Cómo Donbass se convirtió en el centro de la metalurgia rusa.

Cómo Donbass se convirtió en el centro de la metalurgia rusa.


La primera parte de la publicación estuvo dedicada a la escasez crónica de metales en Kievan y en Moscú Rus. En la segunda parte, describiremos cómo, en el siglo XVIII, nuestro país, gracias a las fábricas de los Urales, se convirtió en el mayor productor de metales del mundo. Esta poderosa base metalúrgica fue la base de todos los éxitos del Imperio ruso desde Pedro I hasta las guerras napoleónicas. Pero a mediados del siglo XIX, Rusia perdió la revolución tecnológica en la metalurgia, que predeterminó su derrota en la Guerra de Crimea y la pérdida de Alaska. Hasta 1917, el país no ha podido superar este retraso.

Urales de hierro


Durante mucho tiempo, el desarrollo de los Urales se vio obstaculizado por su lejanía de las principales ciudades y el pequeño número de la población rusa. El primer mineral de alta calidad en los Urales se encontró en el año 1628, cuando el "hombre caminante" Timofey Durnitsyn y el herrero del ostrog de Nevyansk Bogdan Kolmogor encontraron "vetas" de metal en las orillas del río Nitsa (el territorio de la moderna región de Sverdlovsk).

Se enviaron muestras de mineral "para pruebas" a Moscú, donde evaluaron de inmediato la calidad del hierro de los Urales. Por decreto del rey de Tobolsk, el "hijo boyar" Ivan Shulgin fue enviado a las orillas de Nitsa, quien comenzó la construcción de una planta metalúrgica. Ya en 1630, en los Urales, se obtuvieron las primeras libras 63 de hierro puro. Se fabricaron piscales 20, anclajes 2 y clavos. Así surgió el progenitor de toda la industria de los Urales.

Sin embargo, hasta finales del siglo XVII, los Urales seguían siendo una región demasiado distante y escasamente poblada. Solo a fines de este siglo, en 1696, Peter I ordenó iniciar estudios geológicos regulares del mineral de Ural: "donde está exactamente la mejor piedra magnética y el buen mineral de hierro".

Ya en 1700, a orillas del río Neiva (la fuente del ya mencionado río Nitsa), se construyó la Obra de Hierro y Hierro de Nevyansk. Al año siguiente, se construyó una planta similar en el sitio de la moderna ciudad de Kamensk-Uralsky. En el año 1704, en 150 millas al norte, aparece la fábrica de acero estatal en Alapaevsk.

En 1723, se construyó la planta estatal de Ekaterimburgo, que marcó el inicio de la formación del futuro centro industrial de los Urales, la ciudad de Ekaterimburgo. Dos altos hornos operaron en la planta que producía 88 miles de caniches de arrabio al año, y los talleres de fundición le dieron a 32 miles de caniches de hierro al año, es decir, solo una planta de los Urales producía hierro tanto como toda Rusia producía hace un siglo, en la víspera de "Vague". tiempo En total, los trabajadores de 318 trabajaron en la planta de Ekaterimburgo al final del reinado de Peter I, de los cuales 113 trabajaron directamente en la producción, el resto en obras auxiliares.


Planta Nevyansky, año 1935


Los Urales demostraron ser un lugar ideal para la base metalúrgica. A principios del siglo XVIII, ya estaba suficientemente poblada para proporcionar nuevas plantas con mano de obra. Las montañas de los Urales contenían bastante cerca de la superficie, ricos yacimientos de minerales de alta calidad: hierro, cobre y plata. Numerosos ríos profundos permitieron el uso relativamente simple del agua como fuerza motriz, esto se requirió principalmente para la operación de grandes martillos de forja y fuelles que forzaban el aire en los altos hornos para una fundición eficiente.

Otro factor importante para el desarrollo fueron los bosques de los Urales, que permitieron producir carbón a bajo precio y en grandes cantidades. Las tecnologías de ese tiempo requeridas para la fundición de una tonelada de hierro a 40 metros cúbicos de madera, mediante la quema especial se convirtió en carbón vegetal.

