Military Review

Partisanos españoles contra franquismo

6
La derrota de los republicanos en la guerra civil española no significó el cese de la resistencia armada contra la dictadura establecida de Franco. En España, como es bien sabido, las tradiciones revolucionarias eran muy fuertes y las enseñanzas socialistas eran muy populares entre la clase obrera y el campesinado. Por lo tanto, una parte significativa de la población del país no ha llegado a un acuerdo con la llegada al poder del régimen de derecha de Franco. Además, el movimiento antifascista en España fue activamente apoyado y estimulado por la Unión Soviética. Los antifascistas españoles tenían estrechos vínculos con personas de ideas afines en Francia y, como los partisanos franceses, se llamaban "maki".


Partisanos españoles contra franquismo


"Amapolas" españolas: de Francia a España.

La guerra de guerrillas contra el régimen de Franco comenzó inmediatamente después de que la República española cayera en 1939. A pesar de que el movimiento republicano sufrió enormes pérdidas humanas, un gran número de activistas del Partido Comunista, anarquistas y anarcosindicalistas, muchos de los cuales tenían experiencia en combate de la Guerra Civil y estaban decididos a continuar luchando, continuaron en libertad. armas en la mano En marzo, 1939 se estableció en la secretaría del Partido Comunista Español para organizar la lucha clandestina, encabezada por J. Larraniaga. La Secretaría estaba subordinada a la dirección del Partido Comunista francés, ya que los líderes del Partido Comunista de España, Dolores Ibarruri, José Díaz y Francisco Antón, estaban en el exilio. Sin embargo, Larranyaga murió pronto. Las tareas de la secretaría clandestina de los comunistas españoles incluían, sobre todo, la prevención de la entrada de Franco España en la guerra por parte de Alemania e Italia. Después de todo, unirse a un país tan grande como España en el bloque de Hitler podría complicar seriamente las tareas de la coalición anti-Hitler para derrotar a los países del Eje. Por lo tanto, con el comienzo de la Gran Guerra Patriótica, cientos de inmigrantes con experiencia militar regresaron a España ilegalmente, los militares que lucharon en el lado republicano durante la Guerra Civil. Sin embargo, muchos de ellos inmediatamente después de regresar cayeron en manos de los servicios especiales del régimen de Franco y fueron asesinados. Mientras tanto, una parte significativa de los republicanos españoles, que una vez sirvieron en el 14-nd cuerpo partisano del ejército republicano, estaba en Francia. Aquí se creó una organización militar española encabezada por el ex comandante de cuerpo Antonio Buitrago.

El número total de partisanos españoles que se encuentran en Francia se estima en decenas de miles de personas. En junio, 1942 creó la primera escuadra española como parte de la Resistencia francesa. Actuó en el departamento de Haute Savoie. Por 1943, los partisanos españoles formaron brigadas subversivas 27 en Francia y retuvieron el nombre del cuerpo 14. El comandante del cuerpo era H. Rios, quien durante la Guerra Civil Española sirvió en la sede del cuerpo 14 del ejército republicano. En mayo, las unidades guerrilleras de 1944 que operaban en Francia se unieron en las fuerzas internas francesas, después de lo cual se formó la Asociación de Guerrilleros españoles, dirigida por el general Evaristo Luis Fernández. Las tropas españolas operaron en una gran área del territorio francés y participaron en la liberación de la capital francesa y de varias ciudades grandes en el país. Además de los españoles, los soldados - internacionalistas, ex soldados y oficiales de las brigadas internacionales del ejército republicano, que también se retiraron después del final de la Guerra Civil en Francia, tomaron parte en la Resistencia francesa. L. Ilic, un comunista yugoslavo que se desempeñó como jefe de personal del Cuerpo Republicano de 14 durante la Guerra Civil Española, se convirtió en el jefe del departamento de operaciones de la sede de las fuerzas internas francesas en Francia. Después de la guerra, fue Ilic, responsable de las actividades de los partisanos españoles, que ocupaba el puesto de agregado militar de Yugoslavia en Francia, pero de hecho, junto con los comunistas franceses, preparaba un levantamiento anti-franco en el territorio de la vecina España. Sin embargo, después del inicio de la retirada de las tropas alemanas en 1944, los partidarios antifascistas comenzaron a regresar gradualmente al territorio de España. En octubre, 1944 fue creado por la Unión Nacional Española, que incluía al Partido Comunista Español y al Partido Socialista Unido de Cataluña. La Unión Nacional Española operó bajo la dirección efectiva del Partido Comunista Francés. Luego, en la caída de 1944, los comunistas españoles concibieron una operación partidista a gran escala en Cataluña.

