Military Review

El servicio está en alta estima

0
El servicio está en alta estima
Contrariamente a la creencia popular, los rusos son bastante positivos sobre el ejército

A pesar de la información crítica sobre el ejército difundida constantemente por los medios de comunicación y los grupos políticos individuales y la opinión generalizada de que la sociedad lo trata de manera negativa, de hecho esto no es cierto.

Por ejemplo, según VTsIOM, la confianza en el ejército sigue siendo una de las más altas en comparación con otras instituciones públicas: 52%, con 34% entre los organismos encargados de hacer cumplir la ley, 27% entre el poder judicial, 26% entre los sindicatos y la Cámara Pública y 25% entre los partidos políticos. Además, si restamos los puntos de desconfianza de estas cifras, y son bastante bajos en el ejército contra otras instituciones: 28%, entonces recibe no solo el índice de confianza más positivo, sino también incomparablemente alto, en comparación con el resto: hoy en día es negativo para las agencias policiales. 12%, para partidos políticos y el sistema judicial - para menos 14%, para sindicatos - menos 11%, y para la Cámara Pública - 1%.

La sociedad rusa estima que el servicio en el ejército es inesperadamente alto. Según el Centro Levada, nunca sintió ninguna simpatía por el ejército, el 44% de los ciudadanos del país cree que "todo hombre de verdad debería servir en el ejército", y el 30% asume que "el servicio militar es un deber que necesita Dale al estado, incluso si no satisface tus intereses ". Además, si el primer indicador sigue siendo el mismo que hace diez años, en el año 2000, entonces el segundo aumentó significativamente: hace diez años era 24%. Es decir, de una forma u otra, 74% de ciudadanos expresa una actitud positiva hacia el servicio. Una minoría obvia, 19%, está relacionada negativamente con ella, aunque hace diez años existía 23%.

La confianza en el ejército sigue siendo una de las más altas entre otras instituciones públicas.


La actitud de la sociedad hacia el servicio de reclutamiento está lejos de ser inequívoca. De hecho, los partidarios de un ejército formado únicamente por reclutas son solo 13%. Pero tenga en cuenta que casi nunca fue así, y que tanto el contingente contractual auxiliar como el profesional estaban presentes en el ejército soviético: soldados de tiempo extra, oficiales de la policía, suboficiales, etc.

No hay mucho más partidarios en el ejército puramente contratado - 27%. La mayoría, 56%, aboga por un "ejército mixto", formado por reclutas y soldados por contrato.

Es decir, el 69% de los ciudadanos se relaciona positivamente con la apelación de todos modos, que está cerca del 74% positivamente relacionado con el servicio militar.

Es interesante que tan pronto como estemos hablando no de la actitud hacia el servicio y la apelación en general, sino en el momento de su obligación, el panorama parece cambiar. En este caso, en febrero, 2010, 39% apoyó la preservación del servicio militar universal, y la transición a la formación de un ejército de los que van a servir por un salario es 54%.
Hay una cierta contradicción. Se puede explicar de dos maneras. Por un lado, estamos hablando de comparar encuestas y respuestas separadas por varios meses. Pero parece poco probable que de febrero a junio 2010 del año 74% que evalúa positivamente el atractivo se convierta en 39% de partidarios de la preservación del reclutamiento universal.

La segunda explicación es la redacción de las preguntas. La encuesta de febrero sugirió elegir una de dos cosas: permanecer atado o pasar a un ejército de contratación voluntaria. La encuesta de junio ofreció una versión mediana, un ejército mixto. Y resultó que es él quien disfruta del mayor apoyo. Y este es un indicador de la capacidad de uso constante de los principales centros sociológicos para cambiar los resultados de las encuestas a los opuestos con matices notables de formulaciones.

Pero hay otro lado, también relacionado con la naturaleza de la formulación.

En un caso, se le preguntó sobre la actitud hacia el ejército con las opciones: un hombre debe completar un servicio, el servicio es un deber que debe pagarse, el servicio es inútil perder tiempo. Es decir, se trataba de una actitud moral interna.