Hasta finales del siglo XVIII, el carbón no se usaba en la producción de metales, ya que, a diferencia de la madera, contiene cantidades considerables de impurezas, principalmente fósforo y azufre, que destruyen por completo la calidad del metal fundido. Por lo tanto, la producción metalúrgica de ese tiempo requería grandes cantidades de madera.

Fue la ausencia de una cantidad suficiente de madera de las especies necesarias que no permitió, por ejemplo, que Inglaterra en ese momento estableciera su propia producción en masa de metales. Ural con sus densos bosques carecía de estas deficiencias.

Por lo tanto, solo en los primeros años 12 del siglo XVIII, aquí aparecen más de 20 nuevas plantas metalúrgicas. La mayoría de ellos se encuentran en los ríos Chusovoy, Iset, Tagil y Neive. Para mediados de siglo, se construirá aquí otra planta 24, que convertirá a los Urales en el complejo metalúrgico más grande del planeta en ese momento por el número de grandes empresas, trabajadores de fábricas y volúmenes de fundición de metales.


En el siglo XVIII, en los Urales, alrededor de las plantas metalúrgicas, surgirán 38 nuevas ciudades y asentamientos. Teniendo en cuenta los trabajadores de las fábricas, la población urbana de los Urales será 14 - 16%, esta es la densidad urbana más alta de Rusia y una de las más altas del mundo de ese siglo.

Ya en 1750, Rusia tenía fundiciones de cobre 72 "hierro" y 29. En el año fundieron 32 miles de toneladas de arrabio (mientras que en las fábricas del Reino Unido solo 21 mil toneladas) y 800 toneladas de cobre.


Planta estatal de Alejandría, principios del siglo XX.


Por cierto, fue a mediados del siglo XVIII en Rusia en relación con la producción metalúrgica, que luego requirió deforestación masiva, se adoptó la primera ley "ambiental": la hija de Pedro I, la emperatriz Elizabeth, emitió un decreto "para proteger los bosques de la destrucción" para cerrar todas las fábricas metalúrgicas dentro de un radio de doscientos Millas de Moscú y moverlos al este.

Gracias a la construcción iniciada por Pedro I, el Ural se ha convertido en una región económica clave del país en solo medio siglo. En el siglo XVIII, produjo 81% de todo el hierro ruso y 95% de todo el cobre en Rusia. Gracias a las fábricas de los Urales, nuestro país no solo se deshizo de la deficiencia de hierro de hace siglos y de las costosas compras de metales al exterior, sino que también comenzó a exportar masivamente el acero y el cobre de Rusia a países europeos.

Edad de hierro de Rusia

La guerra con Suecia privará a Rusia de entregas anteriores de metal de alta calidad de este país y, al mismo tiempo, requerirá una gran cantidad de hierro y cobre para el ejército y la marina. Pero las nuevas plantas de los Urales no solo les permitirán superar la escasez de su propio metal: ya en 1714, Rusia comenzará a vender su hierro en el extranjero. En ese año, 13 toneladas de hierro ruso se vendieron a Inglaterra por primera vez, 1715 ya vendió 45 y media toneladas en 1716, y 74 toneladas de hierro ruso se vendieron en el año XNUMX.


Planta metalúrgica "Tata", Scunthorpe, Inglaterra


En 1715, los comerciantes holandeses, que previamente habían traído metal a Rusia, retiraron de Arkhangelsk 2846 libras de hierro ruso "varilla". En 1716, por primera vez, comenzó la exportación de metal desde San Petersburgo. En ese año, los barcos británicos sacaron los poods de hierro de la nueva capital del Imperio ruso. Así comenzó la penetración del metal ruso en el mercado europeo.

Entonces, la principal fuente de hierro y cobre para Europa fue Suecia. Inicialmente, los suecos no temían demasiado a la competencia rusa, por ejemplo, en el 20 del siglo XVIII, en el mercado inglés más grande de Europa, el hierro sueco representaba el 76% de todas las ventas y el ruso, solo 2%.