Cataluña siempre ha sido el "dolor de cabeza" de Franco. Fue aquí donde el movimiento republicano recibió el mayor apoyo entre los trabajadores y los campesinos, porque los motivos nacionales también se mezclaron con los motivos nacionales: los catalanes son un pueblo separado, con su propia lengua y tradiciones culturales que son muy dolorosamente discriminadas por los españoles: los castellanos. Cuando Franco llegó al poder, prohibió el uso de la lengua catalana, cerró las escuelas que enseñaban en catalán, lo que agravó aún más los sentimientos separatistas existentes. Los catalanes apoyaron con gusto las formaciones partidistas, esperando que si Franco fuera derrocado, las "tierras catalanas" adquirirían una autonomía nacional tan esperada.

En la caída de 1944, estaba programado para cruzar la frontera franco-española en Cataluña. La formación guerrillera de 15, que sumaba a miles de personas, debía capturar una de las principales ciudades de Cataluña y crear un gobierno allí que fuera reconocido por los países de la coalición anti Hitler. Después de esto, de acuerdo con el escenario de los conspiradores, se produciría un levantamiento en toda España, que en última instancia conduciría al derrocamiento del régimen franquista. La implementación directa de esta operación se confió al 14º cuerpo partisano, cuyo comando estaba en el francés Toulouse. En la noche del 3 de octubre de 1944, la unión de partidarios de ocho mil hombres armados con armas pequeñas comenzó a cruzar la frontera de Francia y España en los valles de Ronsval y Ronqual. El hecho de cruzar la frontera estatal se informó inmediatamente al comando de las fuerzas armadas españolas, después de lo cual se lanzó un enorme ejército de 150 mil soldados y oficiales contra los partisanos, armados con artillería y aviación. El mando de las fuerzas franquista fue llevado a cabo por el general Moscardo. Durante diez días, los partisanos sostuvieron el Valle de Aran y luego se retiraron a Francia el 30 de octubre.

Comunistas y movimiento partidista.

El liderazgo soviético desempeñó un papel importante en el despliegue del movimiento partidista en el territorio de España. La mayoría de los líderes del Partido Comunista Español y los principales activistas que sobrevivieron a la Guerra Civil estaban exiliados en la Unión Soviética. Según Stalin, los líderes de los comunistas españoles debían abandonar la Unión por Francia, desde donde supervisarían directamente a las unidades guerrilleras que operaban en España. 23 Febrero 1945 Stalin, Beria y Malenkov se reunieron con Ibarruri e Ignacio Gallego, asegurándoles el pleno apoyo del estado soviético. Sin embargo, ya en marzo de 1945, el gobierno de la Francia liberada exigió que las fuerzas partidistas españolas entregaran sus armas. Pero la mayoría de los destacamentos armados controlados por el Partido Comunista de España no cumplieron las órdenes de las autoridades francesas. Además, en este asunto, contaron con el apoyo de los comunistas franceses, que prometieron apoyar a los españoles de ideas afines y, en el caso de la reanudación de la guerra antifranquista en España, armar hasta cien mil activistas y enviarlos en ayuda del Partido Comunista de España. El gobierno francés bajo el liderazgo de Charles de Gaulle no creó obstáculos especiales a las actividades de las organizaciones políticas españolas en Francia, porque mantenían malas relaciones con el régimen de Franco. Después de todo, España durante la Segunda Guerra Mundial reclamó el Marruecos francés y Argelia, que París no olvidó. El fin de la segunda guerra mundial. Por lo tanto, en las zonas de Francia fronterizas con España, las organizaciones políticas españolas de orientación antifranquista pudieron operar libremente: publicaron literatura de propaganda, realizaron transmisiones en el territorio de España, capacitaron a partisanos y saboteadores en una escuela especial en Toulouse.

