Guardianes de Eurasia

La comunidad de expertos nacionales se basa en el hecho de que contrarrestar los diversos desafíos y amenazas solo es posible si Rusia mantiene el estatus de gran potencia, como lo ha sido durante siglos. Pero el orden mundial existente en el polo ya no puede mantener la estabilidad global, y los nuevos centros de influencia aún no están listos para esto. En tal situación, la Federación de Rusia debe darse cuenta de su oportunidad de desempeñar un papel dictado por su modelo de civilización, el gran historia, geografía y genoma cultural. En términos militares y políticos, se trata de crear una zona de seguridad y estabilidad en Eurasia.


Aunque la comunidad científica continúa un debate filosófico y político sobre si Rusia tiene los recursos de civilización necesarios y suficientes para formar en el espacio postsoviético un nuevo centro geopolítico de integración, la necesidad de este último ya no está en duda. Sobre todo porque se están implementando y desarrollando con éxito proyectos de integración político-militar, la mayoría de los cuales se llevan a cabo con el papel principal de nuestro país.

Esto se refiere principalmente a la Organización de Cooperación de Shanghai (SCO), la Unión Económica de Eurasia (EAEU), la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (CSTO). Sin embargo, la transformación de estos proyectos de integración en alianzas político-militares en toda regla se ve obstaculizada por una serie de problemas. Se asocian no tanto con la lucha contra los desafíos y amenazas, como con la falta de una clara orientación civilizadora. Rusia, además de demostrar sus capacidades políticas, económicas, militares y otras, debe formular para los países socios orientaciones de valor común que emanen de fuentes históricas.

El vector civilizacional del desarrollo de nuevos estados independientes puede centrarse tanto en las democracias de Europa occidental como en otras "construcciones" políticas. Esta elección determinará el sistema de prioridades socio-políticas, económicas y otras prioridades nacionales en el campo de la seguridad.

Cabe destacar que los posibles cambios en el orden mundial de la ocultación están determinados en gran medida por la creciente crisis económica y sociopolítica mundial. Al mismo tiempo, en Occidente, se promueve fuertemente la tesis de que es necesario superar las tendencias negativas de que los principales recursos materiales nacionales (principalmente los recursos de hidrocarburos) están bajo control internacional. Ya en el mediano plazo, deberíamos esperar plantear la cuestión de introducir un régimen de su distribución forzosa, incluso con el uso de la fuerza militar. En cualquier caso, los expertos occidentales están considerando esta opción.

Con el crecimiento de la inestabilidad político-militar y económica en Eurasia, Rusia tendrá que desarrollar un nuevo concepto de integración del espacio postsoviético, que puede requerir cambios no solo en las relaciones entre la CEI y la OTSC, sino también con otros estados de Asia y el Pacífico.

Guardianes de Eurasia

Guardianes de Eurasia
Foto: wikipedia.org


Debe recordarse que dicha integración implica la delegación de autoridad en la guerra y la paz al nivel supranacional, el desarrollo de principios comunes de comportamiento en el ámbito internacional, la búsqueda de aliados en la esfera de la defensa, etapas claras de la construcción militar, en última instancia centradas en la creación de un espacio de defensa único en el mundo o regional. escala

Anteriormente, se asumió que el sistema de seguridad internacional internacional se creará exclusivamente dentro de las Naciones Unidas, una organización unida desde dentro por una estructura rígida y aprobada internacionalmente que requiere la ejecución y el seguimiento de la implementación de cualquier resolución (incluso con el uso de sanciones militares y de otras fuerzas). Sin embargo, en la práctica, el derecho internacional sobre cuestiones de seguridad se ha vuelto extremadamente selectivo, y el mecanismo para utilizar a las Naciones Unidas se usa con mayor frecuencia contra los países y gobiernos indeseables para Occidente (principalmente los Estados Unidos).

En estas condiciones, el papel de los sistemas de seguridad regional está aumentando objetivamente. Sin embargo, en el camino de su formación, existen problemas causados ​​por el alto dinamismo, la inconsistencia e incluso la irracionalidad del orden mundial emergente. Simultáneamente, se producen los procesos de globalización y crecimiento del egoísmo nacional-estatal, que separa a la humanidad en diferentes ejes de "coordenadas sociales" asociadas con el agotamiento de las materias primas, el estrechamiento de un espacio económico próspero, el crecimiento de tensiones demográficas, etnopolíticas e interreligiosas y otros factores que conducen a una serie de intereses diversos. Países y pueblos, agravación de la rivalidad geopolítica.