Sin embargo, con el desarrollo de los Urales, la exportación de hierro ruso creció continuamente. Durante el 20 del siglo XVIII, creció de 590 a 2540 toneladas anualmente. Las ventas de hierro de Rusia a Europa aumentaron con cada década, por lo que en los 40 del siglo XVIII, en promedio, las exportaciones se exportaron de 4 a 5 mil toneladas por año, y en los 90 del mismo siglo las exportaciones rusas se multiplicaron por diez a 45 Mil toneladas de metal anualmente.

Ya en las 70-s del siglo XVIII, el volumen de suministros de hierro ruso a Inglaterra superó a los suecos. Al mismo tiempo, los suecos inicialmente tenían grandes ventajas competitivas. Su industria metalúrgica era mucho más antigua que la rusa, y las cualidades naturales de los minerales suecos, especialmente en las minas de Dunnemura, conocidas en toda Europa, eran más altas que las de los Urales.

Pero lo más importante es que las minas más ricas de Suecia estaban ubicadas cerca de los puertos marítimos, lo que hizo que la logística fuera mucho más barata y más barata. Mientras que la ubicación de los Urales en el medio del continente euroasiático convirtió el transporte del metal ruso en una tarea muy difícil.

El transporte masivo de metal podría ser proporcionado exclusivamente por el transporte de agua. La barcaza, cargada con hierro de los Urales, emprendió el viaje en abril y solo llegó a San Petersburgo en otoño.

El camino a Europa del metal ruso comenzó en los afluentes del Kama en las laderas occidentales de los Urales. Más abajo, desde Perm hasta la confluencia del Kama y el Volga, aquí comenzó la parte más difícil del viaje, hasta Rybinsk. El movimiento de las embarcaciones fluviales contra la corriente fue proporcionado por los transportistas de barcazas. El buque de carga de Simbirsk a Rybinsk, se arrastraron medio mes o dos.

El “Sistema de Agua Mariinsky” comenzó desde Rybinsk, y con la ayuda de pequeños ríos y canales artificiales conectó la cuenca del Volga con San Petersburgo a través de los lagos White, Ladoga y Onega. Petersburgo en ese momento no solo era la capital administrativa, sino también el principal centro económico del país, el puerto más grande de Rusia, a través del cual pasaba el flujo principal de importaciones y exportaciones.


Mineros antes de descender a la mina en la planta de Lugansk


A pesar de tales dificultades con la logística, el metal ruso siguió siendo competitivo en el mercado extranjero. Los precios de venta para la exportación de hierro en Rusia en 20: los 70 del siglo XVIII fueron notables por su estabilidad, desde los kopeks de 60 a 80 por libra. A finales de siglo, los precios subieron a 1 rublos 11 kopecks, pero el tipo de cambio del rublo en ese momento cayó, lo que de nuevo no dio lugar a cambios significativos en los precios de la moneda para el hierro de Rusia.

En ese momento, más del 80% de la exportación rusa de hierro fue comprada por los británicos. Sin embargo, desde mediados del siglo XVIII, comenzaron las entregas de metal ruso a Francia e Italia. En vísperas de la Revolución Francesa, París compró anualmente un promedio de 1600 toneladas de hierro de Rusia. Al mismo tiempo, alrededor de 800 toneladas de hierro por año fueron exportadas desde San Petersburgo a Italia, por barcos de toda Europa.

En 1782, solo las exportaciones de hierro de Rusia alcanzaron las 60 mil toneladas, lo que arrojó ingresos superiores a los 5 millones de rublos. Junto con los ingresos de las exportaciones al este y al oeste del cobre ruso y los productos metálicos rusos, esto dio una quinta parte del valor total de las exportaciones totales de nuestro país ese año.

Durante el siglo XVIII, la producción de cobre en Rusia creció más de 30 veces. El competidor más cercano a nivel mundial en la producción de cobre, Suecia, hacia fines del siglo, estaba tres veces por detrás de nuestro país en términos de producción.

Dos tercios del cobre producido en Rusia fueron a la tesorería, este metal fue particularmente importante en la producción militar. El tercio restante se destinó al mercado interno y para exportación. La mayoría de las exportaciones rusas de cobre se dirigieron a Francia; por ejemplo, en el 60 del siglo XVIII, los comerciantes franceses exportaban más de 100 toneladas de cobre desde el puerto de Petersburg todos los años.