El movimiento partidista más activo contra el franquismo fue lanzado en Cantabria, Galicia, Asturias y León, así como en el norte de Valencia. Destacamentos partidistas operaban en áreas rurales y aisladas, principalmente en las montañas. El gobierno franquista buscó por todos los medios posibles acallar el hecho de la guerra partidista en las regiones montañosas, por lo que una parte significativa de la población de España, especialmente de la ciudad, no sospechó que en las zonas montañosas remotas, las unidades de guerrilla, formadas e inspiradas por los comunistas, estaban luchando contra Franco. Mientras tanto, durante 1945-1947. La actividad de las formaciones partidarias aumentó significativamente. En el sur de Francia, se establecieron las bases de la guerrilla 5, en las cuales se formaron y enviaron a España grupos guerrilleros para los combatientes 10-15. Bajo la dirección del general comunista Enrique Lister (en la foto), se creó la "Unión de las Fuerzas Armadas de la República Española", que incluía seis unidades partidarias. El más grande fue el complejo guerrillero de Levante y Aragón, responsable de las actividades en Valencia, Guadalajara, Zaragoza, Barcelona, ​​Lleida y Teruel. La unidad fue dirigida por el capitán comunista del ejército republicano, el comunista Vincente Galarza, más conocido en los círculos revolucionarios bajo el apodo de "Capitán Andrés". El número de partisanos del compuesto llegó a 500, había una escuela de diversión bajo el liderazgo de Francisco Corredor ("Pepito"). Los combatientes del complejo en febrero 1946 fueron ejecutados por el alcalde de la aldea, la administración de la falange española en Barcelona fue volada. En junio, 1946, los guerrilleros volaron el escenario de la estación ferroviaria Norte en la provincia de Barcelona, ​​y en agosto, 1946 atacó un convoy que transportaba un escenario de presos políticos. Todos los presos políticos fueron puestos en libertad. En septiembre, 1946, los guerrilleros atacaron vehículos militares e hicieron estallar una reunión de oficiales superiores de la guardia civil (un equivalente español de gendarmería y tropas internas) en Barcelona. En septiembre, el cuartel de la guardia civil hizo explotar con granadas 1947 en la aldea de Gudar. Solo para 1947, los soldados civiles de 132 fueron asesinados por las guerrillas de Levante y Aragón.

La unidad partidista de Galicia y León actuó bajo el liderazgo de los socialistas y comunistas. Durante los cuatro años más activos de la guerra partidista, sus combatientes llevaron a cabo operaciones de combate 984, destruyendo líneas eléctricas, comunicaciones, ferrocarriles, cuarteles y edificios de organizaciones falangistas. En Asturias y Santandeo, operó una tercera unidad guerrillera liderada por los comunistas, que realizó operaciones de combate 737. En enero, los combatientes de 1946 del complejo capturaron la estación Carranza en el País Vasco, y en febrero 1946 mataron al líder falangista García Dias. 24 Abril 1946, en el pueblo de Pote, los partidarios capturaron y quemaron la sede de los falangistas. En Badajoz, Cáceres y Córdoba, la unidad partidista de Extremadura operó bajo el mando del comunista Dionisio Teljado Básquez ("César"). Los subordinados del "General Caesar" llevaron a cabo misiones de combate de 625, tomaron propiedades que pertenecían a los falangistas, explotaron las instalaciones de infraestructura ferroviaria. En Málaga, Granada, Jaén, suburbios de Sevilla y Cádiz, la Unidad Guerrillera de Andalucía operó bajo la dirección del comunista Ramón Vía, y luego el comunista Juan José Romero (Roberto). Los combatientes del compuesto compuesto por partidarios de 200 llevaron a cabo una operación de combate 1071, incluidos ataques a cuarteles y puestos de la guardia civil, confiscar armas y matar activistas de la falange española. Finalmente, en Madrid y sus alrededores, el "Centro" de la Unidad de Guerrilla operó bajo el liderazgo de los comunistas Cristino García y Vitini Flores. Después de que los primeros comandantes de la formación fueron capturados por los servicios secretos franceses, el anarcosindicalista Veneno tomó el control del movimiento partidista en las cercanías de Madrid y la propia capital española. Después de su muerte, fue reemplazado por el comunista Cecilio Martin, conocido por el apodo de "Timoshenko", en honor del famoso mariscal soviético. La unidad partidista central realizó operaciones 723, incluida la toma de la estación suburbana de Madrid Imperial y la expropiación de dinero en ella, la expropiación del banco central en Madrid, el ataque a la sede de la falange española en el centro de Madrid, numerosos ataques a patrullas y convoyes de la guardia civil. En la unidad partidista central, los combatientes de 200 lucharon, incluyendo a 50 de ellos que operan en el territorio de Madrid. Gradualmente, la resistencia partidista se extendió a las ciudades de España, en las que aparecieron grupos clandestinos. Los partisanos urbanos eran los más activos en Barcelona y en varias otras ciudades de Cataluña. En Barcelona, ​​a diferencia de otras partes de España, el movimiento partidista urbano estaba controlado principalmente por la Federación de Anarquistas de Iberia y la Confederación Nacional del Trabajo, organizaciones anarquistas. En Madrid, León, Valencia y Bilbao, los grupos partidistas urbanos permanecieron bajo el control del Partido Comunista Español.


