Irán en el conflicto sirio. La confrontación con Arabia Saudita y los intereses de los chiítas

A mediados de octubre, 2015. Irán incrementó su ya seria asistencia al gobierno de Bashar al-Assad en Siria, incluso aumentando el número de contingentes militares estacionados en el país. La agencia de noticias Reuters informó sobre el traslado de miles de tropas iraníes a Siria. Las unidades más preparadas y bien armadas del ejército iraní, según la agencia de noticias, apoyarán a las fuerzas del gobierno sirio en la lucha contra el "estado islámico" (esta organización está prohibida en la Federación Rusa como terrorista) y otros grupos extremistas religiosos.

Irán en el conflicto sirio. La confrontación con Arabia Saudita y los intereses de los chiítas




Presencia iraní en Siria: ¿asesores o unidades completas?

14 de octubre 2015 El ministro sirio de información, Omran al-Zoubi, que concedió una entrevista a Al-Mayadin, negó numerosos informes sobre el ingreso de tropas iraníes en Siria. Según el funcionario, solo los asesores militares iraníes están presentes en Siria, no hay fuerzas terrestres extranjeras en el país, ni iraníes ni rusas. De este modo, el representante de la dirección siria confirmó una vez más la línea oficial del gobierno de Bashar al-Assad: Damasco cuenta con el apoyo técnico, informativo y de asesoramiento militar de varios estados aliados, pero las operaciones militares directas contra grupos extremistas son llevadas a cabo por las tropas y milicias regulares sirias. Tenga en cuenta que desde 30 septiembre 2015, la operación antiterrorista en Siria está involucrada, a solicitud oficial del legítimo presidente sirio Bashar Al-Assad, y las fuerzas armadas rusas, más precisamente, las Fuerzas Aeroespaciales de la Federación Rusa, que en dos semanas infligieron al menos 450 ataques aéreos Militantes del Estado Islámico, destruyendo hombres armados 300, entrenando campos y puestos de mando, infraestructura e instalaciones logísticas. También los misiles 26 en las posiciones del "estado islámico" fueron lanzados desde los barcos de la flotilla del Caspio.

Pero el apoyo aéreo y los ataques con misiles de los barcos, que causan graves daños al Estado Islámico y otros grupos radicales, son buenos cuando son inevitablemente seguidos por operaciones en tierra para destruir a los terroristas. Mientras tanto, el ejército sirio, que ha estado luchando contra grupos radicales de "oposición" durante varios años, sufre grandes pérdidas humanas, necesita reabastecimiento de armas, así como especialistas militares que podrían servir a la moderna tecnología de alta tecnología. оружие (El ejército sirio no tiene tales especialistas, la gran mayoría de los militares sirios fueron entrenados en equipo militar obsoleto hecho por los soviéticos). Para el ejército sirio, la presencia de tropas extranjeras que realicen una asistencia efectiva en la lucha contra el enemigo sería un buen apoyo, pero por el momento el liderazgo del país sostiene que el pueblo sirio puede hacer frente a la amenaza terrorista utilizando a sus propios soldados en primer lugar. Aunque, por supuesto, los expertos militares extranjeros no permanecen al margen de los acontecimientos. Los medios occidentales difunden activamente información sobre la participación en las batallas de la organización chií libanesa Hezbollah del lado de Assad (los chiíes son oponentes históricos de los sunitas, y en la situación actual en el Medio Oriente, la confrontación entre representantes de dos direcciones en el Islam se ha agravado) Guardias de la Revolución Islámica (CGRI). Una vez más, Reuters informó sobre la muerte de 8 de octubre en batallas en el noroeste de Siria, cerca de la ciudad de Alepo, el general iraní Hossein Hamedani. El general Hossein Hamedani fue uno de los principales asesores militares de las fuerzas del gobierno sirio. Este experimentado soldado iraní, un veterano de las fuerzas armadas iraníes, participó en la guerra Irán-Irak en 1980-1988, al mando de las operaciones de combate de las tropas iraníes. Hamedani sirvió en el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica, y llegó a Siria para ayudar a las fuerzas gubernamentales que luchaban en el lado de Bashar al-Assad como asesor. Después de solo cuatro días, en octubre, 12 2015, en Siria, otros dos oficiales de alto rango del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica, el mayor general Farshad Hasunizade y el general de brigada Hamid Mokhtarband, murieron en la lucha.