Durante la mayor parte del siglo XVIII, Rusia fue el mayor productor de metales de nuestro planeta y su principal exportador en Europa. Por primera vez, nuestro país suministró al mercado externo no solo materias primas, sino también volúmenes significativos de productos de alta tecnología y complejos para la era de la producción.

A partir de 1769, las plantas de fundición de hierro y cobre 159 operaban en Rusia. En los Urales, los hornos altos más grandes del mundo hasta 13 metros de altura y 4 metros de ancho se crearon con potentes dispositivos de soplado impulsados ​​por una rueda de agua. A fines del siglo XVIII, la productividad promedio del alto horno de Ural alcanzó 90 miles de libras de hierro por año, que era una vez y media más alta que la más moderna en ese momento en Inglaterra.

Fue esta base metalúrgica desarrollada la que proporcionó el aumento sin precedentes del poder y la importancia política del Imperio ruso en el siglo XVIII. Es cierto que estos logros se basaron en el trabajo de los siervos, de acuerdo con las listas del Berg-Collegium (creado por Peter I, el cuerpo supremo del imperio bajo el liderazgo de la industria minera) sobre el 60% de todos los trabajadores de las plantas metalúrgicas en Rusia eran siervos, "servidumbre" y "comprados" campesinos los cuales fueron "atribuidos" a las plantas por decretos reales, o comprados para obras por la administración de la fábrica.

El fin de la Edad del Hierro rusa.

A principios del siglo XIX, Rusia seguía siendo el líder mundial en la producción de metales. Los Urales produjeron anualmente alrededor de 12 millones de libras de arrabio, mientras que los competidores más cercanos: las plantas metalúrgicas de Inglaterra no fundieron más de 11 millones de libras por año. La abundancia de metal, como base de la producción militar, fue una de las razones por las que Rusia no solo sobrevivió, sino que también ganó en el curso de las guerras napoleónicas.

Sin embargo, fue a principios del siglo XIX cuando se produjo la verdadera revolución tecnológica en la metalurgia, que Rusia, a diferencia de las guerras exitosas, perdió. Como ya se mencionó, anteriormente, todo el metal se fundía únicamente con carbón, las tecnologías existentes no permitían obtener hierro de alta calidad utilizando carbón.


Extinción de incendios en el patio de una planta metalúrgica en Yuzovka, región de Donetsk, año 1930. Foto: George Selma / RIA noticias


Los primeros experimentos más o menos exitosos con la fundición de arrabio sobre carbón se llevaron a cabo en Inglaterra a principios del siglo XVIII. Sus bosques, como materia prima para el carbón vegetal, en las islas británicas no eran suficientes, pero el carbón era abundante. La búsqueda de la tecnología correcta para la fundición de metal de alta calidad sobre carbón ocupó casi todo el siglo XVIII y, a principios del siglo siguiente, se vieron coronados por el éxito.

Y dio un aumento explosivo en la producción de metal en Inglaterra. Cuarenta años después del final de las guerras napoleónicas, Rusia aumentó la producción de metal en menos de dos veces, mientras que Inglaterra aumentó la fundición de arrabio en 24 al mismo tiempo. Si en 1860, la producción rusa apenas alcanzó 18 millones de libras de hierro, en las Islas Británicas para El mismo año, 13 se produjo más veces, 240 millones de libras.

No se puede decir que durante este período las tecnologías industriales de Rusia sirvieron. Logros separados fueron. En los mismos meses, cuando los oficiales de la Guardia en San Petersburgo preparaban los "Decembristas", muy cerca de Petrozavodsk en la planta estatal de Aleksandrovsky, se prepararon los primeros laminadores para la producción de hierro (los primeros en Rusia y los primeros en el mundo).