En el norte de África, en Oriente Próximo y Medio, ya se ha formado una especie de "arco de inestabilidad". Asia central ocupa un lugar especial en ella. A medida que los países de esta región se independizaron a principios de 90, la religión comenzó a manifestarse allí más y más conflicto. Los grupos islamistas tienen más margen de maniobra. Y la capacidad de las autoridades para controlar y reprimir debilitado.

La tensión social puede ser un mecanismo para intensificar los sentimientos de protesta en Asia Central. La complejidad de la composición étnica, la superpoblación de muchas regiones, las fronteras que se movieron repetida y arbitrariamente en los tiempos soviéticos, la lucha por el liderazgo regional, la inestabilidad de los problemas de uso del agua, etc., hacen que la situación sea explosiva.

Dado que la OTAN está preocupada por el problema de la estabilidad en Afganistán después de la retirada de las tropas de la Alianza de su territorio, deberíamos esperar más intentos de los Estados Unidos para involucrar a los países miembros de la OTSC en acciones conjuntas en Afganistán. En vista de lo anterior, parece aconsejable comenzar a trabajar en la preparación de la organización para una posible exacerbación de la situación político-militar en Asia Central.

Como cuestión de prioridad, parece necesario aclarar los documentos doctrinales existentes y desarrollar nuevos de la OTSC, especificando la estrategia de desarrollo de esta organización, así como los enfoques para la interacción con otras estructuras de seguridad internacional.

Se debe considerar la posibilidad de otorgar a la OTSC poderes especiales para responder a la posible complicación de la situación político-militar en Asia Central. Dado que los documentos regulatorios de la organización no implican la participación de las Fuerzas de Reacción Rápida Colectiva en la resolución de problemas de naturaleza política interna, las tareas principales de mantener la estabilidad deben confiarse a las Fuerzas de Mantenimiento de la Paz Colectivas. Para este fin, es necesario levantar, en particular, las prohibiciones constitucionales de algunos estados sobre el uso de fuerzas armadas fuera de los territorios nacionales. Además, la OTSC debe desarrollar una estrategia de organización acordada en el área afgana.

Es muy importante tener en cuenta que, en el caso de un empeoramiento de la situación político-militar en Asia Central, no se puede descartar el inicio de la entrada de una fuerza de mantenimiento de la paz de la OTAN en la región bajo los auspicios de las Naciones Unidas o las fuerzas policiales internacionales de la OSCE. Por lo tanto, es necesario elaborar de antemano las posiciones acordadas de los estados miembros de la OTSC para responder a tales iniciativas.

En relación con la exacerbación de la situación político-militar en Siria, se debe considerar la posibilidad de crear estructuras de seguridad no solo en la OTSC, sino también en la Organización de Cooperación de Shanghai. Actualmente, une Rusia, China, Kazajstán, Kirguistán, Uzbekistán y Tayikistán. Mongolia, India, Pakistán e Irán tienen el estatus de observadores, quienes en 24 en marzo 2008 del año presentaron una solicitud oficial a la secretaría para la membresía completa. Se adoptó la Carta de la OCS, donde se fijan los objetivos, principios y direcciones principales para el desarrollo de asociaciones que cubren las esferas socioeconómica, humanitaria y militar. Además, la cooperación en el campo de la defensa se destaca como una de las prioridades, aunque la organización no es un bloque político-militar tradicional.

El papel de la OCS en la construcción de un sistema de seguridad colectivo en Asia Central está determinado no solo por el potencial territorial y demográfico agregado (el área total de los países miembros es de aproximadamente 30 millones de kilómetros cuadrados, que es 3 / 5 en Eurasia, la población es 1,455 mil millones, es decir, 1 / 4 humanidad), pero también la asociación estratégica emergente de las dos potencias nucleares y los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU - Rusia y China.

Ahora la OCS se declara como una organización euroasiática de tipo universal. Ha logrado grandes avances en el desarrollo de la cooperación internacional en el campo de la seguridad, el establecimiento de la cooperación operativa (ejercicios militares), así como en el desarrollo de conceptos políticos comunes. Al mismo tiempo, la OCS aún no ha tomado decisiones sobre la posibilidad de transformación en un bloque político-militar. Los problemas de creación de formaciones internacionales o comando unificado todavía no se han planteado.