Rivalidad con Arabia Saudita

Los intereses de Irán en Siria son bastante comprensibles. Desde la Revolución Islámica y el establecimiento de la República Islámica, Irán se ha mantenido como uno de los principales rivales de Arabia Saudita por su influencia en el Medio Oriente. Anteriormente, un tercer centro de poder operaba en la región, los regímenes nacionalistas seculares árabes de orientación socialista, Irak y Siria, apoyados por la Unión Soviética. Sin embargo, luego el régimen de Saddam Hussein en Irak fue derrocado por la invasión estadounidense, y el propio Iraq prácticamente dejó de existir como un solo estado y se hundió en el abismo de la guerra civil. Un escenario similar los EE. UU. Y los aliados intentaron implementar en Siria, pero aquí la situación era algo más complicada. Bashar Assad sigue siendo un político y un hombre que es, sin duda, más atractivo que Saddam Hussein. Es difícil acusarlo de modales totalitarios, represalias contra la población civil, por lo que aún goza del apoyo y la simpatía no solo de sus correligionarios, los alauitas y aliados políticos de Rusia, Irán y el Hezbolá libanés, sino también de las influyentes fuerzas políticas en Europa occidental. Además de eso, Siria tenía un ejército más fuerte y eficiente, que desde hace varios años no ha permitido a los militantes de organizaciones radicales subordinar todo el territorio del país a su control. Bueno, los Estados Unidos y los aliados hasta ahora se abstienen de la invasión armada directa de Siria, prefiriendo actuar con las manos de los llamados. "La oposición siria". Ahora Siria sigue siendo el último bastión anti-saudí y anti-estadounidense en el mundo árabe. Después de la serie de levantamientos que tuvieron lugar en 2011, la mayoría de los regímenes políticos establecidos tan pronto como 1970-1980 (e incluso en 1960-s) fueron derrocados. La situación política en Egipto, Túnez y Yemen se desestabilizó, se inició una sangrienta guerra civil en Libia y el país se dividió en esferas de influencia de grupos políticos, religiosos y tribales individuales. Si el régimen de Assad cae en Siria, las posiciones del mismo Irán sufrirán daños irreparables. Es esta perspectiva sombría que no deja a Irán con ningún otro comportamiento, excepto hablar en apoyo de Bashar Assad.

Irán es el principal adversario ideológico, militar-político y económico de Arabia Saudita en el Medio Oriente. Primero, Irán es el líder reconocido del mundo chiíta, y también tiene autoridad como defensor de los intereses chiítas y chiítas en aquellos países donde los chiítas son minoritarios. La complejidad de la situación en el Medio Oriente se debe, entre otras cosas, a la composición mixta de la población: en varios países de la región no solo viven musulmanes sunitas, sino también grandes comunidades chiítas que están estrechamente asociadas con Irán. Los chiítas conforman la mayoría de la población en Irak, y en la misma Siria, los chiítas, aunque son minoritarios, pero controlan todas las palancas de poder en el país (ya en 1973, los alauitas, a quienes pertenece la familia Assad, fueron reconocidos por el Imam Musa Sadr como chiítas. y un poco más tarde, la afiliación alawita al chiismo reconoció a Irán). Además, los chiítas constituyen una gran parte de la población en el Líbano, donde operan sus grandes fuerzas armadas de Hezbolá, apoyadas por Irán. En Bahrein, Kuwait, Yemen, Turquía e incluso Arabia Saudita, también hay numerosas comunidades chiítas bajo la influencia ideológica y política de Irán. Confiando en el apoyo de las comunidades chiítas, Irán tiene una excelente oportunidad para influir en la política y la economía de los países árabes del Medio Oriente e incluso de Turquía. Naturalmente, para los países sunitas, las minorías chiítas en su territorio representan un gran peligro, ya que son agentes de los intereses políticos y económicos de Irán. En Arabia Saudita, los chiítas viven de manera compacta solo en las provincias "ricas en petróleo", lo que crea amenazas adicionales para las autoridades saudíes para el bienestar económico del país en el caso de organizar disturbios religiosos.