En el año 1836, con solo unos pocos años de retraso con respecto a las tecnologías avanzadas de Inglaterra, Vyksa Steel Works, en la provincia de Nizhny Novgorod, realizó los primeros experimentos de la "explosión caliente": cuando el aire precalentado se bombeaba al alto horno, lo que ahorra significativamente el consumo de carbón. En el mismo año, se llevaron a cabo los primeros experimentos rusos de "puddling" en las plantas de los Urales. Si el mineral se mezclaba previamente con carbón, luego, utilizando la nueva tecnología de "puddling", el hierro se produjo en un horno especial sin contacto con el combustible. Es curioso que el principio mismo de tal fundición de metales por primera vez historias La humanidad fue descrita en China dos siglos antes de nuestra era, y fue redescubierta en Inglaterra a fines del siglo XVIII.

Ya en el año 1857, exactamente un año después de la invención de esta tecnología en Inglaterra, en los Urales, los especialistas de la planta Vsevolod-Vilva llevaron a cabo los primeros experimentos del método "Bessemer" de producir acero a partir de hierro fundido soplando aire comprimido a través de él. En 1859, el ingeniero ruso Vasily Pyatov diseñó el primer laminador del mundo para armaduras. Antes de eso, se obtuvieron placas de armadura gruesas, con grilletes más delgados, y la tecnología Pyatov hizo posible producir placas de armadura sólidas de una calidad superior.

Sin embargo, los éxitos individuales no compensaron el retraso del sistema. A mediados del siglo XIX, toda la metalurgia en Rusia todavía se basaba en el trabajo de los siervos y el carbón. Es significativo que incluso el laminador blindado, inventado en Rusia, durante varios años se introdujo ampliamente en la industria de Gran Bretaña, y en su hogar permaneció durante mucho tiempo en la producción experimental.


En la planta metalúrgica en la región de Donetsk, año 1934. Foto: George Zelma / RIA News


Para el año 1850, en Rusia, el arrabio per cápita produjo un poco más de 4 kilogramos, mientras que en Francia, sobre 11 kilogramos, y en Inglaterra, sobre 18 kilogramos. Tal retraso en la base metalúrgica predeterminó el retraso militar y económico de Rusia, en particular, no permitió cambiar a la flota de vapor a tiempo, lo que a su vez causó la derrota de nuestro país en la Guerra de Crimea. En 1855-56, numerosos barcos de vapor ingleses y franceses dominaron los mares Báltico, Negro y Azov.

Desde mediados del siglo XIX, Rusia, de nuevo exportador de metal, se convierte en su comprador. Si en los 70 del siglo XVIII, hasta el 80% de hierro ruso se exportó, en 1800, solo el 30% del hierro producido se exportó en la segunda década del siglo XIX, no más del 25%. Al comienzo del reinado del emperador Nicolás I, el país exportó menos del 20% del metal producido, y al final del reinado, las exportaciones disminuyeron al 7%.

La construcción ferroviaria masiva, que había comenzado en ese momento, nuevamente dio lugar al déficit de hierro en el país que había sido olvidado en un siglo y medio. Las plantas rusas no pudieron hacer frente al aumento de la demanda de metal. Si en el año 1851 Rusia compró 31680 toneladas de hierro, hierro y acero en el extranjero, durante los próximos años 15 tales importaciones aumentaron casi 10 veces, alcanzando 1867 en 312 año miles de toneladas. En el año 1881, cuando el "Pueblo del Pueblo" mató al Zar Alejandro II, el Imperio ruso compró 470 mil toneladas de metal en el extranjero. Durante tres décadas, las importaciones de hierro, hierro y acero desde el extranjero han crecido 15 veces.

Es significativo que de 11362481 rublos 94 kopecks recibidos por el gobierno zarista de los Estados Unidos para vender Alaska 10972238 rublos 4 kopecks (es decir, 97%) se gastara en la compra de equipos en el extranjero para ferrocarriles en construcción en Rusia, sobre todo, una gran cantidad de rieles y otros productos metálicos. . El dinero para Alaska se gastó en ferrocarriles importados para dos ferrocarriles de Moscú a Kiev y de Moscú a Tambov.

En los años 60-80 del siglo XIX, casi el 60% del metal consumido en el país se compró en el extranjero. El motivo ya era el flagrante atraso tecnológico de la metalurgia rusa.

Hasta la última década del siglo XIX, dos tercios del arrabio en Rusia todavía se producían con carbón vegetal. Solo por 1900, la cantidad de arrabio fundido a partir de carbón excederá la cantidad obtenida de la masa monstruosa de la madera quemada.