- Soldados de la Guardia Civil española - un análogo de la gendarmería.

La decadencia del movimiento partidista.

Actividad de guerrilla en España en 1945-1948. ocurrió en el contexto del deterioro de la situación internacional del país. Incluso en la Conferencia de Potsdam celebrada en julio 1945, Stalin describió el régimen español de Franco impuesto por los fascistas de Alemania e Italia y habló a favor de crear las condiciones que conducirían al derrocamiento del gobierno de Franco. La URSS, Estados Unidos y Gran Bretaña se opusieron a la entrada de España en la ONU. 12 diciembre UN 1946 caracterizó al régimen de Francisco Franco como fascista. Todos los países que formaban parte de la ONU retiraron a sus embajadores de España. En Madrid, quedaron solo las embajadas de argentina y portugal. El aislamiento internacional del régimen de Franco condujo a un agudo deterioro de la situación socioeconómica del país. Franco se vio obligado a introducir un sistema de tarjetas, pero el descontento de la población creció y esto no pudo molestar al dictador. Al final, se vio obligado a hacer ciertas concesiones, sabiendo que de lo contrario no solo perdería el poder sobre España, sino que también estaría en el muelle entre los criminales de guerra. Por lo tanto, las tropas españolas se retiraron de Tánger, mientras que Pierre Laval, ex Primer Ministro y colaborador francés, fue trasladado a Francia. Sin embargo, dentro del país, Franco todavía cultivaba un ambiente de intolerancia política, realizaba represiones contra los disidentes. No solo la policía y los guardias civiles, sino también el ejército fueron arrojados contra los destacamentos partisanos en el territorio de las provincias españolas. Franco aplicó más activamente contra los partisanos unidades militares marroquíes y la Legión Extranjera española. Por orden de los comandantes, se llevó a cabo un terror brutal contra la población campesina que ayudó a los partidarios antifascistas. Por lo tanto, se quemaron zonas forestales y pueblos enteros, todos los miembros de las familias partidarias y simpatizantes con los partisanos fueron destruidos. En la frontera hispano-francesa, Franco concentró una gran agrupación militar de miles de soldados y oficiales en 450. Además, se crearon equipos especiales de entre los soldados y oficiales de la guardia civil que, bajo el disfraz de partidarios, cometieron crímenes contra la población civil: asesinaron, violaron y robaron a civiles para desacreditar a los destacamentos partidistas en los ojos de los campesinos. En esta situación de terror, los franquistas lograron reducir significativamente la actividad de los partidarios, empujando a gran parte de los antifascistas al territorio francés.

En 1948, con la agravación de la confrontación estadounidense-soviética, la posición de España en el ámbito internacional mejoró. Los Estados Unidos y Gran Bretaña, que necesitaban un aumento en el número de aliados en una posible guerra con la URSS, decidieron cerrar los ojos ante los excesos del régimen fascista del general Franco. Estados Unidos levantó el bloqueo de España e incluso comenzó a proporcionar asistencia financiera al régimen de Franco. El gobierno de EE. UU. Ha rechazado la resolución adoptada en España por UN 12 de diciembre 1946. En el contexto de la exacerbación de las relaciones soviético-estadounidenses, la Unión Soviética también tomó la decisión de restringir el movimiento partidista en España. 5 de agosto 1948 El liderazgo del Partido Comunista Español, representado por Santiago Carrillo, Francisco Anton y Dolores Ibarruri, fue llamado a Moscú. Los líderes soviéticos se pronunciaron a favor de recortar la lucha armada en España y la transición de los comunistas españoles a formas legales de actividad política. En octubre, 1948 en Francia, en Château-Bayeux, celebró una reunión del Buró Político y del Comité Ejecutivo del Partido Comunista Español, en la que se decidió cesar las hostilidades, disolver los grupos guerrilleros y evacuar a su personal a Francia. En la propia España, solo quedaron algunos destacamentos, cuyas tareas incluían la protección personal de los líderes del Partido Comunista español que se encontraban en una situación ilegal. Así, como en Grecia, la resistencia partidista armada se redujo por iniciativa de Moscú, debido a los temores de Stalin de que en su deseo de evitar que los regímenes comunistas lleguen al poder en los países mediterráneos, Estados Unidos y Gran Bretaña pueden continuar. La intervención armada en Grecia y España, contra la cual la URSS, debilitada por la Gran Guerra Patriótica y comprometida en la restauración de sus propias fuerzas, no podrá oponerse a nada. Sin embargo, los deseos de Stalin solo podían actuar sobre aquellos grupos guerrilleros que estaban bajo el control completo de los comunistas y estaban subordinados a la secretaría del Partido Comunista de España.