- Foto: http://www.vestifinance.ru/

Кстати, шииты Саудовской Аравии не столь и малочисленны — они составляют не менее 15% населения королевства. В крупных центрах Восточной провинции КСА — Даммаме, Аль-Захране, Аль-Хуфуфе, Аль-Катыфе шииты составляют половину населения, около 30 тыс. шиитов проживает в столице страны Эр-Рияде. Следует отметить, что кроме арабов-шиитов — коренного населения Саудовской Аравии, в стране проживают выходцы из Ирана, Йемена, Индии и Пакистана, также исповедующие шиизм в его имамитской и исмаилитской интерпретациях. Естественно, что шииты находятся в оппозиции по отношению к умеренному крылу салафитов, которое правит Саудовской Аравией. Представители иных течений в исламе не имеют никакого влияния на принятие политических решений в Саудовской Аравии и, фактически, находятся на положении политических маргиналов, изолированных от реального участия в системе государственного управления. Поскольку место в социальной иерархии в странах Персидского залива определяется, в первую очередь, религиозной принадлежностью, находящиеся в меньшинстве шииты испытывают не только религиозную, но и социальную дискриминацию. Растущая безработица (а в Саудовской Аравии, по некоторым данным, она охватывает до 20% населения страны), снижение уровня жизни населения страны и иные экономические проблемы неизбежно сказываются на социальном положении шиитов Саудовской Аравии. Периодически происходят столкновения шиитов и суннитов, причем власть всегда становится на сторону суннитов — и не только потому, что видит в шиитах опасность для существующей системы, но и в силу традиционных племенных связей, очень сильных в Саудовской Аравии. Собственно говоря, шииты в королевстве активизировались еще в 1979 г., поскольку Исламская революция в Иране дала очень сильный толчок шиитским общинам на всем Ближнем Востоке, показав возможность полного политического преобразования государства в условиях шиитской революции. В том же 1979 г. восточные провинции Саудовской Аравии оказались охвачены массовыми демонстрациями шиитов, требовавших соблюдения религиозных прав и свобод, улучшения условий проживания в районах, населенных шиитами, и т.д. В 1987 г. в Мекке произошли массовые столкновения, вызванные антиамериканской демонстрацией, организованной паломниками из Ирана при поддержке местных шиитов. В результате разгона демонстрации саудовскими войсками погибло около 400 паломников. Спасаясь от последовавших репрессий, значительная часть саудовских шиитов, особенно представителей интеллигенции и духовенства, обладавших политическим влиянием на шиитскую общину, эмигрировала из страны. Так Саудовская Аравия получила мощнейшие очаги антиправительственной пропаганды в западных странах, где образовались диаспоры саудовских шиитов. В 1990-е гг. гонения на шиитов в Саудовской Аравии продолжались. В частности, в 1996 г. начались новые репрессии против шиитов, причиной которых стал взрыв на американской военной базе в Хобаре, где погибло 19 американских военнослужащих. В причастности к террористическому акту саудовские власти обвинили шиитов, среди которых прошли массовые аресты. В 2006 г. в восточных провинциях Саудовской Аравии произошли столкновения шиитов с полицией, вызванные праздничными демонстрациями, организованными шиитской общиной в честь «Хезболлы», ведущей боевые действия против Израиля. В результате разгона демонстрации полицией было задержано большое количество шиитов, которых бросили в тюрьмы без суда и следствия. Наиболее радикальные саудовские шииты не скрывают, что их целью является создание независимого шиитского государства в восточных провинциях Саудовской Аравии и на территории Бахрейна. Естественно, что сама подобная идея повергает в ужас власти королевства, поскольку шииты населяют самые интересные в экономическом отношении провинции страны. Создание шиитского государства и его отделение от Саудовской Аравии станет концом благополучия саудитов. Это прекрасно понимает и иранское руководство, которое покровительствует саудовским и бахрейнским шиитам и всячески выражает им поддержку, в том числе и против репрессий со стороны властей Саудовской Аравии и Бахрейна. Умелые действия со стороны Ирана могут существенно дестабилизировать ситуацию в Саудовской Аравии, чего саудовские монархи боятся больше всего. Одной из ключевых причин организации войны в Сирии и является стремление Саудовской Аравии «отодвинуть» от себя потенциальную угрозу социальных катаклизмов, бунтов и революций, заодно «завязав» Иран на решении сирийской проблемы, что отвлечет его внимание на длительное время.

