Military Review

UNITA. Los rebeldes más preparados para el combate del "continente negro"

8
Entre las muchas guerras civiles que sacudieron el continente africano, la guerra en Angola fue una de las más sangrientas y prolongadas. En la confrontación político-militar en este país africano, rica en recursos naturales y poblada por grupos étnicos en conflicto, participaron no solo los estados vecinos, sino también las principales potencias del mundo. No pasó por alto la guerra civil en Angola y la Unión Soviética. Quizás fue en Angola donde estuvo involucrado el más numeroso contingente de asesores y especialistas militares soviéticos. De hecho, en la jungla de Angola pasó otra línea de frente de la confrontación soviético-estadounidense. Las razones que llevaron a las mayores potencias del mundo a tener un interés tan agudo en un país africano distante fueron la posición estratégica de Angola, uno de los países africanos más grandes al sur del ecuador, en los ricos recursos naturales que abundan en Angola.

Puesto de avanzada portuguesa de portugal

La guerra civil en Angola comenzó casi inmediatamente después de la proclamación de la independencia política del país. Durante varios siglos, Angola fue la "perla" del imperio colonial portugués. La costa de Angola fue descubierta por el navegante portugués Diogo Can en 1482, y en 1576 el fuerte de São Paulo di Luanda fue depositado por los portugueses en XNUMX y más tarde se convirtió en la capital de Angola, Luanda. Por lo tanto, historia El dominio colonial de los portugueses en Angola se remonta a casi cuatro siglos. Fue Angola la que se convirtió en la principal fuente para el envío de esclavos a Brasil. En la historia del comercio de esclavos portugueses, al menos cinco millones de angoleños fueron llevados al Nuevo Mundo. Los principales puestos comerciales portugueses se encontraban en la costa, la parte de la población angoleña que vivía aquí, que durante mucho tiempo había estado en estrecho contacto con los colonialistas portugueses y durante los siglos adoptó la religión católica, el idioma portugués y muchos elementos del estilo de vida portugués. Hasta el siglo XIX, los portugueses controlaban solo las zonas costeras, y en la parte interior de Angola, periódicamente se lanzaban expediciones para capturar esclavos. Además, los propios portugueses prefirieron no participar en estas expediciones, pero enviaron esclavos de sus compañeros de trabajo de entre los representantes de las tribus costeras, quienes recibieron de los portugueses lo necesario. оружие y equipamiento. En el siglo XIX, comenzó el desarrollo de los territorios internos de Angola, y en el siglo XX, Angola se convirtió en una de las colonias portuguesas más explotadas en términos de extracción y exportación de recursos naturales.

En las colonias portuguesas en África, había una forma específica de división de la población local en dos categorías. El primero fue el llamado. Asimilados: mulatos y africanos que sabían portugués, sabían leer y escribir, profesaban el catolicismo y se adhirieron al estilo de vida europeo. Por supuesto, solo una categoría muy pequeña de la población de las colonias cumplía con los criterios enumerados, y fue ella la que se convirtió en la base para la formación de la burocracia colonial, la intelectualidad y la burguesía. La mayoría de los africanos pertenecían a una categoría diferente: "indizhenush". Fue el "indiznush" el que sufrió la mayor discriminación en las colonias, y llevó la carga principal de los deberes laborales, de los cuales se contrató a "contractadush": trabajadores en plantaciones y minas, que firmaron el contrato, pero en realidad estaban en condición de esclavo. Entre la población nativa, a menudo surgieron rebeliones contra los colonialistas portugueses, que fueron severamente reprimidas por las fuerzas coloniales. Por otro lado, entre la parte educada de la población nativa, también hubo un creciente descontento con las órdenes que dominaban la colonia. Son precisamente los Asimilados, debido al acceso a la educación europea, los que tuvieron la oportunidad de formarse sus propias ideas sobre el futuro de Angola. Además, no se les privó de ambiciones y el papel de los funcionarios coloniales se adaptaba cada vez menos a ellos, porque el nivel de educación permitía reclamar posiciones de liderazgo en la Angola autónoma e incluso independiente. En 1920 - 1930 - s. Entre los asimilados de Luanda, aparecen los primeros círculos de orientación anticolonial. La primera organización política de la colonia fue la Liga Angoleña, que abogó por la mejora de las condiciones de trabajo para los representantes de la población nativa. En 1922, fue prohibido por la administración colonial. Sin embargo, aumentaron los sentimientos de protesta entre la parte de la burocracia, los intelectuales e incluso los militares de las tropas coloniales de ascendencia africana.

Tradicionalistas de Bakongo y marxistas de mbundu.

Una nueva etapa de la lucha anticolonial en Angola comenzó a finales de 1940-x, el comienzo de 1950-x. Los resultados de la Segunda Guerra Mundial dieron esperanza a la liberación de muchos pueblos asiáticos y africanos, entre los cuales se encontraban los angoleños. En Angola, aparecieron las primeras organizaciones políticas serias que defendían la proclamación de la independencia del país. El primero de ellos, la Unión de los Pueblos del Norte de Angola (UPNA), se creó en 1954, y en 1958 pasó a llamarse UPA, la Unión de los Pueblos de Angola. Su líder fue Holden Roberto (1923-2007), también conocido como Jose Gilmore, un descendiente de la tribu congoleña real de la tribu Bakongo. Infancia y adolescencia José Zhilmore falleció en el Congo belga, donde sus padres se mudaron de Angola. En el mismo lugar, el joven José se graduó de una escuela protestante y trabajó en instituciones financieras de la administración colonial belga. El líder de la Unión de los Pueblos de Angola se adhirió a las opiniones tradicionalistas sobre el futuro de su patria: quería liberarla de la dominación portuguesa y restaurar el reino de Bakongo. Como Holden Roberto era un nacionalista tribal de Bacongo, solo buscaba establecer un reino en el norte de Angola. El resto del país le interesaba poco. Consideraba que los enemigos del futuro reino no solo eran colonizadores portugueses blancos, sino también representantes de otras tribus africanas que no pertenecían a Bakongo. Así, la Unión de los Pueblos de Angola, bajo el liderazgo de Holden Roberto, se adhirió a la ideología de derecha y monárquica y buscó revivir las tradiciones africanas, hasta los antiguos rituales crueles.