Los anarquistas siguen partidarios

Mientras tanto, no todos los movimientos partidistas en España estaban formados por los comunistas. Como saben, los socialistas, anarquistas y nacionalistas radicales de Cataluña y el País Vasco también tenían posiciones fuertes en el movimiento antifranquista. En 1949-1950 Los grupos guerrilleros anarcosindicalistas realizaron una gran cantidad de ataques armados contra el régimen franquista, pero la represión policial llevó al hecho de que en 1953 y los anarcosindicalistas españoles deciden la necesidad de reducir la lucha partidista para evitar una mayor escalada de la violencia policial contra la oposición y los civiles. . Sin embargo, fue precisamente por los grupos anarquistas que el relevo del movimiento guerrillero antifranquista se prolongó desde el final de los 1940. hasta mediados de 1960 En 1950, el comienzo de 1960, En el territorio de España, grupos guerrilleros de José Luis Faserias, Ramón Vila Capdevila, Francisco Sabate Lioparta, controlados por anarquistas.

José Luis Facerías participó en la Guerra Civil Española y luchó como parte de la columna Askasso en el frente de Aragón, y Ramón Vila Capdevila luchó como parte de la Columna de Hierro de Buenaventura Durruti, que opera cerca de Teruel. En 1945, el grupo Francisco Sabat, mejor conocido como Kiko, comenzó sus operaciones. A pesar de sus convicciones anarquistas, Francisco Sabat era partidario de desplegar un amplio frente de partidos de resistencia a la dictadura de Franco, que, en opinión del comandante partidista, debería haber incluido a la Federación Ibérica de Anarquistas, la Confederación Nacional del Trabajo, el Partido Laborista de Unidad Marxista y el Partido Obrero Socialista Español. Sin embargo, Sabat no tenía la intención de cooperar con los comunistas y los socialistas catalanes cercanos a él, porque consideraba al Partido Comunista pro-soviético culpable de derrotar a las fuerzas republicanas durante la Guerra Civil en el país y en el subsiguiente "hundimiento" del movimiento revolucionario en España. Los destacamentos partidistas de Sabat, Faserias y Kapdevila funcionaron prácticamente hasta los 1960. 30 de agosto 1957 en un tiroteo con la policía acabó con la vida de José Luis Facerias y, en enero, 5 1960, también en un enfrentamiento con la policía, fue asesinado Francisco Sabat. Ramon Vila Capdevila murió en agosto 7 1963 del año, y en marzo 10 de 1965, el último comandante de la guerrilla, el comunista José Castro, fue asesinado. Así, de hecho, el movimiento guerrillero en España existió hasta 1965 del año, solo veinte años después del final de la Segunda Guerra Mundial, los servicios secretos de Franco lograron suprimir los últimos centros de resistencia, que se originaron a mediados de los 1940. Sin embargo, el relevo de la resistencia antifranquista fue adoptado por la joven generación de antifascistas y republicanos españoles.

Ya en 1961, en el congreso de la organización anarquista Federación Ibérica de Juventud Libertaria, se decidió crear una estructura armada, la Defensa Interior, a la que se le encomendó la tarea de resistir al régimen de Franco por medios armados. En junio, varias explosiones sonaron en Madrid 1961, y luego se cometieron actos de terrorismo en Valencia y Barcelona. Se activaron dispositivos explosivos en las cercanías de la residencia de verano del Generalísimo Franco. Después de eso, comenzaron los arrestos masivos de activistas de organizaciones anarquistas españolas. Sin embargo, a fines de mayo, 1962, en la próxima reunión de la "Defensa Interna", se decidió realizar más ataques armados contra las fuerzas gubernamentales y la policía de manera aún más activa. 11 Agosto 1964. El anarquista escocés Stuart Christie fue arrestado por cargos de complicidad en la preparación del intento de asesinato de Francisco Franco en Madrid. Fue condenado a veinte años de prisión. Otro anarquista, Carballo Blanco, recibió 30 años en prisión. Sin embargo, dado que Stuart Christie era un ciudadano extranjero, su colección de firmas comenzó en su defensa en muchos países europeos. Entre los que exigieron la liberación del anarquista escocés se encontraban celebridades como Bertrand Russell y Jean-Paul Sartre. Al final, 21 septiembre 1967, solo tres años después del veredicto, Stuart Christie fue liberado. Pero en ese momento, la "Defensa Interna" prácticamente había dejado de existir debido a la intensificación de la represión política y la falta de apoyo adecuado de la mayoría del movimiento anarquista español - anarcosindicalistas, orientados hacia el trabajo de masas entre los trabajadores. La reanudación de la lucha armada activa contra el régimen franquista en la segunda mitad de los 1960-s. Se asoció con un levantamiento revolucionario general en Europa. Los "años 60" estuvieron marcados por manifestaciones y huelgas masivas de estudiantes en los Estados Unidos, el FRG, el famoso "Red May" 1968 del año en Francia, el surgimiento de grupos de "partisanos urbanos" de orientaciones maoístas y anarquistas en casi todos los países de Europa occidental, Estados Unidos, Japón y Turquía. En España, el interés de los jóvenes por las ideas de la izquierda radical también aumentó, y los grupos revolucionarios que aparecieron, a diferencia de sus antecesores de los 1940, estaban más orientados hacia las actividades políticas en las ciudades.