Yemen: el ejército saudí muestra bajo nivel

Irán, Turquía y Arabia Saudita poseen las fuerzas armadas más fuertes en el Medio Oriente. Sin embargo, si Turquía hasta ahora prefiere centrarse exclusivamente en resolver la "cuestión kurda" en su territorio y en las regiones adyacentes de Siria e Irak, entonces Arabia Saudita ya está participando en operaciones militares contra chiítas, en Yemen. Recordemos que los chiítas - Zaidis (seguidores de Zeid ibn Ali (nieto del tercer imán Hussein chií) conforman casi la mitad de la población de Yemen. Antes de la revolución 1962, un reino creado por los imanes de Zeidit existía en 2004. El rey Ahmed fue derrocado por los locales Los nacionalistas árabes con el apoyo de los nazer de Egipto y Yemen proclamaron una república. Desde ese momento, los Zaydits perdieron una influencia considerable en el país, pero no perdieron la esperanza de la reactivación del Imamate. en el norte de Yemen, estallaron levantamientos organizados por chiítas locales, los zeiditas. levantamiento contra el gobierno yemení. En nombre del líder espiritual, los rebeldes y apodados "husitas". Aunque Hussein al-Husi fue asesinado pronto, el levantamiento continuó y bajo el control de los husitas había vastos territorios de Yemen. En 1956, los hussits tomaron parte en el derrocamiento del presidente yemení Ali Abdullah Saleh, pero las nuevas autoridades yemeníes tampoco se adaptaron a ellos, como resultado de lo cual los husitas continuaron su lucha armada nuevamente.
Al comienzo de 2015, los husitas tomaron la capital de Yemen, Sanha, y anunciaron la creación de un Consejo Revolucionario, cuyo presidente eligió a Muhammad Ali al-Husi. Arabia Saudita y sus aliados, las "monarquías petroleras" del Golfo Pérsico, están culpando a Líbano, a Hezbolá, a Siria y, por supuesto, a Irán por apoyar a los husitas. A petición del presidente yemení Mansour Hadi, derrocado por los husitas, Arabia Saudita en marzo, 2015 anunció el inicio de una operación armada contra los husitas. Así que el reino se vio envuelto en una confrontación armada, que se convirtió en religiosa. Del lado de Arabia Saudita estaban sus principales aliados en el mundo árabe: Bahrein, Qatar, Kuwait, los Emiratos Árabes Unidos. También el lado de Arabia Saudita fue tomado por países con una población predominantemente árabe-sunita: Egipto, Jordania, Marruecos, Sudán. A su vez, los husitas apoyaron a Irán. Aparentemente, inicialmente los saudíes y sus aliados esperaban suprimir rápidamente la resistencia de las tropas husitas mal entrenadas y mal armadas y restaurar el poder del régimen controlado de Abd Rabbo Mansur Hadi en Yemen.



Sin embargo, los ataques aéreos no llevaron a la caída de los husitas, después de lo cual Arabia Saudita y sus aliados se vieron obligados a proceder con la operación terrestre. Pero incluso aquí, a pesar de la superioridad de la coalición saudí en armamento, equipo técnico y profesionalismo del personal militar, el Hussis yemení logró no solo proteger adecuadamente las áreas que controlaban, sino también transferir operaciones militares a Arabia Saudita. El hecho es que las fronteras entre Yemen y Arabia Saudita, que pasan por el desierto, son de hecho "transparentes" y los representantes de las mismas tribus árabes que habitan las áreas vecinas de Yemen viven en las zonas fronterizas de Arabia Saudita. Por lo tanto, los husitas tienen un terreno muy fértil para transferir el conflicto al territorio de Arabia Saudita. También debe tenerse en cuenta que una parte significativa del personal de las fuerzas armadas de Arabia Saudita son árabes yemeníes, que no buscan luchar contra sus compatriotas. Algunas unidades, atendidas por yemeníes, incluso abandonaron el campo de batalla, negándose a entrar en una confrontación con los husitas. A principios de septiembre, 2015 atacó los ataques de unidades blindadas del ejército de los Emiratos Árabes Unidos, y un ejército de alto rango del ejército de los Emiratos Árabes Unidos murió como resultado del ataque con misiles. Las fallas en Yemen obligaron al comando de los ejércitos de Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos, que llevaron la mayor parte de la lucha contra los husitas, a solicitar asistencia de Qatar y Kuwait, que en septiembre 2015 también anunció un fortalecimiento significativo de sus contingentes militares en Yemen y el envío al frente yemení. »Armas y municiones.