Otra organización, el Movimiento Popular para la Liberación de Angola, el Partido Laborista (MPLA), se creó en 1956 en Luanda y desde el principio de su existencia perteneció al flanco izquierdo de la política angoleña, centrándose en el camino socialista del desarrollo. Al comienzo del MPLA estaba Agostinho Neto (1922-1979), hijo de un pastor protestante que vivió en Portugal desde 1947 y estudió en la Universidad de Lisboa y luego en la Facultad de Medicina de la Universidad de Coimbra, quien se graduó de 1958 durante sus estudios en Portugal. A Agostinho Neto le gustaba la poesía, estudió las obras de los fundadores de Neopold, Leopold Sedar Senghor y Aime Sezer, y luego adoptó las ideas marxistas. Para los estándares angoleños, Neto era un hombre muy educado. Sin embargo, en el liderazgo del MPLA inicialmente hubo muchos representantes de la inteligencia de Moscú, incluidos los mulatos. La preparación de partidarios del MPLA con la participación de la Unión Soviética, China y Cuba, el suministro de armas y equipo comenzó con 1958.

En 1961, comenzó una lucha armada contra los colonialistas portugueses en Angola. Sin embargo, no se logró la unidad de acciones de las organizaciones políticas existentes de orientación anticolonial. Holden Roberto, líder del Frente Nacional para la Liberación de Angola (FNLA), ya que la Unión de los Pueblos de Angola se conoció como 1962, luego de unirse con el Partido Demócrata de Angola, rechazó cualquier posibilidad de cooperación con la izquierda del MPLA marxista y afirmó ser el único líder legítimo del movimiento de liberación nacional del país. Sin embargo, las fuerzas armadas de FNLA no se distinguieron por su multiplicidad y alta efectividad de combate, por lo que el frente actuó en un territorio muy limitado. Sus incursiones estuvieron marcadas por la crueldad hacia la población portuguesa y los africanos que no pertenecían a la gente de Bakongo. En Luanda FNLA, se creó una unidad subterránea que lanzó actos terroristas contra la administración colonial. El apoyo externo para FNLA fue llevado a cabo por el vecino Zaire, cuyo presidente, Mobutu Sese Seko, quedó impresionado por la ideología tradicional del frente.

El MPLA jugó un papel más activo en la guerra anticolonial. La izquierda angoleña disfrutó de un considerable apoyo financiero y logístico de los países del campo socialista, principalmente la URSS, Cuba, China, Checoslovaquia y la RDA. Asesores militares cubanos y posteriores soviéticos entrenaron combatientes del MPLA Armas y municiones fueron suministradas a Angola. A diferencia de FNLA, que dependía de Bakongo, el MPLA tenía apoyo entre las personas mbundu y entre la población urbana de Luanda y algunas otras ciudades importantes del país.

En 1966, en la guerra anticolonial en Angola, apareció un tercer jugador, cuya importancia en la historia del país, sin embargo, aumentará solo después de una década. UNITA - Unión Nacional para la plena independencia de Angola. Era una "ruptura" de la izquierda del FNLA y, quizás, la más original e interesante en la práctica ideológica y política, la organización militar de Angola. La UNITA estaba compuesta casi exclusivamente por representantes de la gente de Ovimbunda (sur de mbundu). Esta nación pertenece al grupo Bantu y habita en las provincias de Benguela, Huambo, Bie en la meseta Bie. En 2000, el número de ovimbundu fue de aproximadamente 4-5 millones. Por supuesto, el líder de la UNITA, Jonas Maleira Savimbi, fue también el representante de la nación Ovimbunda.

Dr. Savimbi

Una de las figuras más brillantes de la historia moderna de Angola, Jonas Malleira Savimbi nació en 1934 en la familia de un empleado ferroviario del ferrocarril de Benguela y un predicador protestante de la congregación de evangélicos en combinación con Lotte Savimbi. El abuelo de Jonas fue Sakaite Savimbi, uno de los líderes de la gente de Ovimbunda, quien lideró un levantamiento contra los colonialistas portugueses en 1902, y para esto fue privado del estatus de líder y sus vastas tierras por la administración colonial. Quizás este insulto a los portugueses desempeñó un papel importante en la formación de puntos de vista anticoloniales en la familia Savimbi. Junior Jonas Savimbi mostró un notable éxito académico, obtuvo el derecho a una beca y recibió una cita en Portugal para ingresar a la facultad de medicina de la Universidad de Lisboa. Pero ya en su juventud, Savimbi se distinguió por puntos de vista anticoloniales. Fue expulsado de la universidad después de que se negó a realizar un curso de capacitación política basado en el concepto de salazarismo y luzotropicalismo (un concepto que justifica la misión colonialista de Portugal en países tropicales). Una vez a la vista de la policía política portuguesa PIDE, Jonas Savimbi en 1960 se vio obligado a mudarse a Suiza, donde continuó sus estudios en la Universidad de Lausana, esta vez en la Facultad de Ciencias Políticas.