En otro caso, se trataba del lado externo del problema: permanecer atados o moverse hacia la voluntariedad.
Aquí debe prestar atención a la proximidad relativa de los indicadores de las respuestas “servicio es la deuda que debe pagarse” - 30% y “preservación de la obligación de servicio” - 39%.

Es decir, resulta que estos son indicadores de reconocimiento de obligación externa, el derecho del estado a establecerla. Y casi no tienen en cuenta, en particular, a esos 44%, que creen que servir en el ejército es un tipo de imperativo interno, que una persona debe aprobarlo no porque la ley lo exija, sino porque es útil, moral. Este gran grupo no quiere ser forzado al servicio, sino que está configurado para el servicio simplemente en virtud de sus orientaciones de valor internas.

Al mismo tiempo, a juzgar por la proporción de respuestas, la cuestión del pago por el servicio militar también juega un papel importante: la gente está lista para servir, pero consideran que el pago por el servicio es deseable. Aquí vale la pena señalar un cierto error al contrastar las dos fórmulas: "preservar el deber de servicio" y "formar un ejército de quienes van a servir allí por dinero". Hay una oposición: "necesariamente o por dinero", pero en realidad uno no excluye al otro; tal respuesta es posible: "obligación de servicio con su salario decente".
Pero otras respuestas simplemente muestran que el momento aislado y aislado de "pago" es bastante escéptico evaluado por los ciudadanos. Así, la iniciativa LDPR para la exención del servicio militar por un millón de rublos, los encuestados calificaron negativamente. Provocó una reacción positiva en 20%, una reacción negativa en 67%.

La sociedad rusa califica el servicio en el ejército inesperadamente alto


Parece que, reconociendo la factibilidad de pagar por el servicio en el ejército, los ciudadanos no se refieren a la naturaleza comercial de este pago, sino al "salario" en sí mismo: la provisión natural de necesidades y el mantenimiento de un nivel de vida digno para los militares. Mientras tanto, la sociedad rechaza instintivamente la idea de comercializar todo lo relacionado con el servicio militar, manteniendo una actitud peculiar de valor sacro para este último.

Esto se confirma en parte por la actitud hacia el reclutamiento en el ejército bajo un contrato previamente condenado, incluso si su condena anterior se ha extinguido. El consentimiento a su presencia en el ejército da 35%, desacuerdo - 55%.
Involuntariamente, se supone que las personas que son condenadas aceptan servir en el ejército, incluso con una condena cancelada, más bien, las que no confían en el ejército y las personas en quienes confían quieren protegerlo de la influencia del mundo criminal.

De manera similar, pero por otras razones, los ciudadanos en su mayor parte están dispuestos negativamente al servicio en el ejército de estudiantes: 30% vs 62% hablan a su favor.

Por supuesto, es posible plantear la pregunta de que la actitud benévola general hacia el servicio militar en la sociedad en general no es muy indicativa, ya que esta pregunta puede ser respondida de manera diferente por aquellos que enviarán niños al ejército, y aquellos para quienes esta pregunta está distraída. personaje

Sin embargo, hay más personas que quieren que sus parientes se unan al ejército que aquellos que prefieren evitarlo: 46% versus 42%.

Y, curiosamente, la dinámica llama la atención: en octubre, 2007, el número de los que prefieren el servicio fue 45%, que busca esquivarlo: 42%. Pero para la primavera de 2009, el número de los primeros aumenta notablemente, a 50%, y el segundo cae a 35%. Pero un año después, para febrero de 2010, el primer indicador vuelve a caer a 46% y el segundo aumenta a 42%.

Ante nosotros, hay dos turnos en relación con el servicio militar. El primero, que mejora la actitud hacia él a principios de 2009 del año, sigue claramente la campaña militar del ejército ruso en el sur del Cáucaso. El segundo, un nuevo deterioro relativo, sigue las reformas específicas que se están desarrollando en 2009, llevadas a cabo en el ejército por el Ministro de Defensa Serdyukov.
Originador:
http://www.novopol.ru"rel =" nofollow ">http://www.novopol.ru
Añadir un comentario
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe login.