El conflicto en Yemen ha afectado la estabilidad político-militar y la propia Arabia Saudita. El reino, como se sabe, incluye la provincia de Najran, ubicada en el suroeste del país y que limita con Yemen. La tribu Banu-yam vivió aquí durante mucho tiempo, que los reyes saudíes no lograron conquistar incluso después de que la provincia de Najran fuera rechazada por los saudíes de Yemen en 1931. Por lo tanto, Arabia Saudita invitó a la tribu Banu-Yam a entregar sus armas a cambio de garantías de ciertos derechos y libertades. Así que en la composición de Arabia Saudita era una región semiautónoma, viviendo de hecho según sus propias reglas. Sin embargo, los propios residentes de Najran están convencidos de que el liderazgo saudí no cumple con los términos del tratado hace ochenta y cinco años y discrimina a los indígenas de la provincia. En 2000, aquí estalló un levantamiento armado contra la monarquía saudí. Aunque el levantamiento fue reprimido por las tropas sauditas, la tribu Banu-Yam guardó rencor y se declaró en la primera oportunidad. En 2015, después del inicio de Arabia Saudita y los aliados de la operación militar en Yemen, los separatistas de Nejran entraron en la lucha del lado de los Huthis, contra las fuerzas del gobierno saudí. Los rebeldes de la organización "Ahrar En-Najran" capturaron la base militar de Arabia Saudita El Mashalin. Los rebeldes también apelaron al comando de las fuerzas armadas de Houthit con una solicitud de asistencia para entrenar a su propio personal militar con conocimiento de la operación de armas y equipo militar.
Las acciones de los husitas en Yemen restan el considerable potencial de poder de Arabia Saudita y los países del Golfo Pérsico, así como las organizaciones islamistas radicales cuyos militantes luchan contra la milicia husita. En el caso de la derrota de los husitas y la pacificación de Yemen, Al-Qaida y otros militantes salafistas se mudarán a Siria e Irak, convirtiéndose en un refuerzo adicional para el Estado Islámico que opera en Mesopotamia. Por lo tanto, mientras los husitas luchan en Yemen contra Arabia Saudita, Irán y Siria ganan. No es por casualidad que los saudíes acusen a Bashar Assad de apoyar el levantamiento husita. Es probable que sin el levantamiento husita, Arabia Saudita y los Aliados hubieran participado en la guerra civil siria mucho más extensamente, pero en este momento están limitados por el "problema yemení", especialmente porque la guerra puede extenderse desde el territorio de Yemen a Arabia Saudita, y solo en las zonas fronterizas remotas, pero también en todo el país en su conjunto, convirtiéndose en la expresión de las contradicciones de larga data de las ricas regiones sunitas y pobres, pero ricas en petróleo, provincias orientales habitadas por chiítas. Los sauditas yemeníes encontrarán en Arabia Saudita partidarios activos frente a los chiítas saudíes, que evalúan negativamente el gobierno de la dinastía saudí y su comportamiento hacia las minorías religiosas del país. De hecho, la intensificación de los husitas en Yemen llevó al hecho de que Arabia Saudita, Qatar, Kuwait, Bahrein y los Emiratos Árabes Unidos se encontraron en el "anillo schini". Desde el noreste, a lo largo de la bahía, se encuentra el Irán chiíta, en el sudoeste de los husitas yemenitas luchan, en el noroeste del Líbano, Hezbolá, más los chiítas viven en cada uno de estos estados, que también pueden ser utilizados por Irán en caso de Confrontación abierta con los saudíes.