UNITA. Los rebeldes más preparados para el combate del "continente negro"


Mientras estudiaba en Europa, Savimbi se reunió con muchos futuros líderes políticos de África de habla portuguesa, entre ellos Amilcar Cabral y Agostinho Neto. Sin embargo, a diferencia de Agostinho Neto, Savimbi no tomó la ideología marxista. Le parecía ajeno a la realidad africana, que no reflejaba las verdaderas necesidades del pueblo angoleño. Al mismo tiempo, Savimbi también criticó a la derecha angoleña, quien insistió en la necesidad de un renacimiento de las monarquías tribales africanas. Mucho más que Savimbi se sintió atraído por la fraseología radical de izquierda del maoísmo, que el futuro líder de UNITA combinó con las simpatías por el concepto del filósofo y poeta senegalese Negrodude senegal Leopold Sedar Senghor. Durante mucho tiempo, Savimbi no se atrevió a unirse a ninguna de las organizaciones políticas más grandes de la entonces Angola, ni a la UPA (el futuro de FNLA) ni al MPLA. Los marxistas del MPLA irritaron a Savimbi con el deseo de traer a la tierra africana otra ideología extraña. Además, sospechaba del origen de muchas figuras prominentes del MPLA, los mulatos, en quienes Savimbi veía guías de influencia colonial. Finalmente, Savimbi estaba disgustado con la orientación excesivamente pro soviética del MPLA y lo veía como un deseo de establecer en Angola el control real de los "nuevos imperialistas", esta vez el sovietico.

Al regresar a Angola, Savimbi finalmente, poco antes del levantamiento armado en Luanda 4 February 1961, se unió a la Alianza de Pueblos de Holden Roberto de Angola, que pronto se transformó en el Frente Nacional para la Liberación de Angola. En las filas de FNLA, Savimbi se convirtió rápidamente en uno de los principales activistas. Holden Roberto intentó obtener el apoyo de ovimbunda, entre los cuales Savimbi era universalmente popular, y por lo tanto lo incluyó en el Gobierno Revolucionario de Angola en el exilio (GRAE) como Ministro de Asuntos Exteriores. Muchos líderes africanos, que ocuparon los cargos de nacionalismo africano, acogieron con beneplácito el ingreso del carismático Savimbi a la máxima dirección del FNLA, porque vieron en esto un fortalecimiento significativo de la única organización capaz de convertirse en un competidor digno del MPLA pro-soviético en Angola. Pero el propio Savimbi no estaba contento con su participación en la organización Holden Roberto. Primero, Holden Roberto estaba en las posiciones radicales y monárquicas de la derecha, y Jonas Savimbi era un maoísta radical de izquierda y un partidario del socialismo africano. En segundo lugar, Roberto soñaba con revivir el reino tribal de Bakongo, y Savimbi trató de liberar a toda Angola y crear un estado socialista africano en su territorio. Al final, los caminos de Holden Roberto y Jonas Savimbi se separaron. En 1964, mientras aún era ministro de Relaciones Exteriores del gobierno de Roberto, Savimbi viajó a Beijing. Aquí pudo acercarse a la ideología del maoísmo, así como recibir garantías de asistencia militar a la República Popular China. Después de esto, Savimbi anunció oficialmente su retiro de GRAE y FNLA. El líder de Ovimbunda trató de encontrar puntos de contacto comunes con Agostinho Neto, a quien había conocido mientras estudiaba en Portugal, pero sus puntos de vista sobre la resistencia partidista y sobre el futuro de la Angola soberana resultaron ser tan diferentes que, a pesar del apoyo de la candidatura de Savimbi como diputado a los comunistas soviéticos, Jonas se negó a cooperar con el MPLA.



Creación de UNITA

13 marzo 1966 se llevó a cabo en la aldea de Muangai, en la provincia de Moxico, se realizó una conferencia de representantes de la resistencia radical, principalmente de entre los ovimbunds, donde, por sugerencia de Jonas Savimbi, se creó la Unión Nacional para la Independencia Total de Angola - UNITA. A diferencia de otras organizaciones de resistencia partidista, el FNLA tradicionalista, que expresó los intereses de los líderes y ancianos tribales, y el MPLA marxista, se centró formalmente en el poder del proletariado urbano, pero en realidad expresó los intereses de la intelectualidad de izquierda, la nueva organización de la UNITA se orientó demostrativamente a los segmentos más desfavorecidos de la población angoleña, la campesina más pobre . La ideología de UNITA incluía el nacionalismo angoleño, la doctrina socialista del maoísmo y el nacionalismo más estrecho de Ovimbundu. Buscando asegurar la realización de los intereses del campesinado ovimbunda, Savimbi abogó por el desarrollo de un autogobierno comunitario basado en las tradiciones africanas. Al mismo tiempo, como Holden Roberto, Savimbi tenía un gran respeto por los cultos y rituales africanos tradicionales, aunque la ideología de la UNITA también incluía un componente cristiano importante. Los puntos de vista maoístas sobre Jonas Savimbi brindaron a UNITA el apoyo de China, que vio a la organización como una alternativa al MPLA pro-soviético y trató de poner a Angola bajo su control apoyando a UNITA. Cuando Savimbi visitó China, acordó organizar el entrenamiento de sus militantes en los centros de entrenamiento del Ejército Popular de Liberación de China, donde instructores chinos entrenaron a revolucionarios angoleños en tácticas de guerra de guerrillas. Savimbi quedó impresionado por el concepto de Mao Zedong y la orientación hacia el campesinado como la fuerza motriz del movimiento partidista, que permitió poner en práctica el famoso concepto de "el pueblo que rodea la ciudad". De acuerdo con la doctrina maoísta, los focos partidistas en el campo se convirtieron gradualmente en áreas liberadas, desde donde siguió el ataque a los centros urbanos, que estaban rodeados por partidarios de todos lados.