Muy lentamente, en contraste con los países de Europa occidental de aquellos años, se estaban introduciendo nuevas tecnologías. Entonces, en 1885, de los altos hornos de 195 en Rusia, 88 todavía estaba en la explosión fría, es decir, en la tecnología de principios del siglo XIX. Pero incluso en 1900, tales hornos con un retraso de casi un siglo en el proceso tecnológico aún constituyen el 10% de los altos hornos del Imperio ruso.

En 1870, 425 de los nuevos hornos “puddling” y 924 de “hogar caliente” sobre la tecnología antigua de principios de siglo funcionó en el país. Y solo a fines del siglo XIX, el número de hornos de "pudín" superaría el número de "cuernos llamativos" creados por las manos de los trabajadores siervos.

Donbass en lugar de los Urales

Desde la época de Pedro el Grande, durante casi un siglo y medio, los Urales siguieron siendo el principal centro de producción de metal ruso. Pero a principios del siglo XX, en el otro extremo del imperio, tenía un poderoso competidor, gracias al cual Rusia pudo superar, al menos parcialmente, el retraso de la metalurgia de los países occidentales.


Azovstal Iron and Steel Works, Mariupol, 1990 año. De archivo: TASS


Si la industria de los Urales se basaba en el carbón vegetal, entonces una nueva área industrial originalmente se originó en depósitos de carbón. Sorprendentemente, el Zar Peter I. también se convirtió en un antepasado aquí. Al regresar de la primera campaña de Azov en 1696, inspeccionó muestras de una piedra negra que ardía cerca de la moderna ciudad de Shakhty, cerca de las fronteras de Donbass.

"Este mineral, si no es para nosotros, entonces para nuestros descendientes, será muy útil para nosotros", las palabras del reformador del zar salvaron los documentos. Ya en 1721, por orden de Peter I de Kostroma, el campesino Grigory Kapustin realizó la primera búsqueda de depósitos de carbón en el futuro Donbas.

Sin embargo, para dominar la primera fundición de mineral con carbón y comenzar a asentar las estepas del mar de Azov solo se pudo llegar a fines del siglo XVIII. En 1795, la emperatriz Catherine II firmó un decreto "Sobre el establecimiento de una fundición en el distrito de Donetsk en el río Lugani y sobre el establecimiento de la ruptura del carbón encontrado en ese país". Esta planta, cuya tarea principal era la producción de cañones de hierro para los barcos de la Flota del Mar Negro, marcó el inicio de la moderna ciudad de Lugansk.

Los trabajadores de la planta de Lugansk vinieron de Karelia, de las fábricas de cañones y metalúrgicas de Petrozavodsk, y de la planta metalúrgica fundada por Peter I en Lipetsk (allí durante un siglo cortaron los bosques circundantes para obtener carbón para el dominio y la producción se volvió impracticable). Fueron estos desplazados internos los que iniciaron el proletariado del futuro de Donbass.

En abril, la primera mina de carbón en la historia de Rusia obtuvo 1796 para la planta de Lugansk. Estaba ubicado en el barranco de Lysicheya y el pueblo de los mineros se convirtió finalmente en la ciudad de Lysychansk. En 1799, bajo la dirección de los maestros contratados en Inglaterra, los primeros en Rusia que experimentaron la fundición de metales a partir de mineral local comenzaron en la planta de Lugansk.

El problema de la planta era un costo de producción muy alto en comparación con las antiguas fábricas de la fortaleza de los Urales. Solo la alta calidad del metal fundido y la necesidad de suministrar armas y núcleos a la Flota del Mar Negro salvaron a la planta de cerrar.