Los fracasos de Arabia Saudita en Yemen revelaron todas las debilidades de la máquina militar de Riad. El bienestar financiero de Arabia Saudita, que le permite adquirir las últimas armas y equipo militar, no significa que las unidades sauditas bien armadas y equipadas estén altamente capacitadas para el combate. Primero, no debemos olvidar que el ejército saudí es reclutado reclutando mercenarios para el servicio militar. Durante mucho tiempo, los mercenarios extranjeros sirvieron en el ejército saudí en general, porque los árabes sauditas no querían ir al servicio militar, el nivel de vida en el país y, por lo tanto, les permitían existir cómodamente sin estar asociados con la privación del servicio militar. Como resultado, una parte significativa del ejército saudí consistió en mercenarios de los vecinos yemeníes, árabes yemeníes, que se distinguen por la militancia y el coraje. Pero, como se muestra en las hostilidades lanzadas en Yemen, Arabia Saudita no pudo confiar en los mercenarios de Yemen. Hay casos en que los soldados se negaron a luchar contra sus compañeros de tribu y dejaron a los guardias y las bases custodiadas por ellos. En segundo lugar, el alto nivel de bienestar de la población saudí en las últimas décadas ha cambiado la actitud de los habitantes del reino a la muerte, a las pérdidas humanas. Los soldados del ejército saudí no están dispuestos a dar su vida, ni siquiera por muy buen dinero, lo que los distingue de los chiítas radicales, que luchan no por dinero, sino por la idea y sus propios intereses vitales, muy tangibles. Finalmente, el ejército saudí, al ser reclutado de acuerdo con el principio de contratación, en realidad está privado de una reserva de movilización de pleno derecho. Y es poco probable que los jóvenes sauditas, especialmente de las regiones del país que están en conflicto con Riad, estén ansiosos por ser llamados al servicio militar y arriesguen sus vidas en Yemen o, especialmente, en Siria. Las derrotas que lleva el ejército saudí en Yemen demuestran claramente el nivel real, y no el declarado, de su capacidad de combate.



¿Guardias de la revolución islámica y Hezbolá salvan a Siria?

El potencial de las fuerzas armadas de Irán no es comparable con Arabia Saudita. A pesar de que Arabia Saudita financia a sus fuerzas armadas al más alto nivel y gasta miles de millones de dólares en ventas de petróleo para su mantenimiento, Irán, una parte importante de las cuales es obsoleta e inferior a las armas sauditas en sus características, adquiere una serie de fuerzas armadas y motivaciones ideológicas. soldados y oficiales, y, lo más importante, un sistema de reserva de movilización que funcione de manera efectiva. Las fuerzas armadas de la República Islámica de Irán, como se sabe, constan de dos componentes clave: son las propias fuerzas armadas, incluidas las fuerzas terrestres, la Fuerza Aérea y la Armada, y el Cuerpo de Guardias Revolucionarios Islámicos, que también incluye las fuerzas terrestres, la Fuerza Aérea y la Armada. En un momento, el Ayatollah Montazeri definió al Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica como "una creación de la revolución popular islámica y es el único de su tipo con amplios poderes religiosos, políticos y militares". El comandante supremo del Cuerpo se considera el "rahbar", el jefe del estado iraní, el ayatolá Khamenei. El comando inmediato de los cuerpos es el comandante en jefe (desde 2007, este puesto está ocupado por el general de división Mohammad-Ali Jafari, quien anteriormente comandaba las fuerzas terrestres del IRGC). En contraste con las fuerzas armadas "convencionales", la financiación del IRGC y su suministro de armas, municiones, uniformes se lleva a cabo a un nivel superior, porque en cierta medida es el IRGC el "rostro" de la revolución islámica iraní en Oriente Medio y la personificación del poder militar iraní.

Es el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica, reclutado entre voluntarios, que realiza importantes tareas gubernamentales para apoyar las formaciones armadas chiíes en Yemen, Líbano y Siria. La milicia Basij-i Mostozafin (Movilización de los oprimidos) está bajo el control del Cuerpo de Guardias de la Revolución Islámica (IRGC). La milicia nacional incluye varios cientos de batallones, por un total de 300 mil. En la milicia hay hombres con edades desde 12 hasta 60 años. En caso de estallido de hostilidades, la milicia será el primer escalón de la reserva de movilización de las fuerzas armadas iraníes. De acuerdo con los planes de movilización de los líderes iraníes, en tiempos de guerra, el país podrá poner bajo el arma más de 20 millones de personas. Es decir, de hecho, tiene la mayor reserva de movilización en Medio Oriente y Arabia Saudita, en caso de un choque directo con Irán, según muchos expertos, sufrirá una inevitable derrota militar, incluso con un buen armamento, financiamiento y logística. También se debe tener en cuenta que los combatientes del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica se enfrentan a un "enfrentamiento", participando en conflictos armados en Oriente Medio, en Yemen y Siria. La presencia iraní en Siria se lleva a cabo con la ayuda del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica.