La rivalidad en Angola a la vez de tres de las principales organizaciones político-militares (MPLA, FNLA y UNITA) llevó al hecho de que Angola logró la independencia política más probablemente gracias a la revolución portuguesa de 1974 que a los éxitos militares de los ejércitos partidistas. Después de la revolución en Portugal, Jonas Savimbi, que buscaba aumentar su influencia política y mejorar su imagen en el mundo, firmó un acuerdo de alto el fuego con el comando militar portugués. Esto dio sus resultados: Jonas Savimbi representó a Angola en negociaciones con Portugal para garantizar la independencia política de la ex colonia. El líder de UNITA, por lo tanto, se convirtió en uno de los políticos angoleños más populares y podría esperar seriamente ganar si se celebraran elecciones presidenciales en la soberana Angola. En enero, 1975 en Kenia organizó una reunión de los líderes de las tres principales organizaciones militares y políticas angoleñas, en la que llegaron a un acuerdo sobre la formación de un gobierno de coalición, cuya tarea era crear futuras autoridades, las fuerzas armadas y la policía de la soberana Angola. Sin embargo, una vida pacífica en la Angola soberana no estaba destinada a comenzar. A pesar de que la declaración oficial de independencia de Angola fue nombrada en 11 en noviembre, 1975, en el verano de 1975, las relaciones entre FNLA y UNITA por un lado, y el MPLA por otro lado, empeoraron seriamente. Ninguna de las organizaciones político-militares de Angola simplemente iba a darles a sus rivales la oportunidad de llegar al poder en el país. En primer lugar, el liderazgo del MPLA no quería que los representantes de UNITA y FNLA ingresaran en el gobierno de coalición, ya que violaban los planes para crear un estado de orientación socialista desde Angola y prometieron grandes problemas con los patrocinadores soviéticos, quienes enviaron dinero a los líderes del MPLA con la esperanza de que tomarían el poder. en sus propias manos y neutralizar a los "reaccionarios" de organizaciones rivales.



El comienzo de la guerra civil en Angola.

En julio, estallaron batallas callejeras entre las fuerzas armadas del MPLA, FNLA y UNITA en Luanda, 1975 en Luanda. Dado que las principales áreas de influencia de FNLA y UNITA se encontraban en otras regiones de Angola, y Luanda y sus alrededores estaban dentro de la esfera de influencia política del MPLA, los marxistas angoleños lograron derrotar a los partidarios de Holden, Roberto y Jonas Savimbi, sin mucho esfuerzo y los hicieron retirarse de la capital angoleña. Después de eso, todos los planes para construir una vida pacífica en Angola fueron violados. La guerra civil estalló. FNLA, bajo la dirección de Holden Roberto, trató de irrumpir en Luanda en vísperas del día señalado de la independencia, para evitar la transferencia de poder en el país en manos de los representantes del MPLA. Sin embargo, en la noche de 11 en noviembre 1975, las unidades de FNLA sufrieron una grave derrota en el acercamiento a Luanda y se vieron obligadas a retirarse. Cabe destacar que el Cuerpo Expedicionario de Cuba, que fue enviado apresuradamente a Angola por Fidel Castro, quien también apoyó al MPLA, desempeñó un papel principal en la derrota de las fuerzas del FNLA. A pesar de que en el lado de FNLA se encontraban las unidades del ejército del vecino Zaire, donde el aliado de Holden, Roberto, era gobernado por el mariscal Mobutu, así como grupos de mercenarios europeos, las fuerzas armadas del MPLA lograron evitar el avance de Roberto en Luanda y, en enero, el 1976 derrotó completamente a las fuerzas armadas. Fnla. En esta situación, Jonas Savimbi decidió dar un paso paradójico: pidió ayuda a la República de Sudáfrica. Entre los estados africanos con la población negra de Sudáfrica, donde dominaba el régimen del apartheid, se consideraba un país tabú para las relaciones cercanas, Savimbi se aventuró a romper el tabú y, siendo un nacionalista africano, pidió ayuda a los racistas blancos. Los círculos gobernantes de Sudáfrica, que tenían mucho miedo de que los comunistas llegaran al poder en Angola, que podrían apoyar al Congreso Nacional Africano en Sudáfrica, dieron el visto bueno para la introducción del contingente sudafricano en Angola. Sin embargo, en marzo de 1976, los sudafricanos también abandonaron Angola. Jonas Savimbi y su UNITA se quedaron solos con el gobierno pro-soviético del MPLA, que proclamó la creación de la República Popular de Angola.

A diferencia de las tropas de Holden Roberto, quien sufrió una aplastante derrota del MPLA y en realidad dejó la seria política angoleña, Jonas Savimbi logró crear una estructura efectiva y eficiente. UNITA se ha convertido en uno de los mejores ejércitos partidistas del mundo. Las unidades de UNITA tomaron el control de regiones enteras en el este y sureste de Angola, que tenían una importancia estratégica debido a la presencia de depósitos de diamantes allí. La extracción y exportación ilegal de diamantes se ha convertido en la base del bienestar económico de UNITA. El liderazgo político de UNITA se encuentra en la ciudad de Huambo, luego en Bailundo, y el comando militar se encuentra en la ciudad de Jamba. De hecho, UNITA se ha convertido en la única organización político-militar antigubernamental capaz de oponerse adecuadamente al régimen del MPLA militar y políticamente. El mismo Jonas Savimbi se ha convertido en un símbolo de la insurgencia angoleña y ha ganado fama mundial como uno de los representantes más consistentes del movimiento anticomunista mundial. Paradójicamente, mientras se posicionaba como un anticomunista leal y cooperaba estrechamente con las agencias de inteligencia estadounidenses, Savimbi, sin embargo, en sus convicciones políticas personales, seguía siendo una izquierda radical, combinando el maoísmo con el socialismo africano. Se refirió a sus socios en el movimiento anticomunista mundial: "contra" de la derecha de Nicaragua, partisanos anticomunistas lao de la etnia Hmong, mujahideen afganos, Savimbi tratados con desprecio mal disimulado, considerándolos reaccionarios pero forasteros tácticos forzados. Sin embargo, fue en Jumbo, la residencia militar de UNITA, donde se celebraron las reuniones de la Internacional Demócrata Internacional, una organización política creada por anticomunistas afganos, angoleños, laosianos, nicaragüenses y estadounidenses.