El renacimiento del centro industrial de Donetsk en Rusia comenzó en los 60 del siglo XIX, cuando, además de los productos militares, se necesitaba una masa de rieles de acero para la construcción de los ferrocarriles. Es curioso que los cálculos económicos y los estudios geológicos de carbón y mineral para futuras plantas de Donbass fueron realizados por Apollon Mevius, un ingeniero de minas de Tomsk, de la línea paterna que descendió de Rusia a los descendientes de Martin Luther, el antepasado del protestantismo europeo, y de la madre patria de los cosacos siberianos. cismáticos

A fines del siglo XIX, 60 otorgó a un amigo el zar Alejandro II, el príncipe Sergei Kochubey, un descendiente de la Murza de Crimea, quien había corrido a los cosacos de Zaporozhye. El príncipe Sergei Kochubey, que era miembro de la Gobernación de Ekaterinosla, tenía derecho a crear empresas industriales en Donbass. Pero el príncipe ruso de origen cosaco-tártaro era el más aficionado a los yates marinos, y para no perder el tiempo en el aburrido negocio de la construcción, en 1869 por la gran cantidad de 20 en aquellos tiempos, vendió todos los derechos para construir y desarrollar las entrañas de los británicos. El industrial de Gales, John James Hughes.

John Hughes (o como lo llamaron los documentos rusos de aquellos años, Hughes) no solo era un capitalista, sino también un ingeniero e inventor que se había enriquecido al crear nuevos modelos de artillería y armaduras para la flota británica. En 1869, el inglés se aventuró a comprar los derechos para construir una planta metalúrgica en la entonces no desarrollada y poblada población de la Nueva Rusia. Aventurado y no perdido.

Jorn Hughes Corporation se llamaba Novorossiysk Society of Coal, Iron and Rail Production. Menos de tres años después, como en 1872, una nueva planta, construida junto a los ricos depósitos de carbón cerca de la aldea de Aleksandrovka, fundió el primer lote de arrabio. El pueblo se convierte rápidamente en un pueblo de trabajo Yuzovka, llamado así por el propietario británico. Desde este pueblo la moderna ciudad de Donetsk encabeza su genealogía.

Siguiendo las plantas en el futuro, Donetsk, hay dos grandes producciones metalúrgicas en Mariupol. Una planta fue construida por ingenieros de los Estados Unidos y perteneció a la Sociedad Minera y Metalúrgica Nikopol-Mariupol, que estaba controlada por capitales franceses, alemanes y estadounidenses. Sin embargo, según los rumores, el todopoderoso ministro de Finanzas del Imperio ruso, el conde Witte, también tenía un interés financiero en esta empresa. El segundo de esos gigantes metalúrgicos en construcción en Mariupol pertenecía a la compañía belga Providence.

En contraste con las antiguas fábricas de los Urales, las nuevas producciones metalúrgicas de Donbass se construyeron originalmente como muy grandes para los estándares de ese tiempo, con los equipos más modernos comprados en el extranjero. La puesta en servicio de estos gigantes casi de inmediato cambió el panorama general de la metalurgia rusa.

La producción de hierro y hierro en los años 1895-1900 generalmente se ha duplicado en todo el país, mientras que en Novorossia casi se ha cuadruplicado en estos años 5. Donbass rápidamente reemplazó a Ural como el principal centro metalúrgico. Si en el 70 del siglo XIX, las plantas de Ural produjeron 67% de todo el metal ruso, y Donetsk solo 0,1% (un décimo por ciento), entonces por 1900, la participación de los Urales en la producción de metales disminuyó a 28. %, y la participación de Donbass alcanzó 51%.

Metal ruso no ruso

En la víspera del siglo XX, Donbass produjo más de la mitad del metal total del Imperio ruso. El crecimiento de la producción fue significativo, pero todavía se quedó atrás con respecto a los principales países europeos. Entonces, a fines del siglo XIX, Rusia produjo 17 kilogramos de metales per cápita por año, mientras que Alemania - 101 kilogramos, e Inglaterra - 142 kilogramos.

Con los recursos naturales más ricos, Rusia solo dio 5,5% de la producción mundial de arrabio. En 1897, las fábricas rusas produjeron 112 millones de poods, y casi 52 millones de poods se compraron en el extranjero.

Es cierto que ese año nuestro país lideró el mundo en términos de extracción y exportación de minerales de manganeso necesarios para la producción de acero de alta calidad. En 1897, Rusia produjo 22 millones de caniches de este mineral, que representó casi la mitad de toda la producción mundial. El mineral de manganeso se extraía en Transcaucasia, cerca de la ciudad de Chiatura, en el mismo centro de la Georgia moderna, y en el área de la ciudad de Nikopol, en el territorio de la moderna región de Dnipropetrovsk.