Sin embargo, Irán tiene otra "guía de interés" en Siria, el Hezbolá libanés, que los expertos consideran una de las fuerzas político-militares más organizadas, disciplinadas y efectivas de Medio Oriente. Hoy, Hezbollah se está manifestando activamente en Siria, defendiendo al gobierno de Bashar al-Assad. Mientras tanto, hace dos décadas, Hezbollah, que opera en el Líbano, contó con la asistencia financiera, material y técnica de Hafez al-Assad, quien luego encabezó la República Árabe Siria. Ahora los militantes de Hezbollah están respondiendo con ayuda y asistencia al hijo del difunto Hafez Bashar en la lucha contra los grupos radicales sunitas.
La creación del movimiento Hezbollah en sí fue el resultado directo de la intensificación de las fuerzas pro iraníes en el mundo árabe, especialmente en el Líbano. En 1982, con la ayuda de asesores del Cuerpo de Guardias Revolucionarios Islámicos, se formó en el Líbano una organización llamada Hezbollah, es decir, el Partido de Allah. Se fijó el objetivo de eliminar por completo todos los restos del pasado colonial en el Líbano y convertir al país en una república islámica como Irán. Gradualmente, confiando en el apoyo iraní, Hezbolá se ha convertido en una de las organizaciones armadas antiamericanas y antiisraelíes más activas en el Medio Oriente. De acuerdo con la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU, en mayo 2000, después de la retirada de las tropas israelíes del territorio del sur del Líbano, se suponía que las unidades del ejército regular libanés entraron allí, pero el gobierno libanés colocó las áreas del sur del país bajo la administración de Hezbollah. A lo largo de la frontera libanés-israelí, se crearon poderosas fortificaciones fronterizas y se equiparon plataformas para la instalación de múltiples sistemas de lanzamiento de cohetes. De hecho, Hezbollah es un ejército pequeño y bien armado, formado por combatientes ideológicamente motivados. Los servicios de seguridad israelíes en 2004 determinaron el número de Hezbollah en aproximadamente 4 mil combatientes regulares y en 5 mil reservistas. Las unidades regulares se resumen en los batallones de infantería motorizados 10 y 6, aproximadamente los cazas 200-250 en cada uno. A lo largo de su existencia, Hezbollah se utilizó para defender los intereses iraníes en el Líbano y más allá, y en 2011, debido al estallido de hostilidades en Siria, Hezbollah expresó su apoyo al gobierno de Bashar al-Assad y comenzó a participar en operaciones militares. Del lado de las tropas del gobierno sirio. Al mismo tiempo, Hezbolá aumentó el apoyo a la oposición chiíta en Bahrein, lo que llevó al rey de Bahrein a tomar una decisión para prohibir a Hezbolá en 2013.