La pertenencia al movimiento anticomunista mundial no impidió que la UNITA se proclamara portavoz de los intereses de los sectores más pobres de la población de Angola, el campesinado negro de las provincias del interior. De acuerdo con la opinión de Savimbi sobre la situación política actual en Angola, después de la adhesión del MPLA al poder, el orden colonialista en el país no ha sido eliminado. La parte superior del MPLA estaba formada por asimilados acomodados y mulatos que actuaban en interés de las empresas transnacionales saqueando la riqueza nacional del país y explotando a su población. Savimbi vio a los verdaderos angoleños en los habitantes negros de las aldeas, y no en los mulatos y “asimilados” europeizados de las grandes ciudades que formaban la base del electorado político del MPLA.

Estructura de la UNITA y éxitos militares.

Sergey Kononov, en un pequeño pero muy interesante artículo dedicado a analizar la estructura interna de UNITA basada en fuentes cubanas, informa que la estructura de UNITA como partido político incluía el liderazgo: un comité central de personas de 50, una oficina política del comité central de miembros de 13 y candidatos de 3 Un comité de cinco altos ejecutivos. En las provincias, el órgano supremo de UNITA es la asamblea provincial, en los distritos la asamblea de distrito, en las aldeas las asambleas de aldeas. El gobierno de UNITA incluye a los secretarios de asuntos exteriores, cada uno de los cuales es responsable de las áreas más importantes de la cooperación internacional: Estados Unidos, Francia, Portugal, Suiza, Gabón, Senegal, Costa de Marfil, Zaire, Zambia, Marruecos. El cargo de presidente del partido, comandante en jefe de las fuerzas armadas y presidente de Angola en la estructura de la UNITA fue ocupado por el comandante Jonas Savimbi. El jefe del estado mayor general era el general Deostenos Amos Shilingutila, el comisario político nacional - Geraldo Sashipengou Nunda. Las fuerzas militares de UNITA se dividieron en seis frentes político-militares: Cazombo, el Segundo Frente Estratégico, el Frente Central, Kwanza y Kubango. En 1977-1979 UNITA tenía 4 frentes político-militares, en 1980-1982. - Frentes 8, en 1983-1984's. - Frentes 6. Los frentes incluían el distrito militar 22. Por 1983, las tropas de UNITA incluían brigadas de infantería 6 y batallones 37. El número total de luchadores de la organización fue de 37 000 personas. La estructura de la brigada de infantería de la UNITA, según Kononov, era la siguiente: comando del hombre 7: el comandante de la brigada, el comisario, el comandante adjunto, el comandante de artillería, el jefe de la defensa aérea, el jefe de inteligencia y el comandante de comunicaciones. La brigada consistía en un batallón de infantería 3-4, un pelotón de apoyo trasero logístico, un pelotón de guardia, un destacamento de sabotaje, un pelotón de artillería y un pelotón de defensa aérea. El batallón de infantería de la UNITA, a su vez, numeró al hombre de 450 e incluyó el comando (el comandante del batallón, el comandante adjunto, el trabajador político), tres compañías de infantería que sumaban al hombre de 145, la compañía de apoyo. Cada compañía incluía tres pelotones de personas 41-45, que consisten en tres secciones de personas 15. Cada rama estaba dividida en tres grupos de cinco personas.

El equipo de defensa nacional era responsable de las operaciones de inteligencia y contrainteligencia en UNITA. Al frente de la brigada estaba el comandante, sus oficiales en la parte administrativa y técnica. La brigada consistía en un departamento de control financiero, un departamento de control postal, un archivo y unidades de inteligencia y sabotaje. Las unidades técnicas consistían en un grupo de desminado 1 de personas 4-6 y un grupo de sabotaje 1 del mismo tamaño. Las unidades de inteligencia estaban compuestas por oficiales de inteligencia 4-6, cada uno de los cuales tenía hasta tres agentes. Los scouts de la UNITA fueron capacitados en escuelas especiales de reconocimiento y sabotaje. Cabe señalar que las actividades de inteligencia y contrainteligencia estaban muy bien ubicadas en la UNITA, de lo contrario, la organización guerrillera no habría podido hacer frente a las fuerzas gubernamentales, a la fuerza expedicionaria cubana y a los asesores militares soviéticos que los ayudaron durante tanto tiempo y con eficacia.