La nueva versión de la doctrina de seguridad nacional de la República Popular China afirma que China favorece el concepto de seguridad basado en la confianza mutua, el beneficio y la coordinación, no busca la hegemonía y no participará en la expansión armada. En particular, no reemplazará a la OTAN en Afganistán después de la retirada de las fuerzas de la coalición internacional. Al mismo tiempo, China cree que, parafraseando la conocida fórmula de Robert Browning, "la capacidad de los Estados Unidos para llegar a algo no debería darles automáticamente la capacidad de agarrar todo".

Rusia y China se esfuerzan por crear un cinturón de seguridad a su alrededor de estados amigos cuyas metas y objetivos estén cerca de la OTSC, la EAEU y la OCS. La cuestión de la profunda integración de estas organizaciones permanece abierta. Al mismo tiempo, se puede poner fin al conflicto de intereses entre los principales actores geopolíticos de Eurasia y la región de Asia y el Pacífico.
Ctrl enter

Notó un error Resalta texto y presiona. Ctrl + Enter

10 comentarios
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe para registrarse.

Уже зарегистрированы? iniciar la sesión

  1. Misma lechuga 23 de octubre 2015 06: 22 nuevo
    • 1
    • 0
    +1
    Debe recordarse que dicha integración implica la delegación de autoridad en temas de guerra y paz al nivel supranacional.


    En un momento crítico, RUSIA tendrá que encabezar este nivel ... como ha sido históricamente, siempre tenemos que poner fin a las crisis graves uniendo a todas las fuerzas y al pueblo y al estado en su conjunto, a veces a costa de la violencia.
  2. Vic
    Vic 23 de octubre 2015 06: 26 nuevo
    • 4
    • 0
    +4
    Sin embargo, la OCS aún no ha tomado decisiones sobre la posibilidad de transformación en un bloque político-militar. Autor Vladimir Zakharov

    Bueno, esto es poco probable ... Estos mismos países de la OCS son demasiado diversos ... Y los intentos de cruzar el erizo ya conducen a la creación de alambre de púas.
  3. A1L9E4K9S 23 de octubre 2015 06: 28 nuevo
    • 0
    • 0
    0
    Un campo verde en una pelota se ve normal, impresionante.
    1. Bayoneta 23 de octubre 2015 06: 50 nuevo
      • 0
      • 0
      0
      Cita: A1L9E4K9S
      Un campo verde en una pelota se ve normal, impresionante.

      A los islamistas generalmente les gusta colorear tarjetas con verde sonreír
      1. Bayoneta 23 de octubre 2015 08: 03 nuevo
        • 0
        • 0
        0
        Cita: Bayoneta
        A los islamistas generalmente les gusta colorear tarjetas con verde

        ¡Antes de poner contras, sería bueno mirar en Internet! hi
        1. Oberon812 23 de octubre 2015 09: 23 nuevo
          • 1
          • 0
          +1
          Y un famoso artista austríaco amaba los perros pastores y las edelweiss. Y ahora, ¿solo la planta pekinés y las violetas vegetales?
          1. Bayoneta 23 de octubre 2015 10: 33 nuevo
            • 0
            • 0
            0
            Cita: Oberon812
            Y ahora, ¿solo la planta pekinés y las violetas vegetales?

            Puedes bulldogs con cactus, a quién le gusta qué. hi
    2. yj61 23 de octubre 2015 08: 27 nuevo
      • 0
      • 0
      0
      Cita: A1L9E4K9S
      Un campo verde en una pelota se ve normal, impresionante.

      El mapa plantea preguntas: Bielorrusia, Irán, Afganistán, Mongolia están pintadas de azul. Supongo que sí. Pero, ¿por qué entonces Pakistán e India, así como Uzbekistán, junto con Rusia y China, etc. ¿verde? ¿Pero Armenia, lo mismo que Turquía, Camboya, Azerbaiyán, Sri Lnka y Nepal, con un poco de púrpura?
  4. s.melioxin 23 de octubre 2015 07: 00 nuevo
    • 2
    • 0
    +2
    ... "La capacidad de Estados Unidos para llegar a algo no debería darles automáticamente la capacidad de comprenderlo todo ..."
    Contra la chatarra, debe haber otra chatarra. Dos es mejor
  5. blizart 23 de octubre 2015 08: 04 nuevo
    • 0
    • 0
    0
    Y quién hubiera pensado que la cuestión de la distribución forzosa y el uso general de los recursos pondrían la luz misma a la democracia y al mercado. Sin embargo, sobre cómo los exprimieron: los principios fundamentales de la construcción de su sociedad que quieren olvidar. Como dijo un oficial del ejército, que ya ha intentado redistribuir recursos a su favor: "¡El hambre no es una tía!"