На территории Сирии «Хезболла» появилась весной 2012 г., когда для охраны шиитского культового места Сайида Зейнаб в Дамаске в Сирию был переброшен небольшой отряд боевиков организации. Однако уже к лету 2012 г. в Сирию стали прибывать все более многочисленные подкрепления в лице боевиков «Хезболлы». Известно, что организация практически самостоятельно спланировала и осуществила операцию по освобождению города Аль-Кусаур, находившегося в руках религиозных экстремистов. Во время освобождения города погибло и получило ранения не менее 200 бойцов «Хезболлы», а общая численность членов организации, принимавших участие в штурме города, составила около 1000 человек. Дальнейшее вовлечение «Хезболлы» в сирийский конфликт было спровоцировано самими салафитами. После того, как 17 августа 2013 г. в шиитском районе ливанской столицы Бейрута прогремел взрыв, жертвами которого стали 27 погибших и 300 раненых, взявшая за него ответственность радикальная суннитская организация сообщила, что это — предупреждение всем членам «Хезболлы» и ливанским шиитам, сражающимся в Сирии на стороне Башара Асада. После этого лидер «Хезболлы» шейх Хасан Насралла заявил, что он лично готов отправиться на войну в Сирию. Естественно, что после подобного заявления стало расти количество бойцов «Хезболлы», сражающихся в Сирии. Организация взяла под контроль значительные территории, в первую очередь сосредоточив внимание на обороне населенных шиитами городков и селений к северу от Алеппо и на юге Сирии — в провинции Дараа. Также подразделения «Хезболлы» были расквартированы в восточных районах Дамаска, в городах Идлиб и Хама. Подразделения «Хезболлы», совместно с правительственными войсками Сирии, участвовали в освобождении города Хомс и уничтожении оборонявших его боевиков оппозиции. В ноябре 2013 г. «Хезболла» принимала участие в боевых действиях на сирийско-ливанской границе, с целью уничтожения тыловых баз боевиков оппозиции и перекрытия каналов поступления помощи через ливанскую территорию. Вплоть до конца апреля 2014 г. подразделения «Хезболлы» вели бои против боевиков оппозиционных группировок на ливанской границе, пока не добились окончательной победы над противником и установления контроля над приграничными районами. В настоящее время бойцы «Хезболла» продолжают оборонять целый ряд шиитских населенных пунктов, в том числе и окруженных боевиками «Исламского государства». Естественно, что столь активное участие организации в боевых действиях отражается и на потерях ее личного состава, включая, в том числе, и высших руководителей «Хезболлы». Так, еще в сентябре 2012 г. в Хомсе был убит командовавший всеми подразделениями «Хезболла» в Сирии Али Хусейн Насиф (он же — Абу Аббас). В январе 2015 г. в результате бомбардировок израильской авиации погиб Джихад Мугния — старший сын широко известного бывшего начальника разведки и контрразведки «Хезболлы» Имада Мугнии. Также погиб Мухаммед Иса, отвечавший за деятельность «Хезболлы» в Сирии и Ираке. По данным средств массовой информации Ливана, за прошедшее время, пока идет война в Сирии, в боевых действиях погибло от 900 до 1800 бойцов «Хезболлы».

Por supuesto, Hezbollah está persiguiendo sus objetivos en Siria, es decir, expandir el área de actividad de la organización uniéndose a los Altos del Golán sirios al sur de Líbano, que es controlado por Hezbollah. Resulta que toda la banda del antiguo Levante colonial está bajo el control de las fuerzas aliadas: estas son las regiones habitadas por los alauitas en la región de Latakia y Tartus, en el sur del Líbano, los Altos del Golán sirio. Hezbolá está luchando obstinadamente contra la organización sunita Jabhat al-Nusra, que también tiene cierta influencia en los Altos del Golán sirios. La expulsión de militantes de organizaciones sunitas de los Altos del Golán es una de las prioridades de Hezbolá. La organización también explica sus acciones por la necesidad de proteger el territorio controlado de un posible ataque israelí, que es acusado por los líderes de Hezbollah de planes invasores para los territorios libaneses y sirios.

Así, vemos que Irán y el partido chií libanés Hezbolá, que patrocina, participan activamente en el conflicto armado en Siria del lado de las tropas gubernamentales del presidente Bashar al-Assad y hacen una contribución tangible a la victoria sobre el Estado Islámico y otras organizaciones similares. Sin embargo, todavía es prematuro hablar de la entrada a gran escala de Irán en la guerra contra el Estado Islámico y la "oposición" siria. Es poco probable que Irán, que tiene sus propios intereses tanto a escala regional como global, en el futuro previsible entre en conflicto y utilice sus fuerzas armadas regulares en Siria, con la excepción de las unidades individuales del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica. Al mismo tiempo, un cambio en la situación político-militar en Mesopotamia y la Península Arábiga puede llevar a las consecuencias más inesperadas. Por ejemplo, la derrota de los husitas en Yemen puede llevar a la transferencia de militantes radicales a Siria e Irak, así como a la "liberación" de una parte significativa del ejército saudí, que también puede participar en los eventos en Siria, solo del lado de la oposición anti-Assad.

Las organizaciones Al-Qaida y el Estado Islámico mencionadas en el material están incluidas en la Lista Federal Unificada de organizaciones reconocidas como terroristas de acuerdo con la legislación de la Federación Rusa. Su actividad en el territorio de la Federación Rusa está prohibida.
autor:
Ctrl entrar

Notó un error Resalta texto y presiona. Ctrl + Enter

84 comentarios
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe para registrarse.

Уже зарегистрированы? iniciar la sesión