Para el período de 1975 a 1991. la dirección del MPLA no logró suprimir la resistencia partidista librada por la UNITA. Cuando las tropas cubanas se retiraron de Angola y la Unión Soviética, que había empezado con la perestroika y se reorientaba gradualmente para normalizar las relaciones con los países de Occidente, también comenzó a retirar a los especialistas militares y puso fin a una asistencia militar tan grande, se hizo cada vez más difícil resistirse a la UNITA. UNITA logró el máximo éxito en 1989, logrando irrumpir en las cercanías de la capital e incluso golpear a Luanda. Pero el régimen de MPLA logró ahorrar energía. En las condiciones del colapso del socialismo en la URSS, los líderes angoleños se dieron cuenta lo más rápido posible de qué línea de conducta sería la más beneficiosa para él y le permitiría mantener el poder. El MPLA abandonó el curso de la orientación socialista y comenzó a desarrollar relaciones con los Estados Unidos y los países de Europa occidental. Este último, interesado no tanto en determinar las preferencias ideológicas de los líderes angoleños, sino en los lazos económicos concretos, comenzó a restringir gradualmente el apoyo que previamente se había prestado a la UNITA. Al mismo tiempo, el gobierno del MPLA se vio obligado a negociar con el comando de UNITA, que terminó con la firma del 31 en marzo del 1991 del Acuerdo de Paz de Lisboa.

Intento fallido de paz y guerra renovada.

En 1992, el Sr. Jonas Savimbi nominó su candidatura para las elecciones presidenciales en Angola y, según los datos oficiales, recibió 40% de los votos, mientras que el actual presidente y líder del MPLA, José Eduardo dos Santos - 49,6% de los votos. Sin embargo, UNITA se negó a reconocer los resultados de las elecciones presidenciales. La esperanza de una solución pacífica de la situación en Angola y la construcción de una democracia multipartidista con la participación de UNITA volvió a ser esquiva. Los líderes de UNITA, que llegaron a Luanda, expresaron un fuerte desacuerdo con los resultados de las elecciones y amenazaron con lanzar resistencia. La respuesta fue seguida por una reacción inesperadamente severa del MPLA, conocida como "La masacre de Halloween". Octubre 30 1992 La milicia del partido MPLA atacó a los activistas de UNITA y mató a varios líderes del partido. Los asesinatos en masa de partidarios de la oposición comenzaron en Luanda, llevados a cabo principalmente por motivos étnicos: los partidarios del MPLA asesinaron a representantes de los pueblos Ovimbundu y Bakongo que apoyaban a UNITA y FNLA. El número total de víctimas de la masacre de tres días fue de al menos 10 mil personas, y según algunos datos llegó a 30 mil personas.

Después de la masacre de Halloween, el comando de UNITA no tuvo más remedio que renovar la lucha armada contra el régimen. Las fuerzas del gobierno fueron duramente golpeadas. A pesar de los intentos de una solución pacífica, las partes no llegaron a un acuerdo mutuo. Sin embargo, en la segunda mitad de los 1990. La UNITA ya no tuvo éxito. La negativa de los Estados Unidos a apoyar a la UNITA debilitó significativamente sus capacidades logísticas y financieras y, lo que es más importante, hizo imposible ejercer presión política sobre Luanda. Además de eso, algunos de los principales líderes de UNITA, que se habían molestado en luchar en la jungla durante varias décadas, preferían disociarse de Savimbi y llegar a un acuerdo de paz con el gobierno. 24 Diciembre 1999. Las fuerzas gubernamentales lograron eliminar a las unidades armadas de UNITA de la residencia militar principal, la ciudad de Jamba. Jonas Savimbi, al comentar sobre la situación actual, destacó que Estados Unidos necesitaba un aliado en la lucha contra la expansión soviética en el continente africano. Pero cuando desapareció la amenaza de la Unión Soviética, la UNITA se convirtió en un peligro para los intereses estadounidenses.

La muerte de Savimbi y el destino de UNITA

Después de la captura de Jamba, Savimbi, con los restos de sus tropas, se trasladó al régimen de movimientos constantes a través de la selva angoleña. En febrero, 2002, Jonas Savimbi hizo la transición a través de la provincia de Moxico, pero fue rastreado por las tropas de las fuerzas gubernamentales del General Karlitos Vala. Junto con Savimbi había veintidós de sus compañeros más cercanos. El propio revolucionario angoleño de 68, de un año de edad, se resistió activamente, recibió quince heridas de bala en un tiroteo con fuerzas especiales y murió con un arma en sus manos. Sin embargo, él mismo descubrió exactamente ese final para sí mismo: “No moriré en una clínica suiza y no por una enfermedad. Moriré una muerte violenta en mi propio país ". El líder de UNITA fue enterrado en la ciudad de Luena.

El sucesor de Savimbi, quien dirigió UNITA en febrero-marzo 2002, fue el general Antonio Sebastian Dembo (1944-2002), quien fue considerado el aliado más cercano de Jonas Savimbi y un partidario de la continuación de la resistencia armada a la UNITA. Después de graduarse de educación en ingeniería en Argelia, António Dembo se unió a UNITA en 1969, y en 1982 se convirtió en comandante del Frente Norte. En 1992, después del asesinato durante la Masacre de Jeremias Sheetundy en Halloween, Dembô se convirtió en el diputado de Jonas Savimbi, mientras que también lideró el comando de las fuerzas armadas rebeldes. Savimbi era muy simpático con Dembo, aunque este último no era ovimbundu por nacionalidad. Fue Dembo Savimbi quien llamó a su sucesor en caso de muerte súbita o muerte. Dembo, al igual que su compañero principal, estaba en posiciones ultra radicales y se opuso a un compromiso con el MPLA, en el que vio una fuerza de explotación y hostil para el pueblo angoleño. 22 de febrero 2002 resultó herido durante una batalla en Moshiko cerca de Savimbi Dembo, pero logró evitar el arresto. Dos días después, el herido grave de Dembo publicó una declaración en la que afirmó que "los que piensan que los ideales de UNITA han muerto con el líder están equivocados". Sin embargo, unos días después, el propio Dembo murió a causa de sus heridas, su muerte fue confirmada por el liderazgo de UNITA de 5 en marzo de 2002.