Vascos y catalanes

Un papel importante en la resistencia antifranquista del 1960-x - 1970-x. Comenzaron a tocar las organizaciones de liberación nacional de los separatistas catalanes y vascos. Tanto el País Vasco como Cataluña durante la Guerra Civil en España apoyaron más a los republicanos que merecían la hostilidad fuerte de Francisco Franco. Caudillo, luego de llegar al poder, prohibió las lenguas vasca y catalana, introdujo la educación escolar, el trabajo de oficina, la televisión y la transmisión en español solamente. Por supuesto, todas las organizaciones políticas nacionales y los símbolos políticos de los movimientos nacionales de vascos y catalanes fueron prohibidos. Naturalmente, ambas minorías nacionales no iban a reconciliarse con su posición. La situación más tensa se mantuvo en el País Vasco. En 1959, un grupo de jóvenes activistas del Partido Nacionalista Vasco crearon la organización País Vasco y Libertad, o Euskadi Ta Askatasuna, abreviado ETA. En 1962, se celebró un congreso en el que se finalizó la organización y se declaró su objetivo final: la lucha por la creación de un estado vasco independiente: Euskadi. Al inicio de los 1960's. Los militantes de ETA lanzaron una lucha armada contra el régimen franquista. En primer lugar, llevaron a cabo ataques armados y bombardeos de estaciones de policía, cuarteles de la guardia civil y ferrocarriles. Desde 1964, las acciones de ETA se han vuelto sistemáticas, convirtiéndose en una seria amenaza para la estabilidad interna y el orden del estado español. En 1973, los militantes de ETA asesinaron al primer ministro español, el almirante Luis Carrero Blanco. Este asesinato fue la mayor acción armada de ETA, ha recibido fama mundial. Como resultado de la explosión de 20 de diciembre en 1973, el automóvil de Blanco fue devuelto al balcón del monasterio, un artefacto explosivo construido en un túnel excavado en una calle de Madrid que conducía el automóvil del primer ministro del país era tan poderoso. El asesinato de Carrero Blanco llevó a una seria represión contra todas las organizaciones de oposición de izquierda y nacionalistas en España, pero también demostró la inutilidad de las medidas represivas tomadas por el régimen de Franco contra sus oponentes.

La escala de la resistencia armada en Cataluña fue mucho menos significativa que en el País Vasco. Al menos, ninguna organización política armada catalana ganó notoriedad comparable a la de ETA. En 1969, se creó el Frente de Liberación de Cataluña, que incluía a activistas del Consejo Nacional de Cataluña y la Juventud Trabajadora de Cataluña. En el mismo 1969, el Frente de Liberación de Cataluña inició una lucha armada contra el régimen franquista. Sin embargo, ya en 1973, la policía logró infligir una grave derrota a los separatistas catalanes, por lo que una parte de los activistas de la organización fueron arrestados, mientras que los más exitosos huyeron a Andorra y Francia. Ideológicamente, el Frente de Liberación de Cataluña, después de que su liderazgo se trasladó a Bruselas, se guió por el marxismo-leninismo y abogó por la creación de un Partido Comunista de Cataluña separado. En 1975, algunos de los activistas del Frente de Liberación de Cataluña crearon el movimiento revolucionario catalán, pero por 1977 ambas organizaciones habían dejado de existir.

El Movimiento de Liberación Ibérica y la Ejecución de Salvador Puig Antica.