Sin embargo, a principios del siglo XX, el Imperio ruso se estaba quedando seriamente rezagado en la producción de cobre, un metal muy importante para muchas tecnologías militares y civiles de esa época. A comienzos del siglo XIX, nuestro país era uno de los principales exportadores de cobre a Europa: en el primer cuarto de siglo, miles de caniches de cobre de los Urales se vendieron en el extranjero por 292. Toda la industria del bronce de Francia trabajó luego en el cobre de los Urales.


Los trabajadores están presentes en el gran lanzamiento del alto horno de la planta metalúrgica de Alapaevsk, año 2011. Foto: Pavel Lisitsyn / RIA Noticias


Pero a fines de siglo, la propia Rusia tuvo que comprar cobre importado, ya que el país producía solo el 2,3% de la producción mundial de este metal. Durante la última década del siglo XIX, la exportación de cobre ruso ascendió a menos de 2 mil libras, mientras que desde el extranjero importó más de 831 miles de libras de este metal.

La situación con la extracción de zinc y plomo, metales igualmente importantes para las tecnologías de principios del siglo XX, fue aún peor. A pesar de la riqueza de su propio subsuelo, su producción en Rusia representó un centésimo de porcentaje en la producción mundial (zinc - 0,017%, plomo - 0,05%), y todas las necesidades de la industria rusa se vieron totalmente satisfechas por las importaciones.

El segundo defecto de la metalurgia rusa fue el predominio cada vez mayor del capital extranjero. Si en 1890, los extranjeros poseían 58% de todo el capital en la industria metalúrgica de Rusia, entonces 1900, su participación ha crecido a 70%.

No fue por casualidad que a principios del siglo XX, el condado de Mariupol fuera la segunda ciudad de Rusia después de Moscú en términos de número de consulados extranjeros: la industria moderna, que estaba en auge en el Imperio ruso, en su mayoría pertenecía a capital extranjero, y Mariupol no solo era uno de los centros más grandes de metalurgia, sino también el principal puerto comercial. Para una gran área industrial con fábricas y minas de Donbass.

En primer lugar, entre los propietarios extranjeros del metal ruso estaban los belgas y los franceses (controlaban, por ejemplo, la extracción de minerales de manganeso en Rusia), seguidos por los alemanes y luego los británicos. A comienzos del siglo XX, un economista ruso, Pavel Ol, calculó que la participación del capital extranjero en la industria minera en ese momento era de 91% ‚y en el procesamiento de metales - 42%.

Por ejemplo, para 1907, 75% de toda la producción de cobre en Rusia estaba controlada por bancos alemanes a través del sindicato Copper. En vísperas de la Primera Guerra Mundial, la situación empeoró: 1914, el capital alemán, controlaba el 94% de la producción de cobre de Rusia.

Pero precisamente debido a las grandes inversiones extranjeras en 25 años antes de la Primera Guerra Mundial, la industria metalúrgica y minera en Rusia mostró un crecimiento impresionante: la producción de hierro creció casi 8, y la producción de carbón aumentó 8, y la producción de hierro y acero aumentó 7.

En 1913, el kilogramo de hierro en Rusia valía un promedio de kopeks 10-11 en el mercado. A los precios actuales, se trata de rublos 120, al menos dos veces más caros que los precios modernos de metales al por menor.

En 1913, la metalurgia rusa ocupó el lugar 4-th en el planeta y en los indicadores clave fue aproximadamente igual a la francesa, pero aún se quedó atrás de los países más desarrollados del mundo. Rusia en ese año de referencia fundió acero en 6 veces menos que Estados Unidos, tres veces menos que Alemania y dos veces menos que Inglaterra. Al mismo tiempo, la mayor parte del mineral y casi la mitad del metal de Rusia pertenecía a extranjeros.
Ctrl entrar

Notó un error Resalta texto y presiona. Ctrl + Enter

14 comentarios
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe para registrarse.

Уже зарегистрированы? iniciar la sesión