Quienes sucedieron a António Dembo en el liderazgo de UNITA, Paulo Lukamba e Isayash Samakuve, aceptaron las condiciones del MPLA y se negaron a continuar su lucha armada. Paulo Lukamba, también conocido como "General Gato" ("Gato General"), sostuvo conversaciones con el liderazgo del MPLA, lo que resultó en un acuerdo para poner fin a la resistencia armada. A cambio de rechazar los reclamos de poder en el país, Lukamba y otros líderes de UNITA recibieron garantías de inclusión en la élite política de Angola. Lukamba, en particular, se convirtió en miembro del parlamento angoleño. Así terminó la historia de la transformación de uno de los movimientos partidistas más valiosos y radicales del mundo en un sistema de partido político, cuyo papel en la vida política de Angola no es tan grande. Después del final de la guerra civil, Angola pudo restaurar la economía y ahora es uno de los países de más rápido crecimiento en el continente.

Materiales utilizados:
1. Kolomin S. Operaciones especiales: El fin del gallo negro // http://www.bratishka.ru.
2. Kononov S.P. La estructura y actividades de UNITA // http://www.veteranangola.ru.
3. Lavrenov S. Ya., Popov I. M. La Unión Soviética en las guerras y conflictos locales. M .: ACT; Astrel, 2003.
4. Tokarev A. "Black Rooster" de Angola // http://www.veteranangola.ru.
autor:
8 comentarios
Anuncio

Suscríbase a nuestro canal de Telegram, regularmente información adicional sobre la operación especial en Ucrania, una gran cantidad de información, videos, algo que no cae en el sitio: https://t.me/topwar_official

información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe login.
  1. Bongo
    Bongo Junio ​​17 2015 06: 42
    + 12
    Publicación bastante competente e interesante "+Sin embargo, quisiera agregar que los ex militares sudafricanos con experiencia en combate en Namibia desempeñaron un papel importante en la liquidación de la UNITA. El gobierno angoleño recurrió a la empresa sudafricana Executive Outcoms, que se especializa en prestar servicios de seguridad. Los pilotos contratados por esta empresa utilizaron helicópteros. Mi-17 y aviones de ataque ligero RS-7, pero en mayo de 1994 recibieron el MiG-23MLD angoleño a su disposición. Al lanzarse hacia el objetivo en un ángulo de unos 30 grados, el MiG-23 aceleró rápidamente a 1000-1200 km / h, a bombardeando a una altitud de 800-1000 m, y luego, encendiendo el postquemador, rápidamente subieron a una altitud de 10-12 km, evitando ser alcanzados por MANPADS y artillería antiaérea de pequeño calibre de los rebeldes. Sudáfrica, el teniente coronel "P" (en la foto) se convirtió en uno de los cuatro pilotos de Executive Outcoms que volaron en aviones a reacción de la Fuerza Aérea de Angola; actuó en el MiG-23 nile 25 salidas contra UNITA.
    1. sivuch
      sivuch Junio ​​17 2015 13: 58
      +4
      Sergey, no había MLD en Angola (23-18). En un momento lo aclaré específicamente en el sitio web de veteranos de Angola. Solo ML normales. Por cierto, y en esta foto es visible: manchas en las alas sin un canino característico
      1. Aleksandr72
        Aleksandr72 Junio ​​17 2015 19: 29
        +2
        Leí en el sitio web "Corner of Heaven" que los pilotos sudafricanos en Angola volaron el MiG-23MLD. A continuación se muestra un extracto del artículo "MiG-23 en Angola" (http://www.airwar.ru/history/locwar/africa/mig23/mig23.html):
        "Los enfrentamientos en Angola no se detuvieron, y cuando en los años 90 Sudáfrica" ​​salió del juego "y las autoridades de Luanda perdieron el apoyo de la Unión Soviética y Cuba. La UNITA intensificó sus acciones en el noroeste del país. El gobierno de Angola recurrió a los sudafricanos la empresa Executive Outcoms, que se especializa en brindar servicios de seguridad. Inicialmente contratados por esta empresa, los pilotos utilizaron helicópteros Mi-17 y aviones de entrenamiento RS-7, convertidos en aviones de ataque ligero, pero en mayo de 1994 recibieron angoleños MiG-23MLD. A pesar de una serie de problemas que surgieron con el estudio de la documentación técnica de los MiG, los pilotos sudafricanos y europeos experimentados con bastante rapidez (incluso sin el uso de "gemelos", que en ese momento estaban en reparación) dominaron la nueva técnica, lo que le dio una evaluación general bastante alta En particular, el ex piloto de la Fuerza Aérea de los Países Bajos, Leon van Maurer retirado (tiempo total de vuelo, más de 3000 horas, de las cuales 1200 horas, en el F-16) afirmó que el MiG El 23MLD tiene "una superioridad abrumadora sobre el F-16A en líneas verticales y de ninguna manera es inferior a este avión por turnos". Además, "el radar más poderoso le da al caza ruso ventajas significativas cuando participa en combates de largo alcance". Según van Maurer, "cuando (en los Países Bajos) recibimos los American Fighting Falcons, pensé que estaba pilotando el mejor caza, pero más tarde, sentado en la cabina del piloto ruso, me di cuenta de que estaba equivocado ...". Cabe señalar que el piloto holandés se familiarizó por primera vez con el MiG-23 (probablemente el antiguo MiG-23MS egipcio) a finales de los 80. en la base aérea estadounidense Nellis (Texas). Más tarde, a principios de los 90, estudió el MiG-23ML en una de las bases aéreas alemanas. Los pilotos notaron la alta resistencia y confiabilidad del diseño de la estructura del avión (incluso en las condiciones del trabajo claramente insatisfactorio del personal técnico angoleño). Sin embargo, también hubo evaluaciones críticas. En particular, la visibilidad inadecuada desde la cabina causó grandes críticas ("sentarse en un MiG-23 es como sentarse en una bañera"), así como una excesiva, según los estándares occidentales, la "glotonería" del motor.
        Cabe señalar que los radares MiG-23MLD de la Fuerza Aérea de Angola no funcionaban y el equipo de navegación por radio no funcionaba. Sin embargo, los pilotos de Sudáfrica lograron resolver el problema de la navegación instalando receptores GPS portátiles en los aviones. Los MiG que operaban desde los avanzados aeródromos de Saurimo y Lubongo estaban involucrados en ataques contra objetivos terrestres. Rápidamente ganando una altura de 6000-7000 m, el avión fue al área objetivo, aproximadamente 30 km desde donde redujeron el empuje a 0,2-0,3 desde el máximo, lo que los hizo casi silenciosos para los observadores en el suelo (los rebeldes no tenían radar). Al sumergirse en un objetivo en un ángulo de aproximadamente 30 grados, el MiG-23 aceleró rápidamente a 1000-1200 km / h, realizó bombardeos a una altitud de 800-1000 m, y luego, después de encender el postquemador, rápidamente subió a una altura de 10-12 km, evitando la derrota MANPADS dispara y rebeldes de artillería antiaérea de pequeño calibre. Tales tácticas nos permitieron evitar pérdidas.
        Los pilotos sudafricanos utilizaron principalmente bombas de aire soviéticas FAB-250 y FAB-500, bombas americanas de 225 kg Mk.82 (dfuncionó con la participación de especialistas israelíes para la suspensión de aeronaves creadas en la URSS), NAR, tanques de napalm, así como las bombas de racimo soviéticas RBK-250-275 y RBK-500, que mostraron una eficiencia especialmente alta. "Esto es bueno para todas las ocasiones, pero funciona especialmente bien en infantería atrincherada", dijeron los pilotos.
        Tengo el honor
        1. sivuch
          sivuch Junio ​​18 2015 09: 54
          +1
          El punto es que MLD "real", es decir. 23-18, con todas las modificaciones aerodinámicas, el sistema de control mejorado y el radar NO-08, antes del colapso, no se entregaron en ningún lado. Solo unas pocas piezas a la fraterna Bulgaria, e incluso entonces, después de Afganistán. Podría ser así llamado. exportar MLD, es decir 23-19B o 23-22B. Son el mismo ML, pero con equipamiento ligeramente mejorado.
          Y aqui
          http://www.rusarmy.com/forum/threads/obschie-voprosy-k-voennym-letchikam.1775/pa
          ge-16
          Preguntas generales para pilotos militares - 16
          No sin mi ayuda se realizó una sesión exponiendo a un impostor (en un momento se acostumbraron a subir a Rusarmi) .En particular, se trataba de Mig-23
      2. Bongo
        Bongo Junio ​​18 2015 15: 09
        +1
        Cita: sivuch
        Sergey, en Angola no había MLD (23-18). En un momento especificé específicamente esto en el sitio web de los veteranos de Angola.

