo.

La dictadura de Mobutu pasó a la historia como uno de los ejemplos más prominentes de regímenes corruptos africanos. Bajo Mobutu, toda la riqueza nacional del país fue saqueada sin una punzada de conciencia, el salario se pagó solo a los militares, policías, funcionarios. Al ex soldado colonial, que sufrió un obvio engaño de grandeza, al mismo tiempo no le importó en absoluto el desarrollo de su propio país; en primer lugar, debido a la falta de educación, una educación un poco civilizada y las reglas específicas del "juego político africano", según el cual un revolucionario tarde o temprano se convierte en un monstruo (como el ganador de un dragón en la famosa trama de cuento de hadas).

Pero incluso después de la muerte de Mobutu, el Congo no tiene estabilidad política y, hasta el momento, se caracteriza no solo por la extrema pobreza de la población, sino también por una situación político-militar muy turbulenta. Aunque la tierra del Congo, una de las más ricas de África, si no en todo el planeta. Aquí hay muchos minerales: los depósitos más grandes del mundo de diamantes, cobalto, germanio, los depósitos más grandes de uranio, tungsteno, cobre, zinc, estaño en el continente, depósitos petroleros bastante serios, minas de oro. Finalmente, los bosques y el agua también pueden clasificarse como uno de los tesoros nacionales más importantes del Congo. Y, sin embargo, un país con tal riqueza aún vive peor que la gran mayoría de los demás países del mundo, siendo uno de los países más pobres del planeta, en el que, además de la pobreza, el crimen y la violencia contra las personas tanto del gobierno como de las fuerzas rebeldes florecen. ejércitos ".

Hasta ahora, el mundo no puede venir a la tierra que una vez estuvo en posesión personal del Rey Leopoldo y que se llamó pomposo el "Estado Libre del Congo". La razón de esto radica no solo en el atraso de la población local, sino también en la despiadada explotación a la que los colonizadores belgas sometieron esta tierra, incluso con la ayuda de las "Fuerzas Sociales", en su mayoría soldados negros que sirvieron a sus opresores y trataron de sobresalir no solo luchando contra el espíritu en las batallas. , pero también crueles represalias contra sus propias tribus.
autor:
7 comentarios
Anuncio

El comité editorial de Voenniy Obozreniye necesita urgentemente un corrector de pruebas. Requisitos: conocimiento impecable del idioma ruso, diligencia, disciplina. Contacto: [email protected]

información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe para registrarse.

Уже зарегистрированы? iniciar la sesión

  1. Denis
    Denis 5 Septiembre 2014 10: 15 nuevo
    +4
    En términos de reclutamiento "ejército Congo libreEl rey belga decidió utilizar el esquema clásico de la formación de las tropas coloniales. Ordinario reclutado de entre los nativos.
    Nada como?
    Y artículo eficiente, le gustó
    1. camarada Perra
      camarada Perra 12 Septiembre 2014 15: 48 nuevo
      -1
      sin lugar a duda !! LPR y DPR y el titiritero en el Kremlin
  2. parusnik
    parusnik 5 Septiembre 2014 11: 00 nuevo
    +1
    Los belgas pagaron el dinero, ayudaron ... no sobre una base ideológica ... cuantas más contradicciones tribales ...
  3. Fibrizio
    Fibrizio 5 Septiembre 2014 11: 42 nuevo
    +3
    Black vuelve a culpar a los blancos. Y así vivirían bien y prosperarían. Mi padre estaba en una nueva Guinea por trabajo. Hay minas de diamantes, y así, dijo lo siguiente. Los negros se tambalean por la ciudad durante el día o se sientan estúpidamente a la sombra. Nadie trabaja, incluso mantiene jardines banales. Se mueren de hambre. Aunque, ¿cómo puedes pasar hambre en la playa en un país tropical? Compre un bote, no puede comprarlo, navegue en una balsa improvisada, encuentre las redes ... Eso es todo, está lleno. Pero esta es la esencia de la raza negra, culpe a los blancos y espere las dádivas, porque les deben todo el mundo. Como resultado, tienen una buena tierra, un buen clima (no se necesitan edificios de capital y baterías), pero viven peor que todos. Sí, y solo puede trabajar desde debajo del palo.
  4. sergey05
    sergey05 5 Septiembre 2014 12: 02 nuevo
    -1
    Son negros. cada hombre por si mismo. Los ucranianos son cada vez más como los negros.
  5. solvi
    solvi 6 Septiembre 2014 03: 11 nuevo
    0
    Sí, cuñas de Ucrania, por supuesto.
    Mi experiencia de vida no solo me dice, sino que grita que a los negros (por supuesto, no a todos, sino solo a los emigrantes) no les gusta trabajar mucho. Más bien, trabajar por un salario es una excepción. La mentalidad es completamente diferente. Se involucrarán en algo de mierda, cualquier cosa, para cortar algo, pero para tirar de una correa, no esperará. Creo que se sienten muy libres. Quizás para ellos este es el sentimiento principal en la vida y por su bien están listos para mucho.
    Y nuestro Barak es solo uno de ellos, con la única diferencia en la que logró saltar, a diferencia de muchos. Es obvio que la criatura está poco desarrollada, aunque fue entrenada en instituciones prestigiosas. Paso psicológicamente muy verificado. Bravo, Wall Street!
  6. Ram chandra
    Ram chandra 6 Septiembre 2014 10: 10 nuevo
    +1
    Pha No fuimos colonizados con tanta crueldad.
  7. 555 alguien 555
    555 alguien 555 7 Septiembre 2014 14: 17 nuevo
    +1
    Los países de África siguen siendo colonias, si los colonos anteriores necesitaban territorio, ahora solo recursos. En minería, los negros trabajan duro durante días en centavos. Las guerras en tales estados solo contribuyen a la extracción acelerada de recursos, por lo que no es pecado provocarlos. La generación crecida por la guerra ha perdido todas las habilidades y el deseo de trabajar. Los africanos son perezosos o no, pero nunca se les permitirá desarrollarse.