En 1971, en Barcelona y Toulouse, se creó otra organización revolucionaria catalana, el Movimiento de Liberación Ibérica (MIL). En sus orígenes se encontraba Oreol Sole, un radical español que participó en los eventos de mayo 1968 en Francia, quien después de regresar a su tierra natal se convirtió en activista del movimiento obrero radical y participó en el trabajo de las Comisiones de Trabajadores de Barcelona. Luego, Sole se mudó a Toulouse, Francia, donde entró en contacto con anarquistas y antifascistas revolucionarios locales. Durante la estancia de Sole en Toulouse, Jean-Claude Torres y Jean-Marc Roulyan se unieron a él. En Toulouse, se imprimieron varios tipos de proclamaciones que los jóvenes radicales decidieron traer a Barcelona. Cuando los compañeros de Sole aparecieron en Barcelona, ​​Salvador Puig Antik (1948-1974), un hombre que estaba destinado a convertirse en el miembro más famoso del Movimiento de Liberación Ibérica y que trágicamente terminó su vida, también llegó aquí y fue condenado a muerte. . El Salvador Puig Antique era un revolucionario hereditario: su padre, Joaquín Puig, era un veterano de la Guerra Civil española en el lado republicano, luego participó en el movimiento partidista en Francia y fue internado en España.

El movimiento de liberación ibérico fue una "mezcolanza" de partidarios de varios movimientos anarquistas y comunistas de izquierda: "consejos comunistas", situacionalistas y anarcocomunistas. Santi Sole tuvo una gran influencia en la ideología de la organización, en la opinión de la cual los revolucionarios deberían concentrar sus esfuerzos no en la destrucción física de los funcionarios del gobierno y los policías, sino en las expropiaciones para extraer fondos para el despliegue del movimiento de huelga de trabajadores. El propósito del Movimiento de Liberación Ibérica proclamó la conducción de la lucha armada contra el régimen de Franco a través de la comisión de expropiaciones para apoyar el movimiento obrero. En la primavera de 1972, Jean-Marc Roulian, Jean-Claude Torres, Jordi Sole y Salvador Puig Antik se mudaron nuevamente a Toulouse, donde comenzaron a crear su propia imprenta y entrenamiento sobre la posesión de armas de fuego. Las primeras acciones armadas de la organización también siguieron en Toulouse: fue una redada en una empresa de impresión, de la cual se robaron equipos de impresión, así como varias redadas en bancos. Mientras se encontraba fuera de España, se creó un documento "Sobre la agitación armada", en el que el Movimiento de Liberación Ibérica siguió el concepto de Francisco Sabat, quien participó en expropiaciones masivas durante la Guerra Civil española para financiar el movimiento antifranquista. En el mismo 1972, el movimiento de liberación ibérico volvió a transferir sus actividades al territorio de España, ya que en España la seguridad de los bancos estaba peor organizada. En Barcelona se creó una red de casas seguras y una imprenta subterránea. Al mismo tiempo, los militantes del movimiento de liberación ibérico se opusieron al derramamiento de sangre y prefirieron actuar sin abrir fuego contra los guardias, y especialmente contra testigos aleatorios. Sin embargo, la ola de expropiaciones que siguió a Barcelona y sus alrededores ha despertado en serio a las autoridades españolas. Se formó un grupo policial especial, encabezado por el inspector Santiago Bosigas, a quien se le encomendó la tarea de localizar y detener a los activistas del Movimiento de Liberación Ibérica por todos los medios.

Mientras tanto, 15 de septiembre 1973 en la ciudad de Bellver, militantes del movimiento atacaron el Banco de Pensiones. Habiendo expropiado dinero, iban a esconderse en las montañas, pero fueron detenidos por una patrulla de la guardia civil. Durante el tiroteo, Halo Sole fue herido, Josep Louis Ponce fue arrestado y solo Georgie Sole logró escapar a las montañas y cruzar la frontera francesa. La policía vigiló a Santi Sole, el único activista en el Movimiento de Liberación Ibérica que no estaba en una situación ilegal. Con la ayuda de seguir a Santi Sole, lograron llegar a otros miembros del grupo. Septiembre 25 intercambió fuego con El Salvador Puig Antic, como resultado de lo cual un oficial de policía fue asesinado. El hecho es que cuando Puig Antica fue detenido por agentes de policía, pudo escapar y abrir fuego indiscriminado contra los agentes de policía que lo habían detenido. Durante un tiroteo, 23, un inspector junior, Francisco Angouas, murió. Según los defensores de Puig Antica, el último fue despedido por el inspector de policía Timoteo Fernández, quien estaba detrás de Anguas y posiblemente el inspector subalterno fue asesinado por las balas de su colega. Pero, a pesar de los argumentos de la defensa, el tribunal español condenó a muerte a Puig Antica. De hecho, la organización dejó de existir en España. Sin embargo, parte de los militantes del Movimiento de Liberación Ibérica pudo llegar a la Toulouse francesa, donde se creó el Grupo de Acción Internacional Revolucionario, continuando la lucha armada y las actividades de propaganda contra el régimen de Franco. En cuanto a Salvador Puig Antica, capturado por los franquistas, en 1974, fue ejecutado con un garrote. Esta pena fue la última en historias Represiones políticas del régimen de Franco contra sus oponentes de entre los representantes de la oposición de izquierda radical.