        Sí Igor, lo más probable es que tengas razón. si Después de analizar todos los datos, tengo que estar de acuerdo con usted.
  2. guardiamarina
    guardiamarina Junio ​​17 2015 07: 28
    + 11
    Por decisión del Gobierno del país, comenzamos a formar a pilotos cubanos para esta guerra. La entrega a Angola de aviones MiG-21, MiG-23, Su-22, piloteados por pilotos de Cuba, rápidamente cambió el rumbo de esta guerra no declarada. Tuve que proporcionar equipo para los aeródromos de Menongue y Kuito. Los asistentes eran especialistas de "VNIIRA" y otras empresas subordinadas a mí. Afrontamos el trabajo con éxito, nos reunimos con Raúl Castro.
    Pero la perestroika comenzó y todos perdimos en este país: tanto autoridad como amigos. Eso es lo que han hecho dos destructores de nuestro país (etiquetados y borrachos de toda Rusia).
    Mi camarada Stazhkov una vez más tarde me dijo que conoció a un oficial estadounidense que también estaba allí. La reunión fue en Yugoslavia. Entonces, este oficial le dijo que en esa guerra se dio cuenta de que los rusos no podían ser derrotados, pero que se les podrían inculcar algunas consideraciones y que se derrotarían a sí mismos. Así que estamos inculcados con estas consideraciones. Y estas fueron las palabras de Bismarck. Tengo el honor.
  3. parusnik
    parusnik Junio ​​17 2015 07: 53
    +4
    UNITA - bebió y derramó sangre ... con el apoyo de Occidente ... Gracias, Ilya ...
  4. guardabosque
    guardabosque Junio ​​17 2015 10: 50
    +6
    La opinión del autor de que el mayor contingente de asesores y especialistas soviéticos estaba concentrado en Angola no se corresponde con la realidad. El mayor contingente militar soviético a finales de los 60 y principios de los 70 estaba estacionado en Egipto. Además de asesores y especialistas, en el marco de la Operación Cáucaso se trasladaron a Egipto la 18ª división especial de defensa aérea y una serie de unidades y subdivisiones independientes de varias subordinaciones que participaron directamente en las hostilidades.
    Además, varios puertos egipcios fueron utilizados permanentemente por barcos y embarcaciones del 5º Escuadrón Operativo del Mediterráneo de la Armada de la URSS.