Después del asesinato del Primer Ministro Luis Carrero Blanco en 1973, su sucesor como jefe del gobierno español, Carlos Arias Navarro, reconoció la necesidad de orientar al país hacia la democratización del sistema político y la inutilidad de continuar manteniendo una dura política represiva. Sin embargo, la plena democratización de la vida política en España se hizo posible solo después de la muerte del dictador a largo plazo del país, el generalísimo Francisco Baamonde Franco. Falleció en noviembre 20 1975, a la edad de 82. Después de la muerte de Franco, el rey restante de España, que permaneció vacante desde 1931, fue tomado por Juan Carlos I. Fue con el inicio de su gobierno que la transición de España a un sistema político democrático estaba conectada. Pero la muerte de Franco y la restauración de la monarquía no llevaron a la estabilización de la situación política en el país. En las décadas posteriores a la muerte de Franco, en los 1970s - 1990s. - El país también continuó la lucha armada contra el gobierno central, solo llevada a cabo no por republicanos y comunistas pro-soviéticos, sino por grupos radicales y separatistas de izquierda, principalmente por vascos y maoístas. Te lo contaremos en otra ocasión.
autor:
6 comentarios
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe para registrarse.

Уже зарегистрированы? iniciar la sesión

  1. elenagromova
    elenagromova 22 julio 2015 05: 25
    +3
    Las personas con una letra mayúscula ... un ejemplo para todos cómo luchar contra el mal ...
  2. parusnik
    parusnik 22 julio 2015 08: 08
    +2
    ... Cuando no hay acuerdo en los camaradas, sus negocios no irán bien ... Gracias Ilya, por el artículo ...
  3. moskowit
    moskowit 22 julio 2015 10: 10
    +2
    Muchas gracias por el artículo. Para mí, una capa desconocida de información y conocimientos históricos. No pensé que la Resistencia hubiera estado luchando contra el régimen durante tanto tiempo. ¿Qué sabías? El hecho de que el país fuera abandonado por las legiones fascistas alemana e italiana, según el acuerdo, tuvo que salir de España y de las brigadas internacionales. Bueno, ganó Fraco. El tema es, por supuesto, interesante. Durante mucho tiempo, mientras no había Internet, buscaba información sobre nuestros "voluntarios". Los apellidos famosos eran bien conocidos. Voronov, Kuznetsov, Batov, Lyashchenko, Rychagov ... Pero no había información sobre los participantes comunes en la literatura pública. Ahora puede buscar y encontrar. Pero yo no sabía de la continuación de la Resistencia, además, lucharon contra los nazis en territorio francés ... Muy interesante. Tendré que leer a De Gaulle.
  4. Escriba 63
    Escriba 63 22 julio 2015 16: 47
    +1
    La película fantástica "El laberinto del fauno" solo muestra a los partisanos antifranquistas con los que lucha el reptil principal
  5. Monster_Fat
    Monster_Fat 22 julio 2015 20: 53
    +2
    Es una pena que haya tan pocas respuestas a este excelente artículo, que abre para muchos una página "desconocida" en la historia mundial de los años treinta. Hay una hermosa trilogía del director mexicano Guillermo del Toro basada en las obras de Arthur Machen, especialmente en su segunda parte, "El laberinto del fauno", que apenas toca la guerra partidista en España. Aconsejo a todos que vean esta obra maestra. Oh ... ¡qué música hay!
  6. voyaka uh
    voyaka uh 23 julio 2015 09: 50
    +1
    En España, la guerra civil de los años 30 se prolongó durante décadas.
    La crueldad de los franquistas y la crueldad de los comunistas se igualaron por completo.
    amigo. Como en cualquier guerra civil, se cortaron la suya aún más celosamente que los extraños.
    Los franquistas dispararon a los campesinos. Los comunistas, habiendo ocupado la ciudad, se reunieron
    a la plaza central toda la burguesía: dueños de tiendas, cafeterías y pequeñas fábricas,
    sacerdotes, empleados bancarios, oficina de correos, etc. - y "de un solo trago - fuego". Y ... de vuelta a las montañas.